I'M NOT OKAY Seguir historia

vrhom VDL Do

Todos dicen que estoy bien y tal vez es porque me ven sonreír pero I'M NOT OKAY


Cuento Todo público.

#love #i'mnotokay #rain
Cuento corto
0
475 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

¿TODO ESTARÁ BIEN?

Te busco de esta manera, ya que la separación no me dio ninguna palabra de consuelo y esto ayuda a que más lagrimas caigan

Aun cuando cierro mis ojos, sigo extrañando tu rostro

La tristeza está debilitándome y me hundo en mi dolor

Me dejaste y ahora estoy sola en este sendero, en aquel lugar donde solíamos seguir

No puedo vivir sin ti y eso me hace odiarte porque me has hecho amarte tanto

Sin decir nada, me gustaría que tomases mi mano, pero a la vez quisiera que no me reconozcas, ni guardes ningún recuerdo de mi

Te amo, pero si tengo que despedirme, no quiero tener ningún dolor, pero sé que es algo que no pasará porque aun si todo cambia, yo no porque simplemente te amo

Te sigo amando mucho, quiero confesarte y quiero seguirte amando por siempre.


Siento las gotas de lluvia caer del oscuro cielo sobre mí, lo que ocasiona que mi ropa se empape completamente y ello me hace sentir un escalofrió por todo el cuerpo.

Me abrazo tratando de entrar en calor por mí misma, mientras veo a la gente correr tratando de buscar un refugio de esta fuerte lluvia.

Supongo que hoy no es un buen día para ir al parque de diversiones ¿verdad?, me digo a mí misma mientras miro aquella gran rueda de la fortuna, que ya ha dejado de girar y ahora está tan quieta, sin luces, tan sin vida.


Dicen que me veo bien, como si hubiera superado todo, pero siento que podría llorar.

Apenas puedo soportar todo, pero nadie lo sabe. Supongo que piensan que estoy feliz porque estoy sonriendo.

Aunque mi corazón y mis verdaderos sentimientos todavía son tuyos.


Sonrío y dejo caer aquellas lagrimas que eh estado reteniendo por tanto tiempo, mientras la lluvia sigue cayendo sobre mí, sonrió un poco más mientras las lágrimas se hacen más abundantes, una risa seguida de otra sale de mi boca acompañadas de las lágrimas que al parecer no pararan esta vez.

AHHHH

Grito

AHHHH

Grito tan fuerte como puedo y me siento en cuclillas en el mojado piso ocultando mi lloroso rostro con mis brazos porque según yo de alguna u otra forma esto me hará parar, pero esta acción ocasiona todo lo contrario, ya que lo único que puedo hacer ahora es llorar, llorar lo más fuerte que pueda.

Todo estará bien

Son las palabras que he escuchado todo el tiempo, pero a pesar que son dadas con todo el amor del mundo, las siento tan vacías.

Veo a todo el mundo caminar de un lado para el otro viéndome, pero yo solo evado esas miradas porque se lo que significan.

Las lágrimas no salen y para algunos eso significa que soy fuerte mientras que para otros significa que todo fue una farsa.

Que sabrían ellos de si era una farsa, ellos que sabrían lo que realmente sentía mi corazón.

Todo acaba, ellos se van, algunos me enrollan en sus brazos dándome apoyo, mientras que otros solo me inyectan todo su veneno interior.

Lo superará, se nota que no lo amaba mucho, las relaciones son así, cuando a uno lo abandonan lo que duele no siempre es porque te dejó la persona que amabas, sino el orgullo de que esa persona te dejo primero.

Escucho entre murmullos, la rabia crece en mí y de alguna manera quiero ir hacia ellos, quiero ir y refutar toda la basura que están botando de sus bocas, pero no tengo fuerzas y por ello solo suspiro e ignoro.

Lo veo entre los demás y me hace sentir dolor, mucho dolor, porque todo fue culpa mía, solo culpa mía.

Él está ahí entre ellos, me mira y hace que me hunda en una profunda oscuridad haciéndome querer quedarme ahí para siempre.

El miedo se apodera de mi al verlo ahí parado mirando aquella fría caja de madera y pude atisbar una pequeña sonrisa fugaz que me enfría todo el cuerpo, ahora es cuando temo el hecho de seguir estando viva.

Un poco de helado, chocolate y películas pueden ayudar un poco a sanar un corazón roto, es lo que dice mi mejor amiga sentándose a mi lado.

El estúpido cliché que ponen en las películas que hace una chica con el corazón roto.

Quiero decirle que se largue de aquí, decirle que esas estupideces no ayudarían en este momento, pero sé que realmente quiere ayudar, sé que quiere que me sienta mejor.

Ya han pasado cinco meses y no sales de este departamento, aparte de que esta todo sucio, ¿siquiera has pensado en las enfermedades que puede causarte todo esto?, comenta viendo con horror todo mi departamento y arrugando la nariz, característica acción que hace cuando algo no le gusta, lo que me hace sonreír.

Lo siento, digo casi en un susurro y con la voz un poco ronca, limpiare esto.

Ella me mira con brillo en sus ojos y me abraza, la escucho llorar, entonces eso hace que la abrace.

Es normal que llore

Es normal llorar al escuchar la voz de tu mejor amiga de nuevo después de haber enmudecido hace cinco meses, es una situación que realmente puede llevar al llanto.

Lo siento, lo siento mucho, digo entre pequeños susurros mientras acaricio suavemente su largo cabello ondulado

Las palabras ahora si pueden salir de mi boca, aun cuando pensé que jamás podría volver a sacarlas, ellas ahora se asoman y salen, haciendo que mi amiga empiece a sollozar más.

Entiendo, ella pensó que jamás volvería a escuchar mi voz, pero como podría volver a hablar o salir de este lugar, como podría hacerlo aun cuando sé que él ama mi voz, cuando sé que ese ser se encuentra ahí afuera, esperando por mí, esperando por acabar todo, eso es algo que no podía hacer, no podía porque, aunque me niegue a mí misma, tengo miedo.

Ella me sonríe y siento que todo de un momento a otro cambia, ya no estoy en el lugar en que solía estar, aquel lugar donde fue nuestro lugar especial, aquel lugar donde peleamos por primera vez, aquel lugar donde cocinamos por primera vez, aquel lugar donde hicimos el amor, donde nos acurrucamos, donde lloramos y sobre todo donde planeamos todos nuestros sueños y anhelos.


¿Todo te va bien en el trabajo cierto cariño?, pregunta aquella hermosa mujer mientras deja comida en la refrigeradora de aquel nuevo departamento en el cual he estado viviendo desde hace 9 meses.

Esa mujer se preocupa por mí, esa amorosa y comprensiva mujer se preocupa mucho por mí y es por eso que viene todos los fines de semana a estar conmigo y dejarme comida para toda una semana.

Aquella mujer me mira con esa mirada que sé muy bien lo que significa haciéndome darle una pequeña sonrisa para luego abrazarla.

Estoy bien

Respondo tranquilamente mientras hundo mi rostro en su delicado cuello oliendo su característico aroma relajándome y haciéndome sentir como en casa

Toda esta bien mamá, todo siempre está bien, repito lo mismo de siempre a pesar que lo eh visto otra vez, tan cerca de mí, que me hace querer huir y desaparecer, pero eso es algo que no puedo decir, es por eso que siempre repito las mismas palabras.

Y tal vez son esas palabras que hacen que ella se tranquilice y pueda irse sin temores, sin darse cuenta en el momento en que me hundo en mi oscuridad, en mi dolor otra vez.

Me siento en aquel sillón que se encuentra cerca de las ventanas dándome una bella vista nocturna de la ciudad llena de luces. La enorme luna me saluda junto al viento ligero que roza mi rostro.

Tomo aquel pequeño cuaderno de cuero el cual contiene todo y siento ese conjunto de emociones en mí pecho.


Hola de nuevo, no estoy bien

Todavía te encuentras en un rincón de mi corazón

No hay manera de que sea feliz, no hay manera en la que pueda sentirme bien ¿Por qué no lo sabes?

Lamento decirlo, pero no estoy bien, no puedo sonreír

Por ti, porque me dejaste

Estoy viva, pero no estoy viviendo.


Tomo mi copa de vino y por alguna extraña razón el cristal se rompe. Y sin darme cuenta me provoco dolor, mucho dolor por el simple hecho de haber tomado un trozo de aquel cristal y haberlo acercado a mi cuerpo.

Plic, plic, plic

Se escuchan las gotas del espeso liquido rojo caer sobre el piso de la silenciosa habitación, miro otra vez la brillante luna y sonrío.

Todo el lugar es blanco, escucho gritos desesperados, siento un poco de dolor, pero eso ya no me importa, ya que después solo veo oscuridad.


Ella realmente no se encuentra bien, necesita ayuda

Son las palabras que escucho de aquel hombre de bata blanca mientras mira a mis padres. Mi madre llora y me abraza.

Lo siento mucho, fui tan tonta, yo no lo note, simplemente no lo note, dice aquella hermosa mujer deshaciéndose en lágrimas mientras mi padre solo nos mira con dolor.

Lo siento, todo está bien, todo estará bien, son las palabras que siempre eh repetido y vuelvo a repetir con una pequeña sonrisa.

Pasan uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete días, los cuento uno por uno, ya que es lo único que realmente puedo hacer en este lugar. Giro mi rostro y entonces la veo corriendo a abrazarme, llorando y llamándome tonta.

Te juro que, si vuelves a hacer algo así, yo misma te mato con mis propias manos, es lo que dice llorosa haciéndome reír y eso me gusta. Porque ella es así, siempre es capaz de hacerme reír, aun cuando me siento morir, porque así es mi mejor amiga. La abrazo fuertemente y me lamento, porque debo dejarla ir.

Me promete que volverá la otra semana junto a mis padres para poder estar todos juntos, a lo que le sonrío y asiento.


Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete


Cuento los días sin parar y según la joven de ojos marrones claros que siempre me acompaña dice que han pasado 10 meses.

Miro el calendario, mañana será el día, mi corazón empieza a doler y mis lágrimas a querer salir, pero como en todo este tiempo las contengo.

Se despide con su habitual sonrisa y promete volver mañana temprano para acompañarme otra vez, y después de eso desaparece.


Tu madre lo trajo, para ti


Es lo primero que dice al entrar por aquella puerta blanca con una sonrisa.

Me muestra aquel cuaderno de cuero que no había visto hace mucho tiempo, lo pego a mi pecho y trato de sentir toda la tristeza que almacena este pequeño objeto.

Dijo que hoy será un día muy complicado para ti y que lamenta no poder estar a tu lado, pero que espera que esto pueda apoyarte en algo.

Sonrío al escuchar sus palabras, esto solo significa una cosa, ella no lo ha abierto, ella no lo ha leído y eso de alguna u otra forma me hace feliz, porque aquí están mis sentimientos más dolorosos y no quisiera que ella leyera esto.


No he olvidado tu brillante sonrisa

Nuestro joven amor que tengo que dejar ir, hizo que las lágrimas de mi corazón se convirtieran en una oscura figura

Limpio cuidadosamente el polvoriento espejo, lo que me hace ver que la luz de luna brilla allá arriba

Muchos sueños profundos confrontan nuestros rostros, la noche lentamente se acerca

Sé que nuestro amor aún está en ese lugar, donde la separación no puede empezar

Cuando nuestros días regresen, estas palabras tomaran sentido en el mundo

Por eso tú, mi delicado amor, toma mi mano, regresa a mi como una floreciente estación y sonríe.


Salgo a la calle y el frió viento me azota haciéndome estremecer, supongo que las ropas de ese lugar solo son acogedoras ahí. Respiro profundamente al ver después de mucho tiempo la libertad, por mi mente nunca había pasado la idea de que podría lograr escapar, pero ahora me encuentro aquí.

Me pongo el abrigo de lana que pude tomar de una de las encargadas y este me hace sentir menos frío, miro al cielo y siento una gran calma al poder ver la brillante luna.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete pasos son suficientes para luego empezar a correr.

Corro, corro, corro, corro, corro, corro y corro sintiendo el viento mover mi largo cabello.

Al llegar al lugar puedo ver lo iluminado que se encuentra, es igual que aquella vez.

Las personas caminan junto a niños, junto a sus parejas o amigos, todos sonriendo.

Cuando entro al lugar puedo ver aquella rueda de la fortuna, tan llena de luces y en su singular movimiento lento.

Todos están sonriendo, todos son felices, pero al parecer la única sin sonrisa soy yo, pero esta vez lo haré, porque acabaré con todo, por fin acabaré con todo.

Se puede ver al cielo ser cubierto por grises nubes y la lluvia empezar a descender haciendo a todos los presentes correr.

Menos a mí, que me encuentro llorando bajo esa feroz lluvia.

Ahora sé que no hay tal cosa como “el tiempo lo cura todo”.

La sensación de bienestar, de pensar que todo va a mejorar, honestamente no se relaciona conmigo, ¿sabes lo roto que mi corazón está? Por ti soy un completo desastre, me estoy arruinando por eso sé que no estoy bien.

Con gran fuerza me levanto de aquel lugar mientras aun caen lagrimas sobre mis mejillas. Todos me miran, puedo ver a todos mirarme, entonces vuelvo a ese lugar, otra vez todos me miran.

BASTA

Grito alejándome

BASTA, BASTA

Vuelvo a gritar y sigo alejándome de ese lugar.

De aquel lugar donde te esperé por horas y jamás llegaste.

De aquel lugar donde luego supe que sería el lugar donde me pedirías ser tu camino para toda la vida.

Lloro mirando el brillante anillo puesto en mi dedo y luego corro de aquel lugar.

¿Cómo podría todo haber ocurrido de esa manera? ¿Cómo pudo desmoronarse todo si nos amábamos tanto? ¿verdad? Porque tú también me amabas ¿verdad?

No se cómo lo hago, solo sé que avanzo y me dirijo hacia él.

Él me mira sorprendido, él no se esperaba mi presencia en su lugar, él intenta acabar todo, pero yo lo hago primero, lo hago y no paro aun cuando veo miedo y lágrimas en sus oscuros ojos.

Todo está resuelto ahora y eso me hace salir corriendo de ahí, salir corriendo con una enorme sonrisa en mi rostro que sé qué hace mucho tiempo no aparecía en mi rostro.

Recorro todos los lugares por los que alguna vez pasamos juntos sonriendo y sintiendo la felicidad que sentíamos al pasar por ahí hasta que llego a ese horrible lugar, a ese frío lugar donde tú te encuentras.

Me siento a tú lado, tan solo me siento ahí mirando a la nada, mientras otra vez las lágrimas quieren salir y simplemente las dejo porque esta vez ya no soportaré nada, simplemente me romperé aquí porque por fin soy libre, porque por fin podre estar a tu lado.

Tomo un sorbo de aquel líquido que pude obtener de camino hacia aquí y empiezo a recordar.

Recuerdo la primera vez que nos conocimos, en la universidad, la primera vez que cruzamos miradas, según tú sentiste en ese momento que yo era la indicada, pero yo no había sentido lo mismo y ahora lo lamento, lamento no haber sentido lo mismo desde el primer momento como tú.

Por lo tanto, esto quiere decir que tú me encontraste a mí y lograste tomar mi corazón, lograste hacerlo tuyo y ahora por eso me duele mucho tener que dejarte ir.

¿Recuerdas la primera vez que nos besamos?

Fue todo un desastre ¿verdad? Y todo porque estaba tan nerviosa que, al acercarme a ti, golpee tu frente con la mía, lo siento mucho amor, sé que en ese momento sentiste mucho dolor, pero fingiste para no avergonzarme, aun así, la marca roja que adornaba tu frente te ponía en evidencia haciéndonos reír.

¿Recuerdas la vez que te confesaste?

Fue en aquel parque de diversiones, nos subimos por ultimo a la rueda de la fortuna y pagaste al hombre encargado del juego para que parara la rueda cuando nuestro cubículo llegara a la cima, recuerdo haber estado muy asustada, pero todo aquel susto había desaparecido al verte sosteniendo un cartel pidiéndome estar contigo. Sonreí tanto ese día, porque para ese momento yo ya te amaba.

¿Recuerdas la primera vez que hicimos el amor?

Fue tan dulce y suave, fue tan nuevo, tan intenso, tan lleno de ternura y pasión, haciéndonos sudar a ambos y soltar una que otra lagrima de alegría. Recuerdo la cálida sensación de tus fuertes manos sobre mí y las dulces palabras susurradas en mi oído.

Recuerdo la fría brisa del mar contrastar con el calor de nuestros cuerpos y el hermoso amanecer alumbrarnos al terminar.

Encontrar un lugar a tú lado fue sin lugar el momento más feliz de mi vida, vivir las cosas que viví a tú lado jamás las cambiaría por nada, tener la dicha de haberte tenido en mi vida, es lo que más agradezco a esta vida.

Fuiste mi primer amor, mi primera vez, mi primera luz y mi primer dolor. Por ello, en mi siguiente vida te reconoceré yo primero y haré que te enamores de mí.

Por eso espérame hasta que llegue, a pesar que voy un poco tarde, no me olvides, no te olvides de mí, hasta que te encuentre mi amado.



¿CÓMO QUE NO ESTA? COMO ES POSIBLE QUE ELLA NO ESTE AQUÍ, no es posible que hayan esperado todo este tiempo para recién informarme de esto, dijo aquella hermosa mujer desesperada

Lo sentimos señora, realmente no sabemos cómo fue posible que ella pudiera escapar de aquí, su salida de aquí era imposible pero ya la estamos buscando, ni bien nos dimos cuenta de su desaparición la hemos estado buscando y es más que seguro que pronto la encontraran.

La encontramos, informan haciendo que tres personas corrieran desesperadas hacia aquella persona queriendo información, pero al ver el rostro de aquel hombre los tres sintieron mucho miedo.

Lo lamentamos mucho

Y solo esas palabras bastaron para que el mundo de las tres personas presentes se derrumbara, porque la persona que más amaban, la persona por la cual habían luchado para mantener a salvo y con vida, ya no se encontraba. Hubo mucho llanto y gritos por el dolor y la perdida.

Mientras que ella, la causante de tan grande dolor se encontraba recostada fría en el lecho de su amado, donde por primera vez sintió tranquilidad.

Porque ella no estaba bien, porque a pesar de sonreír y decir que todo estaría bien no lo estaba.

Perder al amor de su vida en un trágico accidente dolía, pero saber que él había muerto por la culpa de la obsesión de un hombre que al igual que su amor en aquel momento al verla había sentido que ella era la indicada para él, la había simplemente destrozado.

El simple conocimiento de que el mejor amigo de su amado había ocasionado todo ello para matarlo porque quería ser el único para ella, la había llenado de culpas y temores.

El hecho de verlo aparecer frente al frío cuerpo de su amado y luego mirarla, la había hecho temblar y querer buscar refugio, pero ella no podía hacer eso, porque no se lo merecería, no merecía la ayuda de nadie, no cuando por su culpa su amado había muerto.

Tal vez ella hubiera podido continuar su vida, solo si ese maligno ser no la hubiera ido a buscar días después para decirle que todo lo que había hecho era por el amor que sentía por ella, que había hecho que ella sintiera desprecio hacia ella misma y miedo hacia él, que crecía cada vez más ante las intenciones de tenerla a su lado.

Es por ello ella se sentía culpable, porque por ella habían matado al único amor de su vida y lo habían separado de su lado.

Pero ahora todo estaría bien, porque ella ya había acabado con él y ahora estaría al lado de la persona que ella más amaba.

Y mientras las sirenas se escuchaban en aquel frío amanecer llegando a aquel lugar donde los amantes se encontraban, estos mismos se sentían de alguna manera felices porque pudiera que encontraran el camino correcto para estar juntos otra vez.

21 de Enero de 2020 a las 03:16 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas