Las matemáticas y la señorita Olivera Seguir historia

G
Giovanni Temoche


Hace años, le dediqué esta carta a una chica que me impresionó mucho. Su nombre era Vanessa Olivera, y estaba cursando Matemática 1, al igual que yo. Supe de su existencia, por una mera coincidencia. Y, por supuesto, no iba a ser yo quien le iba a entregar esta carta. Ese día llegué muy temprano al salón y dejé esta carta encima del escritorio del profesor. Escribí esta nota encima: 'Favor de entregar a la señorita Olivera' Cuando la llamaron por su nombre, ella se levantó y la recibió. No la vi a la cara. Esa misma tarde, de alguna forma, todos en su cuenta de ask estaban diciendo mi nombre. ¿Cómo se enteraron? No lo sé. Solo sé que con ella nunca hablé largo y tendido.


Cuento Todo público.

#casualidad #encontrada #ask #olivera #señorita #matematicas #las
Cuento corto
0
614 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Las matemáticas y la señorita Olivera

¿Qué más podía decir al respecto? ¡La iba a conocer en tan solo unas cuantas horas! Dormir una verbo muy aburrido para poder ponerlo en práctica ahora.

Aquella chica hermosa que vi en internet y cuya sola existencia ya era digna de los más grandes status de belleza iba e encontrarse en el mismo salón que yo. ¿Cómo lo sabía sin haberla conocido? Pues ¡increíblemente todo fue una coincidencia!

Indagando por algunos de los millones de perfiles en Ask presentes en el mundo; una tarde se me ocurrió escribir una dirección inventada. Había ya intentado direcciones tales como /negra, /pelona, y hasta alguien cuyo nombre y apellido lo formé con una anagrama, /KristyWells, pero en ninguno había algo nuevo o interesante que no se hubiese visto. Grande fue mi sorpresa al escribir un último nombre antes de irme a dormir, ¿Cuál era ese nombre?

VanessaOlivera.

Algo dentro de mí me decía que no tenía ni una mínima idea de lo que estaba a punto de buscar, o si quiera de quién podría aparecer en la pantalla del ordenador en ese instante.

A la señorita Olivera la vi por primera vez en esa foto, en donde sonreía mientras sostenía su cámara de fotos con la otra mano. Su rostro era uno de los más hermosos que había visto en mi vida. Sus grandes y bellas cejas delineadas de punta a punta le otorgaban una apariencia fascinante.

Aunque solo podía hablar de su belleza superficial, pues yo no la conocía por dentro. Y según lo que yo pensaba hasta ese momento, las apariencias externas no hablaban absolutamente nada acerca de las apariencias internas de alguien. Era un pensamiento de desconfianza lo que me hizo ver qué clase de preguntas ella respondía.

Indagué por su página de Ask con algo de miedo. Mientras la página tomaba su curso hacía abajo leía como respondía a las buenas preguntas (y malintencionadas también). Ella lo hacía con total sutileza y algo de astucia. ¡Sin duda era la combinación perfecta entre lindura y tenacidad!

Raramente conoces a alguien así en la vida real, alguien cuyas características puedas notar antes de conocer personalmente y alguien también a quien podías admirar un poco sin tener idea de quien es realmente. Eso era lo que pensaba mientras leía una última pregunta a la que ella respondía al final de la página.

¡Ella estaba siendo insultada!

Me quedé perplejo por unos instantes. Pero no por lo que le decían, sino por las palabras que la relacionaban. Ellas también describían lo que iba a ser mi vida en el próximo semestre de universidad

"Matemática 1" "curso" "henostroza" "cato" ¿Podía ser cierto? ¿Se trataba de una temible coincidencia? ¿Era posible?

Volví a la pregunta. Sin dudas esas eran las palabras que la identificaban. Mi casi-improvisado horario que había sido armado días antes era enseñado por un tal "Henostroza" ahora. Debo admitir que estuve a punto de matricularme con alguien de apellido "Vilcapoma" pero recibí muy malas referencias acerca de él. Finalmente estaba matriculado con él. ¡Que emoción! ¡Supuestamente, la conocería en unas cuantas horas

¡Que aburrido era dormir!

Hoy vi su Ask otra vez. Yo no le pregunté cómo fue vestida, iba a ser muy obvio. Alguien ya lo había hecho por mí. Nunca la vi llegar, estaba perdido. En esos momentos pensé algo como: "Cuando ella venga ¿La reconoceré? ¿Ella lo hará si era mi alma gemela? ¿Cómo saberlo? "

El salón aún no se encontraba lleno y no había podido notar a mi tan querida chica-extraña-no conocida y encontrada en una página de internet por casualidad. Esa chica quien yo pensaba que era mi alma gemela.

Quizás aún no lo sabía. Chica, he visto tu perfil de Ask. No sé por qué todos tratan de alucinar que ibas a vestir muy poca ropa o algo parecido, no sé por qué te insultan aunque eso realmente a ti no te importe. Te puedes defender muy bien. Eres diferente.

Te encontrabas con buzo verde, zapatillas y una bufanda, y hasta te encontrabas lo más adelante posible. Yo me encontraba cerca de ahí, en la segunda fila. No estaba enterado de tu presencia.

Quizás el amor de tu vida no sea yo, pero al menos quería que supieras lo que me sucedió al encontrar a alguien como tú entre millones de perfiles en el mundo. Alguien que, por casualidad, iba a conocer en un futuro cercano. No lo sé.

Disfruta los monomios, productos notables y aprende a diferenciar entre un polinomio y un no-polinomio, que son las indicaciones que dio el profesor. Debes aprobar este curso. Sé feliz y recuerda que la gente no siempre es lo que parece (tal como te lo demuestran por Ask anónimamente)

(a+b) ³


¿Parece inocente no? Pues, no es lo que parece. Mire lo que se esconde detrás de él:


a³+b³+ 3(ab)(a+b)

Si la encuentro más adelante en mi vida quizás si sea mi alma gemela.

Atentamente: Sr. Anónimo.

13 de Enero de 2020 a las 07:05 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~