Cuenta regresiva para La Copa de Autores 2020. Regístrate ahora y ten la oportunidad de ganar premios!. Leer más.
gera-rm1585440255 Gerardo Roma

Nicolás es un niño que vive en el bosque con su familia, caminando se encuentra con una cueva extraña y dentro de ella tiene una platica con Aqua, Air, Terra y Firao, los elementos de la tierra sobre la conservación del medio ambiente.


Infantil Todo público.
Cuento corto
2
3.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Llegamos y nos quedamos

Todo comenzó en un punto muy pequeño donde la materia que constituye el universo estaba compactada, al originarse una explosión miles de galaxias surgieron y planetas por todos lados aparecieron. Una de ellas fue ubicada al fondo de todas, su nombre era torbellino, de las más viejas dentro del cosmos, en ella habían cuatro planetas: Firao, Aquea, Terra y Ar.

Estos planetas tenían características completamente diferentes. Firao era un planeta flamante de color naranja con destellos dorados, Aquea se tornaba con tonalidades brillantes en diferentes azules que hacían resplandecer en todo torbellino. Terra era increíblemente café y el color verde que tenía no se encontraba en ningún otro planeta existente y aún más hermoso que el color esmeralda y finalmente Ar, el planeta transparente, el único que no se podía ver pero claro que si se podía sentir.

Cada planeta estaba protegido por la esencia de los 4 elementos, no por algo estaban en la última galaxia esperando miles de millones de años para realizar algo increíble, las charlas entre ellos eran interminables y duraban cientos y hasta miles de años para entender lo que pasaba, aunque en ese momento Firao y Ar tuvieron un sentimiento diferente:

-Pienso que el tiempo se acerca Ar, finalmente puedo sentir el cambio en el universo y hay algo en esa galaxia cerca del hermano de mi padre que está pasando, mi tío Sol ha mencionado que un planeta está generando cambios como ningún otro-.

-Yo no sé qué pensar Firao, sabes que se a que huele cada planeta en todo el cosmos, pero no puedo distinguir este aroma, es algo nuevo para mí-.

Al otro extremo de la galaxia se encontraban Aquea y Terra, siempre se contaban todo, entre estos planetas existía una conexión inigualable como si no pudieran vivir una sin la otra.

-Aquea es extraño que Ar este muy tranquilo, siempre está molestando y haciendo levantar la tierra dentro de mí, creo que ha llegado el momento-.

-Pensé que solo Firao estaba de esa manera, puedo verlo desde aquí y no está alumbrando como suele hacerlo, ha sido una espera interminable y finalmente está pasando-.

Las esencias de los elementos habían esperado con calma miles de años por la aparición de este planeta, estaban emocionados porque sería la primera vez que se conocerían por completo y se cruzarían en el camino del otro, no solo en una ocasión sino en distintas. Firao, Ar y Aquea comenzaron a discutir un tema importante antes de partir, cada que un nuevo planeta surgía ellos asignaban el nombre, pero en esta ocasión tenía que ser algo especial, Aquea voltio a ver a Terra, el planeta más viejo de la galaxia, exclamando:

-Se llamara como Terra en honor a ella, es hermoso ¿no es así?- Firao y Ar se sorprendieron pero emocionados tomaron la decisión.

Aquea comentó -Terra, nuestro planeta llevara tu nombre, cuando aparecimos tú ya estabas aquí y siempre has sido el equilibrio en esta galaxia entre nosotros-.

Emocionada respondió:

-El tiempo ha sido largo y me siento agradecido por haber elegido mi nombre, pero es nuestro planeta y quiero que lleve una parte de nosotros, así que se llamara Tierra, tiene la (I) de Firao, la (R) de Ar y la (A) de aquea-.

De repente un pequeño movimiento desplazo aún más lejos a la galaxia entera, los cuatro planetas y las esencias estaban emocionadas porque sabían lo que significaba, Tierra el nuevo planeta en una de las galaxias más jóvenes había surgido.

Los elementos tomaron el hoyo negro que se encontraba en medio de la galaxia para transportarse a tierra.

-¡El momento llego, voy a sentir a cada uno de ustedes! - dijo Firao con gran entusiasmo.

-¡Voy a esparcirme por todos lados!- gritaba Aquea llena de lagrimas por la emoción.

-¡Tendré más tiempo para molestarlos y jugar con todos ustedes!-. grito Ar.

Finalmente, Terra, con sabiduría dijo:

-!No olviden yo siempre cuidare de ustedes, aunque me dañen!-.

El abrazo de los 4 elementos fue un caos, había risas, gritos, llanto, pero a pesar de eso había amor y encontraron la estabilidad para poder tocarse de vez en cuando para no hacerse daño.

Asombrados de conocer al nuevo planeta decidieron introducirse en él y extenderse por todos los rincones. La tarea no era fácil, la misión era crear vida...

El calor de Firao lastimaba a Terra, todo le ardía, con ayuda de Aquea podía controlarlo aunque a veces Ar jugando volvía a esparcirlo.

Miles de años pasaron soportándose entre sí hasta que finalmente un día todo se calmó.

La vida en la tierra comenzó, habían pasado miles de años desde que los cuatro elementos habían llegado. El hombre que era la vida originada dentro del nuevo planeta les otorgó un nombre, a Firao se le llamo Fuego, Ar se le llamo Aire, Aquea fue llamada Agua y Terra conservo el nombre de Tierra. Pero las cosas no siempre siguieron iguales.

En un pueblo muy lejano, se encontraba una familia campesina integrada por una madre y 3 hermanos, el más chico de los hermanos era Nicolás, tenía 7 años recién cumplidos, era pequeño a comparación de los otros niños, de cabello castaño y ojos color café, siempre vestía de overol con playeras de rayas, le encantaba explorar todo a su alrededor, atrapar mariposas y conocer cada rincón del bosque que se encontraba atrás de su casa. Un día jugando descubrió una cueva y sorprendido se acerco.

- ¿De donde salió este lugar tan peculiar? me pregunto si mi abuelo o mi papá sabrán de esto-. El siempre caminaba por el mismo lugar y sabia perfectamente que había en el bosque, era algo nuevo para el y tuvo la curiosidad de ver que había dentro y comenzó a caminar.

-¡Este lugar esta sorprendente!-. exclamó Nicolás

Mientras Nicolás se introducía mas a la cueva comenzó a escuchar unas voces provenientes del fondo con un tono de tristeza.

- ¿Como es posible que los humanos no tengan piedad de nuestra casa?-.

La voz provenía de un sujeto transparente, que solo se podía sentir, pero no ver.

-hemos intentado de todo para que no destruyan este hogar llamado tierra-.

Nicolás no podía ver al ser que hablaba, pero lo escuchaba claro y no entendía porque decía eso, sin querer el pequeño se tropezó con unos troncos en la obscuridad ocasionando un enorme ruido dentro de la caverna.

-Quien anda ahí?- gritó Firao.

Nicolas no pudo decir ni una palabra, se quedo callado y temeroso.

- Sino sales de donde estas iremos por ti-.

Nicolás comenzó a retroceder lentamente buscando la salida, mientras corría pudo ver como la entrada a la cueva fue eclipsada por una luz roja con destellos amarillos como el fuego.

-Niño, ¿que haces aquí?- dijo Firao.

Y el contesto, muy asustado.

-Estaba jugando y sin querer escuché su platica, aunque no entiendo porque dicen que los estamos destruyendo, ¿quienes son?- preguntó Nicolas.

-Mi nombre es Firao y soy el elemento fuego, vine hace miles de años a la tierra con otros amigos-.

Nicolás mostró una cara de sorpresa porque no podía creer lo que escuchaba, al darse la vuelta se topo Aquea, Terra y Ar.

-Yo soy Aquea mejor conocida como el elemento agua, ella es Terra el elemento tierra, y el es Ar el elemento Aire, se que no lo ves pero lo sientes, cual es tu nombre pequeño niño?-.

-Soy Nicolás y vivo cerca de aquí con mis padres y hermanos, realmente ustedes son sorprendentes, no puedo creerlo-.

-Así es Nicolás nosotros hemos cuidado de ustedes desde el principio de su existencia comento Terra-.

-Me he encargado de brindarles todo dentro de mi, alimento, una tierra para construir y ustedes puedan vivir, la naturaleza vive en mi ser-.

Nicolás respondió: -yo siempre te acaricio Terra, disfruto de lo suave del pasto, aunque tengo que confesarte algo-, la cara de Nicolás se lleno de lagrimas, -he matado hormiguitas y uno que otro insecto alguna vez, pero prometo ya no hacerlo-.

La educación es algo muy importante Nicolás mención Aquea, hay muchas personas que se han encargado de contaminarme y ustedes no saben cuanto me duele y pica toda la basura que dejan en mi.

A lo que Nicolás respondió -a mi me encanta beberte y sentirte cuando nado en el rio, eres tan refrescante, pero cuando tenia 5 años hice un barco de papel y lo puse en el rio dejándolo ir y siento que te ensucie, pero tendré mas cuidado, eres muy importante para que exista vida en el planeta-.

Aquea y Terra se miraron una a la otra y acariciaron a Nicolás llenándolo de arena y un poco de agua.

Mientras que Nicolás hablaba con Aquea, comenzó a escuchar notas de aire que se transformaban en voz, no te espantes Nicolás es Ar le encanta la música y es la manera en como se comunica con todos ustedes.

Firao le dijo a Nicolas que el había lastimado mucho a los elementos cuando llegaron a la tierra, no sabia como controlarse y quemaba todo a su paso provocando mucho daño.

-Agua y Terra me han ayudado a calmarme, aunque Ar le encanta que llegue a todos los lugares rápidamente, tuve que crearme reglas y leyes para poder disminuir lo que hago, porque cuando no saben como usarme puedo herir y no me gusta-.

Nicolás se quedo pensando por un momento imaginando todo lo que el fuego representa para el, y lentamente respondió.

-Firao a mi me gusta hacer fogatas cerca de mi casa y comer bombones con mis hermanos, una noche se nos olvido apagarla y se quemo una parte del patio me temo que Ar te ayudo en eso, de seguro lastime a Terra y use a Aquea para poder controlarte-.

Prometo tener cuidado con todos ustedes y hablare con mis amigos y contarles la increíble historia de los 4 elementos, se sorprenderán.

Firao, Ar, Aquea y Terra agradecidos lo condujeron hasta la salida de la cueva recordándole una cosa.

-Estamos aquí para ustedes, unidos los 4 logramos vida, sepan como usarnos y protéjanos para seguir existiendo y dándoles mas-.

Nicolás salió de la cueva con una nueva forma de ver lo que le rodeaba y con el propósito de ser diferente para seguir conservando y cuidando la tierra.

12 de Agosto de 2020 a las 23:24 3 Reporte Insertar Seguir historia
4
Fin

Conoce al autor

Gerardo Roma desde que naces empiezas a crear solo necesitas un poco de imaginación para hacerlo realidad

Comenta algo

Publica!
Tania A. S. Ferro Tania A. S. Ferro
¡Hola! Tu historia se encuentra en proceso de revisión. Para obtener el sello de verificación de Inkspired, es necesario que hagas corrección de algunos detalles menores de puntuación, ortografía y acentuación. Un ejemplo de las correcciones que debes hacer es la sustitución de minúsculas por mayúsculas de algunas palabras que comienzan las oraciones. Una vez que hayan sido corregidos, responde a este mensaje y volveré para una segunda revisión. ¡Saludos cordiales!
April 01, 2020, 21:19
Prince Gómez Prince Gómez
Una historia muy bonita de enseñanza. Pienso leersela a mis hermanitos cuando regresen del colegio. ¡Muchas gracias!💕💕💕
March 29, 2020, 18:07

  • Gerardo Roma Gerardo Roma
    gracias por tu comentario, espero que su imaginacion vuele con esta historia y los motive a cuidar de nuestro planeta, espero puedas compartirla! March 29, 2020, 22:16
~