Luces en el cielo Seguir historia

dbenavides12 Daniel Benavides

Danny es un niño que odiaba el contacto con las demás personas, no tenia ningún amigo debido a su actitud fría y a su manera de pensar pero en su adolescencia conocería a una chica que cambiaría su forma de ver el mundo y le enseñaría lo hermoso que es tener alguien en quien confiar. Te invito a conocer este hermoso relato basado en una historia de la vida real.


Drama Todo público. © Nabuyuki Takeuchi

#promesas #amistad
0
703 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Capítulo 1

Sin sentimientos

Hace varios años hice un juramento el cual intentare cumplir y va dedicado para ti o para las personas que deseen leer esta pequeña, pero emociónate historia llena de drama, comedia, corazones rotos, amor y otras cosillas que encontraran mientras lo vayan leyendo.

Empezare desde el principio, y si será desde mi niñez, yo no era como el típico niño que le gustaba interactuar con otros y hacer amigos y bla, bla, bla, cosas que no valen explicar por qué de seguro saben cómo son los niños, bueno yo era un niño que literalmente odiaba a todo el mundo, tal vez ustedes se pregunten ¿Cómo puede existir un niño así? Pues sí, yo era así, un niño que le importaba un carajo los demás niños, las demás personas simplemente odiaban que alguien se me acerque o que me toque sin algún motivo coherente, no sonreía a menudo y los amigos de mis padres me empezaban a llamar el niño enojado, no me molestaba ni nada pero lo que si me molestaba en verdad es que vengan a amarcarme como a un bebe y que me hablen con una voz ridícula solo para hacerme sonreír, eso sí era molesto.

Bueno ese niño quería evitar a las personas, pero tenía un talento, la actuación y sus padres decidieron apoyarlo. Mi personalidad no era la más correcta, ustedes podrán entender lo difícil que pudo ser para mi interactuar con esas personas, pero al poco tiempo me fue agradando estar allí, aunque la compañía no era agradable para mi era divertido interpretar obras personalizadas y originales de parte de nuestro maestro Edwin.

Edwin vio un talento en mí y a mi corta edad puede sostener un dialogo directo delante de varias personas. El niño sin sentimientos se volvió un niño lleno de talento y la mayoría de personas empezaron a creer que mi personalidad se debía a que no explotaba toda la capacidad que tenía y así que no abandonaron la idea de que podría ser el mejor actor y llegaría a la fama de inmediato.

Bueno tu te preguntaras porque escribo esto si ya lo sabias pero las demás personas que tal vez lo vayan a leer no saben y hay que empezar desde el principio y no les puedo dejar con la duda. Bueno los años pasaron y mi talento se vio a conocer en una obra para niños que se interpretó en la ciudad de Quito, esta obra se llamaba Blanca, la niña del sueño dorado, fue en la primera obra en la cual fui coprotagonista.

Les contare un poco de lo que se trata la obra:

Blanca era una niña la cual buscaba la felicidad para ella y su familia, blanca tenía unos padres jóvenes y una hermana pequeña de 2 años de edad, bueno un día, Blanca se encontró un niño llamado José, el le prometió ayudarla con todos sus problemas si ella le ayudaba a encontrar a su familia y allí comienza la aventura de Blanca. José sabía que la niña que le iba a ayudar tenia un sueño, el sueño de blanca era ayudar a su familia a encontrar la felicidad eterna, José estaba dispuesto a ayudarla ya que ella lo necesitaba más que él. Blanca sin darse cuenta estaba por cumplir su sueño ya que José la estaba ayudando a ella mientras ella la ayudaba.

Algo complicado para unos niños verdad, pero fue entendible y todos se sintieron a gusto y disfrutaron de la historia. En fin, mi idea de personas desagradables iba desapareciendo, pero aún no estaba convencido de lo que decía y todo me seguía importando un carajo. Mi familia estaba feliz de mi éxito, yo estaba a gusto porque me divertía pero me sentía incomodo entre la multitud de actores, cada vez que tenía que tocar a otra persona se me hacía raro y lo odiaba pero no quería renunciar nunca y me aguante todo lo que sentía y no lo daba a notar para que no se ponga el ambiente tenso al momento de interactuar con los demás que conformaban el grupo de teatro, si era muy maduro para solo tener seis años.

15 de Febrero de 2020 a las 16:59 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Capítulo 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión