sebasilvestri Sebastian Silvestri

Selección de veintidós microrrelatos, de menos de cien palabras, sobre gente que no encaja en este mundo, o sobre un mundo que no encaja en esta gente.


Cuento No para niños menores de 13.
Cuento corto
14
3.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

22 MICRORELATOS SOBRE LOCOS


EL AMOR ES PARA LOS LOCOS

Están quienes caminan por el mundo de los cuerdos. Están quienes caminan por el mundo de los locos. Y también estaba él, que ni cuerdo ni loco, caminaba por el delgado muro que divide ambos mundos.

Y siendo muy loco para los cuerdos, pero muy cuerdo para los locos, vivió solo por un tiempo. Tal vez, demasiado tiempo para un cuerdo. Tal vez, muy poco tiempo para un loco.

Hasta que la conoció a ella. Y como el amor sólo está reservado para los locos, decidió saltar del muro hacia el mundo de la locura.



PIEDRAS AL RÍO

Siempre le habló a las piedras, y ellas le respondían. Oía sus problemas y las aconsejaba. La gente se burlaba de él. Lo llamaban “El terapeuta de piedras”. Y tanto se burlaron, que llegó a pensar que algo en él estaba mal. Con la ayuda de un doctor, se convirtió en una persona normal. Tan normal como los que se burlaban de él antes. Pero ahora era un hombre más en el mundo. Nadie ni nada le hablaba, y su vida dejó de tener sentido.

Enfadado con la sociedad que lo ignoraba, pero mucho más con las piedras que ya no le hablaban, comenzó a arrojarlas al río.

«Una a una se hundirán, hasta que no quede ninguna», pensó.

Pero cuando notó que en este mundo había más piedras que personas, y que jamás terminaría, decidió arrojar su propio cuerpo.


COMPAÑERA

Vamos a abrazar la locura, aunque sea sólo por un instante.

Vamos a caminar por los puentes que cuelgan sobre las cabezas de aquellos que creen estar sanos.

Vamos a caminar siempre de la mano.

Y tal vez así, ese instante dure para siempre.



LUCES

Después de años de encierro, por fin era libre. Su nuevo cuarto era tan grande, que hacia donde mirara no veía ninguna pared. De día el techo era azul y luminoso, pero de noche era negro y cientos de luces parpadeantes molestaban su sueño.

La primera noche no durmió, la segunda tampoco. La tercera noche no resistió más, y con un disparo en la sien, apagó todas las luces para siempre.



EL TIEMPO

Miró el reloj y era tarde, ya no podía hacer nada. Decidió mirarlo una hora antes y seguía siendo tarde. Volvió a mirarlo dos horas antes, y aun así era tarde. Así que lo miró tres horas antes. Pero era demasiado temprano para hacer algo, así que decidió seguir durmiendo.



¿QUÉ ES REAL?

—Esa mujer de la que hablas no es real. Sólo está en tu cabeza.

—¿Y quién eres para decidir qué es real y qué no lo es?

—Soy un médico acreditado. Puedes ver mis credenciales en este muro.

—¡Pero si estamos en el parque! ¡No hay ningún muro aquí realmente!

—Ya te he dicho, que soy yo quien puede decidir qué es real y qué no lo es.



LA MARCHA DEL SIN-RUMBO

El camino es largo si el destino es lejos. Pero para él, que el destino era imaginario, el camino era eterno.

Y tanto anhelaba llegar a ese destino imaginario, que cuando su cuerpo se quedó sin aire su alma continuó caminando. Cruzó el purgatorio, el cielo y el infierno sin reparar en los ángeles ni en los demonios que lo veían caminar. Y estos no se atrevieron a detener su marcha.

Continuó más allá del tiempo y del espacio. Hasta que confundido, en la propia nada se detuvo y pensó:

«¿Hacia dónde me dirigía?».



ALZHEIMER

¿A dónde se fue el olor de las flores?

¿A dónde se fue el sabor del café?

¿A dónde se fueron mis pinturas?

¿A dónde se fueron mis libros?

¿A dónde se fue tu rostro?

¿A dónde se fue tu voz?

¿Por qué, si fueron ustedes quienes desaparecieron, este desconocido insiste en que soy yo quien no está bien?



VÁSTAGO

Una hoja seca cayó sobre su cabeza, y ella comprendió que el otoño había llegado. A su lado, un pequeño vástago crecía indefenso.

«No soportarás el otoño», pensó y lo cubrió con su propio cuerpo, esperando que su amor le dé el calor suficiente para resistir hasta la primavera.

Pasó a su lado el otoño, y luego el crudo invierno. Hasta que, durante el equinoccio, su cuerpo no resistió más y se desplomó en suelo.

El vástago sobrevivió y creció. Y desde entonces, cada primavera, florece en su nombre.



EL AMOR ES UN PLACEBO

—Ya no volverás a hacerme daño, porque he encontrado el amor. Y el amor es la mejor cura para cualquier mal —le dijo a su propio reflejo en el espejo del baño, y volteó hacia la puerta.

Pero su reflejo no hizo lo mismo. Se quedó inmóvil, mirándolo con su sonrisa macabra dibujada en el rostro. Y antes de que terminara de cruzar la puerta, el reflejo le respondió: —Pronto entenderás, amigo mío, que el amor no cura nada. Tal vez me olvides por unos días. Pero el amor es un placebo, y pronto, volveremos a vernos.



HUMA

Gatea. Y si aún no te sientes libre, aprende a caminar.

Camina. Y si aún no te sientes libre, comienza a correr.

Corre. Y si aún no te sientes libre, ven a mis brazos. Juntos vamos a aprender a volar.



ESTATUS Y CLASE SOCIAL

Hasta su último centavo gastó en obtenerlo, convencido de que lo haría rico. Un majestuoso galgo, de sangre pura. Su postura esbelta era digna de su linaje, que se remontaba muchas generaciones atrás.

Pero había algo en ese animal que lo estaba enloqueciendo. Era un perro de raza, y ahora él un hombre pobre.

Incapaz de sostenerle la mirada, y sintiéndose socialmente inferior, colocó un collar sobre su propio cuello y comenzó a dormir a los pies de su nueva mascota.



ALGO ESTÁ MAL

Ella sabe que hay algo que está mal.

Donde todos ven negro, ella ve blanco. Donde todos ven blanco, ella ve azul.

Donde todos ríen, ella se entristece. A donde todos están tristes, ella no va.

Donde todos odian, ella amaba. Y nunca conoció un lugar donde todos amen.

Donde todos hablan, ella escucha. Pero tampoco conoció algún lugar donde alguien la escuche a ella.

Ella sabe que hay algo que está mal, pero sabe que no es ella. Lo que está mal es esta sociedad.



AQUELARRE

La bruja Aífos lideraba el aquelarre. Frente a ella, seis mujeres vírgenes, escogidas por su condición asexual, contemplaban el altar donde serían sacrificadas para dar vida a una nueva era de oscuridad. Una ceremonia para la que Aífos se había preparado por mucho tiempo.

Pero cuando todo estaba listo para dar inicio al sacrificio, una voz se elevó desde lo alto interrumpiéndolo:

—Sofía, es hora de ver a tu terapeuta —dijo su madre.

La niña dejó lo que estaba haciendo y caminó feliz hacia la puerta. Su madre, contemplando la escena, pensó: «No creo que ninguna niña de diez años juegue de esta forma con sus Barbies».



SIRA

Ella no duerme, porque no lo necesita. Sueña despierta, como lo hacen los genios. Como lo hacen los locos.

Ella no duerme, porque sabe que el sueño de los dormidos muere al despertar. Pero los suyos son eternos.

Ella no duerme, porque sabe que los sueños de los dormidos son involuntarios. Pero ella construye sus propios sueños a su antojo.

Ella no duerme, porque no lo necesita. Sueña despierta, como lo hacen los genios. Como lo hacen los locos.



LA ÚLTIMA PELEA

Era la pelea más importante de su vida. Estaba cansado de pelear, y se prometió que no lo haría más, pero frente a él estaba el hombre al que más odiaba. Y al mismo tiempo el único peleador que estaba a su altura. Antes de su retiro se aseguraría que su oponente sufra un daño tan grande que tampoco pueda continuar golpeando personas.

Era igual a él y se movía igual que él. Cada golpe que lanzaba chocaba contra los puños de su rival, que había lanzado un golpe igual.

Decidido a terminar con todo, lanzó un Cross de derecha con su alma puesta en él, rompiendo el espejo en cientos de fragmentos que se incrustaron en sus ojos.

Ahora estaba ciego, ya no podría seguir peleando. Pero al menos el hombre que más odiaba también lo estaba, y tampoco podría seguir golpeando gente.



REGRESIÓN

Después de mucho tiempo, volvía a viajar en tren, y estaba feliz por eso. Pero había algo que no estaba bien. El vagón habría estado vacío de no ser por ella y por el hombre que la miraba fijo con una horrible sonrisa macabra en su rostro.

Despertó asustada en el diván de su terapeuta.

—¿Pudiste ver bien su rostro esta vez?— le preguntó este.

—Sí —dijo con la voz quebrada por el llanto.

—¿Entonces podrías reconocerlo en la corte? —insistió acercándose a ella con la misma sonrisa que había visto en el sueño.

Ella gritó mientras intentaba desesperadamente huir, pero ya era demasiado tarde.



ETERNO ARTE EFÍMERO

Miró la iglesia frente a él, y miró su cuadro. Estaba terminado y ambos eran idénticos. Él era capaz de reproducir hasta el más mínimo detalle en un lienzo.

«¿Pero realmente esto es arte?», pensó mientras encendía un cigarrillo.

Sin que lo note, una pequeña braza se desprendió, e instantes después, comenzó a ver el retrato de la iglesia arder frente a sus ojos. Nunca había visto algo más hermoso en su vida.

«Eso sí fue arte. Pero duró unos instantes, y sólo yo puede verlo».

Volvió a mirar la iglesia.

«¿Acaso no sería hermoso llevar este arte a otra escala?».



¿ERES LO QUE DICES SER?

Observaba a las aves en el bosque cuando descubrió una con un ala rota. Él, que llevaba años estudiándolas y afirmaba ser uno de los científicos que más sabía de ellas, le dijo burlándose:

—¿Así que no puedes volar? ¿Pero cómo puedes ser un ave si no vuelas? Eso sólo significa que no eres lo que dices ser. Entonces; ¿qué eres realmente?

El ave lo miró y respondió:

—¿Y qué hay de ti? ¿Realmente eres lo que dices ser? ¿O sólo eres un pobre loco extraviado en el bosque que cree hablar con las aves?



INDETERMINACIÓN

Un anciano de mirada extraviada ingresó en su clase de matemáticas y se paró frente a los estudiantes.

—¿Podemos ayudarlo en algo? —le preguntó el docente.

—Eso espero —dijo el anciano— No tengo ninguna manzana, ni nadie a quien dársela ¿Cómo resuelvo esa ecuación?

—No existe una respuesta a eso. Cero dividido cero es una indeterminación—dijo el docente.

El anciano sacudió su cabeza y caminó hacia la puerta.

—¿Acaso usted conoce otra respuesta? —le preguntó un estudiante antes de que salga.

—No —dijo en anciano entre lágrimas— Yo sólo sé que estoy cansado de estar solo, y no tener nada que comer.



PEQUEÑO LUZ

Ese pequeño rostro, es el más hermoso que he conocido.

Esos pequeños brazos, son los únicos que pueden sostenerme.

Ese gigantesco brillo en tus pequeños ojos, es toda la luz que necesito para llegar a donde vaya.

Ese “te amo” en tu pequeña voz, es todo lo que necesito para no caer.



VEINTIDÓS (EL LOCO)

Cada noche soñaba con un loco y apostaba al veintidós. Pero nunca ganaba. Del otro lado del sueño, un loco soñaba cada noche con un hombre normal. Pero nunca encontraba un número que lo represente.

Cansado de no ganar, el hombre decidió no apostar. Cansado de no encontrar el número, el loco decidió apostar al veintidós.

Ese día el número sorteado fue el veintidós. El loco, perdido en sus pensamientos, olvidó que había apostado. El hombre normal, enloquecido por su mala suerte, acabó con su vida saltando desde su balcón.

3 de Abril de 2020 a las 01:42 22 Reporte Insertar Seguir historia
19
Fin

Conoce al autor

Sebastian Silvestri Arqueólogo de día. Escritor independiente de noche.

Comenta algo

Publica!
Roberto R. Roberto R.
Saludos; un tremendo placer conocerte. Son verdaderas obras de arte en miniatura. Todos me gustan, en especial Alzheimer y el 22. Te sigo y espero disfrutar leyéndote en el futuro. Un abrazo.

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Roberto.Muchas gracias por la lectura y el comentario. Me alegra mucho que te hayan gustado. Nos estamos leyendo! Saludos! 6 days ago
Orlando Zaldívar Cervantes Orlando Zaldívar Cervantes
excelente, men, nos seguíamos uno a otro, pero formateé la computadora y se borro mi perfil, saludos desde méxico, esto lo hago para q nos hagamos un círculo de crítica
May 22, 2020, 18:07
Is Bel Is Bel
Brillante. Cada relato es único y maravilloso. Acabo de hacerme tu fan. Tienes muchísimo talento. ¡Nos leemos!
May 09, 2020, 14:03

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Muchas gracias Is! Me alegra que te haya gustado. Ya te estoy siguiendo y espero que poder leerte pronto. May 09, 2020, 14:36
Diego E. Diego E.
Saludos!. Buen trabajo, me identifico con algunos !
April 07, 2020, 04:29

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Muchas gracias por el comentario Diego! Me alegra que te haya gustado. April 10, 2020, 11:49
Luis  Goicochea Luis Goicochea
Muy bueno.Excelente.
April 06, 2020, 08:28

Matías Díaz Matías Díaz
¡Simplemente wow!, no me esperaba jamás esta reacción al leer tus microrrelatos cuando ayer, (casi sin querer debo confesar), le di click a tu escrito. Se me pusieron los pelos de punta con "Aquelarre" (sin duda mi favorito), y por fin puedo decir, después de largo tiempo, que disfrute algo del tópico del terror, con "regresión". Otros relatos que destaco, porque literalmente tuve que pararme de la silla un momento para decir "wow", fueron piedras al río y alzheimer, aunque en general todos me gustaron mucho, y creo que tienes un talento genial. Sin duda alguna te estaré leyendo. ¡gracias por dejarnos estos pedazos de escritos!
April 05, 2020, 23:48

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Matías. Me alegra mucho que te haya gustado! Siempre es una gran alegría recibir devoluciones tan positivas, sobre todo cuando vienen de autores a los que he leído y sé que tiene un gran talento como vos. Me gusta ver como varían los preferidos en cada uno de los comentarios. Dicen que "sobre gustos no hay nada escrito", y parece que es verdad. April 06, 2020, 02:20
Andrés Díaz Andrés Díaz
Finalmente he concluido la lectura (después de una larga interrupción). Debo decirte, estimado Sebastian, que varios de tus fragmentos son magistrales. Destaco los siguientes como los mejores a mi consideración: ¿Qué es real?, Sira, Indeterminación, Algo está mal, ¿Eres lo que dices ser? y Alzheimer. Todos estos son, para mí, lecturas dignas de revisión en una clase de la Facultad, a la luz de un análisis foucaultiano o freudiano, además de que no pecas de romantizar a la locura, sino que cuestiones verdaderamente dónde está ese muro delgado y quién es el que lo designa como barrera insondable e infranqueable. Te haré una reseña porque en verdad me ha fascinado. No hablo por todos los psicólogos, pero sí como crítico de las normas sociales discriminatorias y de las prácticas inhumanas que son "el rostro de la ciencia médica". Te hago las siguientes observaciones: hay algunas palabras omitidas, nada que no se puede resolver con una lectura pausada. Además, debes tener cuidado al conjugar verbos: en "Indeterminación", por ejemplo... "—¿Y acaso usted conoce otra respuesta? —preguntó un estudiante antes de que *saliera*" (pretérito imperfecto es la conjugación adecuada, de lo contrario rompe con la linealidad de la lectura). Hay varios casos así en distintos relatos. Te envío un saludo desde México. Te invito a leer uno de mi relatos llamado: "El enredo", se que podría gustarte después de leer todos estos relatos...
April 05, 2020, 01:47

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Andres. Te agradezco mucho tus palabras. Me alegra mucho que hayas disfrutado leyendo estos relatos. Voy a revisar esas observaciones que me has hecho, y por supuesto que te voy a estar leyendo pronto. Saludos y nuevamente muchas gracias! April 05, 2020, 13:25
Prince Gómez Prince Gómez
No sabía que me iban a gustar los Microrelatos. No soy de leer historias cortas pero sin embargo lo vi por privado y me pareció interesante. Son de esas historias que te relajan cuando las estás leyendo y eso me atrae. Al menos en momentos difíciles, es bueno relajarse y tomarse un te leyendo tus correos relatos. Como ya te dije en la reseña, no hagas solo 22, sube el triple, o más si es necesario. Espero tomes mi consejo que de verdad tienes arte para ello. Se te quiere Sebas! Saluditos
April 04, 2020, 19:40

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Prince! Gracias por el comentario amigo! Te lo dije por privado, pero lo escribo también aquí: Son 22 porque ese número representa a "El Loco" en la lotería. Pero sí, podría escribir miles... Amo esta temática! April 04, 2020, 19:51
Andrés Díaz Andrés Díaz
¡Saludos! Magníficos relatos. Apenas voy empezando con esta lectura pero ya quedé prendí prendido del primer y segundo cuento. Además, el sexto, "¿Qué es real?" retrata el poderío del discurso médico sobre el cuerpo de los desdichados a los que tilda de locos para arrebatarles cualquier derecho, incluso el derecho a la duda. Hace poco concluí mi licenciatura en psicología y no pude evitar pensar en la obra de Foucault cuando leí ese brevísimo pero relato. Sigo leyendo. Excelentes piezas componen esta antología.
April 04, 2020, 19:05

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Andrés! Que lindo es recibir una devolución como ésta. Sobre todo porque cuando lo publiqué tenía "miedo" de que lo lea un psicólogo y me mate en un comentario. Pero en lugar de eso lo leyó un psicólogo y me dijo que había pensado en Foucault mientras lo hacía!!! Realmente me alegraste el día con eso! Saludos! April 04, 2020, 19:49
Proséf Chetai Proséf Chetai
Hola Sebastian. Gratamente sorprendido. Me gusta la profundidad con que escribes. Notos tenemos de la facilidad de decir tanto con tan pocas palabras.
April 04, 2020, 11:54

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Proséf. Muchas gracias por el comentario. Me alegra mucho que te haya gustado! April 04, 2020, 13:37
Orlando Zaldívar Cervantes Orlando Zaldívar Cervantes
algunos relatos son muy buenos
April 04, 2020, 02:17

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Hola Orlando! Gracias por el comentario. Me alegra que te hayan gustado. April 04, 2020, 02:36
Светлана Винн Светлана Винн
очень хорошо
April 03, 2020, 05:13
~

Más historias

Telaraña Telaraña
Fuera de Tiempo Fuera de Tiempo
Mensaje a García Mensaje a García