gera-rm1585440255 Gerardo Roma

Los Dioses Mayas crean el mundo y le asignan la tarea a Ixmukané de pintar la naturaleza, en ella esconde a guardianes que protegen a la selva de la mancha que la invade.


Infantil Todo público.

#guardianesporelmundo #selvalacandona #diosesmayas #cuidadoambiental #medioambiente
Cuento corto
0
2.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Mancha en la Selva

Al principio del principio de la creación del mundo los dioses hablaron con Ixmukané la diosa de la tierra para que creara espacios donde la convivencia entre la naturaleza y la humanidad fuera armónica.


Recorrió el universo recolectando colores de todas las tonalidades, tomó unas hojas y comenzó a plasmar la naturaleza con su acuarela, los dioses le pidieron que todas las pinturas las dejara secando y acomodando como un rompecabezas para después armarlo.

El tiempo era poco, los días habían pasado y solamente le faltaba una pieza para completar aquel rompecabezas, utilizó todos los tonos de verde que pudo encontrar, aunque a diferencia de otros cuadros a este en especial le dibujo a guardianes para proteger y cuidar de aquel espacio verde llamado selva.


Sorprendida de lo que había hecho llamó a los dioses para mostrarles su trabajo y comenzar a darles forma dentro del planeta. Chaac, el dios de los relámpagos y la lluvia estaba feliz de ver que sus venas correrían por diferentes partes del mundo.

Los dioses estaban satisfechos con el trabajo que había realizado, aunque uno de ellos vio algo peculiar en la última pintura y preguntó :

-Todo es maravilloso y tan limpio, aunque he visto que dibujaste a guardianes en algunos espacios y en otros no-


- Hay lugares donde la naturaleza por si sola no necesitará de protección porque los hombres no podrán llegar a ella, pero en otros casos será necesario- respondió Ixmukané.

Los dioses se encontraban confundidos y no estaban seguros de aprobar esta situación, ellos sabían que los humanos no dañarían por ningún motivo a la tierra que les generaría vida, entre ellos estaba el dios de la sabiduría, fue el único en estar de acuerdo con la diosa de la tierra, sabía exactamente la razón por la cual ella había puesto guardianes, pero se limitó a interferir, el tiempo les daría la razón.

A excepción de él, todos tomaron la decisión de borrar a los guardianes de aquella pintura:


-No hay necesidad de ponerlos, nuestros hijos cuidaran de la tierra y no se aprovecharan, la decisión esta tomada- dijeron los dioses.

Ixmukané tomo la acuarela nuevamente para borrar aquellas pequeñas siluetas que había dibujado, la orden había sido clara y no le quedo más que seguirla, su corazón no se equivocaba así que comenzó a pintar aquella selva nuevamente, a escondidas dibujo a los guardianes de túnica blanca y los cubrió con pintura para que los dioses no pudieran verlos, ella estaba segura de que lo hacía por el bien de aquella jungla.


Al día siguiente los dioses regresaron, observaron aquella última pintura y la aprobaron con gran alegría, tomaron la pieza y la colocaron en el rompecabezas uniendo todos los espacios naturales: praderas, desiertos, bosques y selvas estaban completos.

Los dioses estaban sorprendidos y felices con la interacción de los humanos y la naturaleza, algunos aprovechaban el agua para regar plantas, la tierra para cosechar y generar alimentos. La vida seguía transcurriendo hasta que una pequeña mancha comenzó aparecer en la última pintura, Ixmukané sé di cuenta e inmediatamente llamó a los dioses para informales, algo no andaba bien en aquella selva.


- ¿Que pasa?-, pregunto Hunab ku, el dios de los dioses, a él casi nunca se le veía, solamente si era un asunto de importancia como este.

- Una pequeña mancha se está esparciendo en la selva lacandona, nunca antes había pasado pero no es nada bueno- dijo Chaac.

- Es la mancha de la humanidad que se extiende por la selva, ellos saben lo que la naturaleza les brinda pero no tiene el mejor conocimiento de como usarla- dijo Itzmna, dios de la sabiduría.

En la pintura se visualizaba como esa mancha se iba esparciendo cada vez más, la preocupación invadió a todos los dioses, sabían que si aquella mancha continuaba todos los ecosistemas en el planeta serian afectados y en especial aquella selva.

La voz de la diosa de la tierra se escuchó:

- Me temo que he guardado un secreto por cientos de Años, mi corazón presentía que algo pasaría así que dibuje a los guardianes de túnica blanca dentro de aquella selva para una ocasión como esta- dijo.


Algunos dioses se sintieron molestos por la información que había ocultado, mientras que a otros solamente les preocupaba salvar la selva y que ningun otro ecosistema se alterara.

-No hay momento de discutir, hay que solucionar este problema- dijo Kinich Ahau el dios del sol.

Yum Kaax, dios del maíz y protector de los animales mandó a un jaguar para encontrar a los guardianes de túnica blanca y así poder despertarlos, habían estado dormidos por cientos de años hasta aquel día.

El dios Chaac desató una lluvia torrencial para tratar de controlar aquella mancha, al llegar al lugar los guardianes vieron como cientos de árboles había desaparecido por culpa de la deforestación que los seres humanos estaban haciendo, Ixmukané comenzó a pintar más y más guardianes para poder proteger aquel espacio sagrado, los dioses sabían ella tenía razón y no era el único lugar donde se necesitarían, pero si por donde empezarían.


Los dioses les dieron las llaves de aquella selva a los guardianes de túnica blanca con el fin de habitarla para protegerla y cuidarla.


Con el paso de tiempo la mancha fue desapareciendo, Ixmukané comenzó a pintar guardianes de distintos colores en aquellas pinturas donde hacían falta, corazón no se equivocaba, la naturaleza estaría protegida, conservada y vigilada por todos los guardianes alrededor del mundo.

12 de Agosto de 2020 a las 23:25 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Fin

Conoce al autor

Gerardo Roma desde que naces empiezas a crear solo necesitas un poco de imaginación para hacerlo realidad

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~