aymymon Aymy Mottola

Anabella es una maga que decidí viajar en el tiempo en busca de respuestas. Ella sabía perfectamente como la más pequeña y diminuta acción puede causar grandes cambios, por eso decide ir como un fantasma. Confiaba en su plan, por eso no espero que alguien pudiera verla. Eros era un mago que podía ver espíritus. Al igual que todos los magos en esa época.


Romance Tout public.

#eespiritu #romance #fantasia #viajeseneltiempo #amor
0
2.8k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Capitulo uno.

Un gran bostezo salió de su boca, tenía sueño pero aun no quería irse a dormir, aun quería terminar de leer un artículo.

Ya llevaba varias horas leyendo distintas páginas de internet, todas eran de temas parecidos, y les servían para cumplir uno de sus metas más recientes. Entre todas las páginas había de los siguientes temas:

*viajes en el tiempo. No había mucha información, en realidad eran teorías y usaban series/películas para explicarlas, como "volver al futuro" y entre las más recientes usaban a "Dark" como ejemplo de que el tiempo es mucho más complejo de lo que realmente creemos y sentimos.

*agujeros de gusano, y si se pueden o no usar como maquinas en el tiempo. Al final si se puede, pero es tannnnnn complejo que no sirven, como ese que era súper divertido pero muy difícil de hace (se necesitaba una nave espacial, algo con que crear agujeros de gusanos, y muchas más cosas que simplemente no se podría) además usando este método no podría viajar al pasado... es decir, lo mas pasado que se puede viajar es hasta el momento que se creó el agujero de gusano. Y ella quería viajar a un pasado muy atrás.

*los peligros de encontrarse con su yo del pasado, como este encuentro puede alterar la línea del tiempo, o crear una nueva. Aunque con esto le paso lo mismo que con los viajes en el tiempo, pero con la diferencia que encontró un montón de teorías, algunas más parecidas y otras muy diferentes.... Aunque eso no respondió sus dudas, al contrario, se llenó de más preguntas, pero la principal sin duda era:

Cuando vuelva al presente ¿será SU presente o el presente de otra realidad?

Esperaba que fuese la primera, porque tomando la teoría de los universos (existen tanto que se podría decir que son infinitos. Aunque al ser una teoría no se sabe la verdad, después de todo, nadie sabe muy bien cómo se crean los universos paralelos) ¿Cómo sabría cual es el suyo? Podría tardarle años descubrirlo, o talvez nunca lo haga y quede como una viajera de realidades hasta morir.

*viajes astrales y que tipos de peligros habrá si haces uno. En realidad no hay ninguno, porque es como un sueño, y lo más riesgoso que te puede pasar es ser engañado por algún ser (con no muy buenas intenciones) que te termine sacando del astral y te lleve alguna pesadilla, pero nada de "si mueres en la pesadilla mueres en la vida real" no nada de eso, simplemente es una pesadilla, como cualquier otra.

Tiro su cabello azul para atrás y con un fuerte suspiro cerro su notebook.

-no importa cuánto lea del tema, lo que realmente importan es la practica-empezó a caminar a su cama-y lo que determina el éxito es que tanto crees que lo lograras.

Sin pensarlo mucho, se acostó en su cama y empezó a buscar la posición más cómoda. Claro que antes se aseguró de sacarse los lentes de contacto, sería un gran peligro si se quedara dormida usándolos.

Anabela era posiblemente una de las pocas brujas (ella no usaba ninguna palabra para referirse a sus habilidades, o lo que era, esto porque aún no estaba segura de hasta donde podía llegar con su aprendizaje. Usaba esa palabra porque su mejor amiga la llamaba así, claro que con mucho cariño) que aún seguían existiendo. Por qué vivir en un mundo en donde las personas creen cada vez más en la ciencia y buscan una explicación para todo...

Hace que dejen de buscar respuesta en lo esoterismo ¡y sobre todo cuando hay gente que finge ser médiums/tarotistas/videntes y en realidad no lo son, sino que mienten para ganar dinero! Y solo hace que engloben a todos que usan el esoterismo/espiritismo en sus vidas diarias como mentirosos y farsantes. Por eso no muchos pueden vivir de eso, y muchos deben ocultarlo...

Además no pueden mostrar sus poderes/habilidades al mundo. Porque eso significaría revelar un sinfín de secretos más, porque uno lleva al otro y el otro a uno más grande, hasta que se descubre el verdadero significado de la vida o quien (mejor dicho que) creo el universo, porque todo está conectado, y lo correcto sería que todo el mundo lo sepa (Anabela por ser maga no sabe esos secretos, lo más probable es que nadie sepa TODOS los secretos que se esconden a lo largo y basto del universo) el hecho de ser ignorantes solo hace que su evolución quede estancada.

Pero...

En este momento la sociedad ya tiene muchos problemas, y si supieran que toda su vida vivieron en una mentira, bueno lo más seguro es que enloquezcan ¿y quién sabe? Talvez termine en un apocalipsis.

Es por eso, que ser mago y esconderlo es muy difícil, porque uno quiere usar magia en la vida cotidiana para hacerla más fácil y no puede, porque talvez se pueda convertir en el culpable de la muerte de toda la humanidad (o talvez no, todo depende de cómo la mayoría de personas se lo tomen, pero no deja de ser una posibilidad y lo mejor es no tentar a la suerte) es justamente es por esa presión que muchos deciden ignorar todo y volver a sus vidas humanas. Pero unos pocos deciden no hacerlo, y prefieren arriesgar sus vidas en un camino totalmente incierto (te pueden ir muy mal o muy bien. Porque la energía es como un bumerán, haces algo malo o dañino y después te pasan desgracias, aunque todo depende del mago y la magia que use, al igual que sus protecciones)

Entre esos pocos valientes se encontraba la peli azul. La cual con un poco de ayuda en internet (no mucha, pero había encontrado en YouTube videos muy interesantes) y los viejos libros/ diarios de su familia la ayudaban a prender todo lo que sabía ahora. Pero esa información no era lo suficiente para poder responder sus preguntas, las cuales eran tantas que las tenía anotadas en una libreta con el título de.

"si algún día conozco a Dios le are todas estas preguntas"

Y la lista no hace más que crecer y crecer cada día más, con preguntas existenciales y otras no tanto. Aun habiendo elegido ese título, sabía muy bien las pocas posibilidades de conocer a Dios y si quería respuestas tendría que buscarlas por ella misma, pero ¿en dónde? Esa fue la primera pregunta que se hizo, y para su suerte un par de días de búsquedas en internet fueron suficientes para responderlas, el problema era otro.

No podía entrar a ninguno, sus tres opciones resultaron siendo inútiles, siendo que esas eran:

El astral: el astral es básicamente un mundo de energía, y tiene siete niveles, no es necesario acceder al primero para ir al tercero, porque muy al contrario de lo que se cree (más que nada porque lo muestran en imágenes) el astral no es como un edificio, sus niveles no están uno arriba del otro, sino que todos coexisten en el mismo lugar. Y talvez no pueda encontrar muchas respuestas en ese lugar, pero es una experiencia que sin duda le encantaría hacer.

El problema es que lo más cercano que estuvo, fue cuando su alma sale de su cuerpo, mas no entra al Astral y esto lo sabe porque muchos espíritus se lo dijeron muchas veces y también se lo explicaron.

Después estaba el ERKS: una ciudad de la que no sabe mucho, pero que es algo parecida (o esos es lo que entendió de las páginas que leyó) parecida al astral, en el sentido que no es un lugar físico el cual puedas ir como si fuese Buenos aires capital cualquier otra ciudad. Al parecer está cerca de capilla del monte y en su interior hay tres espejos cósmicos, que usan con el fin de trasmitir y compartir información. Por supuesto que cuando se entero quiso ir, pero una vez mas no lo logro.

Una vez fue como un espíritu (se supone que se debe meditar cerca de la entrada, pero al estar muy lejos de tierra del fuego no puede ir. Y la entrada física solo se abrió una vez) no logro entrar, aunque pudo hablar un poco con unos espíritus, no le explicaron el motivo pero si la razón de porque aún no puede entrar que aun su conciencia no era lo suficientemente alta para entrar, y algo muy extraño.

"EL no quiere que entre. EL ya sabe que ara respecto a tu situación"

Claro que nunca supo quién es "el" o porque cuando lo nombraban lo hacían gritando, tampoco entendió de que hablan a lo último, y su "situación". Claro que todo esto lo anoto en forma de pregunta dentro de su enorme lista, además de haber escrito en su diario como fue esa experiencia.

Y su última opción era, los registros akashicos: estos registros son los archivos que contienen la historia de toda la existencia. Muchos la imaginaban como una gran biblioteca (ella se incluía entre ese grupo) llena de libros con información de lo que paso, lo que está pasando y algunos de lo que puede pasar (como muchas posibilidades de distintos futuros) y entre esos se encuentra un libro de cada persona.

Ese libro tiene información de esa persona, de su alma. Es un registro entero de todasss las vidas que tuvo esa alma, e incluso las posibilidades futuras, ya que el futuro (según dicen los guardianes de los registros) lo vamos escribiendo con nuestras palabras.

Claro que hay muchas personas que los leen. Pero Ana nunca confió en ellos, más que nada por ser un lugar sumamente valioso, que desde sus ojos es sagrado, un templo con conocimiento más allá del entendimiento humano, y por ende no puede ser visitado por un simple mortal, uno que ni siquiera sabe hacer un sigilo o conoce de la existencia de la magia del caos. Es por eso que quería ir ella misma, pero al parecer no era (le gustaba creer que aún no lo era, pero que en un futuro sí) digna de esos conocimientos.

Y por supuesto que no poder ir a ninguno la molestaba mucho.

"¿es que acaso no tengo suficiente experiencia en el tema?

¡No, eso no tiene sentido!

Puedo hacer un montón de cosas, como sigilos, controlar algunas kinesis e incluso tengo un familiar. Además, conozco a personas que no pueden hacer ni la mitad de cosas que hago yo y lograron entrar al primer sub-plano del astral"

Era muy buena maga, e incluso había logrado invocar a un familiar (un pequeño y adorable Visón, que ahora está durmiendo en paz y prosperidad) es por eso que debía haber otra razón, una que no sea "por falta de experiencia" pero ¿Cuál? Bueno, después de pensarlo mucho llego a una conclusión.

Todo era culpa de un karma, o algún tipo de maldición de alguna de sus vidas pasadas. Claro que no estaba segura si realmente ese era el culpable, pero la idea no le parecía loca y ya sabía cómo saber si era o no correcto, viajando al pasado. Claro que esto la lleva a hacerse un montón de pregunta.

¿Cómo viajaría? ¿Cuántas vidas tuvo? ¿En qué vida paso? Pero la principal y la más importante ¿Cómo aria para que su simple presencia no altera la línea del tiempo? Y si lo hacía ¿Cómo esto podría alterar su vida? Y después de estar meditando y usando su diario, logro llegar a dos respuestas.

La primera fue los registros akashicos, después recordó que nunca logro entrar y tacho la idea. La segunda era viajar en el tiempo en forma de alma, y de esta forma podría evitar cambiar el pasado, porque un simple espíritu no puede interactuar con el mundo material... o al menos no en su caso (porque estaba segura que un fantasma era capaz de cambiarlo, claro serian cambios muy pequeños, pero cambios) y esperaba aun no poder hacerlo.

Aunque esa idea le gustaba mucho, aun había muchísimas preguntas que aun la molestaban. Pero son las 6 de la mañana y a esta hora tiene tanto sueño que con suerte puede pensar cuanto es 2+2.

-creo que lo mejor es...empezar por el principio.

Si tenía que viajar y ver alguna vida, lo mejor sería empezar por la primera, aunque eso pueda tomarle muchas noches es la única forma de asegurarse que no fue a la incorrecta.

Con esa idea en mente, empezó acurrucarse más en las sabanas. Hacía mucho frio, y ya era algo completamente normal en esa isla, por eso esperaba que su yo del pasado viviera en un lugar más calurosos, aunque sin llegar a los extremos de un desierto. Despues de unos minutos dando vuelta, logro quedarse dormida.

Y mientras su alma abandonaba su cuerpo, su pequeño bebe no puedo evitar mirarla y preocuparse por ella. Siempre la protegía, esa era la razón de porque estaba ahí, pero ahora no podría hacerlo.

"¿Ahora que locura ara ahora?"

Sin duda tener que cuidar de una maga que hace tantos experimentos sin preocuparse de las consecuencias, era un dolor de cabeza, y no le daban la suficiente carne como para soportarlo. Pero de todas maneras ahora no tiene sentido preocuparse, ya podría verla mañana.

Con esa idea en mente siguió durmiendo.

...

Cuando la peli azul abrió sus ojos, solo pudo ver un enorme e interminable vacío. Por supuesto que no pudo evitar sentirse perdida, sentía que estaba flotando pero no sabía que tan lejos estaba del piso, o si había uno, además ¿realmente estaba en un vacío existencial o era que no podía ver nada por falta de una luz? De ser la última ¿en dónde estaba y que cosas había a su alrededor? No tenía ni idea, tampoco entendía nada y lo único que estaba segura es que era un fantasma.

Siempre que era un alma sentía una enorme sensación de paz.

Pero todos sus pensamientos desaparecieron en el momento que una fuerza invisible empezó a llevarla a algún lugar desconocido, era como un fuerte viento. Normalmente se hubiera alterado y asustado, lo más lógico sería luchar en contra de esa fuerza invisible porque quien sabe a dónde la llevaba, pero se había inundado de un sentimiento cálido, que todo tipo de preocupaciones quedo en el pasado y ahora solo disfrutaba del momento. Además, desde su imaginación era un simple globo, tirado por un niño pequeño que quería mostrarle sus lugares favoritos, como una simple plaza llena de toboganes y de hamacas.

Aunque no pudo evitar preguntarse ¿Quién lo causaba? Talvez era algún tipo de ser con el poder de ser invisible y controlar el viento (o desde una gran distancia, por eso no lo podía ver) ¿pero cómo hacía para vivir en un lugar tan vacío? Lo más seguro es que no fuera humano, o talvez no sea un ser sino un algo.

— ¿Qué importa? Esto es relajante.

Apoyo sus dos brazos detrás de la cabeza y desconecto un rato su mente, lo mejor sería no pensar mucho, aun no quería ahogarse en un vaso de agua.

Además cuando era un espíritu sentía una enamore paz, solo quería disfrutarla. Aunque era raro, porque sentía su cuerpo y a la misma vez no, sabía cuál era su mano pero no sentía ningún tipo de temperatura (era más psicológico, veía que estaba en algún lugar frio y pensaba que lo tenía) y lo mismo pasa con el tacto, con la diferencia que si podía sentir todo lo que es energía.

—He—su voz salió un poco baja, casi se quedaba dormida— ¿ya llegamos?

No hubo respuesta, o al menos no verbalmente, porque de repente el aire se detuvo y la dejó suavemente en el suelo (o eso parecía, era difícil distinguirlo porque todo era negro ya apenas lo sentía) y estaba a punto de preguntarle al ser porque la había llevado hasta ahí, pero cuando vio que al frente suyo había una puerta de madera, supo que ese ser quería que entrara.

Otra razón no encontraba.

Antes de abrirla la vio más detenidamente. Estaba segura que no era un sueño, de serlo la puerta sería mucho más linda, con grabados raros y de oro, una como las que veía en las películas de fantasía, pero no, era una simple puerta de madera, una que se puede encontrar en cualquier casa.

— ¿Debo entrar?—empezó a mirar por todos lados, talvez había algo detrás de la puerta, pero nada—No es como si pudiera hacer otra cosa.

Tenía la sensación de que realmente habíaalguien, y que no estaba sola, por esa razón hablaba en voz alta (aunque lo másprobables es que sea un algo y no un alguien) aunque lo hacía esperando unarespuesta. Y aunque no fuese verbal, si la obtuvo, porque una vez más el viento hizo acto de presencia, pero con la diferencia que esta vez era una simple brisa. Solo llegaba a moverle un poco su cabello, e iba en dirección a la puerta.

— ¿Quién eres? Y ¿Qué eres?

Tenía mucha curiosidad por saber a donde llevaba la puerta, o porque detrás de la misma no hay nada. Pero también tenía mucha curiosidad por su nuevo acompañante ¿Quién era? ¿La estaba ayudando? Si ese fuese el caso ¿Por qué lo hace? O mejor ¿porque no se deja ver? En ese momento solo podía pensar en eso.

De repente sintió unos brazos en la espalda, que la empujaban un poco a la puerta. Por un momento se emocionó, pensó que podría conocer al misterioso ser del viento, pero al darse la vuelta no había nadie.

Solo estaba ella.

Pero la sensación no desapareció, al contrario, se hizo más fuerte, pero sin llegar al punto de chocarse la frente contra la puerta.

—Entiendo... no quieres que sepa quién eres ¿verdad? Bueno, estoy segura que tienes tus motivos y lo entiendo...

>> ¿Acaso eres un ser con una existencia tan compleja, que una simple mortal como yo es incapaz de entender? Si ese es el caso, espero algún día poder hablar contigo, estoy segura que tienes un vasto conocimiento en una infinidad de temas.

>>Por el momento quiero decirte gracias, más que nada por dejarme estar aquí... aunque no se dónde estoy. Pero sé que es un lugar muy importante, uno que solo unos pocos pueden entrar, lo se porque me lo dice mi intuición y nunca dudo de ella.

>> Solo espero poder encontrar alguna de mis respuestas, y aunque no lo haga... gracias por dejarme estar en este vacío.

Su padre (un gran mago) le había enseñado que nunca debe temer a un ser, sin importar que tan desconocidos sean sus poderes o que tan malvados dicen que son (los demonios son un claro ejemplo) porque mientras ella sea amable ellos también lo serán (es como los humanos, y claro que no para todos sirve esto) y sobre todas las cosas, debe agradecer. Uno nunca sabe cuándo necesitara de nuevo la ayuda de ese ser. Por eso lo estaba haciendo, incluso si no sabía si era o no el dueño de ese lugar. Y ahora que ya había dado las gracias, podía ver que se escondía detrás de esa puerta.

Dio un fuerte suspiro (mas por costumbre que otra cosa) y abrió la puerta, lo hizo muy rápido, como si tuviera miedo de que de la nada el picaporte se convirtiera en una boca y la mordiera. Al hacerlo una fuerte luz salió del interior y la obligo a cerrar los ojos (una vez más por costumbre, realmente no podía dañar sus ojos)

— ¿Qué?

Esas eran la única palabra que podía expresar su sorpresa, simplemente no entendía como había llegado ahí, donde estaba o el porqué.

Cuando abrió los ojos se dio cuenta que estaba viendo un enorme pasillo, uno que parecía viejo y estaba lleno de puertas del lado derecho. No miro mucho como eran las puertas sino el extraño tapizado que cubría toda la pared.

¿Era de pascua?

Tenía rayas de tres colores diferentes (una verde, otra blanca y otra roja) y cada una tenia dibujos que hacían referencia a pascua ¿pero porque esa fiesta? No pudo evitar quedarse mirándolos, pero después se dio cuenta que eso no era lo más importante, sino.

¿Tenía un tiempo límite para estar ahí? Y si ese fuese el caso ¿podría volver a entrar? Si no podía, entonces debía apurarse, si estaba en ese pasillo era por algo y no pensaba irse sin saber ese porque.

Por eso dejo de mirar la pared y se acercó a la primera puerta. Había tantas que no sabía cuál abrir, y eligió esa por ser la que estaba más cerca y no por ser la que más le llamaba la atención, ni siquiera se había puesto a ver cómo era. Pero cuando estaba a punto de agarrar el picaporte sintió una pequeña cachetada en su mano, no le dolió pero si la detuvo a abrir.

— ¿no quieres que valla a esta puerta?

Quería preguntarle como ¿podía tocarla? Si se supone que nadie puede, pero prefería no hacerlo, tenía la sensación de que no obtendría alguna respuesta.

Una vez más el viento hizo acto de presencia, no era tan fuerte, pero si lo suficiente para que su cabello volara. Ya empezaba a creer que se trataba del espíritu del viento, o el dios del viento, o cualquier otro ser que pueda ser la representación (guardián) de ese elemento

—de acuerdooo, yo te sigo.

Sin pensarlo mucho empezó a correr por todo el pasillo. Agradecía ser un fantasma, de lo contrario no hubiera podido correr tan rápido o durar tanto, su resistencia era pero a la de un niño de 7.

Eso es lo que pasa cuando estas todo el día encerrada en tu casa, leyendo, viendo series (algunas de anime) escribiendo y dibujando. En su defensa hace demasiado frio para salir.

Una vez más sintió como unas manos la agarraban fuertemente de los hombros (no le hacía daño pero si fue lo suficientemente fuerte como para detenerla) y la giraba para que viera una de las puertas. Por poco se pasaba.

Ana ni se inmuto, no estaba sorprendida ni asustada. Aunque cualquier persona si lo estaría, estar en un pasillo lleno de puertas que te llevan a quien sabe dónde (una podría llevarla al limbo y talvez nunca podría salir de ahí, o al infierno. Las posibilidades son infinitas) y con un ser que podría ser otro espíritu, un demonio o quien sabe qué. Pero ella no era cualquier persona, y no estaba asustada porque su padre le había enseñado a no tener miedo a lo desconocido sino tener curiosidad.

Y eso es lo que justamente sentía ahora, y ese sentimiento era tan fuerte que ni se molestaba en pensar en otros (como miedo, enojo o cualquier otra emoción)

—esta puerta es ¿linda?

La puerta era parecida a la de la entrada, pero con la diferencia que esta tenía un mural. Era un simple árbol negro, y sus hojas eran de forma de corazón, además cada una de un color diferente, y podía jurar sin ninguna duda de que estaban todos los colores. Aunque no era la única que estaba pintada, todas los estaban y tenían diferentes diseños al igual que colores.

— ¿acaso estoy una exposición de arte?

15 Juillet 2020 23:54:42 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
Lire le chapitre suivant Capítulo dos.

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~

Comment se passe votre lecture?

Il reste encore 2 chapitres restants de cette histoire.
Pour continuer votre lecture, veuillez vous connecter ou créer un compte. Gratuit!