russe Russe Rovira

Es una historia llena de misterios ocultos que poco a poco se irán revelando, amor, secretos y magia serán el principal elemento de esta novela.


Suspenso/Misterio Todo público.
8
1.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

El

Las tardes pasan lentas mientras mi mente pelea con mi conciencia ante la incertidumbre de lo que ocurrirá el día en que decida enfrentar lo imposible, pero el tiempo me enseñaria más adelante de que todo puede pasar.

Recuerdo que esa tarde lluviosa y fría espere a que él diera la espalda y desapareciera a través de la espesa neblina que invadía toda la calle de aquellos edificios grises, así que igualmente me di la vuelta dejando atrás aquella ventana que por años ha sido la causante de tantos sentimientos encontrados dentro de mi. Baje calmadamente las escaleras y fui a la Cocina a prepararme una taza de té para calentarme un poco, cuando de pronto un fuerte golpe sacudió la puerta principal ... toc! toc!

Rápidamente me dirigí a abrir la enorme puerta y fue cuando vi los ojos más hermoso que jamás vería! grandes! profundos! y azules, me miró fijamente sin parpadear, creo que yo tampoco parpadie! Con voz suave pero aguda me pidió una dirección que resultó desconocida para mi, era algo muy extraño porq el pueblo era pequeño y casi se conocían todas las familias entre si, el joven buscaba a una familia de apellido alujas, Pero no pude dar razón de ello, puesto que los únicos alujas conocidos, hacia décadas que dejaron el pueblo por una tragedia ocurrida y nunca más se había escuchado de ellos .

Aquel chico titiritaba del frío, así que lo invite a pasar, la verdad me inspiró confianza, algo que me costaba sentir por la gente desconocida. Al principio dudo un poco aceptar la invitación, ya que mi casa se conocía como la casa del terror entre los lugareños del pueblo, una historia que más adelante les contaré, sin embargo el frío pudo más que el miedo y el joven decidió entrar. La casa era grande, por lo que la Cocina quedaba a unos cuantos pasos al fondo del largo pasillo, en silencio sólo seguía mis pasos, sin apartar la vista de los grandes retratos familiares que yacían a lo largo de las paredes que conducían al salón principal. Su curiosidad rompió el silencio que nos separaba y pregunto con voz débil.

Benjamin: ¿ quiénes son todas esas personas que llevan el mismo traje negro y la misma expresión?

Yo dude unos segundos en responder, pero claramente el insistiria en saber y sólo respondí...

Ross: ¡Son mis antepasados!

y desde allí no pararon las preguntas. Benjamin: ¿Como te llamas?

Ross: Yo me llamo Ross! y tú?

Benjamin: Yo soy Benjamin Alujas. Ross: ¿De donde eres benjamín? y ¿porq buscas a esa familia alujas?

Benjamin: Son mis antepasados, he encontrado algunas cartas de mi bisabuela, en donde relata acontecimientos muy importantes, el cual me gustaría indagar más... sólo conocí a mi madre ya que mi padre murió en la guerra y mi madre nunca más volvió a casarse, nos mudamos a Londres, desde entonces yo sólo tenía dos, años así que no podría recordar nada de mi padre aunque quisiera, mi madre falleció cuando cumplí diecisiete años, y me quedé prácticamente encerrado en casa hasta cumplir mi mayoría de edad, y pues ya era hora de buscar a mis parientes paternos, mi madre poco me hablo de ellos al parecer tenían su lado oscuro y quizás por ello se había alejado del todo y me mantuvo al margen de muchas historias que rodeaban a mi familia.

Ross: Bueno Benjamin me parece interesante tu búsqueda, me gustaría ayudarte un poco, la verdad en mi familia también yacen muchas historia que la verdad no se si son reales del todo o no, unca me he atrevido a indagar más allá de lo que conozco, tal vez por miedo a descubrir cosas que luego no me gustarán, pero tal vez me ayudaría mucho a resolver cosas que se han quedado en la oscuridad, escondidas en esta enorme casa....


Benjamin no dejaba de verme directamente a los ojos, y la verdad eso me causaba nervios, me hacía sentir como una chiquilla, ambos teníamos la misma edad, veintidós años, y con toda un pasado por descubrir y con muchas sorpresas que nos cautivaran.


Las horas pasaron sin darnos cuenta, derrepente sonó el antiguo cucu dando las onces, yo inmediatamente me apresure a despacharlo...

Ross: Benjamin! ya debes irte por favor! disculpa, ya en otro momento podremos seguir hablando.

Lo tome de la mano, y casi arrastras lo conduje a la puerta, eél un poco confundido, me decía.

Benjamin: para! para! Por favor!

¿porq me sacas de tu casa de esa forma? es como si tuvieras miedo de pronto!

Ross: Por favor, vete! le suplique ....


Logre sacarlo de casa, y cerré con fuerzas la enorme puerta, por un momento me quedé pensando en que talvez lo golpee con la puerta en las narices, sentí pena por él, pero debía hacerlo. Corrí apresuradamente a mi habitación, le pase la llave tres veces y me lancé a la cama a arroparme hasta por encima de mi cabeza, sólo la claridad de la luz de las velas se dejaban colar por los agujeros de la manta, y derrepente buffff!!!! sóno el cucu anunciando las .... Y todo comenzaba! Risas! ja,ja,ja... música! tilirin, tilirin, tilirin... cadenas! Rass, Rass, Rass...

Lamentos se arrastraban escaleras arriba, escaleras abajo, todo un festín de almas en pena que deambulaban cada noche en esa enorme casa. Pero esa noche fue diferente.

¡Ross! ¡ROSS! ... Una voz muy fuerte me llamaba...

¡Ven! Por favor! Soy yo!!!

Mi cuerpo se erizo, mi corazón galopaba como cien caballos desbocados, siempre había tenido miedo a todos esos ruidos, pero esa noche el miedo se convirtió en curiosidad, y recordé algunas palabras de benjamin.

Hay que vivir la vida para entenderla, no entenderla para vivirla....


Debía hacer algo, debía buscar respuesta, ya mis padres no estaban, no debía obedecer a nadie, sólo a mi misma, y tendría que luchar contra todo para resolver todo este misterio que envolvía toda mi vida ....


Decidí salir dentre las sábanas, y al poner los pies en aquel helado suelo, me di cuenta que la temperatura estaba más baja de lo normal., algo del cual no me había percatado, con un poco de torpeza conseguí los cerillos y logre encender una vela, inmediatamente las sombras producidas por la llama me hacían creer que bailaban a mi alrededor, un poco de miedo se apoderó de mi, pero me llenaba de fuerzas al decirme "Ross, sólo es tu imaginación" Derrepente un fuerte viento abrió la ventana de par en par, y apago la vela,

Bufff!!!.... rápidamente logre llegar a la ventana, y luchando contra en fuerte viento pude cerrarla, y al mirar a la calle, vi que allí estabas, inmóvil , observando como a la espera.

Por un momento sentí el impulso de salir de mi habitación, y por fin salir de casa, y llegar hasta ti, y que me dieras respuestas. No te quería como mi protector desde la distancia! te quería a mi lado, junto a mi, poder sentirte real , sentirte allí, para no tener miedo nunca más. Pero vistes que retrocedi para salir corriendo, y fuistes más rápido que yo y desapareciste ante mis ojos, caí de rodillas ante aquella enorme ventana, mis lágrimas rodaron imparables sobre mis mejillas, hasta que el sueño se apoderó de mi y quede rendida.

Los ruidos cesaron, y en un profundo sueño me sumergi.

Un Rallo de sol me despertó, yacía yo sobre la enorme alfombra, cuando sonó la puerta ,,, toc, toc, toc!

Por un momento creí que era benjamín, pero sólo era el cartero. Cada jueves llegaba una carta para Julián Valdemir, mi abuelo. Él cual había muerto hace mucho tiempo, realmente ni lo conocí, pero aún llegaba correspondencia para el cada jueves sin falta.... Nunca había abierto ni una de las cartas, pero desde que conocía a Benjamin, me contagie de esa curiosidad que lo caracterizaba, así que comencé a pensar en la posibilidad de abrir todas esas cartas donde quisas podría hallar respuestas de todo lo que ocurría cada noche en esa casa, Pero había algo que me frenaba, y era una promesa que mi madre me hizo hacerle, No leer ningún libro de los que había en la inmensa biblioteca, no leer ninguna carta que llegará a casa, no dejar entrar a nadie en casa, el cual ya había hecho, y por sobre todas las cosas no salir fuera de casa! .

Cogí la carta, y fui directo al despacho y la coloqué junto a las demás, habían cientos y todas firmaban 'tuya Cleo', Muchas ya estaban espolvorientas, estaban organizadas por fechas, fechas muy antiguas, creo que antes de recibirlas yo, ya alguien más las recibía, tal vez mis padres! no lo se, ninguna estaba abierta y me mataba la curiosidad de saber que decían, así que decidí abrir una, mis manos temblorosas de nervios no podían abrirla, de repente pude rasgar una y un silencio se apoderó de aquel espacio neutral, abrí la carta y el viejo cucu sonó tocando doce veces, medio dia ! cuando proseguía a leer las primeras líneas,

AMADO JULIAN HOY TE ESCRIBO CON LA FINALIDAD DE

!!!PUM PUM PUM.....tocaron la gran puerta, y la carta se deslizó de mis manos, cayendo al suelo. Un gran susto sentí, no podía creer que justo alguien me interrumpiera, corrí rápidamente, y para mi sorpresa eran aquellos hermosos ojos azules que me transmitieron calma, una calma inexplicable,

Ross: Benjamin! Esclame!

Quisas notaría emoción en mi al verle,....

Al abrir la puerta vi aquellos hermosos ojos azules que cautivaron mi alma, le deje entrar, esta vez tuve la sensación de que él me ayudaría a resolver aquellos secretos que habían en aquella casa, llena de misterios.

El joven impaciente entro por aquel pasillo largo y oscuro, aún observaba fijamente aquellos retratos de a mís familiares. Lo lleve directamente en despacho, y al entrar quedó perplejo al ver tantas cartas sobre el antiguo escritorio de mi abuelo, cartas que aún no habían sido abiertas, el un poco confundido preguntó

Benjamin: ¿ De qué se trata todo esto Ross?

Lo mire y deje salir una pequeña sonrisa y le respondí...

Ross: aquí debe de estar la respuesta a todo!

Para nuestra sorpresa había más que eso el también hallaria respuestas ....


1 de Abril de 2020 a las 17:38 0 Reporte Insertar 8
Leer el siguiente capítulo Las cartas

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión