juuuuez JuEzz Pede

Acompaña al Inspector Genaro, en el analisis y resolucion de estos casos. Un asesino que perturba y tormenta a la sociedad. Lo detendran?


Crimen Todo público.

#transformista #crimen #policial
3
1.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Capitulo 1.

1

Era mes de julio y el sol sorprendió a los rosarinos con una temperatura mayor a 23 grados, era un día excelente para realizar actividades al aire libre. Pilar aprovecho esto para salir del encierro e ir a leer sus apuntes al aire libre, escogió un lugar solitario al otro lado de la baranda que se separó a la gente del río. Por desgracia para ella, no logro ver a ese hombre que desde un árbol la espiaba con bastante descaro. Ni tampoco logro escuchar cuando este se acercaba y con mucho sigilo introducía una aguja sobre su brazo. El pinchazo saco de concentración a la joven pero ya era tarde para reaccionar.

El teléfono despertó al inspector Genaro, 1 hora antes que su despertador, con un solo ojo pudo ver que la llamada era del inspector jefe, se reincorporo de un salto en la cama, no ocurría seguido que el jefe llamara a esas horas, y cada vez que ocurría significaba grandes problemas. Respiro hondo y sin más vueltas contesto. Del otro lado de la línea, un inspector irritado por el trabajo, lanzo toda la información en un segundo. Genaro solo entendió la mitad de lo que dijo, pero alcanzo a escuchar la dirección y que había una persona muerta. En menos de media hora, ya estaba listo para salir y avisándole a su compañero que en 10 minutos estaba en su casa. 40 minutos más tarde ambos llegaron a la escena del crimen.

Máximo miraba incrédulo como los periodistas podían llegar antes y estar despiertos tan temprano, se dejó llevar un poco con su pensamiento y cayó en la cuenta que de no ser policía todavía estaría durmiendo. Un golpe del lado del conductor lo saco de su ensimismamiento y se dio cuenta que su compañero ya no estaba en el auto, a paso rápido y mostrando su placa fue haciéndose espacio entre los curiosos y periodistas que rodeaban la zona, no tardó mucho en toparse otra vez con Genaro, que hablaba enérgicamente con otro agente. Al llegar alcanzo a escuchar que la persona que había encontrado el cuerpo se encontraba en shock. Volteo para afirmar su presencia e hizo un gesto para que avanzaran hasta donde se hallaba el cuerpo.

El cuerpo estaba sentado en el suelo, reposado sobre la cerca que protegía una fuente que se encontraba en medio de la plaza. El inspector no logro distinguir el sexo de la víctima hasta que estuvo a un metro de ella. Sorprendido vio que se trataba de una mujer, tenía el pelo mal cortado y llevaba ropa de hombre, exagerada para su talla. En su regazo había una bolsa, con lo que parecía ser pelo, tenía un corte limpio sobre la garganta y la boca en un gesto de O dejaba ver que su agresor le había cortado la lengua. Exaltado giro en busca de Máximo y lo vio cerca de un cesto de basura vomitando. Era normal que el novato no soportara la escena, hacia solo 2 años eran compañeros de homicidios y nunca habían visto nada como eso, generalmente se topaban con ajustes de cuentas y algunos agujeros de bala. Escucho su nombre a su espalda y rápidamente reconoció la voz de Isaac, el médico forense que lo acompañaba en la mayoría de sus casos. Al llegar a su lado, lo recibió con un fuerte apretón de manos, lo miro a los ojos y dijo secamente: esto realmente es un problema y no es con lo que estamos acostumbrados a lidiar.

Luego de su encuentro con el forense Genaro se dirigió hacia su compañero para ver si su estado había mejorado, tras confirmar que Máximo estaba en mejores condiciones y ponerlo al tanto de lo poco que sabían hasta el momento, decidieron volver a la comisaria. Ambos sabían que hasta el día siguiente no quedaba mucho por hacer, más que esperar la autopsia. Cuando los inspectores enfilaron hacia el auto un joven con el uniforme de la policía científica se les planto en frente deteniendo su paso. Al cabo de 10 minutos Genaro y Máximo volvían a toda velocidad hacia la comisaría central, habían encontrado algo que al Jefe le crisparía los nervios, pero debía saberlo.

El inspector jefe Daniel Serrano, todavía no había tenido noticas de Genaro y eso no era bueno. Tras terminar su tercer café y caminar por no menos de media hora de un lado al otro en su despacho oyó que llamaban a la puerta.

Al ingresar los inspectores se sintió la tensión del momento, Máximo presentaba el semblante pálido en señal de malas noticias, siempre se ponía nervioso aquel novato. Aun con cara de susto e intentando hacer caso omiso al peligro que claramente representaba, fue él quien dio las primeras declaraciones, no solo habían encontrado a la víctima sin lengua y ridiculizada, sino que solo es el comienzo. Entre las ropas de aquella transformada muchacha encontraron una pequeña nota con letras rojas “faltan 8…”. En ese momento todos tomaron asiento, debían proceder con cautela para no provocar un pánico social. Luego de unos minutos de silencio el que tomo la palabra fue Genaro:

–La muerte aproximada de la victima fue entre las 00 horas y las 2 de la mañana, eso como bien sabemos lo confirmaremos luego de la autopsia. La encontramos con un corte limpio en la garganta, una bolsa con lo que se suponemos que es el cabello de la víctima. Como si no fuera poco, también le había cortado la lengua. Iba vestida con ropa masculina y no llevaba documentos encima-.

En ese momento, luego de dos golpes leves, la puerta se abrió. Una agente ingreso, se presentó como Cielo de la división de desaparecidos, entro con decisión al despacho y deposito una carpeta sobre la mesa. Daniel la miro con gesto interrogativo y ella explico: -Es el archivo de una chica que denunciaron su desaparición hace 5 días, encaja con el perfil físico de la víctima encontrada hace unas horas, su nombre es Pilar Moreno, es de tez blanca, su color de cabello es azabache, ojos color café, mide aproximadamente 1,60m, tiene 20 años y la última vez que sus padres la vieron, salía de casa con ropa de deporte y un libro tomo 2 de medicina, dentro de la carpeta hay una foto de la víctima-.

Máximo fue el primero en abrir el archivo y dejar al descubierto la foto, en ella se mostraba una chica sonriente de cabello largo y unos 2 años menos, con algunos cambios lógicos por el maltrato de su captor, pero si, definitivamente era ella. El inspector jefe agradeció a su agente por la información y le pidió que los deje solos.

Luego de repasar la poca información que tenían, el inspector jefe dio por terminada la jornada laboral, ya no quedaba nada por hacer, más que esperar hasta el día siguiente a ver si la autopsia mostraba algún dato relevante.

Esa noche Máximo apenas toco su comida, las imágenes de ese día todavía rondaban en su mente. Después de dos años en la división de homicidios pensó que se había acostumbrado a lidiar con su trabajo, pero aquello era diferente, solo había visto esas cosas en películas, pero eso no tenía nada similar a las que había visto, hasta ese día se pensó que nadie podía hacer algo así. Pero que equivocado estaba, hundiéndose en sus pensamientos se quedó dormido sobre el sillón.

23 de Marzo de 2020 a las 00:52 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo Capitulo 2.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión