¿Quién lo hizo? Seguir historia

julia-maya1580790581 Julia Maya

Una gran serie de tragedias le ocurren a los estudiantes de un internado. Algunos estudiantes tienen la sospecha que todo lo que ocurre es porque alguien está detrás de toda esa serie de espectáculos, mientras que otros no lo creen.


Suspenso/Misterio Todo público.
0
844 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

La noche del espectáculo


Era sábado alrededor de las siete de la noche en el internado el paraíso. Como cada año a principios del ciclo escolar, el internado el paraíso organizaba un evento de bienvenida a los nuevos estudiantes. El evento consistía en mostrar un poco de cada una de las actividades que realizaban los estudiantes del internado. Para ello todos los estudiantes acudían al auditorio, el cual ya estaba demasiado lleno. Algunos se encontraban sentados, otros parados dispersados, pero listos para disfrutar del gran espectáculo que habían organizado los mayores.

Dieron las ocho de la noche. El evento comenzó, las luces se apagaron, de pronto los reflectores iluminaron el centro del escenario y ahí mismo se encontraban parados una pareja conformada por una chica y un chico. La chica vestía un traje de porrista de color gris con vistas doradas y un reluciente largo, ondulado cabello de color negro. Mientras que el chico portaba también un traje de porrista de color gris, su altura era muy alta, incluso rebasaba a la chica, pero delgado y de cabello negro. Ambos eran de piel blanca y eran animadores. Su presentación fue corta y sencilla e inclusive dijeron que no iban a mostrar más hasta que fuera el momento de reclutar estudiantes para que formaran parte del escuadrón. El evento no iba tan mal, al menos yo lo consideraba un poco mejor que en otros años e inclusive la organización que para mi era la quinta vez que lo veía. Pero algo no andaba muy bien, esa noche.

-¡Ya quiero que sean las nueve!. – dijo un chico de cabello color café de piel aperlada. Este se encontraba parado de espaldas frente a mi con un celular que tenía en la mano y otro chico de piel morena que lo acompañaba. Yo me le quedé mirando, le iba a preguntar, pero decidí no hacerlo. Así que empecé a voltear a todos lados para ver si veía algún amigo mío para poder conversar y preguntar, pero nadie había a simple vista. Así que decidí caminar y alejarme del escenario un poco, pero nada y lo único que escuchaba es que casi todos querían que fueran las nueve. ¿Qué iba a pasar a las nueve?. Ni idea.

Lo logré, logré salir de la multitud de estudiantes.

-¡Ya son las nueve! – dijo un chico rubio. En ese momento la mayoría de estudiantes empezaron a sacar sus celulares y empezaron a grabar el escenario. Así que decidí empezar a prestar atención al escenario y ahí estaba parado en el centro el chico más popular y guapo, según decían, la mayoría de las chicas se morían por salir con él. El era de estatura media, cabello café de ojos cafés e inclusive vestía de ese color y su piel era blanca, con un acento inglés. Pero para otras chicas no, lo consideraban un patán, egoísta, egocentrista, creído, vanidoso e hipócrita. Mientras que los chicos, algunos querían ser como él, otros no, también lo calificaban como patán, e inclusive se rumoraba que salía con las chicas solo para tener sexo. La verdad yo lo que sabia es que el maltrataba a su ex novia, pues en primero anduvo con Macy con la que duró más de un año y luego se dejaron. ¿Por qué? No lo sé, algunos rumoraban que ella lo había dejado, porque el quería tener sexo y ella no. Otros decían que ella le fue infiel con su primo. La verdad, les digo algo, a mi no me cae muy bien.

En fin, todos apuntaban con su celular, otros con cámara grababan. Y la mayoría de las chicas gritaban - ¡Nigel, Nigel! - Y ahí estaba él, que iba a comenzar a cantar, olvidaba eso, el le gusta cantar y muchos lo admiran por como canta, e incluyendo al mismísimo director del internado que pareciera lo consideraba uno de sus estudiantes favoritos, ya que años atrás el representaba el internado en los concursos de cantó con otras escuelas, hasta que dejó de hacerlo porque Alexander lo superó.

Empezó a cantar, pero sólo había cantado media canción cuando de repente vi cómo su pierna derecha empezó a tambalearse de un lugar a otro, de repente se cayó en pleno escenario. En ese momento todos bajaron las manos y empezaron a estallar de carcajadas. Y en un instante el auditorio se lleno de burlas inmensas, no paraba de reír nadie, es más hasta yo, que incluso trate de aguantarme, pero fue imposible de no reírse de su caída y más sabiendo de quien se trataba. - Ahora entiendo porque querían que fuera las nueve de la noche. - dije susurrando, yo sólo.

Hasta que de pronto, las luces del auditorio se encendieron y el director del internado estaba parado ahí en el escenario, tomó el micrófono y empezó hablar.

-¡¿Quién lo hizo? ¿Quién se atrevió a jugarle una broma en plena presentación a su compañero?!. El director estaba tan enfadado. – díganme ¿quién fue? Si no me dicen quién fue ahora mismo, mañana le irá peor. Así que es mejor que me digan ¡quién fue! ahora mismo.- terminó de decir el director.

Pero absolutamente nadie dijo, nada. Hasta las risas, carcajadas habían desaparecido de los rostros de todos. Ahora todos estaban tan serios, algunos mostraban cara de confusión. Pero al parecer nadie sabía nada. Ni siquiera yo. Lo único que pensaba en ese momento era lo mismo que pensaba y decía el director ¿Quién lo hizo?. Pues no lo imaginaba, ni siquiera había pensado, soñado que algo así llegará o llegaría a ocurrir y principalmente a Nigel. Ahora lo único que creó todos querían conocer era la identidad del responsable. Algunos querían saber para decirle gracias por arruinar el evento, otros para agradecerle por la caída, yo era uno de esos. Pues el evento dejó de ser el aburrido, típico de cada año y pasó a ser un gran espectáculo.

Alrededor de la media noche ya hasta había una página elgranshow.com en donde había tres videos de la caída de Nigel tomados desde tres diferentes ángulos. Uno del centro, otro del lado izquierdo y derecho. Hasta un montón de comentarios, e inclusive imágenes de su expresión del rostro. Mientras tanto, en el dormitorio casi no dormían la mayoría reproducían los videos una, otra y otra vez, y no se cansaban de verlos ni reírse. Yo trataba de dormir, pero era imposible . Mi compañero del otro cuarto se aventaba unas inmensas carcajadas. Mientras que mi compañero se preparaba para dormir.

-Oye, Larry ¿crees poder dormir con todas esas risas? – dije yo. - No, pero tengo que intentarlo, Eric. – dijo Larry.

A propósito lo olvidaba mi nombre es Eric, tengo dieciséis años y estudio en el internado el paraíso. No soy un galán, tampoco soy muy popular, me considero un chico que viene a estudiar y pasarla bien aquí. Y no soy algo, creó que soy estatura media. En fin como les narraba.

No dije nada, parecía que no había tenido un buen día Larry, pero no me atreví a preguntar que tenía, así que proseguí con lo que hacía.

A la mañana siguiente me levante, tomé una ducha, me vestí y salí a saludar a varios amigos, pero en el pasillo no había absolutamente nadie, así que decidí recorrer varios pasillos y nada. Para mi era algo bueno, había demasiada tranquilidad, silencio y una paz que se sentía, me dirigí a la cocina y ahí se encontraba Clara, una chica no muy social, diría, si te saludaba pues agradecido debías de sentirte ella no saludaba a cualquiera, tampoco era muy fácil salir con ella y hacerla reír era como un reto. Siempre suele vestir de negro y usas botas negras. Pero esta vez, Clara se comportó diferente.

-Eric, ¿verdad? – dijo Clara. Le respondí – si. En eso volvió a preguntar de enseguida – oye ¿notaste que los pasillos están vacíos?. Le conteste de inmediato – si, no he visto a nadie, más que tu, de hecho te iba a preguntar lo mismo, ¿sabes? porque no tengo ni la mínima idea de donde están todos. Es más desde ayer parece que ni tengo ni la mínima que pasa o ha estado pasando.

En ese instante colocó sobre la mesa una manzana roja que comía ella delante de mí sentada en una silla. Y contestó. – no eres el único, la mayoría se pregunta lo mismo, ¿que fue todo ese espectáculo de Nigel?. Por favor, como si más famoso no puede ser, ¿Qué intentaba?. Qué otra vez el director, diga Nigel ¿quieres volver a representar a nuestro internado el paraíso en nuestros concursos de cantos? – dijo ella en un tono presumida que al final intentó imitar al director. Aunque por primera vez, yo sentía nervios y miedo, pues nunca antes había visto a Clara hablar en un tono de voz como el que acababa de hacer. Es más parecía que la Clara que estaba sentada frente a mí tenía vida que la típica que deambulaba como si fuera un alma en pena.

Entonces le dije – si pero lo disfrutaste, digo casi todo el internado se río. En eso, alguien a mis espaldas una voz de hombre me interrumpió y dijo – si pero por la culpa de ese patán ahora van a cancelar las actividades hasta encontrar el culpable de dicho acto. Yo volteé a ver quien fue, pues había sido ni nadie ni más que menos que Ivan.

Ivan un chico de cabello negro, ojos verdes, piel no muy blanca, alto, cuerpo de atleta y su tono de voz fuerte. Ivan no le caía bien Nigel y yo no lo culpaba, pero a mi ninguno de los dos me caía bien. En eso Clara preguntó - ¿por qué dices eso?. Iván respondió – Acaban de citar a todos en el auditorio y se anda rumorando ese tipo de comentarios. Es más vamos, debemos de asistir. En ese momento Clara se puso de pie y dijo – vamos. Yo me quedé mirando y dijo – ¿no vienes? Respondí – si, por supuesto.

Llegamos al auditorio y ahí se encontraban todos, en eso vi a Larry y grité. - ¡Larry, Larry!. – ¿Qué sucede? – dijo el. - ¿Qué ocurre? – le pregunté de manera muy alterada. – Sucede que gracias a Nigel, ahora todos somos sospechosos por su gran caída. ¿Lo puedes creer? Dijo él. Me quedé mirando a él, después miré alrededor y le dije - ¿tú que crees? – me parece una exageración del director – dijo Larry en tono de molestó. – No puedo creerlo. Sabes, yo consideró que fue una caída y ya. Cualquiera se puede caer. En eso, alguien interrumpió a Larry y dijo - ¡Exacto!. No es nuestra culpa que sea torpe, ¿verdad? – dijo un chico de cabello no tan corto, con una voz muy suave, vestía de pantalón de mezclilla y un suéter verde. Sus ojos eran como gris, supongo que usaba pupilentes. El chico que interrumpió se encontraba a lado de Larry. Pero Larry no contestó sólo se quedó mirando. Así que yo le respondí – claro. Pero de pronto alguien contestó enseguida después de mi – yo no estaría tan seguro. Resulta que hallaron evidencia. Al parecer es como aceite, hay una mancha en el escenario, es más parece que alguien intento tallar para quitarla pero no lo logró – dijo Zac.

Zac es amigo mío, tiene la misma edad y coincidimos en gustos, por eso es que es mi amigo.

En eso se escuchó un terrible ruido que provenía de la bocina y era el micrófono. Era el director que tomaba el micrófono para hablar – bueno, probando, uno, dos tres. Atención buenos días estudiantes, esperó hallan podido dormir, aunque supongo que con lo que hicieron anoche no pudieron dormir, porque la culpa los mataba por dentro, dijo el director que no se veía de mucho ánimo como para hablar y mucho menos en público. Pero el director continuó hablando –Bien. Volveré a repetir la pregunta que les hice el día de ayer. ¿Quién lo hizo? Y no me respondan que nadie fue. Bien si no responden no hay problema. ¿Por qué que creen?... Mmm. Desde ahora en adelante, a partir de hoy el prefecto Nate se encargará de ésta situación. El analizará e investigará este accidente y la persona que se llegué a encontrar culpable, asumirá las consecuencias. No hay escapatoria jóvenes, sobre aviso no hay engaño. Gracias, por su atención. – dijo el director que bajo del escenario. Mientras tanto, yo veía las expresiones y reacciones de todos, pero ninguna persona parecía tener preocupación mínima. Mientras tanto, yo me acerque al escenario, un poco pero enfrente del escenario se encontraba Nigel que sólo observaba el escenario, desde el punto que se encontraba parado. Y yo lo veía e inclusive veía como analizaban la mancha del espectáculo de anoche.



4 de Febrero de 2020 a las 17:15 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los domingos.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~