polanco Carlos Polanco

En el año 3067 se emplazó el primer centro espacial en Europa la Luna de Júpiter, en el interior del cráter Pwyll, se le llamó la base Pwyll.


Ciencia ficción Todo público. © ISBN 978--607--29--2217--4
1
3.5mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Base Pwyll

En el año 3067 se emplazó el primer centro espacial en Europa la Luna de Júpiter, en el interior del cráter Pwyll, se le llamó la base Pwyll.


La habitan desde que se construyó, nueve androides de nucleo positrónico, totalmente reparables y escalables. Es una generación de androides con un nivel evolutivo muy superior a los construidos hace doscientos años. Pwyll fue planeada para ser autosuficiente, y muy alejada de lo que se entendía por "vida", en los inicios de la especie humana.


No está de más decir que el papel de los humanos en el planeta Tierra fue breve. Primero un accidente —el impacto de un meteorito al golpear la Tierra—, exterminó a los dinosaurios.


Entonces los humanos ocuparon ese espacio. pero la permanencia de la especie humana con respecto a todo lo viviente en el planeta, sólo ocupa dos segundos en un reloj de 24 horas. Permaneció poco tiempo en ella.


La especie humana siempre tuvo pocas posibilidades sus crias requerían 23 años para madurar, cualquier otra especie podía tener crías capaces de bastarse por sí mismas a las pocas semanas o meses de haber nacido.


Luego aparecieron señales de cambio climático en el planeta, y no supieron interpretarlos. Sólo la especie humana los ignoró. Finalmente los humanos desaparecieron al final del segundo milenio. Para ese momento los androides ya habían aparecido.


—ARD-087 proceda a inspeccionar el exterior de la base —le dijo Talos el cerebro de la base Pwyll—, el sensor de aproximación del cuadrante cuatro, no responde a ninguna prueba, y los sensores gravitatorios identifican una franja de calor próxima al sensor, —agregó.


El androide ARD-087 "despertó" —se hallaba en modo pasivo—, y se aproximó a la escotilla de segu- ridad, inmediata a la escotilla exterior.

—Base Pwyll procedo a abrir la escotilla de seguridad —dijo ARD-087.


La escotilla de seguridad se cerró y 20 segundos después de haberse descomprimido la la zona de desembarco, se abrió la escotilla exterior.


ARD-087 se dirigió al cuadrante cuatro, a trescientos metros al sur de la base Pwyll. A 50 metros del sensor de aproximación se detuvo.


—ARD-087 a base, la franja de calor en la proximidad del sensor crece considerablemente, acompañada de un descenso de temperatura en su borde, el diferencial de temperatura es -130 centígrados y sigue bajando —comunicó el androide—, no me es posible avanzar, en estas condiciones, espero instrucciones, — agregó.


Súbitamente la alarma en la base Pwyll se activó y Talos "despertó" a los restantes androides. Talos redirigió dos de los sensores gravitatorios al cuadrante cuatro, hallando que ese diferencial en la frontera de la franja no afectaba el campo gravitatorio. Ese descenso de temperatura resultaba invisible a los sensores de la base.


—ARD-087 regrese inmediatamente, use sus impulsores atmosféricos para arribar aquí en los próximos cinco segundos, ingrese por la esclusa superior.


Cuatro segundos después ARD-087 ingresaba a través de la esclusa superior de la base.


Apenas se confirmó el ingreso de ARD-087 todas las escotillas y esclusas se encriptaron y físicamente los androides las bloquearon. Talos entonces activó un campo iónico en su exterior.


La base Pwyll estaba sellada.

28 de Febrero de 2020 a las 02:22 0 Reporte Insertar Seguir historia
1
Leer el siguiente capítulo Aislamiento

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión