gera-rm1585440255 Gerardo Roma

los animales en el bosque del encanto sufren una enfermedad, tigrillo es el elegido para encontrar un lugar entre las montañas conocido como el encuentro donde esta la bromelia sagrada que puede detener esta enfermedad.


Infantil Todo público.
Cuento corto
1
3.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Bromelias de Alivio

En las montañas de Chiapas se encontraba un bosque de niebla lleno de animales fascinantes, osos, pavones, serpientes, jaguares, monos y pájaros de todo tipo. Un día todos comenzaron a caer enfermos. En lo alto de un árbol estaba quetzal, una de las aves más viejas del lugar y guardián de los aires, al ver lo que pasaba salió del aquel árbol, su cola ilumino y resplandeció todo el bosque, los animales sabían que era la señal cuando algo malo estaba pasando reuniéndose en la orilla del río, todo animal sano hasta ese momento asistió.

-Escucharme, desde los cielos del otro lado del bosque he visto a muchos animales caer, una enfermad entro al bosque y la única manera de curarlos es encontrar la bromelia sagrada- dijo quetzal

Los animales comenzaron a hablar entre si preocupados, sabían que tenían que hacer algo pero no por donde empezar, ni siquiera tenían una idea de donde estaba la bromelia sagrada hasta que una rana habló:

-¡El encuentro! ahí podemos hallar es el único lugar- los animales se comenzaron a preguntar sobre el lugar que la pequeña rana había dicho, jamas habían escuchado de él, pocos animales habían tenido la fortuna de estar ahí y esa rana era una de ellas.

-¡Claro!- dijo quetzal, no hay otro lugar más que ahí, pero está perdido en las montañas, he volado muchas veces para encontrarla pero sin ningún éxito.

-Desde el cielo no la veras, entre la maleza buscaras y finalmente la encontraras- dijo la rana. Tenemos que conseguir esas bromelias y él más rápido entre nosotros tiene que ir o todos enfermaremos.
Los animales voltearon a ver a aquel pequeño tigrillo, la decisión estaba tomada.

-Tu serás, mi pequeño amigo- dijo quetzal, tienes la responsabilidad de la salud de los animales en tus garras, rana te explicara como llegar, aprenderte bien el mapa y trae contigo la cura.
La rana conocía bien ese lugar, le explico el camino que tomaría y así fue como aquel tigrillo comenzó a correr hacia las montañas de aquel bosque de neblina, después de varios días pudo ver a lo lejos como los árboles cambiaban de tonalidad, la rana le había explicado que esa era el lugar, tomo un descanso y se acerco aún arroyo para beber agua y tomar energía, al retomar el camino se encontró con una pequeña tarántula.

-Me parece que te has perdido- le dijo. El tigrillo volteaba ver a todas partes pero no podía encontrarla, estaba escondida de bajo de una piedra.

-No estoy perdido, estoy en una misión, en el bosque del encanto una enfermedad nos ha atacado y solamente las bromelias nos pueden curar- le dijo.

-Las noticias vuelvan, sabíamos que un pequeño tigrillo valiente venia en busca de bromelias, no te quito más tu tiempo, estas por el camino correcto- le dijo aquella tarántula.

El cansancio en aquel tigrillo comenzaba a notarse, hasta que ya no aguanto más y se acostó:
-¡Finalmente has llegado!- dijo el guacamayo real asustando a tigrillo. Quetzal me dijo lo que está pasando, eres muy valiente en cruzar todas las montañas y llegar a nuestro encuentro, no es fácil.

Tigrillo se levanto rápidamente mientras que el guacamayo real comenzó a volar para indicarle a donde tenia que ir, unos arbustos cubrían la entrada al encuentro, al atravesarlos tigrillo no podía creer lo que sus ojos estaban viendo, bromelias por todos lados, el aroma del lugar era único y nunca había olfateado algo así.

-Busco la bromelia sagrada, le dijo a guacamayo, -es la única que nos puede ayudar a parar la enfermedad-.
El viento soplo fuerte, los árboles comenzaron a moverse de un lado a otro, tigrillo no sabia lo que estaba pasando, diez guacamayos militares aparecieron en el cielo formando una línea y acercándose al árbol más alto, tomaron la bromelia sagrada y la bajaron cuidadosamente hasta las garras de tigrillo.

-Aquí tienes, que esta bromelia les sirva para detener esa enfermedad- dijo el guacamayo real.
Tigrillo comenzó a correr por donde había llegado, sabia que el tiempo se agotaba y no podía fallarles, cruzo todas las montañas con rapidez, quetzal lo vio desde lo alto, nuevamente el color de su plumaje ilumino el cielo dando la noticia a los animales que tigrillo había vuelto.
Todos los animales esperaban impacientes, quetzal tomo la bromelia sagrada y junto con rana comenzaron a preparar el brebaje, terminando lo llevaron a donde los animales enfermos se encontraban para que comenzaran a tomarlo y poco a poco se fueron sintiendo mejor.

Quetzal y la rana estaban orgullosos por la valentía que aquel pequeño tigrillo había tenido para salvar a los animales del bosque, agradecidos no solamente con el, sino con el Encuentro, el lugar que no solo cura enfermedades sino también corazones.

12 de Agosto de 2020 a las 23:24 1 Reporte Insertar Seguir historia
2
Fin

Conoce al autor

Gerardo Roma desde que naces empiezas a crear solo necesitas un poco de imaginación para hacerlo realidad

Comenta algo

Publica!
Galo Vargas Galo Vargas
Hola Gerardo, somos del equipo de verificación de Inkspired. Hemos revisado tu historia, y para poderla dar como verificada, necesitamos que por favor corrijas ciertos errores de ortografía, puntuación y tildes. Una vez lo hayas hecho, en todos los capítulos, por favor responde este comentario para revisarlo otra vez. ¡Muchas gracias!
April 02, 2020, 01:16
~