nyridian

Yuuri Katsuki es un estudiante de veterinaria al cual solo le falta un semestre para poder graduarse y regresar a Japón, pero sus planes se ven interrumpidos cuando un día le remueven el dinero de la beca y le dejan a la deriva sin poder pagar la costosa mensualidad. Pero no todo esta perdido, Phichit Chulanont, su mejor amigo, siempre tiene un plan: ¡Convertir a Yuuri en un sugar baby hasta que logre sacar todo el dinero necesario! Si, Phichit tenía un plan... y no, no era el mejor plan, ¿pero qué más podía hacer?


Fanfiction Anime/Manga Todo público.
2
1.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Link

-No puede ser... -murmuró Yuuri enterrando la cabeza entre sus brazos- No puede ser, no puede ser -repitió con frustración.


Estaba en problemas, en verdaderos problemas. Le habían retirado la beca por no haber alcanzado dos puntos que necesitaba para entrar en el rango mínimo y ahora... no tenía dinero para completar la mensualidad del próximo semestre.


-¿Qué les voy a decir a mis padres? -sollozó con preocupación.


Sus padres no podían pagar su semestre y estaba tan próximo a graduarse que casi dolía. Siempre había tenido notas perfectas, pero con la muerte de su querido Vicchan había perdido totalmente el rumbo de sus pensamientos y no se concentró muy bien en los últimos parciales.


-Estoy perdido -sentenció justo cuando la puerta de su habitación se abrió.


-¡Yuuri, traje un poco de...! -más Phichit no terminó de hablar al ver el estado de su amigo- Oh, Dios -murmuró soltando las bolsas de compras- ¡Treinta y tres doce, tenemos un treinta y tres doce! -exclamó rebuscando en las bolsas.


-Phichit... me duele la cabeza -intentó murmurar a su mejor amigo y compañero de piso, pero el tailandés no le prestó demasiada atención y le lanzó un chocolate.


-¡Traje chocolate! -dijo con una sonrisa- ¿Recuerdas a Seung?


-¿S-Seung? -preguntó volteando la silla giratoria de su escritorio para verle- ¿El chico de intercambio de Psicología que te gusta?


-¡Sí, él! Bueno, me dijo que el chocolate ayuda a mejorar el humor triste y a combatir el duelo -dijo sentándose en la cama del japonés con una leve sonrisa, en verdad quería ayudar a su amigo- También hay helado, frituras e hice las compras de la semana de una vez -su entusiasmo logró hacer sonreír un poco a Yuuri.


Desde lo de Vicchan su humor y ganas de hacer lo que sea también habían decaído bastante, por lo que Phichit se encargaba de las compras y Yuuri se lo recompensaba cocinando.


-Gracias, Phichit... pero no... Esta vez no es Vicchan quien me tiene así -suspiró tendiéndole la carta que había recibido de la institución.


El moreno se tomó su tiempo para leer el papel y a medida que lo hacía su ceño se fruncía cada vez más.


-¿¡Pero qué estupidez es esta!? -exclamó levantándose de un salto como si fuera un resorte- ¡Es idiota! ¡Son solo dos jodidos puntos! -exclamó explotando ante tal injusticia.


-Phichit, tranquilo -sonrió Yuuri cabizbajo, intentando calmarle mientras comía un trozo de chocolate.


-¡¿Cómo esperas que esté tranquilo?! -exclamó agitando la carta- ¡Esto es basura, Yuuri, basura! ¡Por dos puntos te van a sacar del programa! ¿Qué vamos a hacer?


-¿De qué hablas? -preguntó metiéndose otro trozo de chocolate a la boca- Tu pasaste todas tus materias perfectamente, yo soy el despachado -murmuró decaído.


Phichit solo le miró sin creerlo.


-Yuuri, somos un equipo -frunció el ceño- Somos amigos, sin ti... ¿qué sería de mí? ¿De mis hámster?


Yuuri parpadeó.


-Pues seguirías siendo el mismo... pero sin mi aquí, igual siempre haces lo que quieres -murmura acabando el chocolate, no le importaba engordar... necesitaba ahogar su tristeza en comida.


-Bueno, sí, ¡pero tú me das estabilidad y me complementas! -alargó en un puchero mientras iba a por la jaula de sus hámster- Tenemos que encontrar una solución, además... solo queda un semestre para graduarnos... No permitiré que solo te vayas a Japón, ¡boicotearé este lugar si es necesario!


Yuuri solo soltó una risita al ver al chico con sus hámster en la cabeza. Que Phichit se preocupara por él le hacía sentir un poco mejor. Sonrió y devolvió la mirada a la envoltura vacía de chocolate en sus manos.


-Phichit, no es necesario, si trabajo por un año o más quizás consiga juntar el dinero para regresar -murmuró doblando el papel.


-Yuuri... son más de ciento cincuenta mil dólares -le cortó serio-incluyendo todos los otros gastos -movió una mano- Esta universidad es buena, pero es una bestialidad el costo.


Y aquello era verdad. Los profesores eran la crema y nata, y sus estudiantes debían ser también lo mejor de lo mejor... o tener padres ricos.


-Pues... voy a tener que trabajar mucho -murmuró dejando la envoltura aparte para luego dejarla en una bolsa de reciclaje.


Phichit bufó y negó.


-Voy a ayudarte -dijo firme- Ya te dije, me complementas... Eres como mi hermano, pero pálido y japonés -sonrió tomando su laptop y sentándose en su cama.


Yuuri rió.


-Gracias por notarlo -murmuró y suspiró- Ahora, si me permites, quiero dormir un poco y deprimirme -suspiró lanzándose a su cama y tapándose la cara con la almohada.


El tailandés hizo una mueca de abatimiento.


-¿Te dejo solo? -preguntó suave.


-Por favor...


-Bien, yo... arreglaré las compras y buscaré una solución -Yuuri solo gimió- Lo prometo -asintió levantándose.


Phichit no se daría por vencido nunca, jamás. Haría lo que sea porque Yuuri se graduara junto a él.


-Me pregunto si sería muy difícil robar un banco -murmuró distraído.


-¿Qué? -preguntó Seung.


El moreno miró la pantalla, estaba en una vídeo llamada con el coreano, hace rato que había dejado tranquilo a Yuuri.


-Nada, Seungchi, nada -negó recargándose en sus brazos- Solo pienso una forma de obtener dinero rápido durante estos tres meses de vacaciones.


-Trabajar -propuso tranquilamente el contrario como si fuera obvio, sin prestarle mucha atención a su interlocutor.


-No -negó- Aunque fuera a Japón para ahorrarse vivienda, comida y transporte, no lo lograría a tiempo...


Seung suspiró y miró la pantalla, Phichit se veía abatido y en verdad preocupado. No era como si le importara demasiado, pero...


-La prostitución es una opción -soltó serio, aunque era más una broma para hacerle reír y lo logró, Phichit soltó una pequeña risita.


-No veo a Yuuri prostituyéndose para pagar la Universidad -negó con una sonrisa- Es un buen cerdito, Seung.


El coreano levantó una ceja. Él sabía de un par de chicas que si lo hacían para pagar su mensualidad... aunque eso de todas formas, no era su problema. Suspiró.


-¿Un préstamo?


El moreno lo pensó.


-Con un banco tardaría porque se supone que solo venimos a este país a estudiar, es mucho dinero y con la Universidad es un engaño, estaría endeudado hasta los treinta y ocho -negó con las manos en la cara.


-Uhm, escucha, no tengo más ideas para ayudar a tu amigo, lo siento -dijo cansado pues tenía bastantes deberes.


-No te preocupes, entiendo, solo... quería hablar un poco contigo, sé que estas ocupado -suspiró un poco sonrojado, dejando a uno de sus hámster sobre el teclado.


El coreano solo miró la pantalla sin alguna expresión. No era su problema, pero... quería ayudar a Phichit porque era su amigo y quería evitar que hiciera una locura.


Suspiró.


-Hay una forma.


-Vender drogas tampoco es una opción... Ni órganos -le miró entrecerrando los ojos.


-Ehh, sí, eso no era lo que iba a decir -bufó abriendo una pestaña nueva en el buscador- Hay una página de acompañantes que usa mi prima...


-Eso es prostitución, Seung -respondió Phichit seriamente.


-No, no lo es... si el acompañante no quiere, no llega a eso -dijo tranquilo, enviando el link- Revisa el chat, lee la página y luego ve qué haces -dijo estirándose- Yo me voy, tengo tarea y debo estudiar acerca de mi buen amigo Freud y su pandilla.


-Suerte.


Y Seung cortó la llamada dejando a Phichit con aquel link y una inmensa curiosidad. El moreno no lo pensó más y le dio click, para luego de un rato leyendo e informándose sobre aquel sitio de nombreSugar, decidir que en definitiva era una opción.


-Hasta yo quisiera ser un sugar baby -soltó una risita luego de ver mejor la página.


Se había creado un perfil utilizando una foto de Yuuri que robó de su Instagram (el cual también había robado la contraseña), pues aquel sitio era bastante cuidadoso con las imágenes e información asegurándose que nada fuera falso, ya que como había dicho Seung, era un sitio de acompañantes seguro y profesional. Y debía serlo, ya que sus clientes eran hombres solteros de todas las edades y de todas partes del mundo con enormes cuentas bancarias que buscaban chicos o chicas solo para pasar un rato, tener una cita, ir a comer... otros si ponían en su perfil sus intenciones de algo más al finalizar el día, pero la gran mayoría solo buscaba compañía mientras a un lado ponían sus enormes ingresos de millones de dólares y sus importantes trabajos.


-Yuuri, me vas a amar luego de esto -murmuró Phichit decidido mientras completaba el perfil de Yuuri Katsuki y lo hacía público.

5 de Marzo de 2020 a las 19:19 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Primer mensaje

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión