cami-bermann Cami Bermann

León esta sin internet y con lluvia en su casa, no tiene nada que hacer y se pone a ordenar los libros, se topa con algo ¿Eso es una foto? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde se encuentra ahora? ¿Ha viajado? Ya no está en el living de su casa pero ¿Dónde está?


Cuento Todo público.

#magia #muchacho #perro #album #fotos #viaje #cuento
Cuento corto
0
3.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La quinta

Era una tarde lluviosa, León estaba en pijama sentado en la alfombra de la sala pensando en lo que haría en todo el día, (que estaba nublado y frío), de repente empezó a llover tan fuerte que parecía que su casa se iba a inundar, cerró todas las ventanas y se volvió a sentar.

Cansado de estar sentado se acostó, desde la alfombra podía ver en el techo las mismas manchas de humedad que estaban desde que había comprado la casa, es decir hace cinco años. León decidió que haría algo, prendió la tele pero pero no había nada interesante, intentó ver una película en Netflix, pero no había wifi así que no podría hacer nada que conllevara internet.

- Ojalá tuviera un libro para leer - dijo. No es que no tuviera los textos de economía de la facultad, pero tampoco estaba tan sediento de palabras. En su computadora tenía música descargada “Es perfecto” pensó, puso una canción de su playlist favorita y se descubrió a sí mismo ordenando los libros de un estante que tenía tanto polvo que con solo pensarlo molesta la nariz y dan ganas de estornudar.

Sacó todo lo que había en el estante, lo limpió con un trapo y con Cif y dividió a los libros en tres pilas: los que se quedaban, (que los volvía a colocar en su lugar), los que guardaba a un costado para dárselos a su madre y los que dejaba en otro costado para devolvérselos de una vez por todas a su hermano. Pero mientras hacía todo este proceso notó algo que parecía haberse colado entre los libros.

Escondido debajo de un libro chato y con mucho polvo estaba el álbum de fotos de su infancia, el álbum rojo y pesado. Las fotos de un color perfecto parecían recién tomadas pero eso no podía ser menos real. En tanto León miraba las fotos, recordaba los momentos con su madre y su hermano. Sin darse cuenta, se colgó viendo una foto en particular, en esta estaba vestido con una remera blanca y un short a cuadros, era verano, el sol le pegaba en la cara y estaba con Lila, su labradora, que en ese momento estaba vivita y coleando, pero en la foto había alguien más. De lo que León no se percató es que había entrado en una sección especial en su álbum: era la sección con Flavio, su bisabuelo, todas las fotos que aparecían ahí, incluida la que estaba mirando, eran de Flavio y León.

León miró la foto, y pudo sentir cómo sin su consentimiento su vista se nublaba y cómo de sus ojos verdes salían lágrimas que al entrar en su boca se sentían saladas y frías. Hace mucho que no pensaba en su bisabuelo, sin poder mirar la foto un minuto más se tapó la cara con las manos y se puso a llorar.

De pronto sintió cómo algo húmedo y rasposo le tocaba las manos, al sacarlas de su cara se encontró con su perra Lila. Miró a su alrededor y vio que no estaba más en la sala de estar de su casa con el pijama puesto, sino que tenía puesta una remera blanca y un short a cuadros, era verano y el sol le pegaba en la cara. Vió de nuevo a su alrededor y abrazó a Lila que al darle besos lo hizo llorar de emoción, luego comenzó a caminar por el lugar, lo conocía de memoria porque estaba en la quinta de Flavio, como si fuera un sueño lo vio al fondo sentado en una reposera tomando un mate, cuando se acercó no podía pronunciar palabra.

Flavio se dio vuelta:

- Mi Leo, estás tan grande, tan alto, te extrañé...

León lo miró, miró el piso y a su perra Lila. Sus labios dibujaron una sonrisa amarga, su respiración se volvió corta y sumisa, su vista se nubló, sintió sus hombros temblorosos y sus piernas comenzaron a ceder, sin casi poder mantener el equilibrio cayó de rodillas al suelo y fue abrazado por Flavio tan dulcemente que sintió cómo sanaba su corazón que se había roto cuando era niño y su bisabuelo falleció.

-Yo también te extrañé - dijo León.

En el piso, junto a ellos, había una foto de un muchacho ordenando libros en pijama en la sala de estar de su casa, pero nadie sabía quién era y tampoco importaba.

11 de Abril de 2020 a las 03:11 2 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Cami Bermann Mi nombre es Camila, tengo 21 años y estudio para ser maestra de primaria. Desde chica que me gusta escribir, y por fin tengo un lugar para subir mis escritos. ¡No te olvides de SEGUIRME, darle "LIKE" y COMENTAR lo que suba, así se que te gusta!

Comenta algo

Publica!
María Ramìrez María Ramìrez
Lindo. Serás una exelente maestra de primaria. Pero debes recordar algo. Escribir para los niños no es fácil. Investiga acerca de la literatura infantil actual te será útil.
May 07, 2020, 17:40

  • Cami Bermann Cami Bermann
    No todos los cuentos que escribo van dirigidos particularmente para niños. Es para la persona a la que le gusta leer, algunos son escritos para el público infantil, y otros no tanto. De igual forma, la literatura infantil cambia según el contexto histórico, social, cultural, etc. No es necesario que me apegue a la literatura actual, puedo escribir lo que quiera, y seguro tendré gente que querrá leerme. June 14, 2020, 18:37
~