daikiaki Daiki Aki

Comenzamos con la Yuuyu❁Yuyuu week de san Valentín <3 espero poder escribir cada día de esta dinámica. No soy mucho de escribir del universo canon, así que decidí hacer un AU que vaya continuando según la temática diaria de esta Week.


Fanfiction Anime/Manga Sólo para mayores de 18.

#yaoi #bl #yurionice #yuyuu #yurixyuuri #yuuyuvalentines #yuyuuvalentines #yuuyu #yuurixyuri
5
4.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Día 1: febrero 8 “REENCUENTRO”.

Los reencuentros con las personas que quieres tienden a ser felices, emotivos y en ocasiones, cariñosos, pero este no era el caso. En el momento en que Yuuri Katsuki chocó en la calle con su ex compañero de escuela, Yuri Plisetsky, solo pudo salir corriendo del lugar al darse cuenta que el rubio lo había reconocido enseguida.

Habían pasado cinco años desde que dejó la secundaria, podía recordar muy bien el día de su graduación y no necesariamente por la alegría de haber pasado el año con excelentes calificaciones. Aquel día había estado decidido a declararse, a decirle a la persona que le gustaba lo que sentía, ya que no volverían a verse debido a que Yuuri se cambiaría de ciudad al día siguiente por el trabajo de su padre. El azabache se encontraba muy nervioso, la persona que le gustaba era un hombre y no uno cualquiera, para comenzar era dos años menor y lo consideraba su amigo, pero si no sacaba en este momento aquellos sentimientos de su interior, estaba seguro que se arrepentiría por el resto de su vida.

En aquella ocasión aprovechó el hecho de que Yuri se acercara a felicitarlo por su graduación y a despedirse, habían quedado de verse junto a un árbol a la salida de la escuela ya que al rubio no l e gustaba expresarse delante de la multitud y realmente quería felicitar a su amigo por lograr graduarse— lo hiciste bien —le dijo cuando apareció en el lugar, obligándose a demostrar con un gesto la alegría que sentía por el azabache, abrazándolo ya que sabía que esta sería la última vez que se verían.

Gracias —respondió correspondiendo el gesto y sintiendo como su rostro se ponía por completo rojo gracias a aquel simple contacto.

La bocina del auto de su padre interrumpió el momento, debían irse pronto ya que faltaban cosas por arreglar y ya casi no les quedaba tiempo. En ese momento Yuuri supo que sería ahora o nunca. Se separó del abrazo, miró al rubio a los ojos y tras susurrar un “lo siento”, lo besó. Juntó sus labios torpemente, cerrando los ojos al instante para que los verdes del contrario no encontraran los suyos, no quería saber lo que él estaba pensando porque seguramente estaría enojado y asqueado. Luego de eso corrió al auto y le pidió a su padre que se fueran rápidamente mientras podía escuchar a Yuri gritando su nombre.

No había sido el mejor recuerdo de su vida, sabía que se había equivocado al haberlo hecho pensando que luego no se arrepentiría de ello, porque ahora, tras haberlo besado en ese entonces y verlo nuevamente, se arrepentía de lo que hizo.

Siguió corriendo hasta que creyó sentirse a salvo, estaba agotado y su respiración errática lo delataba enseguida. Apoyó la espalda contra una pared cercana, dejándose descansar y pensando en el rostro cambiado de Yuri, más maduro, alto y adulto. Cerró los ojos un momento para descansar incluso de sus pensamientos, pero los abrió enseguida al sentir una mano sobre su hombro.

¡Te encontré! —dijo una voz que sonaba cansada, Yuri debió haber corrido bastante para alcanzarlo— tu resistencia aún es buena —comentó mientras apoyaba la frente en el hombro del azabache. Realmente estaba agotado por correr tanto, su respiración era rápida debido a eso.

Lo siento —se disculpó nervioso, no tenía lugar a donde huir.

—“Lo siento” ¿Es lo único que puedes decir? —preguntó encarándolo, poniendo su rostro frente al ajeno, observándolo con sus fríos ojos verdes como si quisiera matarlo ahí mismo— te fuiste sin dejarme reaccionar, no llamaste y cambiaste de numero. Pasé años pensando en ti y cuando por fin creo que te olvidé, apareces en mi vida y en vez de hablarme ¡Huyes! —habló con rapidez, tomando a Yuuri por los hombros para que no escapara de nuevo— y lo único que puedes decir es “lo siento” ¡¿Crees que eso arregla algo?!

Yuuri no sabía que decir, se encontraba un poco asustado por la fuerza con la que era obligado a quedarse. Negó con la cabeza, las palabras no salían de su garganta y sentía la boca seca, sin quererlo las lágrimas comenzaron a correr pos sus mejillas. Debió haber sido duro para Yuri el superar el hecho de que un chico lo besara— no sé qué hacer para enmendar todo respondió entre sollozos, sorprendiendo al rubio con su reacción— Lo siento, solo dime qué debo hacer para compensarte y lo haré… lo prometo —se quitó los lentes y limpió sus ojos con el dorso de sus manos.

Sal conmigo —respondió Yuri mientras tomaba las manos del otro, alejándolas de su rostro y comenzando él a quitar las lágrimas con sus pulgares— compensa el tiempo perdido y hazte cargo —dijo con firmeza para luego levantar el rostro ajeno tomándolo desde el mentón— y devuélveme el beso que me robaste.

Yuuri ya no sabía que pensar, jamás se imaginó este giro de los acontecimientos donde el rubio le confesaba indirectamente que también le gustaba, al parecer había malinterpretado todo. Su corazón latió con fuerza y su rostro enrojeció, después de todo no solo le estaba pidiendo salir y sus sentimientos aún estaban escondidos muy dentro de él— puedes tomarlo de vuelta —habló mientras desviaba la mirada hacia abajo. Esa situación era vergonzosa, además había personas comenzando a observarlos.

Yuri sonrió de lado, acercó más su rostro al del azabache dándose cuenta de que este cerraba fuertemente los ojos como la primera vez que juntaron sus labios. Eso le molestaba, quería ver directamente esos iris marrones que tantas otras veces se había quedado observando— abre los ojos, tonto —ordenó y el otro obedeció justo en el momento en que el rubio lo besaba, dejándolo ver como sus ojos se agrandaban instantáneamente.

Si bien jamás olvidarían el primer beso que se dieron, el de ahora quedaría también grabado en sus memorias. Mientras había personas diciéndoles que fueran a otro lugar a hacer aquello, Yuri aprovechaba de mover sus labios sobre los del contrario, intentando buscar algún espacio por donde poder adentrar su lengua y sentir el sabor ajeno, lográndolo en poco tiempo. El azabache abrió mas su boca, comenzando a jugar con la lengua del rubio, dejando de pensar en que se encontraban bajo la mirada de los demás. Dejando de sentir vergüenza.

Yuuri se colgó del cuello de Yuri hasta que la falta de aire se hizo presente obligándolos a separarse— creo que me lo devolviste con intereses —dijo el rubio relamiéndose los labios, admirando como los del otro estaban completamente rojos.

El día en que Katsuki lo había besado, había quedado anonadado. Jamás se imaginó que aquel tímido chico sintiera lo mismo que él, porque Yuri había ocultado muy bien su sentir al ser brusco y apático constantemente, insultando a su amigo de vez en cuando; aunque cuando este lo necesitaba, le brindaba todo el apoyo que podía, levantándolo cada vez que este se dejaba caer al sentirse ansioso o depresivo. Siempre le gustó Yuuri, no había nadie más en su corazón incluso hoy. El hecho de que se marchara y el no poder volver a contactarlo, le dejó un vacío enorme que nunca pudo llenar, quedándose aislado socialmente y confiando solo en unas pocas personas.

Ahora lo tenía ahí, se habían vuelto a encontrar y esto debía ser cosa del destino. No dejaría que se escapara nuevamente, lograría que recuperaran el tiempo perdido y para eso tendrían una cita de la cual no aceptaría un “no” por respuesta.


Continuará...

8 de Febrero de 2020 a las 23:16 0 Reporte Insertar Seguir historia
4
Leer el siguiente capítulo Día 2: febrero 9 “USANDO TRAJE”

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión