MIRADAS DE UN MIGRANTE Seguir historia

villalobos91 REINALDO RODRIGUEZ HERNANDEZ

En este libro encontraras la historia quien en busca de la quimera dejo atrás a familia y amigos corriendo el riesgo de convertirse en un fantasma, de volverse la pálida fotografía en el álbum de los recuerdos. Durante muchos calendarios, mi mama, mi abuela, mi hermana, mi prima, mis tíos y tías fueron un rostro al borde del olvido, una voz al otro lado del mundo. El relato le muestra al lector la pasmosa fragilidad de los desterrados: de ellos se aprovechan los criminales de las sombras y los cancerberos del orden. Los unos los expolian a punta de cuchillo y revólver, los otros usan las leyes y el miedo.


Historias de vida Todo público.
0
352 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

MIRADAS DE UN MIGRANTE

PROLOGO


En este libro encontraras la historia quien en busca de la quimera dejo atrás a familia y amigos corriendo el riesgo de convertirse en un fantasma, de volverse la pálida fotografía en el álbum de los recuerdos. Durante muchos calendarios, mi mama, mi abuela, mi hermana, mi prima, mis tíos y tías fueron un rostro al borde del olvido, una voz al otro lado del mundo.

Fue difícil alejarlos de mi mente mientras veía videos, leía textos, periodísticos interesados en desvelar los complejos mecanismos del éxodo. En efecto, a los cubanos clase medieros nacidos en ese gobierno esclavista se nos hace un tanto difícil lograr algo.

Muchas cosas que he vivido, ofrecen un elocuente retrato de los altibajos vitales de los idos, de aquellos que trasponen fronteras para hacer digno el pan. Mi salida de Cuba me llevó al extremo de la desesperanza de confiarme en las garras de coyotes sin escrúpulos.

Me jugué el pellejo en una partida en la cual todas las cartas estaban en contra: en el camino a la libertad me robaron, secuestraron y dejaron a la suerte en una selva.

El relato le muestra al lector la pasmosa fragilidad de los desterrados: de ellos se aprovechan los criminales de las sombras y los cancerberos del orden. Los unos los expolian a punta de cuchillo y revólver, los otros usan las leyes y el miedo.

En este libro quiero expresar lo emocional que se ven con nitidez los estropicios de las erráticas políticas migratorias, de las macabras mafias y de la abulia internacional.

Donde escape del monstruo de la violencia y del azote del hambre en Cuba. Aposte mi vida al espejismo, me enfrente con manos trémulas a mil barreras físicas y cientos de trabas burocráticas.

Pero no por todo lo que he vivido, he dejado de luchar y jamás dejare de hacerlo.

Este libro es en especial para relatar la vida de un migrante, tal vez mi historia sea el espejo de alguna otra persona.

Para mí la expresión “derechos humanos” hace referencia a las libertades, reivindicaciones y facultades propias de cada individuo por el sólo hecho de pertenecer a la raza humana.

Este será un espacio para todos los emigrantes, inmigrantes y migrantes: los de adentro y los de afuera, los de cerca y los de lejos, los que tienen voz y los que no; para aquéllos que son libres y para los que aún no lo son.


CAPITUO I – ODISEA

Al dar inicio a mi libro me gustaría hablarles un poco sobre quien soy, y como logre llegar al punto en el que me encuentro.

Mi nombre Reinaldo Rodríguez Hernández, ciudadano cubano pro activista de los derechos humanos. Salí de Cuba el día 10 de noviembre del 2016, huyendo de ese gobierno Socialista que, citando su significado:

´´ El socialismo, de cualquier tipo o matiz, conduce a la destrucción total del espíritu humano y a la nivelación de la humanidad en la muerte”.

"Basta iniciar la lectura del famoso libro El fenómeno socialista escrito por el Shafarevich, Igor' Rostislavovich, para darse cuenta de que se trata de un gran libro que invita a emprender un viaje intelectual absolutamente necesario para comprender las ideologías que proponen la subordinación o incluso la supresión de la individualidad en aras de un poder que se erige en representante de intereses colectivos supuestamente superiores".

Hui de Cuba, pues es un país donde no existe la libertad de expresión; soy un joven de orientación sexual homosexual, algo que causo aún más los actos de repudios y las medidas más abusivas en mi contra. Todo esto acompañado de allanamientos violentos policiales a mi vivienda.

Mi ideología política por la Defensa de los Derechos Humanos, fue la que desemboco, la persecución judicial de los dirigentes y miembros por parte de las autoridades cubanas, me permitió conocer sobre cuales eran mis derechos y el de todas las personas, me permitió estudiar y participar en varias Organizaciones no Gubernamentales en Defensa de los Derechos Humanos, como:

El Movimiento Reinaldo Arena, dirigido por la presidenta en ese entonces Damaris Moya, luego me incorporé al Movimiento Opositor Juventud Despierta, quien su presidente es Yoel Bravo López, organización afiliada al Movimiento Cubano Reflexión dirigido por Librado Linares uno de los 75 dela primavera negra.

Estos solo fueron mis inicios a esta lucha por las Defensas de los Derechos Humanos, siendo esto causa de haber recibido maltratos físicamente y mentalmente por grupos partidarios de la policía cubana. Donde en repetidas ocasiones nos golpearon y trataron de forma inhumana.

- Yo vivía en Cuba reprimido, violentado, amenazado, las últimas palabras que recuerdo del jefe de la estación de la policía en mi ciudad Natal Santa Clara de la Provincia Villa Clara, fue que me pondría bajo régimen penitenciario si continuaba manteniendo mi puesto como activista dentro de la Organización de Derechos Humanos.


Tuve que enfrentar durante esos años en mi país, un verdadero cerco policial, controles de identidad en caminos públicos, allanamientos nocturnos, e incluso arrestos arbitrarios y extrajudiciales.

Opinar diferente sigue siendo un riesgo en Cuba. El Gobierno castrista sigue manteniendo su férrea estructura legal, burocrática y administrativa, para silenciar a los opositores del gobierno, Con pilares en estructura tales como:

-La Constitución cubana, que prohíbe la propiedad privada de medios de comunicación el requisito de que todos los periodistas en activo se unan a la Unión de Periodistas Cubanos, que de hecho se encuentra bajo el control del Partido Comunista, en el gobierno; un poder judicial que no es independiente ni imparcial, y permite que se entablen procedimientos penales para prevenir, disuadir o castigar la expresión de opiniones discrepantes una serie de disposiciones en la Constitución y en el Código Penal, tan vagas que se prestan a abusos de funcionarios del Estado, tales como la policía y el poder judicial, para restringir la libertad de expresión.

Las consecuencias de esta son nefastas tanto para los periodistas independientes que intentan hacer su trabajo como para los cubanos en general, que no pueden acceder a información u opiniones que difieran de la ideología estatal.

El Gobierno cubano ha tratado de justificar las restricciones señalando los efectos indudablemente negativos del embargo estadounidense. Sin embargo, por muy perjudicial que sea ese impacto, es una excusa para violar los derechosde la ciudadanía, ya que no reduce, en modo alguno, la obligación del gobierno cubano de proteger, respetar y hacer realidad los derechos humanos de todos los habitantes del país.

Entonces fue cuando me decidí salir de ese Gobierno esclavizante, vendiendo todo lo que tenía para poder costear mi salida. Este camino, denominado “Camino de la Muerte”, pues la ruta que lleva a los Estados Unidos se cobra la vida de miles de personas y destroza la psique y el físico a otros muchos miles.

Como ranfla de lanzamiento en ese entonces se encontraba Guyana con libre visado sin necesidad de solicitar visa turística, ya que como muchos conocen Cuba es una isla en la que no se nos permite viajar a casi ningún otro lugar ´´ presos en una ISLA´´; Luego de vender la casa y de casi ahogarme en deudas, arribé a el aeropuerto Georgetown, el día 10 de noviembre del año 2016, de ahí atravesé la selva del Guyana al Brasil.

Cuando se está en Brasil, en este país hay un trato diferenciado con las autoridades. Pero esto no quiere decir que no corras otros peligros de igual o mayor calado. Los asaltos, las estafas por parte de personas sin escrúpulos, son constantes.

Al fin se trata, una vez en Brasil, de alcanzar algún transporte en autobús que se dirija a tu destino. En Boa Vista yo tome un bus hasta Manaos y desde allí, hay que coger un barco hasta Tabatinga, ¡más de 1.200 kilómetros por vía fluvial! 9 a 10 días de travesía en barco por el río SOLIMÕES es un largo río brasileño, el tramo del río Amazonas comprendido entre la triple frontera Brasil-Colombia-Perú y la ciudad de Manaos un afluente del Amazonas.

En esta triple frontera tuve que estar algún tiempo para poder continuar mi viaje, producto de los controles fronterizos a los que tenía que eludir, pero no eran a ellos a los que había que tenerle miedo, sino a los grupos armados y a delincuentes de la zona, por el narco tráfico que existe en esta zona.

Al lograr tomar una lancha rápida, con ayuda de un coyote que contrate con el poco recurso económico que contaba en ese entonces, logre llegar a Iquitos Perú, donde gracias a un cubano que conocí por medio de las redes sociales junto con una familia de ese lugar que me acogieron y me apoyaron por un periodo de tiempo, hasta que lograra yo estabilizarme un poco y recuperarme de algunas picaduras de insectos.

Luego de encontrar trabajo y hacer algo de dinero, decidí irme de la selva a la Capital Lima, donde al solicitar refugio político y entregar todos los antecedentes a estos se me otorgo el reconocimiento de la condición de refugio, por ser perseguido político del gobierno socialista cubano. Debidamente expuesto en la Resolución No.2342-2017-CEPR en Lima a los 8 días del mes de noviembre del 2017 aprobada por la Comisión Especial de Refugiados por Hubert Wieland Conroy Ministro Presidente de la Comisión.

Pero como uno dentro del 99.9 % de los cubanos, tenía ese sueño americano, y entonces decidí continuar mi partida. Una vez más listo con mochila al hombro, tome un bus a aguas verdes, frontera de Ecuador con el Perú, y atravesando un mercado paralelo al puesto de control aduanero logre llegar a una pequeña terminal de buses, para continuar hasta pichincha, Quito, allí descanse un poco y continúe en otro bus hasta Colombia por Machala frontera de Ipiales.

Fue algo difícil el camino debido a los retenes corruptos que al saber somos migrantes nos piden dinero para dejarnos continuar.

Pero no podíamos decir en todo el camino ni una sola palabra pues esto nos costaría 50 dólares, y mucho más. Al parecer, los uniformados nos tomaban la chapa del bus y la pasaban y entonces en los próximos retenes la policía se dirigía a nosotros sin pestañear. La misma palabra y otros 50 dólares que descargan a la cloaca de la corrupción. Las extorsiones suman 400 dólares al arribar a Medellín, una ciudad picada de sur a norte por el río Aburrá y sentada a horcajadas entre montañas andinas.

Alrededor de las dos de la mañana de un lunes arribe a Turbo, al noroeste de Medellín.

—Tengan cuidado, le van a matar, me alertan, y acelere el paso hasta que llegue a un hotel; sin embargo, no me permiten entrar por ser cubano. Supliqué a la señora que continúa en sus trece. —Si se queda, nos caen a tiros a todos.


Y Salí de allí buscando otro hotel donde protegerme de los peligros de la ciudad y del frio. Hasta que logre dar con un lugar al frente del mismo departamento migratorio de Turbo, en este hotel la joven que me recibió me pidió no saliera ni a comprar agua, que, si necesitaba algo ella e ayudaría, gracias a sus cuidados y amabilidad, logre contactar un guía que me sacara de allí en una lancha hasta Capurgana, pero antes de eso en este mismo hotel conocí otros cubanos, Yanelis, Dayan, y la tita, con los que hice amistad y nos unimos para pasar juntos infierno conocido como el Tapón del Darién, la selva más intransitable y peligrosa de América Latina (que corta en dos la ruta Panamericana).

Aun sabiendo el riesgo que corría de no lograr este sueño Americano debido a el deshielo de las relaciones diplomáticas anunciado al unísono el 17 de diciembre de 2014 por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama que cebó la expectativa ante la posibilidad de la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano, aprobada en 1966 por el Congreso de Estados Unidos, que le concede un tratamiento diferenciado y único en el mundo, al admitir de modo inmediato y automático a cualquier persona nacida en la isla, sin importar la vía empleada para arribar al territorio norteamericano.

Recuerdo que en una hoja de papel tome apuntes de teléfonos, lugares, nombres de contactos de evidencia, de una lucrativa red de tráfico de cubanos y cubanas que implica a “coyotes” y a otros miembros en Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, México y Estados Unidos.


El recorrido comienza en el mismo lugar donde para otros termina: en la entrada norte de la selva.

Al salir de Capurgana rumbo a Darién el primer coyote conocido como el ´´INDIO´´ nos abandonó en un lugar de la selva llamado la Palmira, a expensas que los delincuentes que habitaban la zona nos atracaran, pasamos la noche allí, pero gracias a que pudimos reconocer el camino nos regresamos al pueblo.

Luego de descansar y pasar el miedo contactamos nuevos coyotes y salimos de nuevo rumbo al Darién por la nueva ruta migratoria para llegar a Panamá.

-El camino es mucho más difícil que el de la miel o puerto Obaldía, así nos dijo ´´el pantera´´ como se le conocía este guía.

Allá en ese lugar fuimos atrapados por los narcoguerrilleros quienes pensamos nos matarían por un momento, ya en esta situación recibimos tanto hombres como mujeres, abusos sexuales, donde hubo extorsión, secuestro y amenazas.

Sufrir esto y el hecho de pensar podría morir, me atormentaba mucho, pero gracias a Dios no fue así, pero nos apuntaban con sus rifles de alto grado, y esto es algo que nunca jamás desearía a ninguna persona.

Mataron en ese instante a nuestro coyote por habernos guiado por un territorio de ellos. Luego de perder todas nuestras pertenencias debido a este suceso logramos escabullirse y escapar con tan solo lo que teníamos puesto en ese momento. Tratando de salvar nuestra vida.

Unos kilómetros después sin coyote y solos en esa selva logramos pasar a territorio panameño, pero por un lugar inexplicable en palabras, allí casi yo y dos de mis amigas perdemos la vida en un río que la corriente de la creciente casi nos ahoga arrastrándonos unos metros río abajo.

Tuvimos que volvernos alpinistas para escalar riscos de montaña extremadamente altas. Agotada nuestras energías pensé moriríamos fueron tantos los cadáveres en descomposición recientes que vimos que mi susto era una de mis amigas ya que su rendimiento físico era muy bajo.

Pasamos varios días sin alimentos y nuestros cuerpos estaban decaídos, nuestros pies aún estaban destrozados e inflamados sin uñas apenas.

Dormíamos a las riberas del río con el objetivo de cuidarnos de los insectos y culebras de la selva, pero sobre todo de unos perros que en varias ocasiones los sentimos aullar.

Caminamos 12 horas diarias a través de la maraña de este muro vegetal de 575.000 hectáreas que Panamá y Colombia comparten en la frontera y ahí es donde me doy cuenta, cuando estoy a punto de desfallecer por el cansancio, el calor y la humedad, que si no me levanto y sigo adelante se va a quedar conmigo.

No sería la primera vez: el Tapón del Darién se tragó con sus ramas espinosas a conquistadores españoles, exploradores escoceses, migrantes africanos y asiáticos y hasta un carro estadounidense que quiso cruzarlo a pesar de que aquí no hay un solo centímetro de carretera.

No basta contemplar el Tapón del Darién desde el aire, no lo muestran realmente los satélites ni los mapas y se corre el riesgo de caer en el engaño.

De creer, por ejemplo, que es un gigante verde que está durmiendo una siesta apacible.

Solo cuando se camina y se navega durante siete días por sus pantanos y su vegetación pesada como bloque de acero se puede creer que efectivamente duerme, pero está soñando con una guerra. Y una muy fea. Y por ahora, siento, me faltarán piernas para contarlo.

El Tapón del Darién es el lugar donde la carretera Panamericana, ese proyecto que busca unir por tierra el continente desde Alaska hasta la Patagonia, se parte en dos. El único punto que falta para completarla.

Es una jungla inexpugnable, compacta, uno de los territorios infranqueables de América Latina.

- En un lugar lejano ya encontramos unos indios a los que les preguntamos donde quedaba la aldea y gracias a Dios estaba a unas 5 horas de allí algo lejos, pero era esperanza.

No conocíamos el camino y sin ánimo nos perdimos, y caminamos muchas más horas y tuvimos que esperar al otro día que amaneciera en ese lugar conocido por Turquesa, en un platanar donde hacia un tiempo atrás unos indios mataron a una cubana fémina por tan solo el bolso que la acompañaba.

Es una zona para asaltar cubanos gracias a Dios logramos verlos con sus rifles al hombro y nos escondidos, pero una india que nos vio por allí nos ayudó y nos escondió en su casa, luego nos indicó dónde estaba el pueblo.

Allí fuimos sorprendidos por efectivos del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá, el Senafront (El Servicio Nacional de Fronteras), mientras atravesábamos de sur a norte el Tapón del Darién, un bloque selvático de 575 mil hectáreas entre Colombia y Panamá.

Íbamos camino a Norteamérica y nos interceptaron después de que habíamos deambulado por durante un total de 19 días a través del territo

rio espeso del tapón.

La Verdad es que nos rendimos debido al agotamiento y nos dejamos llevar sin oponer resistencia hasta la base militar de Sansón unos 2 kilómetros antes de la base Metetí, a unos 250 kilómetros al este de Ciudad de Panamá.

Allí no nos daban alimentación, los de migración no nos iba a ver y ya se había tramitado el pesquisaje médico y eso que habíamos también firmamos el acta de Viena.

El baño era solo cuando los militares nos dejan y no nos permiten hablar ni hacer nada.

Para poder escribirle a los altos jefes en la Ciudad de Panamá y a algunos periódicos para dar información de lo que estaba pasando, pedí a escondidas por la cerca perimetral a una joven de la iglesia que se encontraba al lado el celular para utilizar su internet, y de paso para poder escribirle a mi familia que desde hacía muchos días no sabía de mí.

Pedí ayuda a La Defensoría del Pueblo por el celular de la joven y le expliqué que aún estábamos a la espera de una solución migratoria ya que el trámite no había iniciado.

Esperando nos dejaran continuar con la travesía porque lo estipulado era enviarnos a Colombia o a Cuba, y eso sería muy doloroso para los que huimos de Cuba, sin siquiera tener suficiente recurso para esto más el sacrificio de nosotros los migrantes por busca de la libertad de un gobierno ineficiente.

Entonces al otro día e esto bien temprano en la mañana llego un carro de la Defensoría del Pueblo, quienes en ese entonces tomaron nuestras quejas, nos entrevistaron y preguntaron por nuestras pertenencias, pero como era lógico, el hecho de pasar la selva del Darién, nos dejaría tan solo con lo que teníamos puesto, ya que allí dentro en esas zonas montañosas de tanto subir y bajar, hasta una hoja de papel haría como si sintiéramos 10 toneladas encima nuestro.

Dos preguntas que nos realizó este funcionario público fue;

- ¿Cómo llegaron hasta acá?, ¿Y cómo fue el paso por el Darién?, quiero saber….

- Con lágrimas en los ojos solo pude explicarle "No teníamos muchos recursos.

-Vi a la gente hundirse en el agua, porque querían cruzar los ríos, pero no sabían nadar. Después me encontré con varios jóvenes, muy jóvenes, que lloraban desconsolados porque no podían más". - Creo que en ese entonces estaba como trastornado y solo recordaba las cosas que vi que de hecho marcaron mi historia y las de muchos que han tenido que pasar por esto.

A los peligros que encierra el monte, donde cualquiera es blanco fácil de las serpientes o los jaguares, se suma la sigilosa operación de un cartel de tráfico humano cuyos alcances son difíciles de cuantificar.

Al ver nuestra situación, y lo que pudimos contar, ellos se marcharon sin decir más y en la tarde de ese mismo día regresaron, no tenían una respuesta del Departamento de migración, pero nos llevaron víveres, ropa, sandalias y aseo.

Para nosotros eso fue mucho y con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta solo logramos decir la palabra gracias.

Recuerdo mi sistema inmunológico se sentía débil, mis manos y pies empezaron a manifestar este acto, hasta que llegó un momento en el que empecé a toser sangre.

¿Qué me sucedía? – pensaba yo mientras que para no asustar y preocupar a los otros que producto del viaje también tenían sus piernas inflamadas y sin uñas apenas, escondía mi estado de salud.

´´UNA VIDA ENTERA NO CABE EN UNA MALETA´´

Los SENAFRONT, al ver que La Defensoría del Pueblo nos estaba apoyando decidieron informar de forma inmediata a sus superiores, los que al otro día 3 de la mañana nos recogió con un contingente militar y sin darnos explicación nos subieron al carro y nos trasladaron de regreso a la frontera de Colombia por cabo tiburón.

Que sufrimiento para los que vivimos este retorno, yo en ese entonces solo pensaba en lo que ya había pasado por la selva y que no podría intentarlo una vez más, eso era una tortura, era algo que le transformaría la vida a cualquiera y yo ya había sufrido mucho las cosas que vi allí dentro.

Llegando hoy a la reflexión, uno creería que el camino es elegible. La realidad no es así. Las mafias operan en una calculada ruta que va esquilmando al pobre emigrante, y que, dada la cantidad de personas que transitan, todos con las mismas características, está estructurada para ellos, y calculada para no desear jamás haber salido del país de origen, por mucho que, en éstos, Surinam, Angola, Camerún, Egipto, Haití o Cuba, las penurias sean horribles en la vida cotidiana. Aquí, en esta ruta cambiante, siempre hostil y amenazante, nunca se alcanza el máximo nivel de penurias.

La siguiente meta es siempre y cada vez, más difícil, peligrosa y humillante que la anterior. Ningún viaje puede ser más terrible que el que se hace huyendo del terror, sin la familia, sólo, sin el idioma, y con un nivel descomunal de peligros y desconciertos.

No es difícil, tampoco, saber que esta estructura de terror y extorsión existe. Está, simplemente, consentida por las clases dirigentes. Aquello que hacen a estos inmigrantes, entre los que nos contamos los cubanos, es el menor de sus problemas políticos.

Todos creen, antes de partir, que pueden partir con el dinero que tienen. La realidad es que nunca es suficiente, y siempre se consume, al poco de empezar, el total de los recursos, además de una manera cada vez más humillante y dura.

Los que pagan rápido, y así consumen gran parte de sus recursos, pasan, posiblemente se queden sin dinero en el siguiente retén, pero se trata de que los últimos entiendan que, para pasar, tendrán que rascarse el bolsillo hasta el último centavo. Se trata de quitarles todo lo posible.

Los que van quedando en la fila, que no quieren o no pueden pagar lo mismo, son arrinconados. Cuando sólo quedan éstos, comienzan las amenazas. La deportación, la agresión verbal, la humillación. Cada retén es un paso para la destrucción de la autoestima.

El punto de máxima presión llega cuando enseñan las temidas esposas y amenazan con que irán detenidos a la deportación. Sacan las esposas, les dicen que vayan a buscar sus equipajes, y acto seguido le dicen al conductor que se vaya, para que te sientas presionado a pagar más dinero. En ese punto, al que los llevan de forma calculada, hay que pagar. Si no, les deportan. Fin del viaje. Y lo cumplen. Si no tienes dinero, no sirves.

Se trata de que, mientras estés en un país y antes de llegar a otro, todo tu dinero se consuma. No es otro el juego. Como en un casino, la banca siempre gana, y trata de ganarlo todo, sin límite, por lo que me decidí regresar al Perú y dirigirme de ahí a Chile, cambie mi sueño, mi ruta, debido a que no pondría en riesgo tan abrumador mi vida una vez más.

¿Por qué Chile? - Chile es un país reconocido por la defensa de los Derechos Humanos, porque recibía a todos con las puertas abierta.

Pero sin darme cuenta que antes de alcanzar llegar al país de sur américa antes tendría que pasar por una situación muy difícil, presentando problemas de salud nuevamente.

Empecé a perder peso, a caérseme el cabello, y se me presento esa terrible infección en toda la piel una vez más, entonces decidí hacer escala en el Perú ya que contaba con documentos de dicho país pensando recibiría ayuda humanitaria para atenderme.

Lamentablemente esto no fue así, y tras conocer personas allí en el tiempo que sostuve, pues recibí un poco de apoyo, y logré comprar unos medicamentos, como antibióticos, antihistamínicos y cremas para la piel. Sabia no debía auto medicarme, pero no podía pagar una clínica particular, y no contaba con integración a ningún seguro de salud para atenderme en las demás clínicas.

Logre recuperarme un poco, y decidí irme de inmediato a Chile, donde contaría con amigos y sobre todas las cosas integrarme en el Fondo Nacional de Salud (FONASA); (normativa, donde destaca el Decreto Supremo Nº 67 y Circular A 15 Nº4) que me permitiría recibir atención médica gratuita en el país.

Ingrese a Chile el día 5 de mayo de 2018, por pasos no habilitados, para ser más exacto por la línea férrea que une Tacna Perú, con Arica, ciudad fronteriza de Chile. Mi destino era Copiapó, III Región de Atacama, pero el viaje era largo, y como no contaba con recursos económicos debía esperar unos amigos me fuesen a recoger a la terminal mientras me escondía de los guardias que rondaban el lugar, - y si debí esconderme y eludir a los militares, ya que el programa de Regularización Migratoria había cerrado, y no estaba dejando entrar a nadie por sus fronteras.

Tras lograr reunirme con mis amigos y recibir ayuda médica, decidí establecerme en Chile, pero no sería tan fácil llegar a esto. Así que decidí integrarme en el programa de solicitud de Refugio Político y como contaba con los requisitos todos para intégrame pues haría el intento.

El día 2 de Julio del 2018 me dirigí a la oficina del Departamento de Extranjería y Migración de la Gobernación Provincial de Copiapó, donde se me realiza una entrevista por un funcionario de esa repartición en ese momento, manifestándole yo verbalmente que, requería se tramitara mi solicitud de reconocimiento de la condición de refugiado.

Pese a ello, no se me entrego el formulario que permita la formalización de mi solicitud. Es preciso señalar que, no obstante haber expuesto los hechos que fundamentan mi solicitud de refugio, no se me entrego documento que acreditara la manifestación de la solicitud.

Fui citado en 2 oportunidades, los días 9 y 17 de Julio a las mismas dependencias, y en ninguna de esas oportunidades, se me entrega alguna respuesta a mi petición, ni tampoco se me permitió aportar antecedentes necesarios para acreditar la calidad que alegaba tener.

Producto de lo anterior siendo yo el afectado volví a comparecer personalmente y presente una solicitud por escrito al Departamento de Extranjería y Migración de la Gobernación Provincial de Copiapó, el que fue entregado con fecha 31 de Julio de 2018.

Sin embargo, después de haber pasado más de 15 días hábiles administrativos desde la presentación sin haber sido notificado de resolución alguna que me permitiera acceder al procedimiento de determinación de la condición de refugiado, me presente una vez más y me dicen que me rechazan la solitud, - Me pregunte en ese entonces que como era posible si no me habían dejado entregar evidencia ni se formalizo mi solicitud por lo establecido.

Entonces decidí conforme así lo permite el Art. 21 de la Constitución Política de la República de Chile, en relación directa con el Art. 19, N° 7, letra a), de la misma Carta Fundamental, y en concordancia a lo preceptuado en el Art. 7 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, un acto de Recurso de acción constitucional de Protección, y gracias a esto actualmente me encuentro en Chile bajo el programa de Solicitud de Refugio Político en espera del apresamiento de esta solicitud.

Que después de varias veces tratar, de ingresar a este proceso y no me daban el derecho que establecen las leyes tanto nacionales e internacionales, logre ingresar la solicitud en el amparo de lo dispuesto en la Constitución Política del Estado de Chile, la Ley N° 20.430 Ley de Refugiados y su Reglamento según Decreto Supremo 837, realice la solicitud también basándome como otros argumentos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos ( Art. 3°, 14°, 25°) y la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica y demás normas legales pertinentes, Esperando mi caso fuese interpretado de acuerdo a los principios y normas contenidas en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, la Convención sobre el estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, Convención de sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y todas aquellas disposiciones aplicables del Derecho Internacional de los Derechos Humanos ratificados por el país.

Solo espero que la Comisión De Formalización De Solicitud De Reconocimiento De La Condición De Refugiado, me otorgue el derecho a este.

Es verdad que lo ideal es permanecer en el país donde uno nació porque el desarraigo es duro y resulta doloroso dejar atrás a nuestros seres queridos. Sin embargo, las sacudidas económicas, los regímenes opresores o los cataclismos naturales en ocasiones nos obligan a salir del terruño e incluso ponernos a salvo.

Son aspectos que parecen ignorar quienes se oponen a una salida racional y práctica para un problema global que lejos de desaparecer aumenta con los conflictos internacionales.

Pero lo verdaderamente dramático es la confluencia fortuita en la selva de seres que vienen de los rincones más remotos. A la intemperie y bajo el acecho de los traficantes de personas y los animales en la espesa maleza, hombres, mujeres y niños de Somalia, Haití o Cuba caminan por la trocha por días sin apenas alimentos o agua.

Yo no haría ese recorrido nunca más en mi vida, conocí la muerte de frente y se me otorgó una segunda oportunidad, el hecho es que yo volví a nacer.

Muchos somos emigrantes políticos, pero lamento que en Centroamérica nos cataloguen como emigrantes económicos.

"Lo más triste de todo es que las autoridades responsables y los medios de prensa que responden a intereses gubernamentales, hacen creer a un alto por ciento de la población mundial que el emigrante está cometiendo algún tipo de delito y como delincuente es tratado.

Pero la realidad es otro y eso lo que uno arriesga y pierde en estas travesías.


Capítulo II – UNA BATALLA SIN FIN

La batalla continua y la Odisea terrestre por encontrar la quimera, no sería tan fácil, los obstáculos continuaban sin cesar.

Tras todo lo que viví, el hecho de huir de la violencia extrema de mi país, y mi salud cada día empeorando, me dirigí a un CESFAM de Salud, y tras realizárseme diferentes exámenes, eran pruebas y más pruebas diagnósticas, convirtieron mi estado anímico en una especie de montaña rusa emocional, a raíz de eso se me Diagnostico a mi persona por la Unidad De Inmunología del Hospital Regional De Copiapó Alto del Carmen, en un examen de test ELISA (Enzyme-Linked Immuno Sorbent Assay- Ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas) y rectificado por el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), el diagnostico de HIV A2, y Toxoplasmosis IgG /250, y miocitis - (miopatía inducida por el VIH en cuyo diagnóstico diferencial inducida la debida toxoplasmosis),

El mundo por un momento se paralizo, mi cuerpo se sintió como si el alma se me desprendiera del cuerpo, y sin poder decir una palabra mi mente solo pedía morir en ese momento.

Aún con esta noticia tan abrumadora no me sobresalte, no eché ni una lagrima sobre mis mejillas, y con una actitud imponente, pregunte a la matrona cual sería el paso a seguir al tratamiento ya que habían encontrado cual era la enfermedad que me atacaba, ella sorprendida por ver mi reacción y como serenamente le preguntaba me dijo, que si necesitaba hablar.

Siendo sincero si lo necesitaba, pero por orgullo, vergüenza y resentimiento le respondí que no que yo había vivido muchas cosas en tan poco tiempo que me enseñaron a ser fuerte y que esta noticia no me afectaría en nada.

Pero era mentira, mientras salí de allí lentamente me puse mis lentes de sol y mientras los acomodaba de mis ojos empezaron a brotar lagrimas que no podía contener, lloraba sin cesar era un mar, deseaba echarme sobre un carro, pero que culpa tendría el pobre chofer de cargar con mi muerte.

Llegando a la pieza del arriendo donde vivía me abalance sobre la cama y abrace fuerte mi almohada y sin poder contenerme comencé a llorar una vez más preguntándome;

-Porque a mí? ¿Porque dios era tan injusto conmigo? ¿Qué le había hecho yo a él para que me castigara así?

Luego de esto quede dormido, deambulaba todos los días y parte de las noches por las calles buscando que hacer y que giro darle a mi vida. Necesitaba una solución.

Pero esta noticia me imposibilito en muchas cosas, me causo más trastornos mentales de los que ya tenía, y tuve que recurrir a Intervenciones psicofarmacológicas e Intervenciones psicológicas para controlar mi deseo de morir.

Aun así, esto no me ayudó mucho, era yo quien tenía que darle solución y buscar una salida al pozo oscuro al que estaba cayendo.

Con el diagnóstico comienza un calvario, sobre todo porque sientes que la muerte te viene a visitar y con intención de quedarse. La vida y su final te recorre la cabeza multitud de veces. Desconoces qué sucederá. Te empiezan a hablar de supervivencia, de retrasar lo que parece inevitable, de nuevas técnicas, tratamientos varios, nuevos fármacos, escuchas y escuchas, y uno pasa automáticamente a pertenecer al mundo de los indefensos pacientes, inconscientes del tiempo que les queda.

Un montón de pruebas diagnósticas sin dar en la tecla al principio, de estas.

Desconozco como cualquiera qué pasará en el futuro, pero ahora sigo aquí.

En un sueño que tuve hable con mi difunto abuelo, eso era extraño y él en este sueño me dijo que este era el partido que me faltaba por ganar, y en ello estoy.

Y esa esperanza, es la que quiero trasladar a todas las personas enfermas, sin importar su diagnóstico, diciéndoles:

¡Nunca te rinda!

Cada persona es un mundo a la hora de la afección de la enfermedad y sus consecuencias. No todos los cuerpos responden de la misma manera, pero sí mentalmente, podemos responder con la misma fuerza. Tenemos que luchar hasta el último aliento porque se puede salir, aunque todo se vea oscuro.

Se puede, ¿cómo no?

Yo comencé estudiando sobre mi enfermedad en internet, interactuando y compartiendo conocimiento, ideas, con personas en mi misma condición de salud, y a ahí fue donde lo conocí, alguien que me apoyo, que, a pesar de ser de nacionalidades distintas, interculturalidad diferente teníamos mucho en común.

Gracias al conocerle a él, quien hoy en día es mi pareja actual pude sobresalir y luchar, este no era mi fin, este era el comienzo a una nueva vida.

Luchar contra esta enfermedad es luchar por la vida, dicho esto, no quisiera con estas líneas reflejar solamente el abatimiento que inevitablemente sufres al saber qué te pasa y qué horizonte vas a tener, si es que vas a tener horizonte.

Sino transmitir con un lenguaje cercano, cómo afronté mi enfermedad y cómo le hice frente (y aún sigo).

Expresar mi testimonio personal en este libro, por si puede ser de ayuda a quiénes como yo, lo sufrimos.

Estas son algunas acciones de vida que me están sirviendo para salir adelante:

La enfermedad no te puede sentir débil, no entiende de pausas, va a por ti.

No he querido en ningún momento, ni en los peores, cederle a la enfermedad, cuando le puse cara y ojos, ni un centímetro de posibilidades.

A las adversidades hay que mirarlas a la cara, una a una. No le he permitido ningún atisbo de debilidad.

Es verdad la vida Fue agresiva conmigo, pero yo también lo fui con ella.

quisiera muchas personas al afrontar un diagnostico así sean activos, y mantengan un ritmo de vida.

Es evidente que mentalmente quedas maltrecho, pero el mensaje que le estás enviando a la enfermedad es:


¡¡¡no me vas a postrar!!!, voy a seguir con mi vida. Sí, ya sé, más limitada, pero sigo activo mal que te pese.

Dedica tus energías a vivir. Habla con tus células sanas. Como sabemos, el SIDA es como un ejército invasor. Un ejército formado por células que se han cambiado de bando y se han unido al enemigo.

No se conforma con atacar un territorio, sino que envía otros destacamentos a conquistar nuevas tierras. Esas células malas, muy bien camufladas, intentan convencer a las sanas y ganarlas para la causa del invasor.

Responde esa invasión con el poder de la mente.

He tenido y sigo teniendo conversaciones con mis células sanas, para que no se dejen convencer por las malas. Que no se fíen, que están al acecho. Que no se dejen convencer, que luchen por nosotros, que las identifiquen y vayan a por ellas.

Esta preparación mental me ha permitido tolerarla muy bien. Y sigo conversando con ellas, no hay margen para la relajación.

No renuncies a tu ocio, no he renunciado a mi ron y habano cuando ha encartado, a tu risa, a tu vida.

No te instales en el lamento, no des pena. Adelante. Esto que vives, te da otra perspectiva de la vida.


Nunca necesité vivir ningún drama para saber valorar la vida que tenemos. Con más razón ahora. Estamos de paso. La vida es demasiada corta como para penarla y gastarla en menudencias. Echa una mano a los que tienes a tu alrededor dentro de tus posibilidades, y, sobre todo, da gracias a la vida.

No quiero terminar estas líneas sin agradecerle a mi mamá que a pesar de la distancia conozco de sus desvelos por cuidarme, siempre cerca y tan lejos, sufriendo conmigo y compartiendo tantos duros momentos.

Pero nunca dejamos de sonreír. Y junto a ella, mi hermana, resto de familia, en especial mi sobrina María Claudia.

Lucha por la vida, no dudes de que es posible. Porque donde la fuerza y las ganas de vivir fallan ahí es donde no te levantas...

Lucha vive y disfruta cada minuto que Dios te da.

CAPÍTULO III – EL DESEO DE VIVIR.

Saben, no es posible describir la injusticia humana y la incomprensión que abunda.

Aun así, las conversaciones que he sostenido con muchos migrantes me han emocionado hasta el llanto una y otra vez.

No hay odio, no hay reproche. Sólo hay lo que siempre hubo en ellos, deseo de luchar, seguir luchando, esta vez por su vida, por tener una vida mejor, y siempre un espacio para pensar por los demás, por su pueblo y por sus hermanos de lucha.

Cierto es que el régimen de los Castro les arrebata todo en esta vida, pero no les consigue introducir ni la maldad ni el odio en sus corazones. Estos no son los ciudadanos que salieron con odio, dolor, y jamás los perdieron en el exilio, son personas que sufren el día a día por haber dejado sus seres más queridos atrás.

Son mártires, acostumbrados a una vida de mártir, e incluso en su supuesta deshonra, claudicar en la lucha por los derechos humanos, mantienen la misma calidad humana que les hizo ejemplo en su país frente a una horrible y perversa violación sistemática de los más básicos derechos humanos desde el omnímodo poder político.

Los régimen les quiere desactivar no sólo al impedirles estar en la sus países, sino al sacarlos como los sacan, amenazando además a su conciencia con la “posesión” de sus familias como rehenes, estos seres humanos ejemplares necesitan, ahora, de un apoyo para su activación, porque su calidad humana sigue ahí, intacta en la gran mayoría de los casos, y su aportación es valiosísima para comprender cómo podemos combatir la barbarie que sucedía contra ellos y sigue sucediendo contra sus compañeros, y la deuda con ellos deben permitirnos darles, al menos a ellos, algo de justicia social.

A esta edad ya no impresionan muchas cosas. Lo importante ahora es la estabilidad emocional, el compromiso, la sinceridad, las metas y planes, el apoyo, el saber escuchar y hablar, tener un abrazo cuando más lo necesites. A esta edad, se brinda compromiso y no aventuras... solo quienes logramos la guerra contra esto sabemos bien lo que necesitamos en la vida.

Porque para muchos es muy fácil juzgar, pero entiende esto:

NO JUZGUES SIN CONOCER. Si todos fuésemos un poco más humanos. Si todos fuesen un poco más inteligentes, y menos criticones, es decir dejar de ser un rebaño, personas que sin saber la realidad de cada uno ya están imponiendo un sambenito, cuando quizá ellos deberían mirarse más adentro y corregir sus propios errores.

¿Si por qué una persona que alza su voz, con determinación porque sabe qué es lo que quiere y lo que no quiere y no sigue las pautas de lo que la gente ve, o de lo que uno quiere en ese momento, o que te deja claro lo que ellos quieren por eso dejas de ser su amigo?

Una persona no es un objeto de deseo y si ellos mismos ven que hay un abismo. Por algo será que su vocecita interior dice que no es adecuado, aquí seguimos con las falacias, los prejuicios absurdos y el desequilibrio entre el inteligente y el mediocre.

Pasan los años, todo cambia, pero hay personas que no cambian y tienen poca tolerancia a la frustración.

No juzgues sus caídas sin saber las piedras que tuvieron en el camino.

No juzgues sus victorias sin saber el esfuerzo que pusieron para lograrlas.

No juzgues sus lágrimas sin saber los golpes.

No juzgues por la apariencia sin saber que tienes que mirar mejor en ver el interior.

Realmente el día a día me hace más fuerte, pero no quiero decir con ello que no hay momentos en los que como hoy en la oscuridad solitaria de la noche, mientras una foto a la luna nueva hacía, unas lágrimas corrían por mis mejillas, por qué no entendía y preguntas me hacía...en ese momento pedía a gritos unos abrazos. Unos brazos en el que sentirme reconfortado. Tan solo la gélida brisa ...me envolvía…y en mi imaginación sentía esos abrazos.

Siempre hay una historia detrás de cada persona...pero, aunque vean mis fotos, no soy lo que ven. No soy un caramelo...no soy un objeto. Soy una persona¡¡¡¡¡

Desgraciadamente las personas juzgamos muy a la ligera, pero lo que más duele es que te hagan llorar sin apenas conocerte, y hacerte creer que piensan que todo el campo es orégano.

Por eso es ahora cuando me uno a las voces de millones de cubanos inmigrantes que luchamos por un país libre, y salimos de cuba en busca de la libertad que no encontramos en nuestra propia tierra.

Cada cual tiene su propia historia, con todo lo que en estos días he analizado, estoy firmemente convencido que no soy perfecto, y ni pretendo serlo, vemos el mundo como un campo lleno de trampas, donde menos te esperas acechan las minas antipersonas, ¿dispuestas a cercenarte por entero…qué nos hace pensar que somos todos enemigos de todos?

Todos tienen una historia como tú y como yo y no siempre conocemos las dos caras de una moneda. A saber, por qué ocurren estas cosas. Tengo una solución, quizás sea porque nos sentimos más seguros ridiculizando, riéndonos e incordiando en lugar de preocuparnos por conocer la verdad, aunque eso tan solo sea una pequeña parte de lo que lleva a juzgar sin conocer.

No juzgues, comprende. No te sientas engañado, comprende. Ayuda, y si no lo haces, no juzgues, comprende. La desconfianza oscurece la luz de la bondad que tenemos dentro de nosotros. Comprende pues, no juzgues. Y si no eres capaz de comprender, no juzgues. Vivirás ese día.!!!!

Porque lo insólito para mi es precisamente vivir lo que acontezca cada día, sin salir a buscar nada más.

(VIDA), es aquello que ocurre mientras discurrimos que es la vida. Pienso que una imagen no es buena o mala, sino que tan sólo es. Y así ocurre con las personas.

Y como sé que me rio de mi propia sombra y de mis propios errores. Pues a esos dos que me han hecho ver las cosas de otro modo…

LEAN BIEN …. perdónenme si un día los juzgo sentimentalmente y no objetivamente...porque la naturaleza sí que nos hizo payasos de la ignorancia.

¿Sabes cuál es la diferencia entre un sueño y una meta?

Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es solo un sueño, algo que esta fuera de la realidad... así que atrévete a soñar, pero atrévete también a lograr que esos sueños se hagan realidad!. "Apunta hacia la Luna, pues, aunque te equivoques, llegarás a las estrellas..." Y cuando te pongas una meta difícil o creas que tienes un sueño imposible, recuerda que el éxito es solo la recompensa, pues lo que vale es el esfuerzo.

Ser importante en la vida es cosa del ego, ser feliz es cosa del alma y de Dios, porque si te crees importante en la vida, y te gusta hacer maldad al prójimo, date una vuelta por el cementerio, verás gente que fue más importante que tú y más mala que tú, y el mundo a pesar de eso sigue igual.

Sólo se vive una vez en la vida, pero si se hace de forma correcta, con solo una vez basta.

CAPÍTULO IV – ENSEÑANZAS.

Tan importante es un segundo como una hora, en trabajo, en amistad, en productividad, en hacer algo bueno con nuestra vida.

Una vez leí en un post, que ´´ El gran arte de la vida es hacer de la vida una obra de arte. ´´ Y es cierto porque, aunque no escribas libros, eres el escritor de tu vida.

Yo, le he dado un nuevo rumbo a mi vida, he estudiado 56 cursos, entre ellos gestión legal, periodismo, cursos de derechos humanos, de medicina, todo esto pensando en que, si algún día me encuentro en encrucijadas de nuevo buscar un camino, o un medio para dar solución.

Quizás nuestras viejas heridas nos enseñen algo. Nos recuerden dónde hemos estado y que hemos superado. Son lecciones de que evitar en el futuro o eso es lo que nos gusta pensar, porque lo cierto es que algunas cosas tenemos que aprenderlas una, otra y otra vez.

Quizás la vida me ha golpeado, pero todavía no ha logrado quitarme la sonrisa.

Perdí a mucha gente que quise y que amo todavía… Pero gané el cariño y el ejemplo de sus vidas.


He perdido entre ellos tiempo. En ocasiones hay momentos en que me deprimo mucho por la separación que hay entre muchos de mis seres queridos y yo, y entonces es ahí donde los recuerdos y fotos son lo único que queda en nuestra mente después de pasar momentos felices con las personas que algún día quisimos y que hoy ya no están en nuestras vidas, como es el caso de mi abuelo, que murió de Cáncer, que ojalá algún día esta palabra solo sea un signo del Zodiaco.

El me dejo algo muy importante como legado y es la persona que soy hoy, el me guio, me enseñó a ser fuerte y sobre todo me alentó a buscar mi camino. Aprendí a apreciar lo que tengo antes de que el tiempo me enseñé a apreciar lo que tuve.

Hoy recuerdo sus enseñanzas porque muchas veces hice caso omiso a lo que él me aconsejaba, y por ello doy gracias porque tal vez no le hice caso al principio, pero sí que siempre le escuche y grabe sus palabras en mi mente, que hoy tengo el agrado de llevar a la práctica diaria de mi vida.

La vida da giros inesperados, de un segundo a otro, nuestro destino puede ser otro. No vale la pena especular con el futuro, cuando ni siquiera sabemos si va a haber un mañana, tal vez hoy puede ser el último día, o quizás no; pero de todas maneras siempre es bueno disfrutar cada día como si fuera el último.

Perdí momentos únicos en la vida porque lloraba en vez de sonreír… Pero descubrí que es sembrando amor, como se cosecha amor.

Aprovechar cada contacto con lo que amamos, respirar profundo, contemplar cada mínima cosa como si fuera la primera vez que la observamos, maravillarnos ante cada puesta de sol, ante cada amanecer. No desperdiciemos nuestros días y nuestras vidas con cosas banales y disfrutemos mientras podemos. Las personas no siempre somos capaces de disfrutar y entender lo mucho que tenemos hasta que lo perdemos, no cometamos ese error.

Porque lo único seguro que tenemos en la vida es la muerte. Tal vez para algunos no sean más que palabras, pero si algo aprendí fue que nada es para siempre.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que, si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” … y todas las palabras de amor que conoces.

Debemos dejar de pensar que somos débil, no somos débil.


Débil es quien nunca empieza, quien pone excusas, quien no lo intenta. Hemos peleado y quizá, perdido, pero eso no es debilidad, es la ley de la vida y los guerreros son valientes.

Tu paz es más importante que volverte loco tratando de entender por qué algo paso de la manera en que paso. Suelta eso y descansa. Por qué a veces no se trata de entender, sino de aceptar.

No te detengas, construye nuevos sueños. Piensa que cada día es el más importante y entrégale tu fuerza y tus deseos. Lo que hoy no conseguiste, con ánimo y cariño podrás lograr mañana.

No bajes la mirada, y habrá siempre una estrella, un sueño que seguir, una esperanza.

Sí alguna vez tus sueño se derrumba busca un poco de luz en tu ventana, prométete a ti mismo un arco iris y vuelve a comenzar.

Yo perdí muchas veces y muchas cosas en mi vida… Pero junto a ese “perder” hoy intento el valor de “ganar” … Porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y porque siempre hay tiempo para empezar de nuevo.

Hoy es un excelente día para comenzar un nuevo proyecto de vida. Mira alto, sueña alto, anhela lo mejor de lo mejor, anhela todo lo bueno, que la vida nos trae lo que anhelamos.

No importa en qué momento te cansaste. Lo que importa es que siempre es importante y necesario recomenzar… Recomenzar es darse una nueva oportunidad, es renovar las esperanzas en la vida y lo más importante…Creer en ti mismo.

No hagas de tu vida un borrador, tal vez no tengas tiempo de pasarlo en limpio.


CAPÍTULO V – DISTANCIAS

Llega un punto en el que el tiempo deja de tener minutos, segundos y milésimas de instantes para convertirse en lejanías a pasos gigantescos.

Separando la esperanza de quien se ama” Hoy son 1,582 km de distancia. Distancia que en este momento me separa de mi familia, de mis amigos, de lo que fue alguna vez los sueños más profundos.

Nunca pensé que dolería tanto, al principio lo veía como una aventura, como una desesperación compulsiva que me instaba a dejar todo atrás en busca de un mejor futuro y que hoy por hoy me pregunto ¿dónde está ese futuro? quizá este allí frente a mis ojos y no lo pueda ver, por el agobiante momento en el que se convertido mi vida como migrante, pero cree nuevos sueños, nuevas metas y veme aquí hoy avanzando.

Propugnar en estos momentos no sé si sea de utilidad, pues al parecer todos nos hemos convertido en maestros y expertos en vilipendiar lo que según nosotros es “correcto” tanto el nacional como el extraño que entra a casa ajena con ansias de hacer todo a su conveniencia, pero sé que muchos se adaptan, respetan y crecen sin ofender ni dañar a otros.

A veces la vida es dura, pero si la sentimos cruel quizás debiéramos mirar nuestro interior. Tenemos sobrada capacidad para ser fuertes, reponernos y decidir ser felices a pesar de todo.

Es necesario enfrentarse a los miedos, con una realidad que muchas veces no tiene nada de bonito, pero al hacerlo eso nos ayuda a definir cuál será la respuesta que demos antes la situación.

En la vida se pasa por muchas situaciones de dolor, de buenas y malas experiencias, ausencias de los que amamos y que hoy ya no están a nuestro lado.

Muchas son las lágrimas que se derramaron o que aún brotan. Humillaciones y sufrimientos habremos pasado por la vida, pero a pesar de todo lo negro que sea vea el panorama, la DECISIÓN es tuya, puedes cambiar tu entorno y pintarlo con los colores que desees.

Es nuestro tiempo, es nuestro mundo, no vivas una vida que no quieres, DECIDE. No caigas en los errores de aquellas personas que nunca nada cambian, puede que algunas cosas en la vida nunca cambien, pero tú puedes hacerlo, PUEDES SI QUIERES.

Lo que no hemos entendido nosotros los humanos es que nuestro tiempo es fatuo, pero hacemos de ese rato, algo tajante haciéndonos daños el uno con el otro.

Lo más difícil de todo este drama de maletas llenas de esperanzas, de un boleto de retorno y de una estadía temporaria es saber que todo eso se va; porque sabes que no regresarás al menos no por ahora.

Pasamos el día tratando de elucidar que no todos somos así. -Y saben qué, me cansé.

-Porque en mi país deje a personas que desearían sentir un abrazo oportuno, un mal chiste o simplemente decir: ¡Aquí estoy!

Aún tengo a mis tíos esperándome, a mi madre para sentarse con una taza de café y echarme los cuentos, aún me quedan conversaciones con mis viejos amigos.

Desde la distancia, extrañamos, amamos, queremos y deseamos regresar a casa para celebrar junto a los nuestros. Ese cumpleaños que aún falta.

De ese café de la abuela, de las viejas historias que repetimos una y mil veces en cada reunión familiar.

Desde la distancia, extrañamos a esos amigos… Desde la distancia les digo ¡Nos vemos pronto!

24 de Enero de 2020 a las 19:36 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

REINALDO RODRIGUEZ HERNANDEZ Soy Reinaldo Rodriguez Hernandez, ciudadano cubano y vivo en chile, tengo 28 años. Hace algun tiempo decidí crear este espacio que sigo actualizando cada vez que se me presenta un buen motivo o una nueva oportunidad. Escribir me ayuda a concretar y a asimilar nuevos conceptos.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas