¡Nuevo concurso de escritura disponible! #UnMundoParalelo. Leer más.
nelson-fernandez1582658207 Nelson Fernandez

La historia se centra en los niños huerfanos de la Guerra del Pacífico en 1879 en Chile, que fueron vendidos por las monjas de la Providencia a los campesinos de Curepto.


Histórico Todo público.

#niños #guerra #militar #terremoto #huerfano
Cuento corto
0
1.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Olga de Curepto

“Olga llega a Curepto”

Hola amigos, quiero compartir con uds. un deseo de mi viejita; ella siempre decía: que ganas tengo de contar mi vida, que esta llena de emociones y de experiencias que le dieron sentido a mi vida y que permanecerán en la memoria para siempre

Esta es la historia de “Olguita de Curepto” que comienza con el abuelo Cesar, cuando va a hacer el servicio militar a Iquique; al Batallón de Infantería Blindada Nº 5 "Carampangue" el año 1918.

Ahí Conoce a Margarita Fernández y nace la Olguita.

Luego doña Margarita fallece al dar a luz.

Hacia 40 años que había ocurrido la Guerra del Pacifico.

Cuando la Olguita tenía unos 2 años el Papa, la llevo a Copiapó para dejarla con la Tía Lidia – eran muy jóvenes, debe haber tenido unos 17 años – pero hubo un terremoto en Vallenar el 1922, donde murieron 300 personas en Copiapó y 200 en Argentina.

Las visitadoras sociales empezaron a recoger los niños huérfanos, y el abuelo Cesar entrego a la Olguita y se la llevaron a Santiago. La internaron en la Divina Providencia, uno de los orfanatos más grande de la capital, ubicado en avenida Providencia, Las Condes.

La Olguita debe haber tenido unos 4 años, cuando apareció Prosperina Rivera de Curepto; que había hecho un encargo de una niña para llevarla al campo. Esa fue una transacción a la mala entre las monjas del convento y la Prosperina. Seguramente había plata de por medio.

La Prosperina era un personaje de película de terror – le faltaba un ojo era vieja bruja un personaje cruel, siniestro y despiadado.

Contaba la Olguita que esta señora la castigo más de una vez echándola fuera de la casa en plena noche al crudo frio que existe en ese lugar, - porque se había comido un pan de más – la niña se tenía que ir donde unas vecinas – las hermanas Quiñones – que eran unas viejitas muy cariñosas que le convidaban mazanas y mote con huesillo que tenían en unas tinajas de greda.

Otra de las historias que contaba la Olguita, fue que una vez se salvo jabonada, a raíz de un terremoto que ocurrió en Talca en 1928, el epicentro se localizó cerca de Curepto, ​​y tuvo de 7,9 la magnitud.​​

Cuenta que ella estaba en él dormitorio, se levanto a buscar agua y cayo la muralla sobre la cama que ella estaba durmiendo. Se salvo de chiripa.

Son hermosos los recuerdos de la vida de campo. Cuenta que iba a dejar las latas de mantecas a caballo al pueblo. Siempre pasaba a la oficina de don Rene Belois - el señor casado con la sobrina de la Prosperina Rivera -.

Este señor era escribiente en la comisaría de Curepto y la Olguita le gustaba ir porque el señor Belois le enseñaba a escribir a máquina.

La Prosperina era la profesora del pueblo y siempre sacaba al pizarrón a la Olguita – que sabía más – y así enseñarles a los demás niños.

Lindos veranos a todo campo, hermosas navidades siempre se acordaba de la iglesia del pueblo cuando instalaban un pesebre y la Olguita tenía empinarse para ver al niño Dios – así era de pequeñita -.

Pero un día estaba jugando en el jardín y apareció un carabinero con una niña joven.

Era la tía Lidia que venía a buscarla. La Olguita que estaba jugando se dio cuenta inmediatamente de lo que pasaba y se refugio en las faldas de la Tía - la joven visitante era su salvación -.

La Prosperina le dice: mire señorita: yo he invertido mucho en esta niña.

El carabinero le dice: mire señora es mejor que entregue a la niña o si no lo va pasar mal.

Así que la Olguita echo todas sus pilchitas en una bolsa y se las emprendió con la Tia Lidia.

Tía Lidia estaba casada con el Tío Clodomiro y se fueron a trabajar a una quinta en los Andes. Ahí estuvieron un tiempo y luego llegaron a la Serena, donde la Olguita ve por primera vez a la Tomasita y conoce a los 9 hijos incluyendo a don Lalo, - la Olguita tendría unos 9 años.

Siempre se acordaba que jugaban con don Lalo la invitaba a ver películas debajo de la cama – nada de tonto de chiquitito fue vivaracho -

En esos años toda la gente se iba al norte donde había mucho trabajo – todavía estaba el boom del salitre -.

Primero se fueron los niños más grandes a Taltal y después el resto.

Eran muy pobres tuvieron que viajar en barco que era más barato y don Lalo - que debe haber tenido unos 9 años - le fue a pedir a su Papa dinero para el pasaje y este, le regalo un corte de genero para que lo vendiera y así juntar las lukas. Bueno esas son las historias que contaba la Olguita. – Seguimos

La familia: Lidia, Clodomiro y la Olguita llegan a una oficina salitrera Santa Luisa cerca de Taltal.

Esa fue una experiencia llena de lindas aventuras de conocer personas y todo lo que involucraba manejarse en una oficina salitrera. Contaba que en la pulpería había puras cosas ricas para comer – todos productos importados –

Después de un tiempo se instalaron con un negocio de abarrotes en Taltal llamado “EL GALLO”.

La vida de la Olguita en Taltal, no era una vida para una niña. La Tía Lidia era demasiado exigente la hacía trabajar como chino.

A propósito de chino; una vez tuvo que ir a dejar una empanadas y un chino - que había muchos en Taltal -, este la llamo con insinuación sospechosa y la Olguita salió corriendo. Le conto a la tía, pero esta no le creyó y le dijo: “estay loca niña”.

Dice que la Tía le compraba todo lo que quería tenía piano con profesora, y era porque trabajaba desde la mañanita.

Una vez llego al Almacen El Gallo, don Lalo - que ya era un jovenzuelo - le dijo a la Olguita que estaba atendiendo el negocio: “fíame una cajetilla de cigarros” – por supuesto todavía no se la paga. Jajaja.

Lo que más disfrutaba como niña, era la playa una vez casi se ahoga por meterse tan adentro y el tío Armando Alday, la atendió como buen enfermero que era.

Muchas historias ocurrieron en Taltal época de la opulencia y abundancia de la ciudad; siempre me conversaba de una amiga – La Lila Herrera -que tocaban el piano juntas. La Tía no quería a la amiga porque decía que le traía recados de jóvenes. Lidía estaba muy interesada que la Olguita se casara con un gringo, el famoso gringo Charly de las salitreras: Siempre le decía: “Es buen partido tonta “péscatelo”.

Otra vez unos jóvenes que estaban a la orilla de la playa tenían un cachorro y la Olguita fue a hacerle cariño, llego la Tía Lidia y le dijo: eres una suelta, ándate para la casa; esa situación le molesto bastante.

Así que, a partir de ese día quiso internarse además aparte que el tio Cloro le había hecho insinuaciones indecorosas, y es por eso que hablo con Lidia y le dijo: prefiero estar en un convento mejor Tía.

La Olguita llega a Santiago – yo creo con 18 años – la apoderada era Glasfira Araya, (prima) no sé en que internado estuvo; pero los domingos se iba a dormir a la casa de la Tía Mercedes (hermana de la Tomasita y mamá de Glasfira).

Después de un tiempo Glasfira le dijo: Oye Olga y por que no trabajas mejor?...yo te consigo en el Laboratorio Recalcine que quedaba cerca de donde vivían (sector Portugal - Av. Matta y Vicuña Mackenna)

La Olguita le encanto el trabajo entremedio para una navidad llego don Lalo – que siempre la perseguía – y ahí empezó el romance.

Y en el 1944 tuvo su primer hijo Nelson; que está contando la historia a petición de la Olguita, ese era su deseo, “hablar de Curepto”.

En el Laboratorio fue compañera de Ramona Parra en el 1945, y a principios de 1946, una huelga de los trabajadores del salitre ​es reprimida por el gobierno, en la Plaza BulnesCarabineros dispararon contra la muchedumbre. Ramona Parra recibió un disparo en su cabeza, falleciendo en la Posta Central.

Bueno de todo pasa en la vida. El resto es historia. Muchas cosas pasaron después, don Lalo trabajo en la Disputada Las Condes. Junto plata y se instalo con un restaurante en Conchalí.

Con la creatividad de don Lalo el restaurante tuvo mucho exito. Hacia fiestas los domingos y se llenaba de jóvenes a bailar.

La experiencia fue muy diversa paso de todo, quizás un poco dura para un niño que se esta formando, pero la crudeza de la realidad a veces te sirve para enfrentar de mejor forma la vida.

Algunos personajes de esa época: Humberto Arancibia (el me dejo grandes recuerdos fue un gran amigo) El Orel, El Chupa dedo, El Tomiche, el Gastón.

El restaurante duro unos 5 años y luego la Olguita regreso a La Serena.

Hace unos 5 años fuimos a reconocer el lugar donde estuvo el Restaurante Don Lalo, y Olguita quiso retirarse rápidamente; le traía malos recuerdos.

En el intertanto nació Ricardo y la Olguita se dedico a criar su hijo.

Lo mas rescatable fue que después de 70 años la Olguita vuelve a Curepto; anduvimos buscando si quedaba alguien de la familia Rivera y nos encontramos con una tataranieta de la Prosperina. La mujer que dijo ser familiar nos comunico que ella había escuchado que se acordaban de la niña pequeña que había estado en la casa de campo.

Bueno, pero eso no es todo también fuimos a la iglesia. Un edificio antiguo con unos murallones inmenso. Pero la emoción fue tan gigante de la Olguita al acordase que había estado ahí para una Navidad, hacia 70 años en ese mismo lugar.

Hasta Olguita se nos fue el año pasado. Este es un documento es homenaje a la persona que entrego tanto, por ser la madre más valiente y decidida del mundo, invencible ante la vida y luchadora por tus hijos. Gracias por hacernos crecer, por defendernos, por darnos tu apoyo siempre y tu amor infinito.
Gracias Olguita por brindarnos todo tu amor y por querer lo mejor para nosotros, en todo momento.
Te admiro por ser esa Mujer, que nunca se cansó de luchar por su familia y le agradezco a Dios por esa gran Madre, que nos dio a mí a mi hermano Ricardo. ¡Te Amamos Mamá!

25 de Febrero de 2020 a las 20:17 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~