justcallmegio Giovanni DeLucchi

Una Robot programada para tener múltiples personalidades se encuentra viva sin saber porque en una Europa Robotizada, en busca de respuestas se va en un viaje junto a un dron de Navegación.


Ciencia ficción Todo público.

#I-A- #B-34 #JustcallMegio #robot
0
3.8mil VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

La Botmind N°34

No sabían bien cómo empezar, y no supieron tampoco como terminar, pero lo único que sabían esa noche en la mesa de reuniones, es que el proyecto había sido un éxito.

- Hemos creado 40 Robots. Señor -

Dijo una voz lúgubre, y algo preocupada, el científico de bata gris que se encontraba frente a él saltó de la felicidad “¡Esto va a ser el descubrimiento del Milenio!” exclamó con ganas mientras emocionado buscaba documentos en un estante atrás, no tardó mucho en llamar a una conferencia de prensa, el científico estaba preparado para darle al mundo su creación.

- Después de 5 años de desarrollo en secreto, con un equipo profesional de alto impacto, hemos terminado el proyecto “Botmind” trayendo a la vida a 40 Robots capaces de tener trastornos mentales y que pueden exportar los datos de sus comportamientos para poder estudiarlos, los hemos hecho con la intención de que estos sean lo más cercanos a una persona, más que los androides que tienen en casa, ellos nos permitirán avanzar en salud mental gracias a sus sentimientos… Gente, hemos hecho que un robot sienta. -

No tardó en hacerse noticia a nivel mundial, sobre todo al sureste de España, donde había sido descubierto el complejo de investigación que trajo a la vida a este grupo de Robots, pero la noticia no fue porque fuera una revolución ni nada similar, sino por todo lo contrario, la idea de “Robots con Sentimientos” en una sociedad robotizada fue rápidamente vista como algo Antiético la gente desinformada atacó a los científicos, las sedes, y a la ciencia en general, los bandos se dividieron entre los que defendían la práctica de crear androides para estudiar la mente humana mientras que otros simplemente decían que la moralidad de darle vida a alguien para hacerle una rata de laboratorio era algo inexcusable.

Eventualmente la investigación fue cerrada por los gobiernos, y la gente obligó a los centros a apagar y darles una muerte digna a cada uno de los robots creados con ese fín, y así fue como entre un montón de chatarra ahora habían 40 Robots tirados, esperando a algún día encenderse y vivir o simplemente viviendo el paso del tiempo sin sentirlo.

B.34 entonces se encendió cuando un pequeño Dron de navegación chocó con una batería cercana a ella.

Secuencia de inicio…

Botmind N°34 encendiéndose.

Trastorno de Personalidad Múltiple.

Activar.

- Ah, lo siento señorita - dijo una bola voladora de color blanco con luces azules.

- ¿Señorita? - dijo entonces la androide, su piel era de un metal blanco, con varias compuertas, era evidentemente un “modelo temprano” en su brazo estaba pintada la única prueba de su identidad como un número de serie “B.34”.

- B.34… Un segundo ¿Podrías decirme tu Serie Robótica? - B.34 no supo qué responder, no parecía tener control sobre que decía o hacía, el pequeño dron volador se encontraba frente a su rostro.

- No sé de qué hablas. - Respondió la androide.

- Tu Serie Robótica, es el nombre interno que nos dan a nosotros… por ejemplo mi serie es “N4-V1” o mejor dicho, Navegador 4 - Version 1. ¿Comprendes? - dijo el Dron, sus tonos de voz podrían cambiar, se sentía mucho más humano, B.34 pudo asumir, de alguna manera, que se trataba de un robot de compañía para humanos.

- Creo que es “Botmind” o al menos eso puedo recordar.- respondió la androide.

- No puedo encontrar esa serie en mi base de datos… pero mi Inteligencia Artificial si reacciona, creo que podría acompañarte. ¿asjilawlña sdi dodd od d o d od od od od od - el Robot cayó al piso, como por reflejo la androide lo tomó en sus manos, el dron se encontraba retorciéndose, fallando varias veces hasta que se reinició.

- ¿Deseas tomar esta unidad de Navegación como tu compañera? - preguntó mientras volvía a flotar frente a la androide.

B.34 abstuvo su respuesta y empezó a fijarse mejor donde estaba, se encontraba en uno de los llamados “Chatarreros” uno de los lugares donde la gente tiraba robots y repuestos que ya no servían, B.34 asumió que su mejor opción para movilizarse era utilizar la ayuda del Robot navegador que se la ofrecía.

- Acepto. -

Fueron caminando por un lado del Chatarrero, se encontraban muchas cosas y algunas fueron recogidas por B.34 “por si acaso”, algo en su intuición le hacía hacer cosas casi sin pensar y a pesar de que le asustara un poco hacía lo posible por ignorarlo. Gracias a N4-V1 lograron llegar rápidamente a una de las calles.

- Y entonces… ¿Qué eres específicamente? - preguntó B.34 a N4-V1 cuando iban caminando por la calle.

- Soy un dron navegador de compañía, se me utiliza para ayudar a dirigir a la gente y guardo datos de todo tipo en mi sistema, soy como una especie de acompañante volador con acceso a los datos del tráfico, clima y distancia para poder ayudar a mi humano a llegar donde necesite llegar. -

B.34 no tardó mucho en asumir que la razón por la que N4-V1 se encontraba en el Chatarrero era porque estaba fallando.

- Entonces… ¿Por qué me sigues? -

- Mis sensores dicen que eres una humana -

- Interesante. - Dijo fríamente la androide mientras se acercaba a una de las tiendas.

Era una tienda de repuestos robóticos, nada de reparaciones, sólo venta, atendida por un chico de lentes con su propio N4-V1.

- Bienvenid. - Dijo el chico antes de detenerse.

- ¿Sucede algo? -

- No, sólo estoy un poco sorprendido porque me visite un robot. -

- Sólo vengo a vender un par de repuestos y luego me iré.-

- Dame un momento. -

El chico se acercó a una de los cajones detrás del mostrador y de ahí sacó un sensor, con él, escaneó detenidamente a la androide mientras ella hacía una expresión de aburrimiento con sus ojos completamente blancos y brillantes.

- Pues sí, eres una Robot y no una cosplayer. No estoy seguro sí te puedo vender… Ó sea… ¿Sí quiera entiendes que es todo esto de “Venta y Compra” y todo eso? -

- Creo que s. -

Ante el shock del Chico y de N4-V1, los ojos de B.34 cambiaron a un fuerte color magenta, y repentinamente su expresión cambió a ser una mucho más agresiva, sin limitaciones ni pensamientos, se acercó al mostrador y tomó del cuello de la camisa al chico de lentes.

- Sí quiero que me compres estas cosas. Me las compras. - dijo con una voz ligeramente distinta, de una forma agresiva y cada vez intentando ahorcar más al chico.

- VALE VALE VALE - dijo el chico, mientras temblaba - Deja las cosas en el Mostrador y las voy a revisar… porfavornomemates - El chico fue soltado y B.34 dejó las cosas de golpe en la mesa.

- Bien, te puedo dar un poco más de 135 E-Coins por esto.-

- Me vale. Depositalas aquí. - B.34 rápidamente escribió en un papel que robó del mismo mostrador una E-Billetera donde el chico podía depositar el dinero.

Mientras el chico hacía el trámite, y se aseguraba de estar a una distancia segura, y de tener una pistola eléctrica bajo la mesa de ser necesario, volvió a hablarle a la androide.

- Entonces ¿Qué clase de nuevo robot eres tú? -

- No lo sé, No me importa, No te importa. -

- Que conversativa… ¿Es eso una unidad N4? -

- N4-V1, a su Servicio - respondió N4-V1

- Una versión uno… Son un dúo bastante llamativo ¿eh? -

- ¿A qué te refieres? - dijo B.34

- La posibilidad de que los robots fueran tan humanos estaba prevista pero no esperada, es sólo que, se me hace extraño… Al menos soy tolerante, creo… Aún así, hay algo raro. -

- Sólo dame el dinero. -

- Sí, en eso estoy. - El chico presionó el Enter y rápidamente B.34 empezó a dar la vuelta para irse.

- Un segundo. -

- No. -

- Ay, ¿Porfi? -

- Ugh, Vale, ¿Que quieres? -

- Eres un Botmind ¿No? -

- ¿Qué? ¿Cómo sabes? -

- Han estado en las noticias como locos este ultimo mes, me parece increíble que aún así hayan lanzado uno al publico, es verdad lo humanos que son ustedes. -

- ¿Ustedes? -

- Ah, supongo que no debes estar al tanto, al fin y al cabo solo te guías por tu programación. -

- Sí, Sí, ¿Ya puedo irme? -

- Adelante. -

- Tú, Cosa voladora, llévame a l. -

Los ojos de B.34 volvieron a cambiar de Magenta a Blanco. como un par de luces led.

- ¿Gracias por todo, Chico, N4-V1 podrías llevarme a la calle 21? -

N4-V1 cayó directamente al Piso.

El chico cerró la tienda e invitó a la androide a pasar, mientras él mismo revisaba a la unidad N4 que había caído al piso.

- Bien, déjame tenerlo claro… Eres una Botmind, que puede cambiar de personalidad ¿No? -

- Aparentemente sí… -

- ¿Tú elegiste cambiar? -

- No, simplemente pasó. -

- Entiendo… Al final los rumores eran reales. -

- ¿Rumores? -

- Su creación causó un revuelo nacional, no pensé que tiraría uno de los prototipos por aquí, no te preocupes, estás segura aquí. -

- ¿Aquí? -

- Oye, estoy casi seguro que eres muy valiosa, pero desarmar robots vivos no es mi estilo… está arreglada tu cosa. -

- N4-V1 Al servicio de BBBBBBBBBBBBBBBBBBBB… - dijo N4-V1 antes de detenerse de golpe y volar sobre el hombro de B.34

- Bueno… Casi… Creo que no pudo registrar tu nombre. En fin… ¿Que piensas hacer ahora, Querida Robótica Amiga? -

- Pensaba en seguir viajando, sin rumbo, hay algo en el fondo de mi mente que me lo está pidiendo. -

- Tu tampoco puedes ir en contra de la programación ¿Eh? -

- … -

- No te preocupes, así es la robótica. -

El chico hizo un gesto, y parte de la tienda cambió completamente, de las paredes salieron paneles que formaron una cama, una mesa y unas sillas, sobre todo había un ojo rojo observando.

- Gracias Hal. - dijo el chico, el Ojo rojo hizo una expresión leve de “felicidad” y se apagó, probablemente esperando un siguiente comando de su amo.

- Un robot está programado para hacer algo… “Hal” Aquí, puede transformar mi tienda en una casa, y viceversa, pero la gente le tiene miedo, viven con robots a diario pero no quieren que controlen sus vidas, tu eres parte de eso… De seguro que alguien salió ya con las conspiraciones de que nos quieren “reemplazar” con ustedes. -

- ¿Reemplazar? -

- Puedes formar una conversación sin que te lo pidan, no vives bajo una orden… eres una humana en todo menos cuerpo… Porque es de metal, algunas personas te tendrán miedo… así que sí no está en tu programación, aprende a escapar. -

- Entendido… Yo no necesito dormir… - Dijo la androide mientras se revisaba el brazo con “B.34” escrito en él, no sabía lo que le esperaba, el chico finalmente se sentó a tomar un café diciéndole a la chica que debería ser posible salir sin ser muy vista en esos momentos, y le abrió la puerta, con un simple “Te ofrecería donde quedarte, pero apenas entro yo aquí.

B.34 le pidió direcciones a N4-V1, necesitaba aprender un poco más, así que se dirigió a la biblioteca, a buscar un libro con el que aprender que era “Escapar” y “Viajar”, un montón de palabras que decía, que conocía, y que sabía que eran, pero que no tenía idea que significaban. Fue entonces cuando en medio de la noche se pudo ver a la androide caminando por las calles del pueblo al sur de España por primera vez.

7 de Marzo de 2020 a las 04:58 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Leer el siguiente capítulo La Biblioteca

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión