villalobos91 REINALDO RODRIGUEZ HERNANDEZ

Yo siempre me pregunto de dónde sacan tanta fuerza estas mujeres para mantenernos con vida, un reto muy difícil que les impone una realidad tan asfixiante como la que se “respira” en Cuba


Récits de vie Tout public.

#DICTADURA-CUBANA #justicia #derechos #MUJERES-CUBANAS #mujeres #MADRES-CUBANAS #madres
0
2.8mille VUES
Terminé
temps de lecture
AA Partager

MADRES CUBANAS

Las madres cubanas, las verdaderas creadoras de la vida, de las ilusiones y del futuro en Cuba, son, indiscutiblemente, quienes más sufren los horrores que un régimen, despiadado y cruel, les ha impuesto a todo un país y a un pueblo para no perder, los muy degenerados, los dictadores, quiero decir, la “sagrada” y eterna sentadera que les brinda el tibor del socialismo.


Horrores que se traducen en esta vida de mierda tan desesperante que vivimos los cubanos y que cada día tienen menos solución porque continuamos aceptando la permanencia en el poder de un sistema dictatorial que quita y pon camarón, es decir, que nos tira los huesos carcomidos y resecos mientras ellos se comen los camarones, los mamoncillos y las langostas.


¿Alguien se ha preguntado qué siente una madre cubana en su interior cuando ve llorar a sus hijos porque tienen hambre?


Porque la realidad en nuestro país, la más triste de todas las realidades del mundo, es que quienes más soportan con total estoicismo, valentía y creatividad, son nuestras madres, mujeres convertidas en guerreras cotidianas, en paramédicos del alma de sus hijos, en bomberas extinguiendo los fuegos del hambre, de la miseria, de la desesperación y de las locuras que padecen quienes le rodean porque, por instinto natural, como “recurso del método”, tuvieron que echarse sobre sus hombros las desdichas físicas y espirituales a las que una absurda revolución del picadillo condenó, en vida y en muerte, a toda su familia.

Y digo todo esto porque estoy seguro, y honor a quien honor merece, que en Cuba, en Cubita la desgraciada, no existen seres cubanos más valientes, más lúcidos ni más sacrificados que esos ángeles que nos dieron la vida, que nos ayudaron a conservarla y que nos protegieron para que no tropezáramos con el basurero de la esquina, para que no pisáramos mierda, nos resbaláramos y nos despetroncáramos contra el pavimento, para que aprendiéramos a cuidar la ropita y los zapaticos domingueros, para que entendiéramos un poquito “el pan nuestro de cada día” y que, sobre todo, muy importante, que para subir al cielo no se necesitan escaleras, se necesita decencia, dignidad, amor, honestidad y valentía, así de sencillo y de humano a la vez.

Dice mi amiga la cínica que así como la dictadura castrista, y sus principales exponentes, han vivido robando, engañando, reprimiendo y asfixiando a un país y a su pueblo para apoderarse de nuestro tesoro nacional y darse “la dolce vita”, las madres cubanas han devenido, por fuerza contraria, por acción a la reacción, en las salvadoras del alma de una nación pues son las que han logrado mantener con vida a una sociedad hundida en el desabastecimiento, las penurias, los disparates ideológicos, los espejismos que provocan la cacareada “abundancia” socialista, la inanición, las flaquezas morales y los sueños frustrados de varias generaciones de seres cubanos.

¿Valoramos en su justa dimensión los tantísimos sacrificios que hacen nuestras madres en un país donde el aire hiede y la tierra mata?

Yo siempre me pregunto de dónde sacan tanta fuerza estas mujeres para mantenernos con vida, un reto muy difícil que les impone una realidad tan asfixiante como la que se “respira” en Cuba y que, visto y comprobado, se han enquistado en nuestra esencia, en nuestra idiosincrasia, en nuestra “cubanía”, en nuestro “producto interno bruto” como nación y como pueblo y que, tras más de sesenta larguísimos años, insisten, se empecinan, se esfuerzan por permanecer destrozándonos la existencia, el sentido común, el decoro y la lucidez a todos, absolutamente, a todos los cubanos.

Cada vez que escribo sobre este tema no puedo dejar de pensar en mi madre, y créanme que el mayor dolor que me produce es no haber tenido tiempo, porque uno, desgraciadamente, siempre pospone los abrazos para después, de agradecerle con muchísimo amor y respeto los tantísimos sacrificios que tuvo que hacer para que yo creyera que “la vida es bella”, para que yo pudiera tragarme sin asco los malos sabores de un revolucionario picadillo “enriquecido”, para que el fuego de las fiebres de mi garganta no me quemaran por dentro y para que, aun con el desinterés que me producía el mundo en que vivía, yo estudiara y me hiciera un hombre “hecho y derecho” que en medio de los horrores de la guerra cotidiana por el socialismo, por el patria o muerte y por seremos como el che, al menos aprendiera a leer, a escribir y a multiplicar sueños e ilusiones por esperanza y vida.

¡Un enorme monumento les queda chiquito a las madres cubanas!
by REINALDO RODRIGUEZ HERNANDEZ

18 Juin 2020 23:08:20 0 Rapport Incorporer Suivre l’histoire
0
La fin

A propos de l’auteur

REINALDO RODRIGUEZ HERNANDEZ Soy Reinaldo Rodriguez Hernandez, ciudadano cubano y vivo en chile, tengo 28 años. Hace algun tiempo decidí crear este espacio que sigo actualizando cada vez que se me presenta un buen motivo o una nueva oportunidad. Escribir me ayuda a concretar y a asimilar nuevos conceptos. TODAS MIS PLATAFORMAS: https://my.bio/reinaldo911115

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~