A
Andrea González


Sack tiene una vida que...sin tomar alcohol y drogas, él se ve afectado en ese tema. Pero pronto saldrá de ese mundo y su vida dará un giro de 180 grados. Sigue la historia para saber qué le pasa.


Ficción adolescente No para niños menores de 13.

#amor #adopcion #alcoholydrogas
0
3.6mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Mi vida

Sentí el palo de madera en mi espalda. Me dolía. También olía a alcohol proveniente de la borrachera de mis padres. ¿Qué les había hecho yo? La respuesta es nada. Nada. El motivo era que no tenían conciencia provocado por su adicción y por eso me pegaban. Mi vida era una tortura.

Tenía 7 años y mis padres eran narcotraficantes y adictos al alcohol y las drogas. Tenía una infancia, que más que infancia, era infierno. Mis abuelos me cuidaban los fin de semanas, ellos eran los únicos que me trataban bien. Pero entre semana era mi maldición, ya sabía lo que me esperaba.

No tenía amigos. No los tenía y no se preocupaban por lo que me pasaba. Siempre cuándo me veían una herida decían que yo era el problemático y por eso mis padres me pegaban y se iban atemorizados como si todo eso fuese cierto.

Solo os digo una cosa, a veces, nada es lo que parece.

Mis padres en la calle son vecinos que bueno nadie se preocupa por ellos pero cuando preguntan por mis heridas ponían excusas. Y lo peor es que mis vecinos se las creyeron. Menudos idiotas de vecinos tenía. Y me recomendaban tener más cuidado que al final me iba a hacer daño de verdad y lo lamentaría por no hacerle a caso a mis padres. ¡Si les hiciese caso a mis padres de “ven aquí que te pego” habría muerto hace mucho!

4 de Abril de 2020 a las 09:12 2 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Mis padres

Comenta algo

Publica!
AG Andrea González
Espero que os haya gustado mi libro Sack. Gracias a todos los que han leído y están leyendo mi libro. Con cariño: Andrea Glez.
April 05, 2020, 11:23
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas