ema249 EMA UB

¿Ya no me amas? Lo sé, pero por favor; dame tu presencia eterna. ¡Quédate en las heladas vitrinas de mis ojos! ¡Quiero congelarte en un momento de mi tiempo!


Drame Tout public. © DAECU07201416
0
2.9mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

Criogenia

No, no es cierto, ella no está muerta, ese cuerpo, esos labios, ese rostro, ese cabello brillante como el sol, esas manos pequeñas y suaves…

No…no, ella no está muerta. Solo descansa unos momentos, después de todo lo que hemos vivido es normal que cierre los ojos por unos minutos, es normal que duerma como una princesa, todo es normal.


- Mi señor tal vez es esa famosa enfermedad de la bella durmiente, le conocen por el síndrome de Kleine-Levin, su amada despertará pronto, ella solo duerme plácidamente.


¡No! ¡No creo en esos síndromes! solo es cansancio, no caeré en esas enfermedades inventadas, nadie duerme con los ojos entre-abiertos. Ella no podría estar muerta, pues hace exactamente cuatro minutos con 17 milésimas de segundo hablé con ella, le dije cuán importante era para mi vida, le expliqué todo lo que íbamos a hacer después de aquel momento. Así que no, ella no está muerta, ella vive, es solo que está cansada de mirar tanto y descansa sus ojos por unos breves minutos.

- Mi señor, eso mismo es lo que trato de decirle, ella está dormida y despertará pronto, pero usted me dice que No, para después reafirmar la hipótesis del sueño.

¡Calla! ¡A callar! ¡Tú no hables! ¡No opines de mi amada y nuestro amor! ¡Yo decidiré si duerme o no!

Estoy seguro que muy pronto abrirá esos ojos marrones oscuros, esos que son mi café de la mañana, esos que son la tierra de mi alma, me mirará con el mismo anhelo de siempre, pronto me dirá “oye que hace el hombre más misterioso del mundo aquí” entonces todo volverá a ser mejor que antes, se levantará de esa cama, tomará mi mano y dirá que quiere ir a caminar en el agua de aquel arroyo en el que siempre se paseaba.

No, nunca podría creer que estuviera muerta, todo lo que digan aquellos que saben de la vida y la muerte no podría convencerme, ella vive, ella está más viva que nunca, incluso puedo sentir su respiración leve…Ya no respira fuertemente como antes, pero todavía respira, incluso su piel no está tan fría, todavía hay cierto calor…ella no ha muerto porque simplemente así lo prometió y desde que la conocí jamás ha incumplido una promesa.

Definitivamente ustedes no saben lo que significa estar muerto; si cuando ella se decidió por cerrar sus ojos se podía ver en ellos ese anhelo, ese resplandor, esa paz, esa fuerza que siempre tuvo, entonces nadie puede morir llevándose esa mirada. Por fuerza el diagnóstico de muerte es incorrecto, a otros que abandonaron todo el amor pueden decirles que están muertos, pero a ella no, eso nunca, así que les ruego que se retiren de la habitación y no vuelvan nunca más a mencionar esas palabras soeces en mi presencia.

No quiero volver a ver nunca más a un galeno aquí metido en esa sagrada habitación dando sus opiniones insulsas.

- Como usted diga mi señor, entonces todos nos vamos, pero siendo yo su criado desde hace veinte años me veo en la obligación de decirle; ella podría seguir con vida si usted no hubiera apretado su cuello durante tanto tiempo, estar congelada no es el problema, podría ser revivida; congelar un muero, es preservar el cadáver.


Cuando se retiraron todos, él tuvo la oportunidad de acercarse a ella, Se recostó a su lado, la miró mientras dormía y sostenía su mano. Ese hermoso cabello regado sobre la almohada la hacía lucir como una princesa, ¿cómo alguien tan precioso podría estar muerto? Esos ineptos no sabían nada. ¿Cuál es la diferencia entre verla despierta y dormida? Ninguna es la respuesta, siempre que ella esté a mi lado eso no importa.

Ella sigue siendo ella, sigue teniendo el mismo corazón, esa esencia es eterna y para mí es suficiente, nada podría separarme de ella. El mismo concepto de la muerte yo lo cambiaré, entonces dícese muerto cualquier cuerpo compuesto de materia orgánica que se durmió rendido renunciando a todos sus anhelos con una mirada sin una gota de alma. Dícese muerto aquel cobarde que sigue cargando con su humanidad sin sentir la más mínima noción de felicidad.

Ella no, ella no cumple con el postulado anterior, ella me ama, así que no…ella no está muerta, simplemente duerme plácidamente en esta cama, cobijada por un manto de suave y yermo hielo. ¿Y yo? Yo quiero acompañarla siempre, porque mi vida tiene sentido y prosigue en este flujo de tiempo solo por ella…y ella no está muerta.


"Oye Ema"

- ¿Qué?

"Escuchaste la noticia de ese loco que pidió ser congelado vivo en un congelador industrial; murió de la misma forma en la que asesinó a su esposa"

- Algo leí en esos periódicos sensacionalistas, se dice que él la quería, pero ella le había pedido el divorcio, él estaba loco por su esposa que prefirió convertirla en su rosa criogenizada a verla libre en el jardín de cualquier otro... cuestiones de locos...


13 Juillet 2020 15:46:46 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
1
La fin

A propos de l’auteur

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~