mymemoriesdied_ Vodka ♡

Taehyung no es tan inocente como los demás creen, y quién mejor para corroborar este hecho que su novio Jungkook. ・❀ Oneshot. ・❀ Contenido explícito: si no te gusta, no leas. ・❀ Romance. ・❀ Historia original/ no copies ni adaptes. VODKA.


Fanfiction Groupes/Chanteurs Interdit aux moins de 18 ans.

#boyslove #oneshot #romance #smut
Histoire courte
939
12.2k VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

"Innocent".

—Wow, Taehyungssi, el look que llevas se adapta perfectamente al concepto y a ti —El fotógrafo alabó con una sonrisa antes de perderse en el lente de su cámara y seguir capturando increíbles tomas del chico para el nuevo álbum.

—Tu apariencia es realmente semejante a la de un Ángel, es impresionante —añadió una de sus Noonas del staff.

Taehyung sonrió tímidamente ante la lluvia de cumplidos que recibía, sus mejillas inflándose adorablemente a pesar de que estos le ponían verdaderamente nervioso—. N-No es cierto…

El personal del staff siempre se daba el gusto de decirle a Taehyung lo guapo y adorable que era siempre, tan dulce ante los ojos de todos con cada acto. El maknae del grupo quien se encontraba cerca de él, observó a quienes halagaban al mayor luego desvió la mirada a este, viéndole reír escuetamente. Frunció el ceño.

— ¡En serio! El cabello rizado realmente luce bien en ti, así que no seas tímido —El fotógrafo se acercó a Taehyung y apretó su hombro—. Créeme, reconozco cuando las personas tiene belleza propia cuando las veo. Tú eres muy adorable e irradias toda la inocencia que buscamos para este concepto —Le dio una pequeña ojeada y sonrió.

Taehyung hizo una mueca que pretendía ser una sonrisa cordial, pero no soportaba que el tipo invadiera tanto su espacio personal, ¿no podía simplemente continuar con su trabajo?

—Hyung no es muy bueno aceptando cumplidos ¿verdad, Hyung? —Jungkook se había acercado con una sonrisa, sin perder mayor tiempo en rodear el cuello del mayor con su brazo amistosamente, alejándolo sutilmente del tacto del tipo.

El chico de cabello plateado asintió, jugando con el borde de su camisa. Ambos se miraron un momento, el mayor agradeciéndole al Maknae por sacarlo de su pequeño aprieto y luego regresaron a sus puestos para continuar cada quien con lo suyo.

La sesión de fotos continuó tranquilamente, sin errores o interrupciones. Todo de maravilla.

—Taehyung, Jungkook, acérquense más —Y así lo hicieron.

Las horas pasaron hasta que finalmente todo estuvo listo por ese día.

—Bien, esto es todo por hoy —El fotógrafo suspiró satisfecho, observando las magníficas tomas que había obtenido. Sin duda a las fans les gustaría, y eso significaba una buena paga—. ¡Gracias por su arduo trabajo, a todos!

— ¡Gracias! —agradecieron los siete chicos al unísono, ya cansados y con ganas de dormir hasta el siguiente día. Dieron una pequeña reverencia a todos sus superiores que estaban ahí, en agradecimiento por el tiempo que todos ellos dedicaron para que todo se realizara eficientemente.

—Ya pueden ir a cambiar sus vestuarios y descansar, chicos. No olviden que mañana continuaremos con las fotografías del siguiente concepto.

Todos asintieron y se encaminaron a los vestuarios para colocarse sus ropas normales y luego ir a sus dormitorios y descansar del ajetreado día. Todos, a excepción de Taehyung.

El angelical chico se juntó con las personas del staff que aún se encontraban recogiendo sus pertenecías y ordenando el set, pidiendo permiso para mirar las fotografías tomadas de todos los miembros ese día. Sus ojos viajaban con apreciación mientras estaba inclinado a la pantalla frente a él, observando cada una de las fotografías de los chicos. Su dedo índice fielmente apoyado en su barbilla de forma completamente adorable.

—Oh… Jungkook sale realmente bien aquí —Su voz baja, casi sólo para él mismo. Con su dedo señaló la imagen que cautivó sus ojos. En la fotografía se mostraba al Golden maknae recostado en un verde césped junto con algunas flores a su alrededor, la tonalidad de la imagen daba la impresión de haber un atardecer allí. Algo digno para deleitar la vista, pero… —. Me gusta mucho, aunque…

— ¿Qué haces, Hyung? —Un repentino agarre en su cintura y aquella suave voz en su oreja le tomaron por sorpresa, provocando que el chico diera un brinco en su sitio.

—J-Jungkook —Se dio la vuelta tranquilo de saber que se trataba de él, posó su mirada en el sonriente chico y luego miró disimuladamente a las demás personas cerca de ahí, aquellas sumidas en lo suyo. —, no aparezcas tan de repente…

—Lo siento, Hyung. Los demás me pidieron que viniera por ti ya que te tardabas —musitó, repitiendo la misma acción de Taehyung de mirar a las otras personas presentes ahí y lentamente retiró sus manos de las caderas de su Hyung. Taehyung mordió su labio inferior inconscientemente. Jungkook le miró de pies a cabeza, poniéndolo todavía más nervioso—. ¿Por qué aun no has cambiado tu ropa? Ya debemos irnos.

—Yo estaba mirando las fotos, por eso no he ido al vestidor aún. ¿Los chicos ya están list-, pero Jungkook —Se detuvo a mirar al más joven detenidamente—, tú también sigues con la ropa de la sesión.

El castaño comenzó a mirar la pantalla donde las imágenes estaban, viendo que una de las suyas estaba ampliada posiblemente porque Taehyung había estado detallándola.

—Uhm. Yo me entretuve hablando con una Noona del staff.

Taehyung frunció el ceño ante aquella confesión, pero tan pronto como lo hizo, desapareció.

—Ah… Entiendo.

—Hyung, ¿crees que salieron bien mis fotografías? Siento que me veo extraño luciendo de este modo. —Jungkook continuaba mirando la pantalla.

—Honestamente… salieron bien, pero no es tu estilo. No te queda —Su voz salió más severa de lo que esperaba. Chasqueó su lengua.

Jungkook soltó una corta risa antes de girarse a verle.

—Suenas enojado Hyung, ¿qué pasa? ¡Oh! ¡Noona! —Saludó este por detrás del hombro de Taehyung a aquella sonriente chica—. Antes de irme te entrego lo que me prestaste —Le sonrió y el mayor pudo sentir toda la tensión instalarse desagradablemente en su cuerpo, se cruzó de brazos y sin decirle nada al Maknae –el cual recibía un guiño de aquella chica- empezó a alejarse de ahí.

—Ah, Hyung, ¿a dónde vas? —Sintió sus pasos detrás de él.

—Iré al vestidor —La molestia en su voz era obvia, pero Jungkook no comentó nada más al respecto y simplemente se dedicó a seguirle a cierta distancia, de todas maneras él también debía cambiarse de ropa.

A sus ojos, Taehyung se veía como un niño al que no le dan lo que quiere y hace berrinche por ello. No pudo evitar sonreír, su Hyung era tan adorable y él quería darle tantas cosas...

No tardaron mucho en llegar a aquella habitación. Taehyung abrió la puerta y encendió la luz del oscuro sitio, deteniéndose a observar los distintos atuendos que yacían colgados en percheros. Miró detrás de sí a Jungkook de pie y con las manos en los bolsillos, observando sus zapatos y esperando que su Hyung pasara y le permitiera entrar. Y así lo hizo Taehyung, quitándose los zapatos en el camino y deshaciéndose de unos cuantos botones de su vestimenta. Escuchó como detrás de él el más joven cerraba la puerta y colocaba seguro, por lo que se giró una vez más y entonces la mirada de ambos se encontraron en ese momento.

Había algo en la forma en que se veían, que nadie más a excepción de ellos podría entender.

—Ya puedes dejar de fingir, Hyung —espetó Jungkook con leve cansancio, alborotando su arreglado peinado dándole así un aspecto desaliñado y terriblemente irresistible a los ojos de Taehyung. Este último se lamió los labios y con pasos largos se acercó a su maknae hasta quedar verdaderamente cerca.

—Mucho mejor —murmuró Taehyung envolviendo el cuello del castaño con sus brazos, atrayéndolo mucho más con la intensión de acabar con la distancia—. Jodidamente mejor.

Jungkook sonrió, apresando de las caderas a Taehyung para luego inclinarse hacia su cuello, dándole una suave mordida que luego lamió—. Cuida tu boca.

Taehyung gimió.

—Siempre es divertido ver como todos ellos piensan en lo angelical que aparentas ser, cuando en realidad eres el mismísimo demonio pervertido en persona, Hyung —Jungkook acariciaba el cuello del chico con el puente de su nariz, inhalando en ese lugar con total satisfacción. Entonces pudo sentir las cálidas manos de Taehyung adentrarse en su camisa y acariciar su abdomen, después bajando… bajando…—. Oww, cosita, ¿ansioso?

—Dime que nadie nos interrumpirá —jadeó el peli plateado cuando Jungkook apretó más sus caderas y dejó salir un suspiro. Taehyung aumentó el agarre en la semi-erección de Jungkook, masturbándolo lentamente—. En verdad quiero hacerlo ahora.

El castaño llevó una de sus manos al bolsillo de su pantalón y sacó una pequeña llave.

—La conseguí con Noona —alcanzó a articular con una media sonrisa. Era difícil mantenerse calmado cuando Taehyung hacía lo que hacía.

—Ese es mi Jungkookie.

Dicho eso, con velocidad lo tomó por la nuca con su mano libre y apresó los labios del menor con sus dientes, lamiendo y chupando con ansias y Jungkook lo tomó todo sin queja alguna, su lengua degustando la del otro, deshaciéndose ahí con jadeos y gemidos cuando las sensaciones empezaban a amplificarse. Jeon llevó sus manos al trasero de su Hyung, apretándolo y acercándolo más a él, empujando también sus propias caderas hacia la estimulación que este le daba todavía. Taehyung rompió el ardiente beso con una sonrisa cómplice—. Y tú no eres diferente a mí, sucio —Sacó su mano y empezó a desabrocharle los pantalones.

—Te encanta —aseguró mientras terminaba de quitarse la camiseta—. Por ti es que soy un idiota pervertido, Hyung, tú me corrompiste.

—Lo mejor que he hecho, ciertamente.

Taehyung retiró sus propios pantalones por completo, quedando vestido únicamente por su ropa interior y su camisón desabotonado. Por otro lado Jungkook estaba con todo su torso expuesto, y Tae no podía dejar de mirarlo. Una vez la ropa había terminado de caer al suelo, Taehyung se arrodilló y el castaño ya estaba temblando ante la imagen, entonces el peligris se acercó a la entrepierna de Jungkook y sacó la erección de este de sus boxers, soplando su glande a la vez que le brindaba una dulce mirada donde batía sus pestañas con bastante gracia. Se apoyó en los firmes muslos del menor y dio una lenta probada en la resbaladiza punta.

—Mierda, Hyung… —Jungkook lo tomó suavemente del cabello deteniéndolo, y porque también necesitaba algo de donde sostenerse—. Eres tan impaciente.

El mayor abultó su labio inferior y Jungkook creía que no era momento para hacer pucheros, pero santos cielos, Taehyung en verdad era adorable a pesar de ser un total pervertido sólo con él.

—Jungkookie… —Volvió a lamer y Jungkook jadeó apretando su agarre—, ¿puedo? —Y entonces comenzó a acariciar toda la dura extensión del castaño con su mano, un movimiento rítmico desde la base hasta la punta, manteniendo su vista alzada observando como Jungkook comenzaba a respirar irregularmente. Lo volvía loco.

Y él amaba volver loco a Jungkook.

El castaño continuó mirándole a los ojos sabiendo perfectamente lo que él quería. Él quería que le llenara la boca con su polla completamente porque así de sucio era Taehyung, y aunque en un principio le costó asimilar la manera en la que su novio era –sí, su novio- y cumplir con aquellas repentinas demandas de este, fácil y rápidamente terminó acostumbrándose y disfrutar de ello.

Fue por eso que una de sus manos viajó hasta la acanelada mejilla del mayor, y la otra hasta la base de su reluciente polla, dando unos pequeños golpes sobre aquellos labios cereza con su glande.

—Es toda tuya, Hyung. Chúpala.

El peligris sonrió y relamió sus labios complacido, y sin esperar engulló por completo la longitud de su lindo novio con su cálida y habilidosa boca. Jungkook gimió roncamente, llevando su cabeza hacia atrás y sosteniendo firmemente al mayor de sus plateados risos. Sentir esa cálida boca envolver su pene… Aquella húmeda lengua probándolo todo, era delirante. Demasiado bueno.

Abrió sus ojos con pesadez y observó al chico debajo de él tomando con total gusto, chupándolo sin vergüenza hasta el punto de llenarse el mentón con un poco de saliva y posiblemente su líquido pre-seminal, tan sucio. Más sus acciones no parecían acoplarse con la imagen de su novio en cuestión: pestañas largas, labios un tanto rojizos e hinchados alrededor de él, mejillas sonrosadas y unos cuantos rizos plateados cayendo en cascada por todo su rostro y frente perlada en sudor. Un Ángel.

Taehyung levantó la vista, dándole una mirada tan penetrante y caliente con aquellas pupilas dilatadas que estaban acabando con el menor. Sabiendo lo que causaba en su novio, sin desviar la mirada comenzó a succionar la longitud con más entusiasmo, ahuecando sus mejillas y sin preocuparse de estar haciendo ruidos tremendamente húmedos y eróticos.

—Maldición, Taehyung —gimió el castaño casi en su límite. Taehyung también gimió al escuchar su nombre provenir de los labios de su novio de esa forma tan sexy, le ponía demasiado, pero no se tocaría. Él quería que Jungkook lo tocara y esperaría por ello.

Se sacó el miembro de la boca haciendo al final un ligero ‘pop’, respirando con dificultad. Tomó las manos que estaban hechas puños de Jungkook y las llevó a su cara, acunando su propio rostro—. Jungkookie, jódeme la boca, por favor.

La petición de su novio era tan sucia, pero la voz que empleaba era tan dulce y aterciopelada, casi al borde de pucherear, maldición, ¿por qué hacía eso y jugaba con su mente?

—Mierda. No quiero correrme en tu boca, cariño —Acarició suavemente la mejilla del chico con su pulgar y este se apoyó en el tacto como un gatito hambriento de caricias.

—Intenta no hacerlo entonces, quiero que lo hagas dentro de mí.

Maldición. Sería difícil no hacerlo.

—Eres una cosita tan sucia…

Acunó más firmemente el sonrojado rostro de Taehyung y este cerró sus ojos dejándose hacer, sus largas pestañas acariciando sus pómulos, abrió su boca dejando su rosada lengua salir y lentamente Jungkook comenzó meter y sacar su miembro. Tuvo que morder su labio inferior para evitar gemir tan fuerte puesto que todavía podía haber personas del staff afuera.

—Nadie más que yo puede decirte lo adorable que luces, ¿entiendes? —Taehyung gimió y le envió al más joven una deliciosa descarga que atravesó su espina dorsal. Aumentó un poco más la velocidad de sus embistes, su propia respiración tastabillando—. No puedes aceptar halagos de nadie más que yo, Hyung. Tú eres mío.

A esas alturas Taehyung ya estaba lloriqueando de placer, amaba que Jungkook fuera posesivo con él, le encantaba con locura verlo morir de celos a pesar haber una confianza inquebrantable entre los dos, eso sumado a que lo tenía golpeando el fondo de su garganta lo tenía eclipsado y con su propio miembro doliendo. Enterró sus cortas uñas en los muslos del menor, haciéndolo jadear y retirar su polla de su boca. Taehyung se quedó sentado, aturdido y relamiendo sus hormigueantes labios pensando en lo bueno que se sentía. Se levantó con ayuda del castaño y se trepó en él, envolviéndolo con sus largas y acaneladas piernas desnudas, tan suaves y hermosas que Jungkook no se abstuvo de acariciarlas con vehemencia, dándoles pequeños pellizcos mientras que Taehyung besaba su cuello en busca de dejar unas cuantas marcas en esa nívea piel. Lo pegó contra la pared y deslizó un poco la tela del camisón, descubriendo su cuello, hombro y clavículas, todos esos lugares llenos de chupetones y mordidas de Jungkook cuando en la noche anterior se coló en su habitación para “hablar”.

—“Tú eres muy tierno e irradias inocencia” —El castaño recitó las mismas palabras que el fotógrafo había dicho a Taehyung, una de sus manos deslizándose bajo la tela blanca sobre su espalda. Taehyung se arqueó y volvió su rostro al frente, viendo fijamente a Jungkook con sus hermosos ojos cristalizados.

—Me gustaría ver la cara del tipo si llegara a notar este montón de marcas tuyas en mí —murmuró Taehyung sonriendo torcidamente.

—Realmente eres muy tierno para mí, Taetae, y verte tan marcado por mí sólo empeora eso —Jungkook bajó a Taehyung de sus brazos y este se dio la vuelta, apoyando sus palmas y torso de la fría pared, provocando que se arqueara y le diera una buena vista de perfectamente proporcionado trasero al castaño cuando bajó sus boxers. Este llevó sus manos a la espalda baja de Taehyung y comenzó a subir y bajar lentamente estas, levantando la tela del camisón en el camino—, pero de inocente no tienes nada.

Taehyung jadeó cuando sintió a Jungkook frotarse contra él, sus piernas temblorosas como si de una gelatina se tratara, creía que el cualquier momento podría caerse. Jungkook lo hacía sentir tan bien...

—Qué lindos sonidos, Hyung, ¿harías más para mí? —susurró el castaño en su oreja, haciéndolo lloriquear. Jungkook estaba jugando con él y él estaba tan desesperado ya, cada parte de su cuerpo dolía por Jungkook, por todo él.

—Jungkookie… No me hagas esperar más, por favor —Volteó su rostro para verlo desde su hombro. Su voz tan sumisa y vulnerable buscando su objetivo—. No creo que necesite preparación… Ayer también lo hicimos.

Lo habían hecho en el dormitorio en la habitación de Taehyung unas cuantas veces, pero aun así el más joven creía que necesitaría un poco más de preparación antes.

—Dulzura —llamó con su voz baja y ronca en su oreja, bajando un poco la guardia—, ¿estás seguro? No quiero lastimarte —Seguía frotándose contra él, amasando sus glúteos y ganándose más ruidos estimulantes de este. Ambos estaban jadeando, uno más fuerte que el otro—. En verdad quiero entrar en ti ahora mismo, pero también quiero que lo disfrutes de inicio a fin.

Taehyung gimió. Que Jungkook fuera siempre tan amable y delicado con él le hacía realmente feliz, peor también le frustraba un poco. Él no era débil ni delicado como su apariencia daba a entender por lo menos en ese momento.

—Puedo tomarte completamente de esta forma, así que házmelo. Hazme tuyo, por favor —Lloriqueó, meciendo sus caderas de atrás hacia adelante, viéndolo directamente a los ojos. Gimió nuevamente cuando Jungkook gruñó bajo y aumentó la intensidad de sus caderas contra su abertura, toda la resbaladiza punta jugueteando con es sensible área—. Lo necesito, lo quiero —instó una vez más con su respiración irregular, estirando su mano hasta alcanzar la nuca del castaño y acariciar mientras aproximaba sus labios y lo besaba fugazmente—. Te necesito dentro de mí... Tan bueno, tan pesado y caliente, tu polla dentro de mí una y otra vez.

El aliento de Jungkook quedó atrapado en su garganta, observando con ojos vidriosos como su precioso Hyung separaba sus glúteos para él y sólo él. Bendito Jesucristo. Su querido Taetae se veía tan necesitado y él quería endemoniadamente complacerlo, pero no tenían condón y eso era un problema, no lo habían hecho nunca sin uno.

—Está bien hacerlo sin condón, Kookie, ambos estamos limpios —dijo Taehyung como si leyera su mente—. Quiero sentirte debidamente.

Mierda.

—Si duele, házmelo saber y me detendré.

Hizo círculos en sus caderas con sus pulgares por varios segundos, se detuvo y apretó más su agarre con una mano mientras que la otra viajó a su pulsante polla para masturbarse y esparcir el líquido pre-seminal por toda la extensión. Cuando creyó que ya era suficiente y Taehyung hizo un sonido exasperado por tenerlo esperando todavía, se alineó correctamente con la fruncida entrada de su novio.

—Vamos —jadeó entrecortadamente el chico de risos grises. Movió una vez más sus intentas caderas que hacían al Maknae perder el aliento—, lléname, cariño.

Jungkook se inclinó, respirando dificultosamente en la oreja del chico, sosteniendo fuertemente sus caderas—. ¿Cómo puedes llamarme de esa forma con lo que estás pidiendo? Tan pervertido, cielos… me encantas, Hyung.

Entró lentamente en él, apretando la mandíbula por la increíble manera en que era recibido ya que hacerlo sin preservativo era realmente diferente, más sensible. Escuchaba a Taehyung gemir roncamente y repetir una y otra vez lo mucho que amaba sentirse lleno de él.

—T-Tan bueno… Jungkookie, tu Hyung está feliz —Taehyung esbozó una sonrisa coqueta por sobre su hombro, enterrando sus cortas uñas en la pared frente a él, llevando su cabeza hacia atrás con sus ojos cerrados y cejas levemente fruncidas. No le importaba parecer un completo sucio pervertido y necesitado ante Jungkook, él era querido así por él y era todo lo que importaba.

Lamiendo sus labios, el más joven disfrutaba de estar dentro de él y sentir como Taehyung se apretaba a su alrededor con cada pequeño movimiento suyo—. Estás tan apretado, ¿no duele?

Taehyung negó con la cabeza mientras su boca estaba levemente abierta y sus ojos fielmente cerrados. Ardía un poco, pero en comparación al placer que sentía de tener a su adorable Jungkookie abriéndose paso dentro de él era realmente soportable. Muy por el contrario a las preocupaciones del castaño, aquella deliciosa y fuerte sensación que Jungkook provocaba en él lo estaba mandado al borde del abismo de la locura demasiado rápido.

—Más —rogó roncamente, separando más sus piernas—. Más, muévete más, por favor.

Y así Jungkook lo hizo, buscando acoplar las embestidas al ritmo de los latidos que golpeaban su pecho. Era una locura. Taehyung soltó un largo gemido y estiró una de sus manos hacia atrás, atrapando la mano de Jungkook que se mantenía firme sobre su cadera, moviendo estas para encontrarse con las fuertes y rápidas penetraciones de su chico.

— ¿Así? ¿Así te gusta? —Jadeó Jungkook en su oreja, mordiendo su lóbulo juguetonamente con una amplia sonrisa en el rostro.

Taehyung gimió algo como afirmativo, agitando su cabeza de arriba hacia abajo. Le costaba un mundo encontrar las palabras, limitándose a lloriquear cuando sintió la mano de Jungkook jugar con su sensible pezón, haciendo círculos en él con dedos fríos y luego pellizcándolo despiadadamente. Le gustaba demasiado todo eso, pero comenzaba a querer más, mucho más.

—Tú cara, Jungkookie, quiero verla…

Jungkook salió de él con cuidado y lo cargó en brazos, llevándolo a uno de los sofás que se encontraban allí y tomar asiento con él Taehyung en su regazo, ambos mirándose y apreciando lo sonrojado que él otro estaba por toda la actividad. Sin perder más tiempo, Taehyung tomó el miembro de Jungkook y lo posicionó nuevamente en su entrada, enrollando sus brazos alrededor de su cuello y acercando sus bocas cuando bajó lentamente para tenerlo de regreso dentro suyo y más profundo esta vez, gimiendo en la boca del otro por la abrazadora sensación.

Comenzó a dar pequeños brincos mientras Jungkook le sostenía fuertemente con uno de sus brazos, tomando con su mano libre la desatendida erección de su chico, masturbándolo rítmicamente. Los gemidos de placer de Taehyung comenzaron a resonar un poco más fuerte en el lugar, y Jungkook tuvo que llevar una mano a la nuca de este para silenciarlo con un duro y profundo beso, que más que para amortiguar sus sonidos lo hacía porque lo necesitaba.

Llevó sus manos a la parte trasera de los preciosos muslos de Taehyung, los levantó un poco y comenzó a mover rápidamente sus caderas hacia arriba, encontrándose con Taehyung. Lo demás fue una maraña de gemidos, jadeos cargados de placer, Jungkook cambiando el ángulo de sus embistes dando fuertemente contra la próstata de Taehyung, sintiéndolo apretarse mucho más a su alrededor. Este escondió su rostro en el sudoroso cuello de Jungkook, gimiendo ahí cuando el orgasmo los golpeó a ambos fuertemente, los dos abrazados firmemente al otro.

El peligris temblaba descontroladamente, teniendo espasmos mientras retorcía los dedos de sus pies y su visión se nublaba por segundos. Jungkook se corrió muy quieto, jadeando y sudando mientas sostenía fuertemente a su chico para que no se desplomara, acariciando su espalda.

Luego de uno minutos en donde la respiración de ambos se normalizó, Jungkook le dio un beso en el cuello a Taehyung—. ¿Estás bien? —murmuró. El mayor no se movió mucho de donde esta y sólo tomó a Jungkook de las mejillas, tirando de él para besarlo lentamente.

—Te adoro mucho —contestó en un susurro, rompiendo el beso y relamiendo sus labios. Jungkook cerró los ojos y acarició con el puente de su nariz la linda y suave mejilla de este, contento por sus palabras. Taehyung se sonrojó—. ¿En verdad no te molesta que sea así? ¿Un completo pervertido?

—Vaya, Hyung, ¿estás siendo tímido ahora? — Taehyung le dio un pequeño golpe en el pecho y Jungkook rió bajo, tomando su mano y besándola—. Me encanta tal cual eres por el simple hecho de ser tú.

—Y porque soy caliente.

Jungkook volvió a reír.

—Síp. Eres muy caliente, Hyung.

Taehyung se quejó—. ¿Cuándo dejarás de llamarme ‘Hyung’ cuando estamos a solas? —Hizo un mohín, acariciando el pecho de Jungkook y apreciando lo firme que se veía y era.

—Cariño —Taehyung le miró—. Dulzura —repitió y Taehyung sonrió, abrazándole fuertemente.

—Tengo hambre, los chicos querrán matarnos porque seguimos aquí.

—Ellos probablemente ya se fueron primero, así que no te preocupes. De todas formas… ¿vas a estar bien hasta que lleguemos al dormitorio? —inquirió un poco avergonzado, desviando su mirada entre las piernas del peligris haciendo referencia a lo obvio cuando este se recompuso.

Taehyung carraspeó, tímido ahora—. Tendré que limpiarme un poco antes si no quiero ensuciar mi ropa.

—Lo siento.

Rió, besándolo una última vez antes de alejarse por completo y comenzar a buscar su ropa—. Mejor ayúdame a conseguir algo para limpiarnos en lugar de disculparte. Lo disfruté muchísimo, y con esto podemos tomar un baño junto al llegar a casa

Jungkook se levantó encantado con la idea y plantó un beso en su sien, yendo inmediatamente a buscar un paquete de toallas húmedas que llevaba siempre en su bolso. Tomó una cuantas para limpiarse él mismo y le tendió el paquete a Taehyung—. ¿Deberíamos pedir comida a domicilio y ver películas juntos en tu habitación?

—Sólo si esta vez no te quedas dormido esperando la comida, Kookie.

Jungkook sonrió—. Sabes que si no lo hubiese hecho, no te habría atrapado dándome un beso, Taetae. El Hyung aprovechándose de su dormido Dongsaeng para hacer semejante travesura —Mostró una linda sonrisa con todos sus dientes y las esquinas de sus ojos arrugándose cuando Taehyung se sonrojó y mordió su labio inferior.

—Yo no te obligué a corresponderme —refutó, abultando su labio inferior y volteando su rostro con un deje de indignación ante el recuerdo.

Una vez limpios y con la ropa puesta, caminaron tomados de la mano a la puerta. Jungkook le dio una mirada al chico de risos plateados y este evitaba verle—. Ya, Taehyungie, ¿te enojaste?

—Yi, Tiihiingii, ¿ti inijisti? —Le imitó.

—Cariño.

Taehyung le miró, sus mejillas infladas y Jungkook las pellizcó.

—Ay, duele, y no estoy molesto, sólo quería fastidiarte un poco como venganza —Le dio una sonrisa rectangular, tomando su mano y entrelazando sus dedos—. Yo soy feliz de que eso haya pasado, si no, no nos hubiésemos confesado el uno al otro y no estaríamos juntos ahora.

Jungkook sonrió y le dio un beso en la mejilla—. Síp, adorable.

Soltaron sus manos y Jungkook abrió la puerta.

— ¿Qué película deberíamos ver? —Taehyung dijo mientras caminaban casualmente a la salida del lugar, tropezándose con la misma chica con la que su novio estuvo muy amigable.

Jungkook rebuscó con un poco de prisa entre sus bolsillos hasta dar con la llave del vestidor donde había estado cometiendo sus actos impuros, y se la tendió con una sonrisa y leve reverencia—. Muchas gracias, Noona.

—No hay de qué —respondió esta con una risa, guiñándole un ojo a ambos.

Taehyung se inclinó sin decir nada por la vergüenza y comenzó a alejarse apurado. Llevó una de sus manos a su rostro y negó. Dios.

—Hey, ¿qué pasa? —Jungkook lo había alcanzado rápidamente.

—No, nada, yo sólo- argh, estuve muriendo de celos temprano y resulta que- Dios, olvídalo. Sólo elije una película.

El castaño rió, comprendiendo lo que había ocurrido antes—. Cualquiera que escojas estará bien, Hyung, de todas maneras… —se interrumpió al bostezar, dando después una mirada alrededor fijándose en que nadie los estaba viendo—, no es como si fuéramos a verla, ¿o sí? —murmuró en su oreja, dándole también una pequeña nalgada.

Taehyung rió tiernamente, sonrojándose.

—Ya veremos. Espero que en serio no te duermas esperando la comida —Llegaron hasta el estacionamiento. Sus managers les hacían señas con las manos para que se acercaran a la camioneta.

—Tranquilo, prometo no hacerme el dormido esta vez —soltó antes de empezar a correr y reír mientras Taehyung le seguía quejándose internamente por el escozor en su parte trasera.

— ¿Qué? ¡Espera! ¡No puedo creer que hayas fingido estar dormido! —Escuchaba los gritos de su adorable Hyung detrás de él—. ¡Jeon Jungkook!

Ambos corriendo y riendo.

10 Décembre 2020 21:53:36 10 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
393
La fin

A propos de l’auteur

Vodka ♡ ❛✿22. 🎇 Tomate un shot de Vodka ♡ ||Pseudo escritora|| ||Kookv & Atsuhina L0VER|| Acá yace el diminuto porcentaje de mis ganas por continuar escribiendo fics. Bienvenido/a ♡. Twitter: @forelsketxbts (。•̀ᴗ-)✧ Procrastinando en el nombre de la luna🌙.

Commentez quelque chose

Publier!
Alexandra Heffernan Alexandra Heffernan
creo (si no me equívoco) tienen los outfits de la era DNA y juro que grité, uno, porque es una de las eras que me encanta de BTS; dos, el simple hecho de imaginarlos me da mucha alegría y tres, AMÉ TODO
Marian Marian
ayy re lindo todo <3 <3
The__Nameless__96  The__Nameless__96
Ay me encantó, muy linda 💖
April 11, 2021, 19:36
Vielka Zarazua Vielka Zarazua
Amé 💜
March 18, 2021, 02:02
Jaquelina Diaz Jaquelina Diaz
Tuve que investigar los nombres porque me dijeron que eran de cantantes! me gustó tu historia. Ni siquiera me fue necesario saber de los personajes para poder tomarle gusto. Buen trabajo! . Me gustaria, si te queda tiempo y ganas, que leas alguna de mis historias, son todas pensadas al estilo animé.
January 04, 2021, 23:21
Bae IZI Bae IZI
Extrañaba tanto esta historia
December 13, 2020, 17:35
A. A. A. A.
Estuvo lindo el os!
December 12, 2020, 02:51
Ani Candia Ani Candia
Este os tmb me encanta ✊✊
December 10, 2020, 22:47
kim vante kim vante
Me encanta como escribes autora.❤️✨
December 10, 2020, 22:42
春; 𝐀𝐝𝐨𝐫𝐞††𝐞 春; 𝐀𝐝𝐨𝐫𝐞††𝐞
Q precioso qkqhdjslw aaaaa autora t amo 😳
December 10, 2020, 22:33
~