Dulce Amanecer Seguir historia

J
J. C.R.


Siete años después del asesinato de su hermana Irina en manos de los Volturi, Tanya creía que nada podría empeorar su mala racha hasta que conoce a Jack Lancaster, el flamante y misterioso Capitán de la Policía de Forks. Para ambos, encontrarse es un punto sin retorno en el que secretos propios y ajenos amenazan con desatar un nuevo conflicto por el control del mundo sobrenatural.


Fanfiction Libros Sólo para mayores de 18.

#romance #edward #bella #jacob #gemelos #twilight #breaking-dawn #nessie #tanya #vampiros #sobrenatural
0
589 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

SOLEDAD (Tanya)

SOLÍAMOS SALIR POR LA NOCHE. Kate, Irina y yo siempre estábamos juntas. Era diversión sin fin, buenos tiempos para la vida nocturna de las ciudades en las que vivimos. Siempre conociendo gente nueva gracias a que nuestra capacidad para controlarlos alrededor de los humanos es excelente o al menos lo era hasta hace un par de horas.

El reloj analógico de mi auto marcaba las 2:40 am. Estaba en la calle lateral a mi casa. A partir de ahí, podía escuchar todo lo que sucedía en la propiedad. Mi familia me esperaba en el vestíbulo. Suelo llegar antes de las 2 de la madrugada cuando salía de casa; cualquier retraso alarmaba a mis familiares. Examiné mi rostro en el espejo retrovisor, mis ojos todavía tenían un color que no debería estar ahí.

"Mierda"

Todavía me sentía como una mierda.

"Mierda. Mierda. Mierda."

Toda mi familia estaba esperando en el porche de nuestra cabaña. En sus caras la duda estaba tallada. Dejé mi Lamborghini Gallardo en el garaje con vacilación. Temía enfrentar a mi familia. "¿Cómo reaccionarán cuando les diga lo que hice? ¿Me desterrarán de la familia?" Después de todo, los había traicionado terriblemente. Sacudí la cabeza para detener ese pensamiento. Kate es mi hermana, por favor. Ella nunca me expulsaría de la familia aunque haya masacrado un pueblo entero, lo cual no era el caso.

Suspiré con alivio al recordar que siempre es posible hacer empeorar el infierno, e ingresé en el porche.

Carmen estaba hablando por el móvil con Alice. Con una expresión preocupada, continúa haciendo preguntas rápidas a pesar del tono displicente de Alice. Desenterré un antiguo temor hacia los alcances de Alice. Siempre existía la probabilidad de que llamara porque algo malo ocurrirá o ya había ocurrido. Luego lo obvio vino a mi mente. Ellos ya lo sabían. Alice lo vio todo y ya se los había dicho.

"¡Vaya don de mierda...!", pensé con desprecio, pero me detuve en seco. Era obvio que ella no era culpable de nada. El problema era yo.

¡Mordí a un humano por el amor de Dios!

Kate corrió a abrazarme antes de subir las escaleras. El miedo y la preocupación eran visibles en su rostro.

―Alice llamó...― Eso fue todo lo que dijo. "¿Quiere más detalles?" Aunque no había sido una decisión consciente, ¿Alice había logrado predecir lo que sucedió? Quizá mis acciones no habían sido tan inconscientes como creía.

"¡Esa suposición era terrible!"

―Llamó hace una hora. Dijo que había sucedido algo malo y estabas involucrada pero se perdió la conexión telefónica. Ella volvió a llamar diciendo que ahora todo estaba bien―. Garrett explicó.

―Mmm...― pesaba en que probablemente Alice lo vio poco antes de que sucediera. Definitivamente tenía unos segundos de antelación. Y cuando vio que me las arreglé para recuperar mi autocontrol, sabía que no lo volvería a perder. Debo hablar con ella más tarde, pero por ahora tenía mucho de qué hablar con mis familiares aquí y ahora.

― ¿Estabas en peligro? ¿Era eso? ― Carmen pregunta con ansiedad ― ¿El peligro pasó rápidamente? Nos imaginamos que te las arreglaste porque Alice nos aseguró que podíamos esperar hasta que llegaras a casa, y que ya estabas en marcha. ¿Fue muy serio, querida?

―En realidad, no estuve en peligro― les dije y todos quedaron asombrados. Kate, que me estaba abrazando, me soltó de repente. Su mirada reflejaba confusión.

―Vamos a adentro y se los explico.

Necesitaba tiempo para elaborar mi confesión.

―Tanya, ¿qué pasó? ― Tenía la sensación de que Kate desea respuestas rápidamente. Ella no se movió de mi cara.

Suspiré.

No había manera de hacer esto más fácil. He estado 300 años sin beber sangre humana, y lo tiré todo por la borda esta noche. "¿Hay alguna manera de que esto no resultara en una gran decepción para todos ellos? Lo dudaba."

―En realidad, fui a Anchorage. Fui a Fantasy. Estaba más lleno de lo usual... ― mi voz carece de emoción. No podía seguir hablando, había compasión en sus ojos. "¿Serán tan condescendientes después de escucharme?" Me obligué a seguir: ― Conocí a un hombre allí. Me llevó a su apartamento que estaba a 20 minutos del club.

Eleazar se echó a reír.

― Tanya, querida, no nos vas a dar detalles de tus aventuras, ¿verdad? ― dijo Eleazar y Carmen se rió con él. De repente, la atmósfera pesada desaparecido.

― ¡No la interrumpas, Eleazar!― Kate fue quien mantuvo sus ojos en los míos―.Es evidente que las cosas no andan bien.

Una vez más, me obligué a continuar:

―Tuvimos sexo sólo una vez, pero yo... ― nuevamente la atmósfera se espesa con anticipación―yo no estaba bien. No era yo misma y lo mordí en el hombro.

Toda mi familia entró en shock. La cara de Kate era la más indignada. Una mezcla entre la confusión, la ira y la decepción colgaba en sus ojos.

―Una vez que la sangre corrió por mi garganta entendí lo que estaba haciendo. No recuerdo haber tomado la decisión de morderlo. Fue raro. No sé cómo sucedió...

Garrett dio su opinión sobre nuestro comportamiento, una vez más, lo cual era incapaz de reprochar. Era la primera vez que expresó en voz alta desde que Kate se enojó con él hace cinco años.

―Actúas muy irresponsablemente. Es claro para mí que este tipo de relación con un ser humano terminará mal para él― Su rostro reflejaba la impaciencia en su voz. Sabía que él tenía muchas cosas que decir al respecto pero no estaba dispuesta a soportarlo. Mi irritación crecía, pero Garrett se tranquilizó cuando Kate puso su mano sobre su hombro.

"Gracias", pensé con rabia, "este tipo de lección moral ayuda mucho ahora mismo."

Me dispuse a seguir narrando los acontecimientos y a hacer caso omiso de Garrett.

―Fui capaz de parar. Él se desmayó rápidamente. Actué con rapidez suficiente para succionar el veneno antes que se extendiera. Lo logré a pesar de que la mordedura fue cercana a su cuello. ¡Realmente actué muy rápidamente, Kate! ― dije con exasperación por cómo ella me miraba con desaprobación―.Esperé un poco para asegurarme que no moriría o se convertiría, y lo llevé al hospital. Lo dejé en la esquina y llamé al 911 desde su teléfono celular. Es probable que esté fuera de peligro en este momento.

Ninguno hizo algún movimiento. Todos eran estatuas de mármol, tratando de entender plenamente lo que hice. La vergüenza quema en mi garganta. Entonces, Kate explotó.

El temperamento de Kate era así. Ella era la más joven de nosotros, con sólo 20 años cuando fue convertida. Su edad se evidenciaba en su personalidad explosiva. Me pregunté si su don tenía algo que ver con eso... Las palabras volaban de su boca tan rápido, las manos gesticulantes y furiosos ojos ardiendo en ira contra mí. Si Garrett había mostrado enojo antes, era un gatito manso comparado a lo que mi hermana era capaz de hacer.

Frases entrecortadas salían disparadas de su boca. Cosas como: "―¿Cómo te atreves?", "―Has destruido cualquier confianza que pueda tener de ti" y "―Tu comportamiento adictivo nos pone en riesgo todo el tiempo" con un tono agudo que solo la voz de Kate podía hacer. No podía entender todo, pero su significado era claro. Pronto la vergüenza fue sustituida por una rabia que yo no sabía que tenía.

― ¡No dramatices, Katrina! Apuntas tu dedo a los culpables con facilidad, pero la verdad es que ni siquiera te he amenazado o a cualquier otra persona. Mucho menos nuestro estilo de vida. Estaba lo suficientemente controlada para no matarlo o crear uno más de nuestra especie. Deberías darme las gracias por estar tan controlada.

Me alejé de ella hasta finalmente entrar a la casa. No le gustaron mis palabras, y por las respiraciones cortas supe que se aproximaba una violenta discusión.

Kate respondió literalmente con un resoplido.

― ¿Gracias? ¿Por morder a un ser humano inocente? ¿Por tratar de matarlo, pero cambiar de parecer? ¡Cielos! ¡Gracias querida Tanya! ¡¿Qué haríamos sin tu maravilloso autocontrol?!― Gritó con ironía amarga en su voz, mientras me seguía de cerca a la entrada de nuestra sala principal.

Garrett estaba aferrado a una de las manos de Kate. En un principio los podía imaginar caminando de la mano, pero él sólo estaba tratando de mantenerla fuera de la sala. Kate lo arrastró adentro con ella.

Mi corazón se estrujó un poco.

"¿Tenían esa necesidad de tocarse todo el tiempo?"

Era muy molesto.

Una luz brilló en mi mente.

"¿Estaba celosa del hecho de que ella tenía una mano que tomar y no yo? Eso no me molestaba antes, ¿cierto? Al menos, no de manera consciente..."

Pero ahora no tenía tiempo para pensar al respecto. Kate me sigue con una furia impaciente en sus ojos. Ella me quería enfrentar, sus gritos exasperados me lo decían.

―Eres una idiota si piensas que has hecho algo noble. Nos pones en riesgo. No cazaste durante tres semanas. Obviamente tu resistencia se redujo después de salir por varios días consecutivos en busca de hombres. ¡Tú eres la mujer más idiota que conozco, Tanya!

Ella quería mi reacción de todos modos. Mordí a un hombre. ¡Un ser humano! Ella quería entender porqué; buscaba entender algo que ni siquiera yo entendía. Lo mejor era poner todo sobre la mesa entonces.

―Bueno, esta idiota piensa que no puede seguir así― por fin dejé caer el muro. No continuaría este diálogo inútil. No podía defender lo que hice y las consecuencias eran muy claras. Sólo sería difícil decirlas en voz alta:―.Quiero irme. Obviamente me buscará por Anchorage. Ese hombre, mi amante, recordará mi cara. Probablemente deba irme de Alaska por un tiempo.

Kate derrumbó la pared de protección que tenía a su alrededor. Sus ojos brillaron adoloridos y desconcertados; mi garganta se estrechó.

"¿Desde cuándo me gusta lastimar a mi hermana?"

El silencio que siguió a mi última frase fue interrumpido por el sonido de una llamada entrando. Carmen y Eleazar se habían unido a nosotros en la sala, pero no los miré. No podría soportar el reproche en sus miradas.

― ¡Alice! Tengo que entender eso. ¿Tanya se alimentó de un humano? ― Eleazar pregunta, haciendo caso omiso de mis ojos asustados.

"¿Cómo podía dudar de mí palabra?"

Miré a Carmen y ella tenía una expresión de disculpa. Alice y Eleazar intercambiaron palabras muy rápido. Cuando él colgó y se dirigió a nosotros:

― Alice confirmó su historia, querida. Perdón por hacer esto, pero es tan improbable. Tu autocontrol siempre ha sido maravilloso.

― ¡Es una irresponsable, Eleazar! ¿No se dan cuenta de que no se alimentaba desde hace tres semanas? ― Kate le gritó, su voz más aguda de lo normal.

Garrett y yo intentamos tranquilizarla al mismo tiempo. Al principio, Kate rehuyó nosotros, pero al segundo siguiente se había estabilizado y permaneció en silencio.

― ¿Dudas de mi palabra? ― le pregunté, mirando a Carmen y Eleazar, dejando en claro lo herida que estaba.

― Lo siento, querida― Carmen dijo de nuevo ―pero imagino que buscarías cualquier excusa para irte. Por supuesto, las llamadas de Alice esta noche son una confirmación de lo que dijiste. Sin embargo, como ya hemos dicho, que mordieras a un humano es tan improbable que...

La interrumpí bruscamente, la ira palpita en mi oído alimentada por sus palabras.

— ¿Que yo estoy buscando excusas? ¿Adónde crees que quiero irme? ¿Por qué querría eso? Por favor, esta es una medida necesaria...

Eleazar y Carmen se miraron el uno al otro con complicidad. Era como si supieran lo que pensaban sin necesidad de decirlo. Era tan molesto como todos estos compañeros sincronizan su comportamiento y sus pensamientos. Es insoportable.

Kate abrió la boca para protestar, pero Carmen continuó:

—Bueno, Tanya, tu sufrimiento es muy evidente. —señala con tranquilidad—.Desde que Garrett se unió a nosotros, has luchado con valentía para no verte afectada por los cambios que se producen en nuestra familia y todos estamos muy orgullosos de ti por ello.

Carmen y Eleazar sonrieron al mismo tiempo, incluso su sonrisa era del mismo tamaño. Sin embargo, en lugar de hacerme sentir bien, esas sonrisas perfectas me provocaron una amargura terrible. Una extraña sensación se extendía dentro de mí y no entendía cómo. Era tan horrible que desee salir corriendo de ahí.

—Has sido muy fuerte, y vemos cómo estás luchando, pero no necesitas ser fuerte todo el tiempo. Te entiendo. Es normal que te sientas sola en esta vida que llevamos...

— ¡¿Qué puedes entender si nunca has estado sola?! — respondí con lo que parecía ser un gruñido.

"¿Pero debido a qué estaba gruñendo? Dios, ¿qué fue eso?", me sentía realmente avergonzada.

—No mucho si soy honesta, querida. Pero sé que crees que las cosas han cambiado, pero la verdad es que todo sigue igual. Kate sigue siendo Kate y nosotros nunca...

— ¿De qué estás hablando? — Kate estalla una vez más — ¿Qué es esta loca historia acerca de Tanya deseando irse? Ella es una estúpida y ahora se tendrá que ir, pero no lo planeó. ¡No quería irse, Carmen! ¡Qué idea tan estúpida! ¿Cómo puedes escuchar esta locura con la cabeza gacha, Tanya?

No podía responder. Luché fuertemente contra la expresión de llanto, que insistía con dominar mi rostro.

—Kate, sé que es difícil de ver, pero en verdad, Tanya, al igual que Irina en algún momento lo hizo, se siente abandonada—. Carmen siempre fue muy cuidadoso con nosotras. Mentalmente se lo agradecí por decirlo en voz alta.

No importa lo mal que me siento, nunca podría lastimar a Kate diciendo lo que había en mi corazón. No cuando se trataba de algo malo. Kate reaccionó como si Carmen la hubiera abofeteado.

— ¡Irina ha muerto, Carmen! Y yo estoy aquí ¿no? No puedes decir que alguien la abandonó.

— ¿No ves que Tanya está sola, Kate? — Eleazar también fue muy cuidadoso con las palabras, pero Kate estaba muy enojada.

—Tanya no estará sola mientras yo exista, Eleazar. Nunca voy a dejar a mi hermana. Si quieres irte, ¡adelante! — Ella dijo que las palabras me miraba. Sus ojos intensos y profundos. Ella lo decía en serio, realmente desconocía mi dolor.

Kate no tenía idea, decirle lo que sentía parecía cruel, pero ya no podía soportarlo. Carmen parecía saberlo y su sonrisa amable para mí me hizo temblar un poco. Mi expresión de llanto debió haber sido más visible para ella.

—Lo siento, Kate, pero de alguna manera, también moriste.

No creí haber dicho esas palabras al principio. Se mantenían tan profundamente dentro de mí, que pareció por un momento que otra persona las dijo. Me esforcé para seguir hablando, y explicar esa frase a mi hermana en estado de shock.

—No quiero decir que en realidad moriste,o que deseo que eso suceda. Quiero decir que ahora hay una "nueva" Kate y la amo. Ella es tan hermosa y tan fácil de amar como mi hermana,—explique lo mejor que pude—y estoy segura que esta nueva versión tuya también me ama. Pero hay una "antigua versión" que lo hacía más. Una parte de ti murió y sin esa parte y sin Irina, me siento muy sola. Perdón por no ser capaz de evitar estos sentimientos molestos. Estoy cansada de sentirme así. Realmente necesito irme.

—No voy a estropear la felicidad aquí— añado la última frase demasiado bajo. Tal vez pasó desapercibida.

—No estropeas nada, Tanya— dijo Garrett—.Si necesitas irte para sentirte mejor, estoy seguro que todos vamos a apoyar tu decisión.

Su mano se deslizó de los hombros de Kate hasta su cintura, atándola con sus largos brazos. Ella no se resistió mientras se ponía su cara en el pecho, y ahora parecía sollozar, apretándose contra él. Mi corazón dio otra punzada de dolor. Era tan involuntario, pero me hizo gemir de ira, frustración y muchas otras cosas juntos. Tenía que salir pronto de aquí.

—Puesto a que debes marcharte, por lo menos ve a ver a Carlisle... — Carmen propuso —.Él es muy perspicaz y dulce. Pasar tiempo con los Cullen podría ayudar.

Mi garganta se cerró con la idea. Tanto amor y felicidad se respira en esa casa que me daban escalofríos con solo pensar en ir allá. La llegada de Bella y Renesmee a la familia hace seis años hacia de Forks el lugar más feliz sobre la Tierra. Me iba a ahogar en toda esa felicidad.

—En realidad, hablar con Carlisle es lo primero que debes hacer. Sé que él puede aliviar algunas de tus preocupaciones, y entonces, tal vez podrías reconsiderar esta decisión de estar sola... mientras te recuperas, Tanya. No olvidemos que mordiste a un ser humano hace unas horas, algo que no habías hecho en 300 años— Eleazar llegó a la conclusión de una manera definitiva: —Tienes que ir a Forks.

Al parecer, nunca podría salir de esta casa sin prometer a ir a ver a los Cullen primero.

—Muy bien. Visitaré a nuestra familia en Forks— respondo, dando las gracias mentalmente porque nadie como Edward o Alice este por aquí. Sería imposible mentir con ellos alrededor.

Visitaré a los Cullen pero no me quedaría con ellos mucho tiempo. Quiero viajar a solas; vivir como un nómada durante un tiempo. Sería una oportunidad única para estar a solas en de viaje. Nunca he tenido esa oportunidad desde mi creación. Irina y Kate estuvieron siempre conmigo, y aún más en el principio, nuestra madre Sasha. Esta vez, sería sólo yo. La Tanya malvada y temeraria que no se había alimentado en tres semanas gritó en mi mente. Temblaba de miedo ante lo que podía hacer, pero quedarme con mi familia ya no era posible.

—Te conozco, hermana. Nunca hemos estado solas antes. — Kate explicó a todos, pues sin duda notó mi temblor, que debe haber sido interpretado como vacilación. — Pero sé que vas a estar bien. Estoy segura. Eres la más fuerte de nosotros.

Ella sonrió débilmente y me abrazó. La echaré de menos.

Después de la discusión actuamos muy rápido. Kate y Carmen me ayudaron a empacar algunas ropas. Por desgracia, casi no seleccionaron ninguna de mi nueva ropa de lujo, pero compraré nueva cuando pueda. Tomé dinero fuera de su escondite en mi habitación, tomé mucho por supuesto, pero traté de parecer inocente al decir que lo utilizaría para emergencias. Mi móvil fue introducido mi maleta por la exigencia de Eleazar y Kate, y listo, yo estaba lista para irme. También hicimos un viaje corto al Parque Nacional de Denali para cazar. Yo tenía mucha sed. Evitar la muerte de ese hombre había sido más de lo que podía soportar. Estaba llena con la sangre de dos osos, una exageración por supuesto. Me sentía repleta cuando subí a mi hermoso Lamborghini.

Mi destino después de Forks aún no estaba claro cuando entré en la carretera principal. No podía pensar en algún destino al que una persona sin rumbo que no haya ido antes, alguien que no tenía nada, en ninguna parte. Una sensación de depresión se estaba formando en mí. Entonces supe a donde iría, y una sonrisa apareció en mi cara. La gente perdida como yo sólo tenía un lugar en el mundo para ir y olvidarse de los problemas. Hasta que podría adaptar bien a esta vida errante. Decidido, mi primer destino tras visitar a mi familia será: ¡Las Vegas!

Por un segundo, mi respiración se detiene ante la idea de que Alice pudiera verme ahora en Las Vegas o si podía llamar a mi familia preguntando por qué este punto de vista. Pero no importaba. No podían detenerme ahora, estaba fuera de casa y en la carretera. Si a alguien no le gusta que me vaya a Las Vegas, tendría que ir a la ciudad del pecado por mí... Me rió en voz alta el pensamiento acerca de Kate, Garrett, Carmen y Eleazar en Las Vegas haciendo apuestas en la ruleta. Sí, definitivamente podría disfrutar de mi vida nueva.

Una vez más, los humanos nunca hubieran escuchado, pero escuché jadear a Kate y hacer un ruido sordo, probablemente su cabeza estaba enterrada en el pecho de Garrett. Sin darme cuenta, mi pie se hundió en el acelerador haciendo que los neumáticos del coche a derrapar afuera de nuestro garaje. Antes de llegar al camino principal ya había superado el límite de velocidad, e hice el viaje más rápido a Anchorage de todos los tiempos.

Mi cabeza estaba tan caliente de pensar, que sólo una pequeña parte de mi atención en la carretera, la suficiente como para mantener el coche recto en el curso. Todo el resto de mi capacidad de paso que la última conversación una y otra vez. Si tan sólo el tiempo se pasara más rápido, no tendría que pensar en eso.

Pasaron tres siglos completos sin que ninguno de nosotros probara la sangre humana. Incluso en la intimidad física no era un problema. Irina y yo hemos trabajado como médicos al igual que Carlisle. Durante la vuelta del siglo XIX al XX, cuando la gripe española era lo peor que se había visto en el mundo; el clamor de los humanos era demasiado intenso como para ignorarlo. Al principio habían dudas sobre si nos podíamos poner en esa situación con tanta sangre a nuestro alrededor, pero solo fue cuestión de práctica y concentración.

Había que entrenar, evitando la sed excesiva. Después de algunas décadas de entrenamiento, resultaba ser muy simple. Kate no pudo hacerlo, por supuesto. Ella nunca podría tener un papel demasiado cercano con los seres humanos pues cualquier descuido de sus manos, levantaría muchas preguntas sobre cómo se electrocuta una persona sola. Sin embargo, la obligación de una profesión no nos sedujo ni a Irina ni a mí. En cambio, Carlisle es feliz con la necesidad de ayuda incansable de la humanidad. Irina vino a mí, sintiéndose abatida, pensando en que era imposible ayudar a todo el mundo. Los humanos iban aumentando su número, pero así como aumentaban enfermaban y morían, y este ciclo era demasiado feroz para cautivarnos.

—Pero éramos tan felices... — murmuré con voz quejumbrosa.

Y hace seis años todo cambió.

Laurent llegó a nuestra casa en el bosque. Me gustaba creer que era mi refugio del mundo o por lo menos lo pensé en algún momento. Ahora todo es diferente aunque muy pocas cosas han cambiado. Pensándolo un poco fue el amor de Irina, quien me llevó al hoyo.

"Al menos abrió el agujero, ¿no?", pensé con amargura.

Entre vampiros, las relaciones amorosas son diferentes a las relaciones entre humanos. Ellos no aman, se confunden con la atracción o la pasión. La sensación que toca a dos vampiros al enamorarse es única y especial. No se puede sentir lo mismo por otra persona o engañar ese amor. Creo que debe tener que ver con el hecho de que somos más animales que cualquier otra cosa, y los animales no se llevan bien con los sentimientos. Para nosotros, los animales, el amor es un gran regalo en una realidad oscura e instintiva. La comprensión de este don y a donde quiera que vaya, no es difícil.

Los seres humanos son distintos. Ellos viven de acuerdo a sus emociones. Todo el tiempo actúan en base a ellos, tratando de entender el mundo a través de sus fragilísimos sentidos. Para ellos es fácil confundirse o perderse, incluso en la pérdida de lo que es más querido y amado en el mundo. Los vampiros son muy leales a los seres que aman. Puede incluso ser raro, ya que somos los seres más fieles. Cuando eres traicionado, la traición debe ser vengada hasta el final. Cuando amas, el amor debe vivir por la eternidad o tanto como se viva.

Por supuesto, mis hermanas y yo hicimos un montón de bromas al respecto hasta hace seis años. Habíamos vivido casi un total de diez siglos en este mundo, nuestro bienestar físico atrapado para siempre en los veintes. Para mí, la inmortalidad llegó cuando tenía 22 años, pocos días después de mi cumpleaños. Kate tenía 20 años. Era más joven que Irina con sólo unos pocos meses de edad a 23 años. Pasamos nuestros primeros siglos entre la nobleza europea, nuestra belleza joven e impresionante para el ojo humano nos abrió muchas puertas en las mejores salas de la nobleza y la comida en estos días fue la dulce sangre azul de los ricos, en especial un parásito de la nobleza rusa, nuestra patria.

Aún podía recordar el frenesí que sentí cuando me encontré con el Zar Iván el Terrible en 1584. Uno de los peores humanos que he probado sin duda. La distorsión de su mal olor y sabor convirtieron su muerte en un placer necesario. A pesar del gran favor que hice a la Madre Rusia para defenderla de su tirano, la nación continuó sufriendo después de su muerte. Nosotras y nuestra querida madre, Sasha, vivimos unas décadas en Europa. Nunca en un solo lugar. Conocimos todos los reinos y ciudades, instalándonos brevemente hasta que Sasha murió. Desde ese momento, mis recuerdos no son tranquilos ni transparentes. El dolor y la rabia todavía me acompañan a pesar de todos estos años, a pesar de mi edad.

Como sospechaba, las emociones son algo ajeno para un animal y por extensión, un vampiro sin alma. No fuimos diseñados para sentir. Las emociones no deben morar en nosotros, por lo tanto, tanto las emociones positivas como las terribles nunca se olvidan. Cuando sufrimos un dolor intenso, nunca nos dejará así como los recuerdos no se pierden, el sentimiento no se irá. Es horrible saber que siempre se será un huérfano.

Después de que nuestra madre fuera ejecutada, nos establecimos en los Estados Unidos. La nueva tierra de oportunidades fundada por las colonias británicas en 1600. En aquel momento ni siquiera imaginaba lo que mis hermanas y yo tendríamos que soportar. No había manera de lidiar con el dolor; sin embargo, la idea de morir nunca pasó por nuestras cabezas. Era como si supiéramos que había algo esperándonos. Sabíamos que habían muchos otros vampiros, pero jamás nos imaginamos que existiera una pareja como nosotros y viviendo como casados. Fue así que descubrimos que los vampiros también podían sentir amor.

No hay que confundir amor con pasión y deseo. Era muy obvio para nosotras que lo que sentíamos por los humanos era simple y puro deseo sexual. Nunca algo más fuerte que eso, ya que ninguna de nosotras se comprometió realmente, pero el deseo de contacto y el afecto también podían existir en esta forma de vida. Sin embargo, el amor para nosotras era algo incompatible con nuestra raza. Fue una sorpresa saber que nuestra especie se convierte en fiel y constante cuando el amor sucede.

Carmen era una muy agradable joven de Barcelona que conocía de mis tiempos antiguos en Europa. Nuestro primer encuentro fue cuando aún estamos al lado de Sasha y fue inicialmente tenso, porque era el único vampiro en la ciudad y tomó nuestra llegada como una señal de hostilidad. Rápidamente quedó claro que sólo estamos pasando y terminamos por establecer buenas relaciones con ella. Eso sucedió a finales de la guerra contra los moros en España, la década de 1480. Vivimos con ella durante unos meses y tuvimos una despedida triste, pensando que no íbamos a encontrarnos más. Muchos siglos pasaron hasta que nos reencontramos, esta vez en los Estados Unidos. Ella y otro vampiro estaban enamorados y no tenían reparos en demostrarlo. En esta segunda reunión ya no teníamos a nuestra madre, y había decidido poner fin a la matanza, había decidido sobrevivir sólo con la sangre de los animales. Estaba muy contenta de que Carmen y Eleazar, su pareja, hayan sentido el deseo de unirse a nosotros y vivir en paz permanente con los seres humanos.

Vivíamos en un pueblo montañoso en Colorado, un lugar alejado de la vía férrea. El progreso se acercó lentamente y se podía vivir en el campo sin ser notado. Nunca había vivido con una pareja comprometida de vampiros antes. Todavía recuerdo la conmoción que despertaba en nosotras. Parecían ser mucho más humanos que nosotras, tenían un aspecto tan noble en sus sentimientos. Ni Kate, ni yo lo confesamos pero su presencia nos hizo pensar sobre convertir nuestras relaciones íntimas con los hombres humanos.

Antes de nuestra decisión de "vegetarianismo", nuestro gran placer para seducir a los hombres tuvo que parar porque nuestros amantes fueron drenados siempre hasta la última gota durante el climax de la interacción. Era inevitable. Irina tomó muchas vidas antes de ser capaz de controlarse en medio de ese intenso momento, pero incluso ella pudo tener novios sin la necesidad de comprar un bolso negro más tarde.

Llegamos a ese nivel de control tras haber sido expuestas a la presencia de sangre de los heridos y enfermos, lo cual era necesario para mantener nuestra confianza en este estilo de vida. Hoy estoy absolutamente segura de que nuestra raza y los seres humanos pueden coexistir fácilmente. Por lo menos después de tres siglos de práctica se puede decir fácilmente. El tiempo es la anestesia que necesitamos.

Nuestro armamento era también completo. Tenemos la belleza y la juventud eterna, y todas las armas del mundo para tener a cualquier hombre. En ninguna parte del mundo humano — Kate, Irina o yo fuimos rechazadas. Estaba muy satisfecha al descubrir que la belleza rusa es apreciada en todo el mundo. Todo este potencial era muy embriagador, y varias veces me reí de la idea de encontrar a un compañero como Carmen y tener a un solo hombre, cuando tan claramente podríamos tener a todos los que quisiéramos.

"Irónico", dije en mi cabeza.

Hace seis años todavía tenía la confianza absoluta en que me sentiría así para siempre y hoy en día, me siento más miserable que nunca. Nunca nos imaginamos ese deseo de ser cautivadas. Estábamos seguras de mantenernos libres y disponibles para disfrutar de todos los placeres del mundo. La idea de tener esa vida era demasiado aburrida para nosotras. Al menos, mis hermanas eran mucho más suspicaces que yo. Irina creía que un día nos enamoraríamos de un vampiro, y que yo sería la primera. Ella dijo que no podría soportar ser la única sola. Ahora tengo que estar de acuerdo con ella.

Otra de las razones de las bromas era porque yo soy la única de nosotras que se había involucrado con un vampiro -dos, en realidad-, pero nunca había conocido a nadie que realmente me cautivara así que ignoraba cuándo Irina se hacía la graciosa. Nunca me imaginé prefiriendo a un hombre en vez de una vida de diversión y placer. Las tres nos considerábamos invencibles e intocables. Yo era la peor de las tres.

Me gustaba decir que no había humano o vampiro en el mundo que se me pudiera resistir. Era la única con experiencia con uno de nuestra raza. Pensé que era la única dueña de mi destino. Por supuesto, no soy dueña de mi destino, ni de nada. Y luego tuve que tragarme el orgullo. Tenía una mancha en mi pasado; había sufrido una caída. Peor aún, con un hermano.

Carlisle llegó de Europa después de un tiempo. Era increíble su voluntad de no matar a seres humanos, incluso con poco tiempo después de la transformación. Nos mantuvimos en contacto con él. Vivimos juntos durante un par de veranos, ayudándonos unos a otros en la difícil tarea de controlar nuestros instintos. Fue una sorpresa cuando después de una larga ausencia nos encontramos y tenía a dos vampiros con él. Esme era dulce, incluso con la vitalidad de un neonato vampiro. Era obvio que Carlisle estaba locamente enamorado de ella; no obstante, ella no pareció haber sido consciente de ello. Sufrió demasiado con la sed para notar otras cuestiones. El otro era un vampiro ligeramente mayor que Esme. Sus ojos eran dorados desde la primera vez que nos conocimos y yo, en un primer momento, pensé que tal vez conocería ese amor en el que Carmen y Eleazar viven. Sin embargo, Edward era muy reservado, el don que tenía era muy raro y Eleazar se cansó de repetir cuál era.

Obviamente leyó las reacciones de mi mente. Era dolorosamente frustrante para entender que su silencio era un rechazo de caballero. Mantuve mis expectativas en secreto a pesar de intensas relaciones que hemos tenido con los Cullen, hasta que en 1933 los Cullen nos dijo que añadió uno más a su clan de vampiros. En las palabras de Carlisle, estaba implícita la soledad de Edward. Esme y Carlisle querían encontrar una compañera para él. Mis esperanzas murieron con esa palabra pues yo no esperaba que nadie más tuviera pensamientos similares como los míos sobre Edward. Prontamente, nuestro estimado Carlisle dejó en claro que no había ni habría más allá que una relación de hermandad platónica entre Edward y Rosalie.

Mantuve mis expectativas bajo control, pero era difícil no imaginar que Edward la rechazó por mí. Y así, la misma noche llegó a mi casa, fui a charlar con él en los jardines. Por supuesto, estaba demasiado emocionada como para esperar a que estuviéramos lo suficientemente lejos como para no ser escuchados, pero no estaba siendo cuidadosa en el momento. Fue así que toda la familia pudo escuchar el caballeroso rechazo de Edward. Esa tarde me prometí que no me importa si él no se sentía el mismo afecto por mí, si un día él quería transformarnos en más que amigos, todo lo que tenía que hacer era llamar a nuestra puerta. Él siempre sería bienvenido a unirse a nosotros.

Fue muy irónico que cuando apareció ochenta años después, cuando ya estábamos establecidos en Denali, mi corazón frío se calentó. Sin aviso había aparecido en nuestra puerta, solo, preguntándome si podría unirse a nosotros. Por supuesto, esto era sólo un signo del final. El fin de mi felicidad y tranquilidad. Ella no iba a durar para siempre. No tuve tanta suerte. Mis hermanas pensaron que esta situación con Edward era demasiado divertida. Estaba claro desde nuestra experiencia que el amor es un sentimiento mutuo. Si Edward no correspondió mis sentimientos es porque no eran profundos. Él es una persona maravillosa y yo estaba esperando a alguien así.

No se lo he confesado a alguien además de a mi propia sombra, pero creo que Irina tenía la razón. No me gusta demasiado nuestra vida. Espero, inconscientemente, alguien hecho para mí. Alguien que me haga sentir la felicidad que veo reflejada en Eleazar y Carmen desde hace más de 300 años. Entonces, mis queridas hermanas y yo permanecimos con nuestra vida feliz, sobreviviendo con la sangre de los animales, manteniendo los lazos de amor entre nosotros, y con la gran familia de Carlisle. Los vínculos con los seres humanos también estaban presentes pero a una escala superflua. Yo era feliz. Muy feliz de tener a mi familia, a mis hermanas.

Luego todo lo que cayó en secuencia, al igual que un castillo de naipes o en fila de dominó.

Las primeras sensaciones extrañas fueron por Edward, quien me atrajo de la forma más absurda que cualquier humano lograría equiparar. Cuando regresó a Denali y no pude dejar de imaginar que él cambió de opinión. Después de que la banda de Laurent entrara en la vida Bella Swan. Laurent decidió separarse de su aquelarre nómada y unirse al nuestro, queriendo intentar a nuestro estilo de vida, el "vegetarianismo".

Irina cayó por él inmediatamente. Como si hubiera una fuerza invisible que la arrastrara a su lado. Fue raro y bonito verla tan feliz pues nunca la había visto así en tantos siglos de convivencia, pero también fue extraño de una mala manera como si mi garganta doliera más. Nunca dudé que Laurent le correspondía. Estaba claro que fue difícil para él dejarla en Denali cuando Victoria le ordenó volver a ella pronto. Al marcharse, era obviamente doloroso para él tanto como para ella, sin importar que él no haya sido capaz de adaptarse a nuestro estilo de vida. Fue devastador descubrir que Laurent fue asesinado por hombres lobo en Forks.

Irina se negó a ayudar a los Cullen después de lo sucedido con Laurent, a pesar del riesgo que ellos estaban corriendo. Eso fue muy difícil para Kate y para mí, así como Eleazar y Carmen. Mi hermana no entendía que Laurent no debió haber ayudado a Victoria. Fue debido a su sed de sangre que fue asesinado, pero ella era incapaz de verlo. Fue muy triste tener que elegir entre ella y los Cullen. Con el tiempo nuestra relación se desgastó e Irina, cada vez más deprimida por la ausencia de su compañero, decidió apartarse de nosotros y vivir sola.

Ese fue mi primer gran golpe.

Mis hermanas y yo no nos habías separado desde nuestra fundación pero aquello no le importo. Mi hermana estaba hundida en su propio dolor. A pesar de que estaba dispuesta a hacer lo que sea que la hiciera sentir mejor, sin importar las consecuencias, Irina me enfrentó diciendo que yo no podía entender lo que sentía. Deseando estar sola, se fue de casa. La próxima vez que vi a mi querida hermana fue después de 8 meses, cuando llegó a Washington con los Volturi.

Los ancianos de Volterra, vinieron a Forks con todos los guardias y sus mujeres, para hacer frente a los Cullen. La combinación entre los recuerdos nuevos y los pasados me marean. Irina estaba llena de resentimiento y los Volturi usaron su dolor como excusa para la terminación de los Cullen. Cuando la queja no fue de acuerdo a lo que ellos esperaban, realizaron el más sucio acto de provocación que el mundo de los vampiros ha visto jamás.

Los recuerdos de esa batalla no están claros; parecen pertenecer a otra persona. Después de ver a mi querida hermana, casi una extensión de mí, ser quemada en una fracción de segundo delante de mis ojos, ya no podía realizar un seguimiento de los acontecimientos. Las condenas fueron pronunciadas, las situaciones habían acontecido, pero no era yo sino otra mente la que vivió aquello. No podía más después de eso.

Sorprendentemente, el mismo número de vampiros siguen viviendo en nuestra casa actualmente. Garrett, uno de los vampiros nómadas que habían luchado junto a nosotros con los Cullen, se unió a nuestro clan. Se adaptó perfectamente a la dieta con base a animales. Siempre fue una cara sonriente en nuestra cabaña. Pero los cambios que trajo, junto con los que ya existían, fueron demasiado para mí. Se convirtió en la pareja de Kate, y su amor floreció en los últimos ocho años. Lo malo era que ese amor hermoso era también responsable del crecimiento de un enorme agujero en mi corazón.

Irina ya no estaba entre nosotros, y de alguna manera, tampoco Kate. Ella no era mi hermana Kate. Ahora era Kate, la pareja de Garrett. Realmente disfruté de este segundo pozo, pues yo amaba a también a esta Kate. Ella era tan astuta y dulce como mi hermana solía ser, pero no cambia nada el hecho de que mi amada hermana había muerto. También aquí, no como Irina, pero yo morí con ellas.

Ya no queda nada de mí en este cuerpo.

También existe la dificultad adicional al ser la única soltera en una familia tan numerosa. Ahora admiro mucho más la determinación de Edward tras convivir con tres parejas perfectas y aún así elegir la soledad. Era difícil vivir de esa manera aun con Kate, Carmen, Eleazar, y Garrett. Ellos eran adorables, pero estaba harta del dolor. No haré nada estúpido, por supuesto. Todavía tengo el apoyo de todos y su amor, pero últimamente no es suficiente para satisfacerme. Sirve para mantenerme con vida, pero de ninguna manera feliz. Mi pecho tiene un enorme agujero negro que se comió todos los sentimientos en su interior, destruyéndolos.

Mantenerme ocupada con los cuerpos cálidos de los humanos era una distracción excelente. Casi como una fuerte dosis de morfina para un par de horas lejos de la realidad lúgubre en la que vivía. Claro, lo era hasta que le encajé los dientes a mi amante en la peor reacción post-orgasmo posible. Era obvio que tenía suficientes complicaciones ahora como para añadir algo más al combo, por más humana que sea la complicación. Quizá debía tomarme un descanso de los hombres.

Ya lo había hecho antes, tras la muerte de Sasha. El dolor de la pérdida y el vacío se habían vuelto intolerables y traté de llenarlo con una larga lista de conquistas. Habían sido suficientes para distraerme con frecuencia de mi pérdida. Sin embargo, cada hombre terminaba muerto debido a mi incapacidad para resistir su sangre. Con el tiempo, el remordimiento se hizo insoportable y abandoné a los hombres humanos hasta poder controlar mi sed.

La soledad acompañó cada uno de mis pasos hacia el autocontrol. Ahora puedo compartir el lecho con cualquier hombre mientras tome las precauciones del caso; sin embargo, nunca me he sentido tan sola. Es irónico que el único sedante que conocía, ahora no bastaba para alejar el dolor y la soledad que me acoge.

Tenía la eternidad para llenar ese vacío. Esa era mi única esperanza.

13 de Enero de 2020 a las 06:36 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo UN DÍA MÁS (Jack)

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión