1566617928 Francisco Rivera

Sentimiento amoroso puesto a prueba en medio de dificultades insospechadas como las que atravesamos a partir de 2020...


Romance Contemporáneo Todo público.

#romance #-Quédate-en-Casa
Cuento corto
0
914 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¡Aquí, Eva...! ¿Y, Adán...

Enternecido por la promesa hecha realidad desde la noche anterior, al llevar a cabo una segunda formación vital, complementaria de la primera versión, Adán celebró de manera natural su irrepetible despertar del sueño costillar donde el Demiurgo extrajo su versión más acabada de donante sin consenso

Obviando esta circunstancia, prevalecía en él cierta contracorriente curiosa, digamos, en todo su ser, cuando un beneplácito eléctrico recorrió su estamento de varonía en repetidos e incesantes momentos inexplicados.


De cabeza a pies se desbordaba un abrupto arrostrar ante cualquier situación ya prevista, anticipada por el Inmortal Arquitecto Cósmico, tanto Intra como Extra Estelar...

La silueta de criatura segunda, inundada de luz de reposo infinito lo cegó en cada uno de sus destellos otorgados desde el Demiurgo, dando falsa impresión de que el acto de dones entregados como recursos mujeriles, ya sobrepasaba la condición de etiqueta de producto hecho a imagen y semejanza varona: eternos-sobrenaturales y multivariados de Pura Cepa Fémina, Hembra...


Al testificar esa configuración asignada a la susodicha, también encontró ese rasgo incomprensible con todo lo que su ser encerraba no sin advertir sorpresa de ostentación sin reparo suficiente del Maestro, pues la moza sobrepasaba a Adán en aparente transparencia y regalada coquetería...

A su pesar, y como si se tratara de un desconocido para ella -que lo era-; también sintió hacerlo pasar por un mero interfecto semejante -que también lo era-; y en extremos recurrentes, -hacerlo parecer más bien un vecino pero menos que un pretendiente -que también lo eran-; a su vez, como un enamorado huidizo de su terrible condición femenina -que lo era- pero sin renunciar a convertirse en determinado momento en su inmediato poseedor de cuerpo, mente y voluntad a las que impondría su varonía masculina, machorra y hombruda...como desquite habido en su propia condición de hombre afrentado.


Tras sucederse lo que debió ocurrir dentro de esas circunstancias cada vez que ella le requería para cualquier cosa, asunto o antojo, se limitaba a expresarle con un dejo de arrebato en lo siguiente: ¡Eva, aquí...! y él, condescendiendo con paciencia aconsejada por el Omnímodo Voluntarioso y Arcano Creador, solícito la complacía...

Pero, siendo lo que era y ocurriendo lo que érase que fuera todo el idílico Jardín Paradisíaco testimoniaba también sus condescendencia natural para cumplirle a la Dama Madre Prolífica del género humano, tanto en ese atemporal sucederse las cosas y sus circunstancias hasta que sobrevino la vuelta de inspección general de Adán por todo el perímetro de esa Gran Landa de Nunca Jamás...


¿Recuerdan el asunto aquél donde el ocio aunado a su superior comezón de curiosidad la llevó a planear un recorrido peatonal para descubrir y admirar la vegetación de su Jardín Divino, sin avisar ni hacer los trámites de rigor ante el Creador de lo Existente?

Pero ¿También sin comentarlo a su Par Masculino?


Bien, versiones de más, versiones de menos dentro de ese teléfono descompuesto del libro de los mitos, de las incorporaciones hechas en la Biblia o de cualquier otra versión estructurada dentro de las posibilidades de las tradiciones orales de todos los pueblos, siempre han omitido lo siguiente:


1.- El emblemático: "¡Aquí, Eva! fue dicho tantas veces por ella dentro de las posibilidades de intercalación que median entre una Alfa y un Omega.

2.- El Creador, ocupado en trazar los linderos del espacio interior, del espacio exterior y de los confines extraños que dispuso con todo lo que los científicos van descubriendo a cuenta gotas, debió no escucharla, bien a bien y por encontrarse en Vaya-Uno-a-Saber-Hasta-Dónde-Andaba...

3.- ¿Y, Adán...? Empeñado en concluir lo innombrado, so pena de castigo terrible del Arquitecto de su Destino si no concluía su encomienda, hay de él cuando se lo solicitara de un momento a otro, sin previas peticiones, ni mediando Oficialía de Partes o cualquier recurso escrito, hablado o transmitido, a como se suele indicar en los derechos de autoría, sin copia permitida.

Y, así, aún haciéndolos precautorios ante la progenie humana acostumbrada a esta actualidad de Pandemonia, desde que los mensajes son el medio -y no al contrario-, las distancias han hecho virtual al planeta; los encierros se confinan; las distancias se pretenden sanear; y la vida tuya, mía, de cualquier otra persona, habrá de acostumbrarse a nuevos sucesos, como los que ahora ocurren...


"¡Aquí, Eva! ¿Adán, dónde...?", parece que toma sentido...


¿Qué os parece...amistades lectores, escritoras de todo el mundo de esos días extraños e incertidumbres de medias tintas, por cuanto se calla lo imprescindible, sin decir lo necesario que deba decirse para no prevenirnos mejor?

¿Hay o no hay drama esencial en lo que ahora ocurre?

¿Hoy hay lo que hay en el diario vivir confinado y, es así, en verdad, y no otra la verdad aún no revelada?

¿Servirá de algo expresar lo titulado en un drama compartido en todas partes y obviado en ningún lado?

7 de Abril de 2020 a las 23:45 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comenta algo

Publica!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Abordando drama en oportunidad de # Quédate en Casa, y en guardia activa...
April 07, 2020, 23:45
~

Más historias

Una Última Esperanza Una Última Esperanza
SERENDIPITY SERENDIPITY
DIME QUE TODO ESTARÁ BIEN. Primeros capítulos DIME QUE TODO ESTARÁ...