stivenbc Stiven Bernal

Es la historia de la pesadilla dentro de un sueño de un joven promedio.


Suspenso/Misterio Todo público.
Cuento corto
0
3.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

I

Tenía los ojos cerrados, sentía una grandiosa paz interior, cada músculo de mi cuerpo estaba en reposo, mi mente sin nada en qué pensar… bueno, después de todo estaba dormido, se supone que las cosas deben ser así. De pronto, algo empezó a preocuparme, estaba durmiendo pero podía recordar al mundo real. Tal vez era la discusión con mi padre hace unas horas o la enfermedad interminable de mi madre o tal vez tan solo el celular que dejé cargando. La cuestión es que ya no tenía paz y lo peor es que no recuerdo exactamente por qué. Pero bueno, pensé que ya estaba olvidando todo de nuevo y fue entonces en que el sonido del silencio se volvió tan ruidoso que sentía que mi cabeza iba a explotar, no fue así, aunque el silencio se hacía cada segundo más fuerte. Habrán sido 20 segundos, y bastó, para conocer lo doloroso y perturbador que pueden ser el silencio y la soledad, de hecho, ya son 2 años que nadie me acompaña en la cama. Después de los 20 segundos quedé paralizado, no podía ni siquiera mover mis pupilas y eso me aterraba. Tenía miedo de no poder abrir mis ojos y también de abrirlos. Llegué a pensar que mi vida acabaría en esa noche tranquila a mi alrededor, sin embargo no me gustaba la idea de irme con los ojos cerrados y mucho menos me gustaba la idea de encontrar mi final al abrirlos. Estaba agotado, pero no dejaba de intentar mover alguna parte de mi cuerpo, tenía el deseo y necesidad de saber que mi cuerpo aún funcionaba y con respecto a mis ojos solamente quería saber que podía ver. Mi mente empezaba a quedar en blanco gracias al caos que mis discapacidades físicas causaron. Cuando mis pensamientos pararon fue mi nariz quien empezó a sentir el aire frío que entraba por la ventana que dejé abierta esa noche de tormentas, luego mi corazón golpeaba mi pecho suavemente, mis dedos empezaron a sentir la suavidad de mi cama y mis órbitas rozaban mis ojos avisándome que era seguro ver. Yo no pude abrirlos, después de todo el miedo había consumido totalmente a mis deseos. Como un animal de circo, ahora tengo miedo de hacer lo que hace poco era prohibido y, supongo, que eso fue lo que me llevó al inicio de nuevo. El silencio volvió a apoderarse de mis oídos, mi nariz ya no sentía más el aire, mi mente paró y creo que fue ahí cuando creí en que todos tenemos alma, porque sentí que algo salía de mi cuerpo. El silencio seguía ahí, pero era el silencio como todos lo conocemos: tranquilo y apaciguador. todo fue una pesadilla, abro los ojos y miro por la ventana, ya era de día y el sol encima de la montaña me saludaba, miro para abajo y mi madre está regresando de la panadería, intento llamarla pero no me oye, de hecho ni siquiera yo puedo oírme, doy un paso a la derecha para ver mi reflejo en el vidrio y no puedo encontrarme. Maldita sea, puede ser que... he... muerto... Froto mis ojos con la esperanza de verme y todo se aclara, realmente no tengo reflejo, entonces el sol lanza se apaga y al cobrar su luz de vuelta lo único que alumbra es mi ventana y lo que hay detrás de ella, me doy la vuelta y no tengo palabras para lo que veo, ni siquiera el tacto para sentirme pero no era lo que me importaba. Sin la seguridad de mi situación y el control de mi supuesto cuerpo doy un paso atrás... el resultado... yo caigo desde el quinto piso del edificio donde vivía, mientras caigo no tengo pensamientos y tampoco estoy consciente de que estoy cayendo pero puedes conocer la historia con tan solo ver mis ojos, si es que puedes hacerlo. Para el momento en que recupero la consciencia ya he vuelto a mi aburrido cuarto, con mi cara sudada y nada con qué cubrir mi cuerpo del frio satisfaciente. Cierro la ventana detenidamente, aún con el miedo de mi reflejo, y todo sigue las leyes de la naturaleza, afortunadamente. No he vuelto a ser el mismo desde entonces, esas repetidas veces que desperté me alejaron de mi noción de la realidad.

4 de Abril de 2020 a las 23:46 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Stiven Bernal Soy un estudiante, me gusta aprender idiomas y me gusta escribir en español y en inglés todas mis ideas incluso mis sueños.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~