La cita Seguir historia

carlos-hg Charles H.

De esas veces en que uno pierde la mirada por alguien, no todo lo que uno quiere se puede.


Cuento Todo público.

#relatocorto
Cuento corto
1
540 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Una invitación

Le mande un mensaje entre flores y chocolates, la verdad estaba muy nervioso cuando me encontraba escribiendo aquella nota, tenía tiempo sin realizar un detalle especial para alguien especial como el que le había mandado, pero ya no podía esperar más, la verdad no tenía problema por el hecho de saber que escribir y el hacerse lo llegar a su lugar, el problema es que pensaría ella sobre la nota.

Desde el primer día en que la vi llegar a la oficina mi corazón me indico que ella era la indicada, es como esa especie de intuición que uno tiene sobre algún acontecimiento, tomo el puesto de recepcionista-telefonista y fue cuando mi interés por sacar copias y contestar a proveedores se volvía mayor.

Buscaba el pretexto perfecto para acercarme a su lugar, una copia, un escaneo o simplemente pedirle información de algo que ya sabía, llamaba a su extensión y preguntaba cualquier cosa, el hecho aquí, era escuchar su voz y tener contacto con ella.

La veía en mi hora de comida, la observaba de lejos, le sonreía y buscaba el momento indicado para sentarme a su lado, me llegaba el aroma a ´´mon amour´´ un excelente perfume para mi gusto, así fue como pude tener, aunque sea un ligero contacto más personal con ella.

No estaba en ningún momento con errores, era una chica linda, detallista y con temas muy interesantes para platicar y matar el tiempo, me decidí a enviarle con un compañero unas flores con chocolates y una notita decorada que rezaba << te invito un café, nos vemos a las cuatro>>, la vi de lejos cuando recibió los chocolates y sonrió. Estoy feliz, la verdad muy contento y esperanzado por su llegada, espero no tarde demasiado porque el café se enfría.

El café se enfrío y mi sangre se congelo, llego puntual, radiante y hermosa como la primera vez que la vi, en su mano izquierda el ramo de doce rosas que le mandé, y en su mano derecha el brazo de mi compañero que le entrego la nota con los chocolates, el me miro de soslayo, la ayudo a sentarse, entre risas y bromas el hizo ademan con la copa pidiendo salud hacia mi dirección, me tomé mi café y salí sin mirar atrás, el amor no me sonreía esta vez.



17 de Enero de 2020 a las 02:09 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Charles H. Intento de escritor, lo hago por pasión y no considero que tenga ese toque adecuado pero e dejado atrás el miedo de hacerlo en secreto y compartir, escribo lo que me nace e intenta decir ya sea la idea vaga que cruzo por mi cabeza o aquel sentimiento que quiero plasmar y dejar plasmado por algún estupido poema, o un algún relato corto que me grita por las noches.

Comenta algo

Publica!
Darwin Changoluisa Darwin Changoluisa
Por un momento me esperaba un final parecido pero entre pocas palabras me dio la sensación de que me había equivocado, tras otras cortas palabras noté que estaba en lo correcto y solo pude decir "Ouch, eso dolió"

  • Charles H. Charles H.
    Espero que aunque muy predecible el final te gustara aunque sea un poco mi historia, gracias por leerme 3 weeks ago
~