moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Min YoungJae está cansado de ser acosado sexualmente en su propia Manada. El hombre detrás de él sólo quiere tratar de convertirse en el Alfa de la Manada y YoungJae no va a dejar que eso suceda. Su única opción para escapar sin avergonzar a toda su familia sería tomar a un compañero con uno de los dragones en la montaña. JinYoung nunca quiso ser acoplado nuevamente. Después de ver a su pareja anterior ser torturada y asesinada delante de él, no quiere volver a amar otra vez. Cuando el Gran dragón va a él y le pide este favor, no puede negarse. Ver a su futuro compañero siendo acosado por otro, sin embargo, los instintos protectores de JinYoung renacen rugiendo nuevamente a la vida. YoungJae le pertenece a él y a nadie más. JinYoung quiere probar al lobo en su cama, si sólo él pudiera superar la sensación de que está traicionando a su antigua pareja.


Fanfiction Bandas/Cantantes No para niños menores de 13.

#dragones #lobos #omegaverse #younjin
0
993 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

𝘂𝗻𝗼



Min YoungJae no quería subir a la montaña y ser acoplado a un dragón. No tenía nada que ver con odiar a los dragones, que no lo hacía, o porque les tuviera miedo, lo cual tampoco era.

Él era un lobo Beta y se consideraba lo suficientemente valiente. Ningún material de Alfa, pero aun así. También pensaba que era lo suficientemente fuerte para defenderse, si su compañero quería tratarlo con demasiada rudeza o algo. Una vez más, no era material de Alfa, como sus otros hermanos, pero creía que era lo suficientemente bueno. Había estado en un par de batallas y siempre se defendió él solo, por eso le irritaba que le ofrecieran a uno de los guerreros dragón en la montaña como algún tipo de ofrenda.

No odiaba ni temía a los dragones como algunos otros Shifters hacen, no. El problema lo tenía con la maldita falta de elección.

¿La peor parte de todo eso? Se ofreció él mismo voluntariamente.

Era extraño cómo podía ofrecerse él mismo para eso y todavía sentir que no tenía una opción en el asunto. Joder, tenía un par de hermanos que fueron felizmente acoplados a algunos de los dragones en la Black Mountain, pero YoungJae no sabía a quién iba a ser dado.

Podía ser entregado a un dragón imbécil que pensaba que el lugar apropiado de un lobo era en ese castillo en que vivían todo el año, y sólo dejarlo bajar de la montaña de vez en cuando para que cambiara en forma de lobo y estirara sus piernas, y eso era todo.

¿Se esperará que cocinara y limpiara para su compañero elegido como una especie de esposa?

Dios, sería lo peor.

Pero al final, todo valdría la pena si conseguía librarse del imbécil ese. Puto SeungHyun siempre había sido un dolor en el culo. Ahora más que nunca.

Otra cosa irritante sobre la posibilidad de ofrecerse a sí mismo para ir fue el hecho de que, a pesar de su valentía y fuerza, no podía hacer frente a un anciano.

Ni su padre tampoco. Nada como la ironía. Su padre no quería que ninguno de sus hijos fuera a la montaña, incluso fue muy cuidadoso cuando preguntó si alguien quería ir en aras de la paz entre la Manada de lobos y el Clan de los dragones.

Min YoungBae amaba a sus hijos, y después de que tres de ellos ya habían ido a la montaña, había esperado que fuera el final de eso.

El Consejo, sin embargo, no estaba satisfecho. Deseaban enviar más, y YoungJae estaba empezando a sospechar que tenía más que ver con que el Consejo necesitaba quitarle el apoyo a YoungBae.

También, SeungHyun, uno de sus más viejos miembros del Consejo, al parecer tenía una erección por YoungJae.

Literalmente, la sintió un día cuando el hombre astutamente agarró la mano de YoungJae y la había atrapado entre sus piernas debajo de la mesa.

YoungJae apenas se contuvo de saltar fuera de su asiento y patear el culo del hombre. SeungHyun era un Alfa, pero también le doblaba la edad. YoungJae estaba bastante seguro de que sería capaz de ganar al hombre en una pelea, considerando lo molesto que había estado.

Pero en público, aparentemente no provocado y frente al resto de la Manada, sólo haría parecer a YoungJae un loco.

Le mirarían y les parecería peligroso porque no pudo contener su temperamento, y mirarían a YoungBae y se preguntarían lo mal líder que podría ser ya que incluso no podía controlar a su propia descendencia.

YoungJae y sus otros hermanos estaban siempre siendo observados, así como los niños. Cualquier señal de desobediencia era una señal de un líder débil. Según el Consejo y la Manada de todos modos.

SeungHyun podía desear a YoungJae, pero ahora que estaba de pie delante de él, demasiado cerca temblando de rabia, era algo divertido de ver. Casi hizo que el hecho de que iba a dejar a su familia mereciera la pena por ver esa expresión de asco y odio en su rostro.

―¿Vas... vas a acoplarte a un dragón antes que estar conmigo?―exigió.

El hombre tenía los nudillos blancos de tener los puños tan apretados.

Estaba furioso.

Y la boca de YoungJae tiraba de las comisuras hacia arriba en una sonrisa contra la que él luchaba.

No sonrías y no le des ninguna razón para pensar que estás burlándote de él.

Aunque sería divertido.

―Tú y el resto del Consejo fueron los que exigieron a mi padre que enviara a otro de sus hijos.―dijo YoungJae.―Pensé que lo honorable, sería ofrecerme.

―Hubiera sido más honroso ofrecer a JaeBeom o ZiTao para ser acoplados. No tú.

Sí, y SeungHyun acabaría teniendo lo que quería. No sólo eran los dos últimos hijos de YoungBae que no habían sido enviados a la montaña, sino que también eran Alfas.

YoungJae tenía la esperanza de que si se iba, entonces SeungHyun no tendría ninguna razón para seguir incitando al Consejo para enviar más hijos de YoungBae a la montaña.

No todos habían sido forzados. De hecho, ninguno de ellos lo había sido. No realmente.

YoonGi fue el único Omega, y había sido el primero en subir la montaña y se apareó con el Gran Dragón. Estaban locamente enamorados ahora y acababan de tener su primer hijo un par de meses atrás. Entonces Mark, un Beta, había ido y se ofreció a sí mismo cuando tuvo la oportunidad.

WonHo era un Alfa, y él era el único hasta ahora que no se había ofrecido, pero había visto a uno de los dragones, un sanador y se enamoró de él a primera vista. Después de eso, se negó a salir de la montaña cuando se acopló a su nuevo compañero, y los dos eran muy felices juntos.

YoungJae y sus dos hermanos fueron los últimos que estaban abajo de la montaña, y YoungJae estaba bastante seguro de que SeungHyun solo quería a JaeBeom y ZiTao fuera del camino así podría hacer algún reclamo sobre YoungJae.

SeungHyun había estado tratando de hacer su camino en la posición de Alfa de la Manada por tanto tiempo, que a YoungJae no le chocaría lo más mínimo si su nuevo plan era tratar de forzar un acoplamiento con YoungJae, para poder utilizar la conexión de la familia para obtenerlo de alguna manera.

Había un montón de Alfas en el mundo, pero había menos Alfas que tenían mando sobre sus propias Manadas. Al parecer, SeungHyun quería tener ese título.

No habría sido la primera vez que un acoplamiento forzado ocurría para reunir dos Manadas.

Generalmente, una práctica que era aún común, sólo habría ocurrido entre dos Manadas donde el Alfa a cargo de una tenía solamente herederos Omega o Beta, y no podían decidir en un nuevo Alfa para asumir el control.

Entonces vendría la siguiente Manada, que tenía herederos Alfa y ofrecería a sus herederos para aparearse con el omega, uniendo las dos Manadas.

No era lo mismo, ya que SeungHyun ya era parte de esta Manada, pero YoungJae no podía sacarse la idea de la cabeza que eso era lo que estaba tramando.

Ahora, con él fuera del cuadro, su padre seguiría teniendo dos hijos Alfa para mantener la Manada, y SeungHyun podría ir y joderse a sí mismo, porque YoungJae estaría en un lugar donde el hombre nunca podría tocarlo de nuevo.

SeungHyun incluso no parecía darse cuenta de que YoungJae había dejado de prestarle atención, porque todavía estaba en plena furiosa ebullición cuando salió de sus pensamientos.

―¡De todas las idioteces...! ¿Qué te haría hacer una cosa tan tonta? Pude ofrecerte un buen hogar y estabilidad. ¡Podría proveer para ti y cuidarte mejor que un puto dragón!

―No soy un Omega, lo sabe. Puedo cuidarme solito si quisiera. Por supuesto, todo el asunto del lobo solitario nunca fue divertido.

De hecho ni siquiera existía en la naturaleza. Un hombre lobo podría ir libre ya que no eran verdaderos lobos, pero el instinto de tener una Manada y no estar solo era muy poderoso.

YoungJae nunca funcionaría lejos de su Manada. Él no avergonzaría a su padre de esa manera y no daría al Consejo la satisfacción de saber que YoungJae había huido.

Esta era la única manera de salir sin tener que alejarse de su Manada como un niño mimado.

SeungHyun tenía que saberlo, pero no disfrutaba oírlo. Enderezó su columna vertebral y miró fijamente a YoungJae como si fuera un niño mimado y malcriado.

―Ahora escucha, y escúchame bien. Si vas a esa montaña, no podrás volver aquí y ver a tu padre y hermanos por más que visitas cortas. Te verás obligado a depender de los dragones para que te bajen volando de la montaña para que puedas dejar correr a tu lobo. ¿Es lo que quieres?

YoungJae tuvo cuidado de mantener su voz tan carente de emoción como fuera posible, pero sólo porque sabía que su falta de reacción sería realmente lo que sacaría a SeungHyun de sus casillas, y eso siempre fue un bono extra.

―Mis hermanos parecen estar haciéndolo muy bien.―respondió.―Y si es realmente tan malo como dices, entonces estoy haciendo a mis hermanos un gran favor por dejar que se queden aquí. JeongGuk ya dijo que le parecía suficiente, y que no quiere a más de nosotros subiendo a la montaña a la fuerza. Tal vez cuando yo vaya, no pedirá más y podrán quedarse con mi padre, lo que será genial ya que son Alfas y es mejor si están alrededor para proteger a mi padre.

YoungJae miró duramente a SeungHyun después de eso, dejando saber al hombre que sabía exactamente lo que estaba diciendo sin decir una maldita cosa.

Los ojos de acero gris de SeungHyun se ampliaron brevemente, pero a pesar de ser un imbécil perturbado, todavía era mucho más viejo que YoungJae, y tenía mucha más práctica en ocultar las emociones en su rostro.

El hombre podía fastidiar mucho, pero YoungJae y el resto de sus hermanos disfrutaban mucho burlándose de él detrás de puertas cerradas, pero en verdad, era inteligente. Era muy inteligente y fuerte, y tenía que serlo para haber conseguido el puesto de miembro del Consejo.

A pesar de eso, YoungBae Abbot, el líder Alfa de la Manada, era tan justo como inteligente y definitivamente fuerte. También tuvo mucha paciencia para un Alfa, algo de lo que carecía SeungHyun y siempre fue probado cuando el hombre hacía estragos sobre algo.

Sí, el desprecio realmente debió haberse mostrado en la cara de YoungJae, porque un montón de ira y falta de paciencia realmente comenzaron a mostrarse cuando la mano de SeungHyun se lanzó hacia adelante, rápido como el ataque de una cobra, y su mano fue alrededor de la garganta de YoungJae. Sus garras también estaban allí, habiendo crecido justo donde sus uñas solían estar y ahora se clavaban en la piel de YoungJae.

Dolía, mucho y apenas podía respirar, pero todavía podía aspirar aire en sus pulmones.

Por eso, YoungJae continuó mirando al otro hombre con una expresión muerta en su rostro. No se mostraría molesto, asustado o incluso divertido. Esto no era nada para él, como un río que fluye sobre piedras, YoungJae apenas lo sentía.

Y Dios, fue una gran satisfacción cuando sintió la rabia de SeungHyun subir más y más.

El hombre estaba realmente temblando de furia.

―Tú... pequeña perra de tres cuartos. Pude haberte ofrecido protección y estatus. Hubieras sido mi compañero y hubieras tenido el respeto de ese título.

―No todo el mundo te respeta.―dice YoungJae.

Había sido una cosa mala que decir. Los ojos de SeungHyun se convirtieron en un brillante tono rojo sangre. Era brillante y todo, y no parecía que le importara que sostenía a uno de los niños de su Alfa. SeungHyun parecía como si quisiera cortarle el cuello a YoungJae.

YoungJae casi esperaba que lo intentara, entonces tendría una razón para poder realmente dejar a este hombre hecho papilla.

SeungHyun hizo un sonido de asco cuando empujó a YoungJae lejos de él, como si a SeungHyun le pusiera enfermo solo tocarle, en vez de al revés, como realmente era.

―Vale, ve y prostitúyete con un dragón. Espero que te infecte con sus huevos y mueras durante el parto.

―No son exactamente las felicitaciones que le deberías estar dando a mi hermano.

YoungJae sintió como si se le parara el corazón, y no podía mantener la expresión indiferente en su cara ya mientras él sintió helarse su cuerpo y ponerse enfermo.

Lentamente giró hacia la voz de WonHo.

WonHo, su hermano mayor y el Alfa más duro de la gran familia de YoungJae, estaba parado justo allí entre los árboles, a sólo tres metros de distancia, con el cuñado de YoungJae, JeongGuk y otro dragón que no reconoció.

No importaba, solo quería saber desde cuándo había estado ahí parado.

―¿WonHo? ¿Qué estás haciendo aquí?―Preguntó YoungJae. Él levantó su mano a la garganta, queriendo frotar lejos el dolor, pero luego la bajó otra vez antes de que sus dedos pudieran tocar lo que probablemente era un hematoma.

No quería parecer más débil dejando que WonHo y su cuñado vieran un gesto como ese.

―Hemos venido por ti.―dijo WonHo, pero incluso mientras hablaba con YoungJae, sus ojos todavía estaban dirigidos con odio a SeungHyun. Él dio un paso adelante y SeungHyun se mantuvo firme, pero la forma en que la garganta del Alfa tragó con fuerza hizo saber a todos a su alrededor que él estaba sintiendo mucha ansiedad justo ahora.

―¿Cómo mierda te atreves a tocar a mi hermano así?―Exigió WonHo.

SeungHyun inhaló, y YoungJae miró al hombre, sus ojos moviéndose entre SeungHyun y su hermano, SeungHyun parecía estar haciendo pequeños planes.

―Respóndeme, ¡hijo de puta!―rugió WonHo, y sus ojos comenzaron a brillar intensamente en rojo cuando sus uñas cambiaron en garras. Estaba a punto de perderse.

―WonHo, no es gran cosa.―dijo YoungJae. Necesitaba mantener la paz allí.

¿Las acciones de WonHo todavía se imputarían contra su papá? Era técnicamente parte de la Manada, aunque él no viviera allí.

―No puedes atacar a un miembro del Consejo.―dijo YoungJae, recordando a WonHo ese hecho antes de que hiciera algo estúpido y atacara al hombre más viejo.

―Voy a asumir que, ese dragón va a ser compañero de YoungJae.―Preguntó SeungHyun, asintiendo con la cabeza hacia el hombre de pie al lado de JeongGuk.

YoungJae le miró, también, sólo ahora juntando las piezas de que eso era una posibilidad muy real. Él había asumido que el hombre sería sólo un guardia personal, o a alguien que iba a llevar volando a YoungJae hasta la montaña para que JeongGuk no tuviera que llevar a dos personas.

Tenía cabello castaño rojizo y largo, pero por como el hombre estaba de frente a YoungJae ahora, no podía decir exactamente cuán largo era. Lo único que realmente podía saber era qué estaba atado en una trenza aseada. También tenía ojos oscuros, y claramente había recortado su vello facial. Parecía bastante atractivo. A YoungJae normalmente no le gustaban chicos que tenían barba, pero éste estaba todo afeitado excepto la raya de la barbilla, que le dio al hombre verse muy guapo y único.

Sí, tal vez era guapo, YoungJae supuso, pero ahora sólo tenía que saber si ese hombre estaba destinado a ser su compañero.

El hombre dio un paso adelante. Era alto, más alto que YoungJae, que era algo que definitivamente le gustaba en los chicos. Cuando YoungJae estaba con chicas, prefería que fueran de la misma altura o un poco más bajas.

En cuanto a los hombres, éste entraba en el tipo de YoungJae.

―Lo soy.―dijo.―Mi nombre es Park JinYoung, y el hombre que sostiene es mi compañero.

De puta madre. El chico era guapo y todo, pero mierda. No quería que el hombre, o alguien, lo viera siendo intimidado por SeungHyun. Ahora iban a pensar que era débil. Cristo, quizá lo era.

Sin duda que había dejado que eso continuara demasiado tiempo.¿Qué tipo de lobo que se aprecie hacía eso?

La boca de SeungHyun se presentó en una pequeña sonrisa, y YoungJae se estremeció a la vista de ella. Fue espeluznante y horrible.

―En ese caso deberías saber que ya he tomado a este Beta como mi compañero. Lo estoy reclamando.

Oh, joder no.

El lobo en YoungJae rugió a la vida con un gruñido y un aullido, y quería repartir un montón de dolor por ese comentario de mierda.

All the love, x.

30 de Marzo de 2020 a las 16:37 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo 𝗱𝗼𝘀

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 13 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión