Cuento corto
0
437 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El padre

–Padre he pecado – dijo el hombre arrodillándose

– dime hijo –

Desde muy pequeño crecí en la calle con mucha ausencia de mis padres , mi tío siempre fue una de las mayores apoyos que tuve. a cumplir 14 años de edad empecé en el vicio de la cocaína aspirando todo lo que pudiera poniendo mi cerero en ciertas condiciones que ahora me arrepiento a los 16 años tomando un punto sin retorno y a la vez viendo el ritmo caro de vida que llevaba comencé a robar en las calles con algunos amigos que conocí en la calle. pasando un año no me conforme y me inicie a vender varios tipos de droga haciéndome muy popular en la zona donde yo vivía . siempre quise aparecer en el periódico como una persona importante pero esta vez aparecía no como yo quería si no reseñado en la sección policial y de eso estoy arrepentido ahora me he dejado de todo eso pero tomo vino como un desquiciado pero en la oscuridad de mi habitación y me masturbo en chico que vive cerca de mi casa y me masturbo pensando en el .

– dos padres nuestros y vístete ya estas listo monaguillo – dice el Padre


18 de Enero de 2020 a las 19:21 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Argenis Gadea ¿Quiénes son los ganadores y quienes son los perdedores ? ¿Quién es el arbitro que consagra a los exitosos y a los fracasados ?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~