*NO TODO DOLOR LASTIMA: LA SUBLIMACIÓN DEL ESPÍRITU Y LA REALIDAD SIMULADA DE LA EXISTENCIA* Seguir historia

minrayogsothoth Miroslava Acosta

Not Every Pain Hurts es una obra teatral conformada de cuatro actos que profundiza sobre los pensamientos, sentimientos y reflexiones de Lucius Di Mort, un joven arlequín dedicado a la pantomima artística y a la comedia. Sin embargo, para él ejercer este oficio no lo hace sentirse pleno por completo, por lo que decide aislarse de todo para adentrarse a deliberar acerca de la existencia, la sociedad, la muerte y la soledad como temas principales para su introspección. Con ayuda de su amigo Tilo, Lucius comprenderá que el mundo no es como lo pintan.


Drama Todo público.
0
759 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

PRIMER ACTO

~Lucius/Tilo~


-Inspirado en vida y obra del artista, ídolo y compositor de Lacrimosa: Tilo Von Wolff y en vivencias propias-


“La angustia es el vértigo de la libertad”.


Soren Kierkegaard “Sufrir es la manera de estar activo sin hacer nada.”


-E. M. Cioran

“La enfermedad es el modo que tiene la muerte de amar la vida; y el individuo, el teatro de esa debilidad. En todo dolor lo absoluto de la muerte saborea el devenir, lo que nos atormenta es la tentación, la voluntaria degradación de la Oscuridad. Y así, el sufrimiento no es otra cosa que una minoración del absoluto de la muerte.”


- E.M. Cioran


“Sufrir no es más que el modo de ser en el que te percatas de que la vida no es como la pintan.”


(Aparece Lucius Di Morte en un escenario sentado en el piso de mármol observando las butacas vacías)

Lucius:.. ¿Cómo encontrar el sentido de mi felicidad, de mi tristeza?... ¿De mis anhelos y mis agonías? ¿Acaso estoy delirando? ¿Acaso no hay nadie que me pueda aconsejar? ¿No entiendo, qué pasará por mi mente?

(Se acerca Arlequín Tilo detrás de Lucius y lo mira)

Tilo: ¿Algo te angustia? (le dice colocando su mano en el hombro)

Lucius: ¿Estoy confundido, puedes ayudarme?

Tilo: Por supuesto, para eso estamos los amigos. ¿Dime, en qué puedo servirte?

Lucius: Quiero que me ayudes a encontrar mis verdaderos sentimientos, qué es lo que me hace tan feliz pero a la vez me hace tan desdichado...

Tilo: Claro, tú me ayudaste mucho a buscar a mi musa, lamentablemente aún no sabemos nada de ella, pero has sido bastante condescendiente y generoso conmigo, así que te lo debo. Aunque, no sé realmente como pueda ayudarte con eso. ¿Qué es lo que debo hacer?

Lucius: (Se rasca la cabeza haciendo un gesto confuso) Mmm, realmente no lo sé... ¡Oh! Lo tengo, que te parece si primero hacemos un concierto de violín, piano y trompeta, quizás de ahí me pueda basar en lo que realmente me hace feliz, puede que el tocar frente a una multitud me haga sentir bien.

Tilo: ¿Y cómo sabrás que es lo que te pone triste?

Lucius: Mmm, pues puede ser posible que en cuanto realicemos el concierto, habrá algo que no me agrade...

Tilo: Bueno, ¿pero tú crees que esa sea la razón de tus sentimientos?

Lucius: No tengo idea, pero no perdemos nada con intentarlo, ¿no crees?

Tilo: Creo que si. Bueno, pues consigamos los instrumentos e invitemos a la gente a que sean espectadores de nuestro evento.

(Los dos Arlequines salen del escenario de conciertos, mientras ambos toman diferentes caminos para ir por sus instrumentos musicales, papel estraza, plumones, y recortes de imágenes para publicar su evento).

(Llega Tilo con su violín y el material de la publicidad. Deja todo en el piso mientras espera a Lucius)

Lucius: Hola, disculpa la tardanza, no encontraba mi trompeta... (Aparece detrás de Tilo con su trompeta en mano y un par de plumones negros)

Tilo: No te preocupes, ¿comenzamos?

Lucius: ¡Claro! (Se sienta a un lado de Tilo colocando con cuidado su trompeta sobre el violín y arrojando los plumones)

Tilo: Bien, primero comencemos a recortar en rectángulos el papel destraza y doblemos las orillas de este para pegarle los recortes y escribir encima los datos importantes...

Lucius: Bien, yo los corto y entre los dos les doblamos las orillas... Y si gustas yo pegaré los recortes para que luego tú escribas.

Tilo: Bien, manos a la obra.

(Entre los dos comienzan a trabajar con mucho esmero, haciendo un montón de carteles con imágenes de violines y trompetas y una estampa de un arlequín en la parte superior)

(Terminan con alivio y observan por unos segundos su trabajo)

Tilo: Vaya, parece que quedó muy bien, ¿no crees?

Lucius: Si, quedó grandioso, ¡así la gente si deseara mirar nuestro concierto!

Tilo: Bueno, ahora falta una cosa...

Lucius:¿...?

Tilo: Pegarlos en lugares donde llamen la atención. ¡Vamos!

(Se ponen de pie tomando los carteles y salen a la calle engrapando en cualquier lugar visible su publicidad corriendo de un lado para otro)

(Llegan cansados y jadeando al escenario)

Lucius: ¡Aaah! ¡Aaaah! Diablos, corrí demasiado...

Tilo: ¡Uff!, si, igual yo. Ahora tenemos que esperar a que la gente llegue...

(Se sientan mientras esperan llegar a alguien)

(Pasa media hora y nadie se ha asomado al estadio. Los dos se quedan mirando decepcionados)

Lucius:... Creo que nadie desea vernos.

Tilo: Sé paciente mi querido Lucius, algún alma tendrá que llegar

(Continúan esperando unos minutos más, y observan que una hermosa mujer entra al escenario luciendo un bello vestido negro escotado y una mascada transparente ocultando su rostro haciéndose notar solamente sus llamativos y grandes ojos verdes. Tilo y Lucius se quedan mirándola con asombro y se ponen de pie tomando sus instrumentos)

Tilo: ¿Ya viste, Lucius? (Le dice susurrándole) Se parece un poco a...

Mujer: Hola, vi su publicidad mientras pasaba por la calle y me imaginé que sería buena idea apreciar su concierto.

(Se quedan mirándola aún asombrados)

Lucius: Ahm... Pues nos da mucho gusto que hayas venido, por un momento creímos que a nadie le interesaría escuchar un poco de buena música.

Mujer: Oh, no digas eso, por lo que noté en los carteles parece que ustedes son unos excelentes músicos, me gustaría escuchar algo de sus obras.

(Tilo no deja de mirarla e inconscientemente deja caer su violín al piso. Lucius voltea a mirar su expresión y le da un pequeño empujón)

Lucius: ¡Tilo! ¿Qué te sucede? Tenemos que tocar.

Tilo: Ahm... (Reacciona sacudiendo levemente su cabeza) Disculpa, no se que me sucedió. (Toma su violín del piso y se pone en posición)

(La mujer se sienta en una de las butacas de la primera fila observando fijamente a los arlequines)

Lucius: Tocaremos esta canción que es muy especial para nosotros llamada Soledad y te la dedicamos con mucho cariño. (La mujer sonríe y escucha atenta)

(Tilo comienza a tocar el violín y Lucius se sienta frente al piano/teclado que se sitúa a la orilla del escenario. Mientras presentan su espectáculo a la misteriosa mujer, observan que más gente comienza a llegar sentándose en las butacas escuchando impresionados los sonidos y con mucha atención.)

Einsamkeit (Soledad) Escribo mi propia historia

Y sólo vivo al paso

Soy el único que se percata de mí y todas las voces que oigo son sólo ecos de mi deseo

Impotente enfrento mi soledad

E impotente le doy la cara.

Desintegrado en mil pedazos me arrastro en mil direcciones

Y no sostengo tu mano lo suficientemente firme

Escapo en falsos sueños

Me he sentado en lugares ocupados

He buscado la gloria de estar contigo

Y solo encontré la ridícula soledad.

(Terminan su canción y miran por un momento a toda la gente que ha ido a verlos).

Lucius: Parece que la idea no fue tan mala...

Tilo: No, me entusiasma mucho que la gente haya deseado venir a escuchar nuestra música, pero... esa mujer de la mascada me recuerda mucho a alguien...

Lucius: Luego platicamos, tenemos que seguir con el show.

Lucius: Queridos espectadores, me da mucha alegría que hayan venido a nuestro concierto, ya que a nosotros nos gusta expresar lo que sentimos a través de nuestra música y nos llena de orgullo que ustedes sean testigos de conocer lo que divaga en nuestro interior.

(Se escuchan ligeros aplausos con eco. Lucius toma su trompeta y se para frente al público).

Lucius: Ahora tenemos la dicha de presentar esta canción que nos hace sentirnos muy felices y sobre todo muy fuertes con nosotros mismos, esta obra se titula No Todo Dolor Lastima.

Not Every Pain Hurts (No todo dolor lastima)

Cuando tienes la voluntad

aprendes a perdonar y a olvidar

tú tienes que juntar las piezas rotas

y con el corazón humilde

pararte del lugar donde te escondes

Si yo no supiera que voy a extrañar algo

no me podría lastimar más

Los errores enseñaron a construir la vida

de las cenizas que caen al suelo

Sin sufrimientos no sería lo mismo

las experiencias me hicieron fuerte

No todos los sufrimientos dañan profundamente

cuando tu aprendes a dividir

No tengas miedo al peligro

sigue tu corazón a la luz vive tu sueño y respira

Cuando te escuches a ti mismo

no siempre esperes encontrar entendimiento

eso toma tiempo

tu tal vez pierdas la fe

pero no tengas miedo de encontrar la solución

Mi carga no era tan pesada

sin embargo no hubiera tratado de cargar la tuya.

Mi corazón ardiente---- insoportable

Mi mente optimista------ colapsada.

(Se escucha un momento de silencio y unos segundos después Tilo comienza a tocar el acordeón en la primera parte de “Not Every Pain Hurts”. Al transcurrir los minutos, y al haber terminado la pieza, Tilo y Lucius se dan cuenta entre la multitud de las personas que aquella mujer mística que había ido a presenciar el espectáculo, ya no estaba presente.)

Tilo:…Se ha ido, Lucius, se ha ido, ¿ahora cómo podré saber si era ella?

Lucius: Quizás pronto vuelva a venir, haremos otro evento y probablemente venga de nuevo.

Tilo: No lo sé Lucius, tengo el presentimiento de que no volveré a verla.

Lucius: Ten paciencia amigo, no pierdas la fe, a ella parecía mucho haberle gustado nuestra música, no dudes en que no querrá perderse otro concierto, parecía muy satisfecha.

Tilo: …Está bien, perseveraré hasta el día que ella llegue de nuevo, pero, nada me asegura que así sea, ¿y si no viene? Parecía demasiado hermoso como para ser cierto…

Lucius: ¿Sabes una cosa, Tilo? Yo pienso que tus ganas de tener la dicha de volverte a encontrar con ella nunca serán efímeras, me parece que esa mujer es la representación exacta de lo que tú estás buscando, y eso que buscas es precisamente a tu musa.

Tilo: … ¿Estás tratando de decirme que ella no es mi musa?

Lucius: Eso yo no te lo puedo asegurar, pero lo que sí sé es que esa dama tiene absolutamente todos esos elementos y características que la hacen tan similar a Elodia… Puede que sea ella, puede que no, pero siempre será una motivación para ti. Sólo esperemos que si sea ella, ya que nunca reveló su identidad y parecía bastante recóndita. Sólo esperemos que si ella vuelve será porque algo de lo que nosotros presentamos en nuestro concierto fue significativo para ella, si no vuelve, entonces ella nunca fue parte de lo que tú y yo nos suponíamos que era, y simplemente fue una ilusión de tu confusa mente (o nuestra confusa mente).

Tilo: Tienes razón Lucius amigo, ahora necesito que vayamos a descansar, me siento demasiado exhausto con todo esto.

Lucius: Yo también, vayámonos.

(Tilo y Lucius salen del escenario y se cierra el telón del primer acto.)

18 de Enero de 2020 a las 00:31 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo SEGUNDO ACTO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas