Mi borra del café Seguir historia

carlos-hg Charles H.

Una historia breve inspirada en el capítulo de la higuera de la borra del café de Mario Benedetti.


Cuento Todo público.

#tributoa #relatocorto #cuento
Cuento corto
0
925 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La higuera

Creo que eh estado esperando lo suficiente como para que me vuelva a ocurrir, es decir puede que este loco y yo mismo de tantas historias que he leído a lo largo de mi vida se me haga muy fácil crearme una propia en mi cabeza, o acaso soy el único que está pensando que afuera se encuentra una Julieta (Julieta de Shakespeare no a la de Sade claro está) , pero acaso es mucho pedir eso, algo a la antigua, no como ahora que está de moda ser un patan o una chica arrogante para hacer sufrir a la otra parte y decir que es amor verdadero o como antes se le podía decir amor apache, vaya pensamientos erróneos sobre el amor, aunque pensándolo bien en algo así se basa el amor, en un poco de odio más amor incondicional, lo más seguro es que lo malinterpreten y crean que ser una persona toxica es lo mismo que ser un loco enamorado.


Solo que esto no lo siento como aquella clásica historia de amor de Shakespeare, más bien o para ser más claro me siento en una novela de Benedetti, siento que e llegado a conocer a Rita, alguien está leyendo mi propia borra en el café, ahora siento la frustración que sentía Claudio, quiero ver a Rita.


Mi encuentro con mi Rita en lo que sería nuestra higuera (aclaro que nuestra solo de mi parte, ya que no sé qué es lo que ella piense de ese momento) fue en la parada de autobuses uno A plus, iba distraída con un libro en su mano, se sentó a mi lado ahora que lo pienso creo era un libro de Verne acaso seria la vuelta al mundo en ochenta días o eran ochenta mundos para una vuelta eso no lo sé, su belleza me cautivo como aquella fina aura de belleza interna como la narrada por Patrick en el perfume, yo guarde mi libro maltratado de el principito y no pude evitar verla como mi anillo, por una milésima de segundo me convertí en su golum.


Guardo su libro y noto que la estaba observando, un perfil y rasgos que la misma belleza podía decir con orgullo que se había convertido en mujer y era ella misma en carne y hueso sentada a mi lado, me sonrío, yo le devolví la sonrisa, aunque debo admitir que tenía un poco de nervios al ver como sus labios se curvaban para mostrar esos dientes tan perfectos, también aseguraba que me haría un gesto de disgusto o algo parecido ya que una chica como ella sería obvio que está acostumbrada a pasar por momentos así y tienen la dicha de elegir si alguien le agrada o no.


Me saludo, la salude, nuestra charla se convirtió en hablar desde Bukowski hasta Lovecraft, desde la Patagonia hasta china, química, matemáticas, la toma de la bastilla y la caída de Tenochtitlan, vaya gran belleza con la que cuentas Rita (permíteme decirte así), sabes desde la complejidad de la formula general hasta la profundidad de un poema a pluma libre de aquellos poetas y bohemios de antaño, sin duda ahora entiendo porque algunos artistas se vuelven alcohólicos o drogadictos al conocer a su musa y dejarla pasar, aunque puedo asegurar que ni con la intoxicada más fuerte pueda lograr captar ese dulce recuerdo tal y como ocurrió, entre toda la excitación sapiosexual que se formó entre nosotros el camino se hizo corto, llegaste a tu destino, nos despedimos, dulce olor a rosas muy discreto en el cuello de tu camisa y una mejilla exquisitamente suave que no pude evitar darle un beso discreto y respetuoso, olvide algo esencial, algo fundamental, preguntar ¿quién eras?, saber tu nombre, ¡¡¡TU NOMBRE!!!.


Ahora como en el segundo encuentro de Claudio con Rita me encuentro en la misma terminal, quizá no sea el lugar adecuado (ya que no se volvieron a ver en la misma higuera), pero aun así está lloviendo como en aquel segundo encuentro de aquella bella historia, Claudio tuvo la suerte de besar a Rita en un día lluvioso quizá este sea mi punto bueno, han pasado dos meses desde que la vi, si Claudio y Rita se dejaron de ver por algún par de años, que más son unos meses más por si acaso este día no tengo la suerte de mirarla, espera viene alguien cubriéndose de la lluvia a lo lejos, creo que es mi Rita, deséenme suerte.

8 de Febrero de 2020 a las 03:39 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Charles H. Intento de escritor, lo hago por pasión y no considero que tenga ese toque adecuado pero e dejado atrás el miedo de hacerlo en secreto y compartir, escribo lo que me nace e intenta decir ya sea la idea vaga que cruzo por mi cabeza o aquel sentimiento que quiero plasmar y dejar plasmado por algún estupido poema, o un algún relato corto que me grita por las noches.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~