imprincipito Prince Gómez

Cuatro ángeles descendieron a La Tierra con el propósito de provocar el caos y la destrucción de ésta. Entre ellos se encontraba Donovan, uno de los celestiales que luego de vivir milenios entre la humanidad, decidió romper con sus principios. En él habían crecido sentimientos por un mortal y decidió desde entonces, vivir camuflado entre la multitud para darle vida a su nuevo romance. Su objetivo ya no estaba en crear el miedo entre los mortales. Esta revelación, causó un efecto dominó en varios de sus hermanos, quienes también siguieron su ejemplo, dejando al mundo fuera del alcance de sus manos. Ahora, los ángeles deben reunirse como la familia que una vez fueron y resolver el misterio de demonios que amenazan con desatar lo que ellos nunca terminaron. En esta historia llena de acción y drama, cada personaje tendrá que enfrentarse a sus propios demonios internos mientras luchan porque la verdadera bestia despierte y traiga consigo, la verdadera extinción del planeta. Premier & Exclusiva en Inkspired™️ Todos Los Derechos Reservados®️ Libro Registrado en Safe Creative©️


#3 en LGBT+ No para niños menores de 13.

#horror #demonios #terror #fantasia #drama #gay #suspenso #angeles #lgbt #apocalipsis #ciencia-ficción #lgbtq #lgbtqi #lgbtqia #angonio #lgtbqia #jinetesdelapocalipsis
391
65.5mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

I. El Significado de un Beso

Cada mañana, el sonido de la alarma quedaba en un segundo plano, pues mi mirada se perdía en su rostro y todo lo demás parecía desvanecerse. Sus rizos despeinados caían con delicadeza sobre su frente, otorgándole un encanto irresistible. Sus labios entreabiertos dibujaban una placentera expresión de sueños felices. La forma en que su mandíbula estaba tan bien definida y cubierta por un ligero vello facial, me recordaba su masculinidad y atractivo. Sentía una profunda necesidad de absorber cada detalle de su apariencia dormida, lo único que me daba la fuerza para levantarme y finalmente apagar el estridente sonido.


Desde la terraza del apartamento, los rayos solares se colaban con suavidad entre las cortinas. La renombrada calle Montenapoleone, a partir de las 7 de la mañana, se llenaba de un tráfico vibrante y personas que irradiaban la energía del trabajo. El aroma cotidiano de las deliciosas pastas se impregnaba en el aire. Era la ciudad donde las marcas de moda más prestigiosas cobraban vida y cautivaban los sentidos.


Mi móvil vibraba al ritmo de la música en la cómoda, al otro lado de la cama. Despertar a mi amante no era una opción, ya que su sereno semblante merecía disfrutar unos minutos más de descanso. Me encimé sobre él para apagar el sonido. Al querer volver a mi lugar en la cama, sus caricias, como notas musicales, recorrían mi cintura y se fundían en un abrazo inquebrantable. Siempre hacía lo mismo: fingía dormir y esperaba paciente que me acercara para deleitarse con sus tiernos mimos matutinos. Recosté todo mi cuerpo sobre él y allí quedé con comodidad. Su cálido y acogedor físico no tenía comparación con mi gélida piel.

—Sigues siendo pésimo para levantarte de la cama —No paraba de acariciar mi espalda y yo respiraba en su cuello.


Rafael Hernández, el chico con el que había decidido comenzar una aventura, se había convertido en mi energía diaria. Despertó en mí una pasión desenfrenada que parecía nunca agotarse. Sus ojos profundos y su sonrisa seductora encendían mis deseos más íntimos. ¿Quién hubiera imaginado que acabaría enredada con un siciliano? Sigo sin entender esa capacidad que tiene para embaucarme; una noche de alcohol, un cuerpo bronceado y una alcoba terminaron siendo demasiadas noches incontables.

Decidimos sucumbir ante la tentación y embarcarnos juntos en una adanza llena de emociones prohibidas. Los juegos de seducción no se conformaba con lo efímero. Conforme pasaba el tiempo, nuestro vínculo se hizo profundo. Decidimos dar un paso más allá de la pasión desenfrenada e intercambiamos anillos en nuestros dedos anulares. Este gesto simbolizaba nuestra promesa mutua de lealtad y complicidad en medio de lo impredecible.

—No quiero que te levantes —musteó y hacía pucheros a la vez.

—Descuida, yo tampoco —Como era habitual, me encontraba dandole vueltas a su anillo en su dedo.

—Alora ¿Y si por un momento nos olvidamos que somos personas responsables con obligaciones y trabajos? —Sonreí sarcástico.

—Sarebbe il piano perfetto —Rocé con el muslo su entrepierna y agregué dos sugerentes nalgadas—, pero si lo hacemos, tú no vas a terminar de graduarte de medicina y a mí me van a expulsar del trabajo por tu culpa —Frunció el ceño.

—¿Por mi culpa? —La expresión de su rostro daba lástima.

—No me pongas esa cara. Me convences muy rápido y para colmo no le tengo mucho amor a mi trabajo.

—¿Y qué amas entonces? —preguntó clavando los ojos color avellana en los míos, con una mirada de niño pícaro.

—A ti —Devolví la mirada y le agarré las nalgas con fuerza.

—Ti amo.

—Anch'io ti amo, mi futuro cirujano plástico.


Construir una relación con un humano, era algo innovador. Mis emociones solían estar fuera de mi cuerpo. Ni los demonios que me rodeaban, ni yo, éramos capaces de apreciar el mundo como si fuera algo tan ignoto e inabarcable; más bien era aburrido, predecible. Pero con Rafael, el mundo se me volvía grande y me adentró al vasto universo de las emociones. Tenía la capacidad de desencadenar sentimientos en mí, algo que creía imposible por mi condición. Para un alma ajena a las menudencias humanas, sentir deseo era un vicio; sentirse vivo para un muerto es como una droga; y eso me asustaba, pero el miedo le da un poco de sabor a las existencias que le han perdido el gusto a existir.

Empecé a entender la belleza de la vasta gama de sentimientos humanos: desde la alegría hasta la tristeza, desde la pasión hasta el miedo.

—¿En qué piensas amore? —La pregunta me sacó bruscamente de mis cavilaciones. Sus ojos estaban fijos en mí, mientras sus dedos jugueteaban haciendo remolinos en mi muslo.

—En el primer día que nos conocimos —Mis labios se curvaron formando una sonrisa, iluminando su rostro.

—En tres días cumpliremos dos años juntos —dijo, y su comentario me hizo reflexionar sobre todo el tiempo que llevábamos compartiendo.

—¿Dos años ya? —La molestia se veía reflejada en su rostro.

—No puedo creer que no te acuerdes de nuestro aniversario.

—Sí, sé que es dentro de tres días —dije y desataba toda su molestia con golpes de rabia pero sin hacer daño en mi brazo. Lo detuve y deje sus manos inmóviles. Sabía que era lo único que lo calmaba en ese momento, por lo que procedí a besarlo sin dejarle más opciones.

—¿Por qué tus besos suelen resolver cuando estoy enojado contigo? ¿Por qué no puedo enojarme contigo?

—Para que quede claro —Sostuve parte de su rostro. Mis dedos, como dos paréntesis, comenzaron a acariciarle—, puede que no me acuerde tan siquiera de mi fecha de cumpleaños, pero me es imposible olvidar que llevo casi 2 años aguantándote.


Su sonrisa fue acompañada por el asombro. Y como todo un niño, se giró hacia su lado de la cama. Aunque en ese momento parecía esquivar mi presencia, sabía que esa afirmación no duraría mucho tiempo. Decidí expresar mi cariño de una manera juguetona y comencé a darle suaves besos en la espalda. Aunque intentaba alejarse de mí, yo me acercaba aún más a él, buscando su cercanía y su calor. Cuando ya no le quedaba más espacio en la cama para seguir huyendo de mí, fue entonces cuando levantó su mano y mostró su anillo de compromiso.

—¡Te aguantas Donovan! —Su voz sonó molesta, pero también cargada de un cierto tono juguetón y cómplice—. Nadie te obligó a comprometerte conmigo.


Sin que él lo esperara, deslicé mi mano por su cintura hasta llegar a su dedo meñique. Lentamente, entrelacé mi dedo con el suyo mientras acariciaba los demás con el pulgar. Aunque inicialmente pareció no prestarle mucha atención, cuando intenté suavemente tirar de él y girar su cuerpo hacia el mío, su mirada finalmente se encontró con la mía. Terminó pasando su brazo por debajo de mi hombro y quedamos frente a frente.

—Tu me aguantas mucho más a mi con mis pesadeces —Con su pulgar, dibujó mis labios como si hubiera una obra de arte ante sus ojos —. Eres muy especial, mi príncipe.


Convertí unos cortos agarres de labios en húmedos besos. Toda la órbita a nuestro alrededor quedaba en segundo plano cuando la tibieza de su lengua se enlazaba con la mía. Los sonidos que emitíamos, hacían detonar una descarga de sensaciones. Una vez que probaba su boca, nacía la necesidad de no querer terminar y el querer sobrevivir solo de ella. Mis manos deseaban acariciar con lentitud la profundidad de su cabello, y así procedí. Su corazón martilleaba en su pecho. Nos ahogábamos entre nuestro simultáneo aliento hasta que una dulce mordida a mi labio inferior terminó con lo que parecía eterno.


Su móvil comenzó a soñar en ese instante, interrumpiendo aquel momento.

—¡Es verdad! —dijo mirando la pantalla de su teléfono —Alessandro necesita que lo ayude con una tesis que tiene sobre la religión musulmana. A cada uno de su clase le asignaron un ángel y quiere que lo ayude a investigar.

—¿Qué ángel le tocó? —Mi mente se llenó de incertidumbre, esperando que no dijera el nombre de un ángel en específico.

—Azrael —El solo mencionar ese nombre hizo que mi respiración se hiciera más agitada. Azrael, el ángel de la muerte. ¿Cómo podía ser posible que ese fuera el ángel asignado a su compañero de universidad? Sentí un escalofrío recorrer mi espalda mientras luchaba por mantener la calma y encontrar las palabras adecuadas para responder. Cerré los ojos por un momento, tratando de controlar el pánico que amenazaba con apoderarse de mí. Luego, suspiré profundamente, tratando de recuperar mi compostura.


Me puse de pie y dejé que mis pies se hundieran en la suave alfombra que cubría todo el suelo de la habitación. Imposible no recordar que mi mayor secreto colgaba de un hilo. Observé cómo las sábanas cubrían la mayor parte de mi cuerpo, impidiendo que mi mente se desviara hacia pensamientos oscuros y aterradores. Respiré profundamente una vez más, intentando recuperar mi equilibrio emocional.

—Azrael, el arcángel creado en un momento desesperado, se convirtió en un ser fascinado por las almas humanas. Su Padre celestial, reconocedor de su talento, le asignó el importante rol de guiar las almas en la Tierra, junto a sus compañeros: Conquista, Guerra y Hambre —Mientras explicaba esto a Rafael, me acerqué a la ventana del balcón y abrí las cortinas, dejando que la luz del sol iluminara el ambiente—. Para sus hermanos, su trabajo era fácil, pero para él era todo lo contrario—Dejé caer las sábanas adrede y mi desnudez quedó a la vista. Me di la vuelta y Rafael no estaba centrado para nada en la historia que le contaba.


A pesar de mis esfuerzos por captar su atención, la mirada de Rafael se desviaba constantemente hacia mi cuerpo desnudo. Aunque seguía hablando sobre la difícil tarea de Azrael y cómo ver a las personas morir constantemente lo hacía reflexionar, sabía que mis palabras eran en vano. Mientras más me acercaba a él, su deseo por mí se hacía evidente, y no podía evitar notar cómo su boca se regodeaba ante la vista de mi miembro semi-erecto.

Aunque la historia de Azrael era fascinante y merecía ser escuchada con atención, el deseo y la pasión entre Rafael y yo iban tomando el control de la situación. Era evidente que el destino de nuestra conversación había tomado un rumbo apasionado, dejando atrás la historia del arcángel. La conexión intensa que se establecía entre nosotros era mucho más poderosa que cualquier relato.

En medio del fuego de la pasión, los detalles sobre el trabajo de Azrael se desvanecían en segundo plano. En cambio, el deseo entre Rafael y yo se convertía en el protagonista indiscutible de nuestra historia, borrando cualquier otra preocupación o reflexión.


Sin palabras ni inhibiciones, me sumergí en el mundo de la lencería seductora que cubría su cuerpo. Cautivado por su belleza y deseo, mis labios comenzaron a explorar cada rincón, dándole vida a cada beso que depositaba en su piel. Desde sus delicados tobillos hasta cada curva de su figura, no dejé un solo rincón sin descubrir.


Mi lengua se convirtió en el instrumento que recorría su cuerpo, dejando un rastro de placer a su paso. Cada roce, cada caricia, era recibida con gemidos que escapaban de sus labios, llenando la habitación con un aire de excitación incontenible. El sonido de su voz entrelazado con el vaivén de nuestros cuerpos creaba una sinfonía íntima y apasionada.

Cada uno de mis movimientos estaba lleno de intención y entrega. Mi boca buscó su tetilla con suavidad y deseo, brindándole un instante de gozo antes de continuar con el recorrido ascendente que nos llevaba a un clímax compartido. En su boca encontré el final de este viaje, donde nuestras pasiones se fundieron en un beso que selló nuestro encuentro.

La experiencia fue enriquecedora en todos los sentidos, no solo en lo físico, sino también en lo emocional. Cada centímetro de su piel era una historia que contar, un deseo cumplido, una conexión indeleble entre dos almas que se buscaban y se encontraban en el abrazo carnal de la pasión.

—¿Te acuerdas —pregunté mientras cogía su miembro y lo apretaba con delicadeza—, al menos de lo que dije hace un minuto? —Sus profundos suspiros y sus ojos que se volvían casi blancos me respondían—. Deberías atender más —murmuré y seguía jugando con su miembro mientras le daba besos en su oreja y notaba como se erizaba su piel—, cuando tu esposo te da una clase de historia.

—Creo que me pides mucho —Los inimitables gemidos seguían presentes—. Los alumnos no deberían sentir atracción por los profesores —dijo y tomaba mi miembro y comenzaba a jugar con él—, como los profesores no deberían insinuarse a los alumnos. Es un delito.

—Tenemos media hora para cometer muchos pecados —Uno de mis besos se apoderó de su labio inferior—. ¿Te animas?

—Siempre.

11 de Septiembre de 2021 a las 23:43 148 Reporte Insertar Seguir historia
216
Leer el siguiente capítulo II. Metamorfosis

Comenta algo

Publica!
Real Hernandez Real Hernandez
Primer capítulo superado. Que entrega más buena.
December 17, 2023, 13:51

Yosy Garcia Yosy Garcia
Lo capte al momento. El chico está hablando de sí mismo? Ósea que es el ángel de la muerte? Esta historia promete
December 02, 2023, 07:49

AG Adrian Gonzalo
Belleza pura en el primer capítulo. Me ha gustado cantidad bro
November 24, 2023, 13:14

Halsey Gomez Halsey Gomez
Me he introducido al mundo de estos dos personajes. Sigo la lectura. Esta muy interesante
November 24, 2023, 07:55

Nicki Alejandra Nicki Alejandra
Buen comienzo
October 29, 2023, 20:57

Manuel Martin Manuel Martin
No se como, empecé por tu Libro de Gagalution y termine en esta maravillosa historia. Me está gustado este mundo. Escribes súper bien y me quedo siempre con ganas de saber que sucederá en lo próximo. Felicitaciones
July 25, 2023, 10:06
PoliBell Rodgz PoliBell Rodgz
Bella relación entre los dos. Espero le diga la verdad en algún punto, de va a sentir con un peso quitado de encima.
July 24, 2023, 09:11

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Te recomiendo seguir con la lectura, puedes descubrir cosas interesantes entre cada capítulo. Espero lo disfrutes mucho! Gracias por tu apoyo! Saludos! July 24, 2023, 19:05
Julianito M19 Julianito M19
Que misterio rodea a la muerte😮‍💨 Me gusta el comienzo, súper romantico
July 20, 2023, 09:58

Pollo Escritor Pollo Escritor
Me da envidia, ahora quiero ser la muerte. Jejajejaje muy buen comienzo
May 29, 2023, 16:13

Timoty Alan Timoty Alan
Pensé en el comienzo que no me iba a agradar, porque al leer la sinopsis era más un poco del tema apocalíptico, pero aquí estoy un poco enganchado. Ojalá y el próximo capítulo me sorprenda un poco más.
March 10, 2023, 21:21

Tarzan hereitis Tarzan hereitis
Esto es uno obra de arte yo quiero ser Rafael. Qué raro sería cuando Rafael se entere y diga “Mi novio me persigue a todos lados, es la muerte” jajajajsjdjajajaja me gusta la historia
March 05, 2023, 18:53

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Hahaha! Gracias por el apoyo! Un abrazote!🤍 March 08, 2023, 17:14
Tarzan hereitis Tarzan hereitis
Próximo capítulo por favor
March 05, 2023, 18:52

Iliana Mateo Iliana Mateo
Normalmente leo historias donde forman a meter la comunidad LGBTQI+ y esta es todo lo contrario. El protagonista te cuenta una historia que no tiene nada que ver con lo que actualmente vemos en el mundo. Me ha gusta muchísimo. Síguela escribiendo porfa, me encanto.
February 25, 2023, 15:31

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Muchísimas Gracias Guapa! El capítulo 2 actualmente se encuentra bajo edición! Solo estoy esperando la orden de mi editor para su publicación! Muchas gracias de veras! Que amable el apreciar mis escritos! Un saludito!🤍 February 25, 2023, 15:42
Iliana Mateo Iliana Mateo
Soy de la comunidad y me recomendaron esta historia. Pase trabajo para encontrarla porque me hablaron de ella pero no me pasaron el link, y es súper buena. No me arrepiento para nada. Esa mezcla de la muerte con su relación con Rafael es que me gusta muchísimo y es algo que nunca había visto antes.
February 25, 2023, 15:31

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Awww…!!! Muchas Gracias! Tus palabras significan mucho como apoyo hacia mi! En serio, muchísimas gracias! February 25, 2023, 15:41
Ale Pena Ale Pena
Impresionado…es lo único que puedo decir sobre esta historia. Porfa sube nuevo capítulo, tengo tantas ganas de saber como de desenlaza esta historia. Mamá mía!!!!!!! Síguela porfa. Mi apoyo lo tienes.
February 24, 2023, 19:22

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Muchísimas gracias! Por comentarios así me dan más ganas de seguir! Gracia de verdad!🤍 February 24, 2023, 19:28
Ramses Cardenas Ramses Cardenas
No me puedo quedar con las ganas así que voy para el próximo capítulo
November 27, 2022, 07:12

  • Prince Gómez Prince Gómez
    Hahaha! Muchas Gracias por el apoyo!🤍 February 24, 2023, 19:28
Ramses Cardenas Ramses Cardenas
Me gustaría saber más sobre esa muerte
November 27, 2022, 07:12

DC Dani Castillo9
Interésate bro
July 02, 2022, 22:08

Leandro Diaz Leandro Diaz
En encanta quiero leer más
January 31, 2022, 17:22

Arlett Toirat Arlett Toirat
Quiero saber más sobre la muerte que sucederá!!
January 06, 2022, 09:13

Cargar más comentarios
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión