eldelasletras Jonathan Cordero

Diversos relatos de terror y suspenso inspirados en situaciones reales de una vida cotidiana.


Horreur Interdit aux moins de 18 ans.

#terror #miedo #fantasmas #oscuridad #sombras #hambre #noche #carretera #378 #caníbal
0
2.6k VUES
En cours
temps de lecture
AA Partager

El sacrificio de la bruja

Hace mucho tiempo se mudo al barrio un joven llamado Alex. Él era de esos chicos apuestos y listos que siempre tienen a las mejores chicas.

Alex venía de otra ciudad y tenía algo de dinero. En el colegio se volvió en un tiempo récord muy popular a pesar de ser el nuevo, todos querían ser sus amigos (bueno queríamos), y en realidad no era mala persona. Solo tenia un problema, y era que debido a ser muy apuesto, listo y con dinero todas las chicas querían con él. En otras palabras su problema eran las mujeres. Y esa fue su perdición.

Alex tenia a Melanny como novia pero la verdad salia con muchas del colegio y de otras partes, tanto del barrio como de otros. Algunos chicos lo odiaban y le tenían envidia, pero él no le prestaba atención.

Un día en medio de una reunión en la plaza un viejo de esos que se sientas en los bancos a alimentar a las palomas, le dijo algo muy extraño. Alex hablaba de todas las chicas con las que andaba y con las que no y ya se estaba yendo de mas en realidad se estaba burlando de aquellas a las que les rompía el corazón.

Y en eso el viejo le dice:

- Hijo, esas cosas no se hacen.

Alex y todos los demás lo miramos algo asombrados, y Alex respondió

- Estas ya son otras épocas señor - y todos reímos.

El viejo solo nos miro y lanzó migajas de pan a las aves. Luego miro a Alex y le dijo.

- Las épocas son otras, pero los demonios los mismos - todos miramos nuevamente al viejo y nos quedamos mudos. Alex iba a responder cuando el viejo nuevamente hablo. - Hace tiempo que existen demonios que se alimentan de los humanos, van de casería buscando a aquellos que disfrutan de sus soberbias y de dolor que causan a los demás. Estos seres infernales debido a que no pueden salir de las sombras hicieron hace mucho tiempo un pacto con una mujer. Una bruja para se exacto.

Cuenta la historia que una joven se enamoro de un soldado, él le juro un amor perdurable y ella a el se entrego completamente sin condiciones, al poco de tiempo el soldado se aburrió de la mujer y andaba con algunas mas causándole a ella un gran dolor. Se dice que en sus desespero y agobio ella pensaba hasta matarse pero que en el momento en que se iba a ahorcar una voz que provenía de un rincón oscuro la detuvo al hablar, era gruesa,espantosa e infernal.

- Te puedo dar el placer de verlo sufrir - le dijo aquella voz. La mujer asustada no sabia que hacer, y la voz nuevamente le hablo. - Te are feliz y el sentirá todo tu dolor. Pero debes hacer lo que yo te diga.

La mujer asustada solo pregunto que quien era y que debía hacer.

A lo que el demonio le respondió que tenia hambre y que solo quería comer.

- Te enseñare a jugar como él, solo debes sacrificarme a todos aquellos que hacen el mal y te daré larga vida.

-La mujer pacto con el demonio y desde esa época esta cazando a los hombre que actúan como tu jovencito. - dijo el viejo.

Todos nos quedamos en silenció y se nos es peluco la piel.

Alex miro al viejo, que estaba un poco calvo, y se le notaban muy pronunciadas las arrugas. Llevaba una camisa vieja blanca a cuadros algo azules muy opacos y un pantalón gris algo raídos, además llevaba una extraña muñequera azul con rojo en la mano derecha. Y muy seriamente le dijo:

- Esos son solo cuentos de viejos.

Creo que ya deberíamos dejar el tema hasta aquí e irnos Alex - le dije, y todos corearon que si que era mejor a lo que Alex cedió.

En lo que nos retirábamos el viejo le dijo a Alex al mas extraño aun.

- Cuentos de viejo ¿eh? No te sorprendas que llegue a tu vida una hermosa mujer de la que perdidamente te vas a enamorar y ella no te prestara atención, pero cuando lo haga sera porque ya es la hora de sacrificar la comida del demonio.

- ¡Por favor! - exclamó Alex y nos marchamos.

Paso un tiempo y ya ninguno recordaba aquello.

Hace como un mes llego al colegio una chica nueva, y Alex enseguida le montó el ojo.

Era hermosa, alta, blanca como la nieve, cabello negro por los hombros, unos ojos negros que hipnotizaban a cualquiera su cuerpo una maravilla, tenia unas caderas fenomenales, sus nalgas, sus cenos toda ella era perfecta. Y tenia esos jugosos labios que todos querían besar.

El asunto es que ella no le prestaba atención a Alex, y el no dejaba de hablar de ella. Dejo de salir con las otras chicas y pasaba todo el tiempo detrás de esta.

Un día lo senté y hable con el. Le dije que quizás esa es la mujer, la bruja que decía el viejo y que por eso esta así loco por ella.

-El que estas loco eres tu- me respondió Alex- ¿De que viejo estas hablando? (...) A ya del chiflado aquel de la plaza. ¿Eres idiota o que? Eso es solo un cuento de ese viejo. - Exclamó.

-Alex he estado investigando y esa chica dicen que todo hombre que entra a su casa desaparece,que jamas vuelve a salir, que quizás hasta se los come. Sus vecinos dicen que es una bruja.

-La gente es envidiosa hermano, mira la es hermosa y todas quieren ser como ella y todos quieren con ella. Pero sera para mi... ¿A no seré que tu también quieras con ella y por eso te estas inventando esta estúpida historia?

-No Alex. No se trata de eso. Pero en fin ya no me meto es problema tuyo. - le dije.

- Si. Es mi problema, así que no te meta- me respondió.

En fin después de un tiempo la chica le prestó atención a Alex y salieron varias veces y ya.

Una noche ella le dijo para que se quedara en su casa y Alex aceptó. Nos dijo a todos

-Se los dije que sería mía. Y así es .

Esa noche luego de ver una película y comer un helado Alex entro a su habitación. La comenzó a besar por el cuello, los dos se besaban sin cesar y se fueron quitando la ropa el uno al otro. Las luces estaban apagadas pero había otra luz suave que se filtraba a la habitación y daba una iluminación ideal para el momento. Ella término acostada sobre la cama, el de rodillas sobre ella le besaba el cuello, comenzó a bajar jugando lentamente con sus labios y su lengua a los pechos. Saboreo cada uno, eran jugosos, dulces como el los esperaba. Ella gemía, el placer la llenaba. Siguió bajando por su estómago hasta el ombligo, de ahí paso a cada una de sus costillas, la derecha primero luego la izquierda, besándola lamiendo la y haciéndole suaves chupones. Regreso a ombligo y siguió bajando hacia el vientre. Cuando ya iba a llegar a su entrepierna ella lo sujeto por la cabeza y lo detuvo.

Él levanto la cabeza y la miro a los ojos. Era hermosa.

Ella lo soltó y el siguió bajando y comenzó a besar sus muslos hasta las rodillas.

En un movimiento rápido pero suave le dio la vuelta y comenzó a besarle la espalda hasta las nalgas y nuevamente la volteo. Ella estaba muy excitada. Él comenzó a besar una vez mas sus cenos y ombligo y llego a su vientre, el volvió a levantar la mirada y ella solo respondió que no le gustaba. Él beso una vez mas su ombligo y fue bajando a lo que ella cedió y abrió completamente las piernas.

Alex comenzó a lamer su clítoris y ella gemía con intensidad, luego comenzó a chuparlo y halarlo con sus dientes, ella gritaba de placer. Alex introdujo su lengua en su vagina y ella seguía gimiendo y apretando las sabanas, él continuó e introdujo sus dedos habiéndola gemir. De momento ella lo detuvo y hizo que se acostara en la cama. Ella comenzó a besarlo en los labios, en el cuello, por el pecho hasta llegar a su pene.

Su erección era grande y ella comenzó a acariciarlo, luego lo fue besando y jugando con su lengua, lo introdujo en su boca y comenzó a succionar y masturbar. Luego de un momento dijo que estaba lista y se sentó sobre el introduciéndose su pene.

Ambos se comían el uno al otro entre gemidos y rasguños en la espalda.

Ambos sentados se entregaban el uno al otro. Él sentado en la cama, ella sentada en sus piernas.

Mientras estaba entregándose el uno al otro Alex noto algo que no había visto antes en la chica, ella tenia en su mano derecha una muñequera azul con rojo. El no sabia que era pero le recordaba algo. Continuaron entregándose el uno al otro hasta consumar el acto.

Luego de acabar los dos, se besaron y se quedaron tendidos en la cama. Luego de un rato Alex la beso y dijo que iría al baño, pero le extraño que no llevaba ninguna muñequera. - de seguro ya se la quitó, o solo fue mi imaginación- pensó.

Salio al cuarto de baño pensado el la muñequera, cuando iba por la sala de estar, noto algo extraño y se detuvo. En la esquina mas elejada había una persona, o la sombra de una persona. - ¿sera que algún ladro entro a la casa?- pensó Alex. Se quedo mirando y de momento la sombra le mostró unos ojos amarilla enfermo, Alex dio un paso atrás y la sombre le mostró unos terroríficos dientes blancos muy afilados. Alex no comprendía y los ojos de la sombra pasaron de amarillos enfermizos a rojos llameantes y los dientes blancos a negros.

En cuestión de milésimas segundos la sombra se echo a la velocidad de un rayo sobre Alex, y en ese transcurso Alex vio como los ojos de la sombra aprecian y desaparecían, aparecían y desaparecían con ese rojo llameante y aquello dientes negros y afilados.

Solo se escucho un grito de Alex y a el demonio masticar.

Ya el sacrificio de la bruja estaba preparado.

Aquí estoy sobre la mesa del escritorio en mi habitación escribiendo esta historia, pobre Alex ingenuo y juguetón callo en el juego de alguien mas. Mientras escribo esta historia que ya no se que número es veo como mi muñequera azul con rojo juega y salta en mi muñeca realizando movimientos circulares.



31 Août 2020 23:11:18 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Fiesta de sábado por la noche.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 1 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!