WE ARE STARTDUST Suivre un blog

T
TOUCHING THE STARS
es mi vida... son cartas dirigidas a Dios, cartas llenas de conflictos, soledad, tristeza, consuelo y romanticismo, me refiero al romanticismo poco común en los libros, ese romanticismo que va relacionado contigo mismo, ese amor propio que desarrollas al pasar el tiempo y las vivencias dolorosas. éste libro lo empecé a escribir para ayudarme a mi misma a salir de circunstancias difíciles y dolorosas, son sentimientos plasmados y dirigidos a Dios junto con respuestas y reflexiones hechas a raíz de esa situación, me ayudaron mucho a recordar mi valor y espero que si alguna persona lo lee y se siente identificad@ con las cartas pueda ayudarle cada una de las respuestas a salir adelante, a reconocer que somos más magia, somos polvo de estrellas besados por Dios. by: anonimo 0 critiques
Histoire non vérifiée
Récits de vie

#romance #love #amor #novelas #vivencias #cristianos #historiascortas #chritians #poesía
AA Partager

CARTA A DIOS

CARTA A DIOS:

Últimamente he considerado el hecho de que me duela tanto la ausencia de mi papá biológico. Al principio era bastante atento a mis necesidades luego dejó de hacerlo… tal vez dejó de amarme o de intentar hacerlo, hace poco hablé con él. La cosa es que mi mamá lo demandó por tanto tiempo de desentendimiento o desinterés, entonces trató de contactarme y comentarme la situación, fue realmente emocional a la hora de hablar, lo cual me extrañó, ya que sentí como buscaba congeniar conmigo, recuerdo que en ese momento pensé: ¿por qué la gente es así? ¿por qué como seres humanos somos tan convenientes? ¿por qué permites que existan personas llamadas comúnmente “papás” que no se preocupan por su responsabilidad que tienen gracias a una irresponsabilidad que ellos cometieron? ¡Ésta bien que existan! Pero… ¿por qué una persona inocente tiene que pagar por ello? Por esa falta de amor, por esa insensatez, por su imprudencia.

Cuando intentó conectar conmigo le dije y expresé una vez más mis sentimientos, confieso que traté de hacerlo de la manera más respetuosa posible, te quiero contar lo que le dije, aunque tu siendo Dios todo poderoso y sobrenatural lo sabes…

“Emmm padre... Sinceramente no es que no espere mucho, lo que pasa es que ya me cansé de buscar sentirme amada por tí.

Nunca pedí cosas materiales (claro que me emocionan los regalos, como a toda persona) sin embargo yo siempre anhelé desde lo más recóndito de mi corazón tu atención. sé que me has dicho que me tienes presente todo el tiempo, pero... Sabes? No puedes esperar que una persona sienta lo que tu sientes por ella si no lo demuestras... Solo me llamas para mis cumpleaños, no sabes mi color favorito, ni mi bebida favorita, simplemente no me conoces de la manera como me hubiera gustado que lo hicieses.

Te mandé una carta, y cuando te pregunté por ella me dijiste: muñeca me iré a dormir luego hablamos, me dolió, porque era importante...

Me dices: no tengo dinero para un curso de inglés que realmente deseaba para mí desarrollo personal y académico, pero yo veo las fotos que postea tu esposa diariamente en instagram, y todo el tiempo salen a comer, le compraste a mi hermanito una moto y... Está bien, me alegra mucho que le estés dando todo eso a Emi, es maravilloso que lo pueda disfrutar, también está perfecto que puedas gozar de los pequeños placeres de la vida🥰 sólo te lo digo para denotar o mostrarte de alguna forma que sí fuiste indiferente...

Alejándonos de lo material... Cuándo te dije que quería visitarte, me dijiste: estoy ocupado, entiendo que lo estés ¡me alegra que tengas trabajo y estés ocupado en eso! Me alegra en gran manera, no obstante, recuerdo que te dije: mi mamá siempre está ocupada y aun así me lleva con ella, y tú me respondiste: no soy tu mamá (estás en todo lo cierto) no eres mi mamá, pero si mi papi♥️

El caso es que no espero nada de tí, si quieres estar ahí, lo valoro, en gran manera, si no quieres... Lo entiendo, no nos dimos el tiempo de conocernos, ni tú a mí ni yo a tí.

Sólo te doy gracias por las veces que me fuiste a visitar, por las veces que me apoyaste, por las veces que hablamos, por tu hermoso y valioso tiempo, quiero que sepas que te amo en gran manera y que te honro como padre”.

Le abrí mi corazón padre santo a una persona de la cual sólo acucié un poco de atención, y luego de haberme respondido de una manera bastante cortante me dijo lo siguiente:

“No tengo ni cómo pagarlos, pero los pondré y seguimos más bien en comunicación por juzgados”

Me sentí fatal… ¿cómo es posible que llegué a importarnos tanto la opinión o las acciones de alguien que nunca estuvo realmente? Durante años evité hablarle porque cada ademán, cada gesto, cada acto suyo me afectaban de una manera incalculable, cuando escuchaba su voz me sentía tan frágil, no importaba cuán fuerte me hubiera sentido durante el día, no importaba lo mucho que hubiera hecho o que tantos logros había alcanzado, su voz era mi debilidad, su voz traicionaba mis intentos de revestirme de fortaleza, mis intentos de seguir adelante, su voz solo sacaba a la luz la tristeza que inundaba mi corazón.

Fui a tu casa papá, y te lloré cuantiosas veces que sanaras mi corazón, y no niego que aprendía a perdonarlo (aunque realmente nunca llegué a sentir ira o enojo contra él, sólo sentía melancolía una vehemente murria que penetraba lo más recóndito de mi corazón) sólo perdoné las veces que me sentí muy mal por alguna acción o palabra inconsciente de la cual no estuve exenta. Existe un párrafo del libro de Alicia en el país de las maravillas que me encanta porque es muy cierto, me tomaré el atrevimiento de plasmarlo aquí porque vale la pena ser leído y contado cuantas veces sea necesario, el texto dice:

– Pero, ¿tú me amas? – Preguntó Alicia.

– ¡No, no te amo! – Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

– ¿Lo ves? – Dijo el Conejo Blanco.

Ahora te estarás preguntando qué has hecho mal, para que no consiga quererte al menos un poco, qué te hace tan imperfecta, fragmentada.

Es por eso que no puedo amarte.

Porque habrá días en los cuales estaré cansado, enojado, con la cabeza en las nubes y te lastimaré.

Cada día pisoteamos los sentimientos por aburrimiento, descuidos e incomprensiones.

Pero si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de pura alegría alrededor de tu corazón, mis débiles dardos se harán letales y te destruirán.

La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo: “evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma “.

Por eso Alicia no, no te amo.

No puedo hacerlo.-

Extraído del libro “Alicia en el país de las maravillas”

Admiro ese escrito, admiro la crudeza y transparencia con que describe lo terrible que podríamos llegar a sentirnos si no tenemos amor propio. Me he considerado durante toda mi vida una persona con mucho amor propio, no obstante, cada vez que pienso en mi padre, que entablo una conversación con el por teléfono me identifico TANTO con éste texto, me siento como Alicia, cada acto o palabra inconsciente entra en lo profundo y acentuado de mi alma, cada “movimiento en falso” inconsciente consigue entrar en mi corazón sin filtros, sin barreras. Desde hace algún tiempo he venido cuidando mucho mi órgano palpitante, a múltiples oposiciones y obstáculos que impiden el ingreso de asuntos que me agravien o acongojen, sin embargo, con todo lo que venga de su parte no tengo ni una sola rémora que incapacite el proceso de contusionarme, es sumamente paradójico que no exista en tu ser ni una sola traba que prohíban el paso de gestiones sin querer negativas, que involuntariamente la persona que amas y anhelas que te ame hace y que inevitablemente te lastiman.

Algunas veces pienso que soy yo sola la que me lastimo, al fin y al cabo, él no tiene la culpa de lo susceptible que puedo llegar a ser cuando las acciones y los vocablos vienen de su parte además soy YO y nadie más quien decide que me afecta y que no. Examino mucho ese pensamiento… de vez en cuando logro pensar que es radical, porque por más que intento ser fuerte y armar una coraza contra sus ademanes instintivos me siguen percutiendo. ¡Bueno! He aquí uno de los dilemas de ser humano. He aquí uno de los problemas de ser humano, sentir de más.

Soy una persona muy distraída, muchos dicen que parezco boba por eso, a otros les molesta, a otros les es indiferente, personalmente creo que es una gran ventaja porque algunas veces ni me doy cuenta de cuando comentan cosas negativas acerca mío, una mañana estaba en el colegio y una amiga me estaba peinando con el cepillo de otra compañera (sinceramente ni siquiera sabía de quién era el cepillo) cuando mi compañera se dio cuenta solo dijo al grupo con el que estaba reunida “ahora mi cepillo huele a mierda” no escuché el comentario… estaba exenta de la burla que me hacían en el grupo de al lado, luego de que me comentaron lo ocurrido no puedo negar que la primera reacción fue sentirme un poco mal, es simplemente hiriente cuando se mofan de ti, sin embargo, luego de darle rienda suelta a mis sentimientos y a mis pensamientos, reflexioné. Lo hice durante un largo tiempo, analicé que definitivamente las palabras son muy poderosas y que no cualquier persona las toma de la mejor manera, aprendí que cuando vayamos a decir algo tenemos que pasarlo por filtros para no herir y cuando queramos comentarle a alguien algo que hayamos escuchado de él o ella es mejor preguntarse primero si lo que queremos transmitirle le va hacer bien; y es que me pregunto: ¿por qué me contaron aquella vez lo que dijeron de mí? ¿no era mejor dejar de alimentar el odio o la rencilla? No es falta de amistad o una relación sincera, TODO lo contrario, es primar el bienestar de esa persona que quieres, ¿anhelas realmente que esté bien? Entonces no le hagas saber cosas que gente negativa dice de él o ella. Cuando era niña lograba imaginarme con el super poder de conocer cómo y qué discurrían las personas de mi, luego advertí que conocer los pensamientos de las personas sólo te hace daño y me parece INCREÍBLE como un juicio o apotegma tenga tanta influencia sobre el bienestar mental de quien siquiera lo percibe.

Volviendo a centrarme en el tema, me duele bastante la distancia que toma mi padre, pero me duele aún más su lastimosamente superficial intento de tratar conmigo, a veces me pregunto: ¿realmente me quiere? ¿qué pensará cuando le comentan mi nombre? ¿siquiera alguien se lo comenta? ¿qué siente cuando piensa en mí? Y muchas más preguntas que sólo tú conoces, son simplemente incógnitas que se quedan en eso… sólo palabras estorbando entre dos interrogantes que buscan consumar su amor uniéndose, sólo palabras que llegan a ser fantasmas o sobras de pensamientos inconclusos nunca correspondidos, sólo vocablos que flotan en el aire sin ninguna dirección a la cual llegar, sin ningún destino.

19 Mai 2021 21:10 0 Rapport Incorporer 0

Commentez quelque chose

Publier!
Il n’y a aucun commentaire pour le moment. Soyez le premier à donner votre avis!
~