Mi Hermosa Debilidad Seguir historia

bombshell Bombshell

Creí que mis padres se decepcionarían de mí, pero no fue así, ellos me apoyaron tuve su compresión. Pense que mi historia sería igual que la de mi mamá, embarazarme y ser feliz con el padre de esta pequeña criaturita en mi vientre... Que mal estuve. Ese hombre que decía "amarme" no se comportaba como tal, la posesividad en él resaltaba además de sus insultos y sus maltratos. Mis padres al saberlo no dudaron en sacarme de ahí, pero... No sé cómo en menos de un segundo ya estaba en las manos del lobo, no tenía escapatoria. Yo Primrose Farah Benson Duncan me embaracé a mis dieciocho años, y este bebé es de mi profesor, quien pensé que recién lo conocía, pero... Él ya sabía de mí desde hace varios años, ahora estoy en sus garras sin salida


Drama Sólo para mayores de 18.

#embarazo #amor #secuestro
2
703 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

Sangre

NARRA ALVARO


Acompaño a los enfermeros junto a la camilla donde llevan a mi padre, todo se salió de mis manos.

—Hasta aquí nomas puede llegar señor Milton—dice la enfermera


— Debo estar con el — intento entrar, pero ella me lo impide.


—Por allá hay un baño donde se podrá limpiar.

Asiento en respuesta, me dirijo al baño y me veo frente al espejo, toda mi camisa está completamente de sangre, la sangre de mi padre. Me la quito rápidamente y empiezo a lavarme mi cara.

Saco mi celular de mi bolsillo y marco a Julián.

— ¿Álvaro? ¿Qué paso?

—amigo necesito que me envíes ropa para mi padre y para mí—contesto

— ¿Está todo bien? —pregunta

—no, no lo está, todo salió mal, uno de esos malditos disparo a mi padre—contesto

—¿Dónde estás?

—En el hospital.

—Voy para allá—dice cortando la llamada

Guardo mi celular en mi bolsillo, soy un idiota un completo idiota. Empiezo a golpear el espejo hasta tal grado de que mis puños sangren y el vidrio roto se esparza por el lavabo.

Alrededor de tres horas ya me encuentro totalmente limpio, ahora estoy en espera junto a unos guardaespaldas y a mi amigo Julián.

—no te preocupes Álvaro, todo estará bien, el señor James es un hombre fuerte

Nada está bien, mi padre, es el único quien me queda, el no debió interponerse, a mi debió haber caído esa bala.

—familiares del señor Milton—anuncia el doctor

—soy su hijo ¿Cómo está mi padre? —pregunto levantándome de la silla donde estaba sentado hace unos momentos

El doctor suelta un suspiro, su rostro de nostalgia me dice todo, no lo quiero creer, no. No puede ser.

—el señor Milton, acaba de fallecer su cuerpo no resistió a la cirugía, ya había perdido mucha sangre cuando llego aquí.

De mi boca no sale nada, ninguna palabra. No tengo palabras para esto y por una vez más desearía que a mí me cayera la bala.

Me quedo solo en la silla pensando en él. Pido que me dejen solo. algunos minutos u horas no lo sé, pasaron aún estoy aquí sentado esperando que el doctor venga y me diga que lo que dijo no es verdad.

De pronto huelo un perfume a fresas haciendo que levante la mirada para votar al individuo que esta en mi costado.

Pero tan solo me quedo callado al ver a la niña pelirroja, viendo sus zapatos. Sus ojos... esos hermosos ojos, su piel tersa, pero lo que mas me llama la atención es su cabello.

—Hola —me habla ella de pronto.

Cuando escucho su voz es como si escuchara la voz de una diosa. Una diosa con un pequeño cuerpo, pero perfecto para mí.

—¿Cómo te llamas? —pregunta con una sonrisa haciendo parpadear sus pestañas.

—Álvaro —respondo sin aliento y sin creer que tengo a un ángel frente a mí.

—Hola Álvaro, mi nombre es Primrose.

—Hola Primrose ¿Cuántos años tienes?

—Tengo siete años —debí suponerlo —¿Y tú?

—Diecisiete —respondo.

—No pareces.

—¿Cuántos años crees que tengo?

—Parece de veinticinco, es que... eres muy musculoso y alto —suelta una risa con la cual me quedo encantado —¿Qué haces aquí?

—Mi padre... falleció —contesto de nuevo mirando hacia el suelo.

De pronto siento unos delgados brazos rodearme, cuando alzo la mirada la veo a ella abrazándome. Su perfume lo puedo oler mas de cerca, haciendo que piel se me ponga de gallina. Coloco mis brazos ligeramente encima de ella, para que no se ponga incomoda.

Es increíble que una niña cree todo este sentimiento en mí.

—No se preocupe, ahora esta en el cielo.

Eso lo dudo, no voy a negar que mi padre hizo cosas malas, tal vez ni el infierno lo quiera y tampoco a mi si algún día llego a morir. De seguro todo los Milton se irán directo al fuego sin fin porque no hay uno que no tenga pecado alguno. Excepto madre, esa dulce mujer no debió morir a manos de unos narcotraficantes, cuando mi padre la encontró fue demasiado tarde.

El ángel se separa de mi para poner sus ojos encima mío.

—¿Y tu que haces aquí? —pregunto intentando cambiar el tema.

—Mi tía vino a hacerse una ecografía, solamente mi tío y mi hermano pudieron entrar —responde.

—Gracias por el abrazo.

—Un abrazo no le hace daño a nadie.

No pequeña, tu abrazo fue especial para mí. Es lo único que acaba de alegrarme este día. Tu mi ángel.

—¿Cuál es tu nombre completo? —pregunto.

—No puedo darle esa información a alguien desconocido —bajo la mirada, esperando a que sienta "compasión" y me lo diga —Mi nombre completo es Primrose Benson.

—El mío es Álvaro Milton —ella sonríe haciendo que yo también lo haga.

—Es un muy bonito nombre —dice.

—Gracias Primrose. Una pregunta —digo ya que tengo curiosidad de algo — ¿Qué significa tu nombre?

—Mi madre me puso así ya que fui su primera rosa.

—Eres una rosa muy hermosa.

Sus mejillas se trotan de color rojo, casi igual que su cabello. Se encoje en su asiento, abro la boca para hablar sin embargo una voz de una mujer me lo impide.

—Prim ya nos vamos —dice la chica saliendo del consultorio.

—Ya voy tía Aitana —se levanta de la silla —fue un gusto conocerte Álvaro.

—Adiós Primrose —se acerca a la chica, mientras que entrelaza su mano con la de un niño menor que supongo que es su hermano.

Un hombre de cabello castaño me fulmina con la mirada para luego irse con su esposa y los niños. Cuando los cuatro se retiran vuelvo a la dura realidad.

—Llevaran el cuerpo de tu padre a la morgue... luego podrás ir y pedir que lo lleven a casa.

—Lo quiero para hoy en casa... haremos un funeral digno de mi padre y su muerte no será en vano.

Primrose Benson, una desconocía que conocí en el hospital. Tal vez todo no ha salido mal, pronto nos volveremos a ver mi ángel. Cuando menos lo esperes estaré detrás tuyo. Desde este momento ella se convirtió en mi hermosa debilidad.


14 de Febrero de 2020 a las 05:26 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Feliz segunda luna de miel

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión