El Último Suspiro Seguir historia

amgreq Andrea Torres

Zenitsu siempre ha sido un cobarde y un llorón. Demasiado ingenuo para el cruel mundo que habita, y demasiado lento para percatarse de sus sentimientos. Lo peor es que en ningún momento Tanjirou dejó se sonar amable. [Zenitsu x Tanjirou] One-Shot


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13.

#Tanjirou #Kamado #Agatsuma #bl #demonslayer #Zenitsu #Tanzen #Kimetsu #KimesuNoYaiba
2
1.7mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El último Suspiro

Bl / Zenitsu x Tanjirou / Angst


Zenitsu presionó su mano sintiendo el mundo cayéndose encima, si de por sí era un llorón, ahora no podía parar de sollozar al verlo tendido en el suelo, a punto de perderlo de su vida.


—Debí ser yo —dijo entre lágrimas— Yo debería estar en tu lugar, todavía tienes mucho por hacer, miles de metas por alcanzar. No puede acabar tu vida aquí...


El rubio se encogió aún más sin soltar la mano maltratada del chico en el suelo. Él parecía no poder escucharlo, incluso la fuerza en sus manos estaba desapareciendo, sus ojos se hallaban desorbitados y respiraba con dificultad.

Ante esa escena, Zenitsu juraba que moriría a su lado por el dolor que estaba sintiendo en su pecho.


—Zenitsu... —le dijeron correspondiendo al agarre que le daban— Hueles tan triste, ¿Estás llorando?


—¡Tanjirou, por favor no me dejes!


Comenzó a desesperarse cuando tuvo una respuesta por su parte, porque no importaba cuanto le hablara o intentara detener el sangrado de su herida, la vida de Tanjirou se estaba yendo y no podía detenerlo.

Sin importar que la misión aún no esté concluida, incluso si lo atacaban mientras tomaba la mano del pelirrojo, no le importaría, incluso si por eso lo mataban, no lo soltaría. No lo dejaría solo en ese momento, aún con la posibilidad que llegara alguien que pudiera salvarlo.


—¿Zenitsu, dónde estás?


—¡Tanjirou! —Presionó su mano mientras se acercaba aún más a él.


—¿A dónde fuiste? No te siento.


Lo peor de la situación es que a pesar de que Tanjirou estaba muriendo, su voz seguía siendo amable, tan amable que le provocaba llorar a mares. Y eso era terrible porque no podía parar de hipear, se le dificultaba respirar de tanto sollozar que no se vaya.


—¡Estoy aquí, sigo aquí! Aún no te he dejado, ¡Así que no me dejes a mi!


En ese momento se lanzó en un abrazo mientras buscaba que hacer. Necesitaba ayuda y no parecía llegar pronto. Si pudiera cargarlo sin empeorar sus heridas, si tan solo encontrara a alguien que pueda ayudarlos...

Pero en cambio solo escuchó a más demonios acercándose, acorralándolos, indispuestos a dejar descansar en paz a Tanjirou.

Zenitsu con una mano agarró su espada y con la otra apretó la mano del pelirrojo en el suelo. Tenía miedo, estaba aterrado y temblando, pero de él dependía su amigo, el chico más dulce que conoce, el que lo hacía experimentar un sentimiento que desbordaba y lo confortaba. A pesar de querer protegerse de los demonios, no podía soltar su mano.

Recordó como siempre confío en él, siempre lo aceptó y plantó la cara con el fin de proteger a sus amigos.

Recordó la sonrisa que Tanjirou le brindaba, los latidos que escuchaba de su corazón, su respiración.

Recordó su rostro determinado, enojado y luchador.

Recordó como se lanzó a atacar al demonio para que no llegara a donde estaba, y el como terminó arrojado en el suelo respirando con dificultad.

Cada vez que parpadeaba, el rostro de Tanjirou aparecía en su mente sonriéndole.

Y el dolor en su pecho se intensificaba.

Respiró hondo, con la respiración de concentración total después de escuchar al demonio correr detrás de él.


—Estilo Aliento de Trueno —susurró tomando su posición— Primer estilo; Thunderclap Flash.


Todo fue inmediato, la cabeza del demonio voló detrás dejando una expresión de asombro e incredulidad ante la velocidad del ataque. Esta vez Zenitsu no se inmutó de la situación y volvió a correr hacia el pelirrojo, sosteniendo su mano con desesperación y buscando en sus ojos alguna pizca de esperanza.


—¿Tanjirou me escuchas? ¡Tanjirou!


—Zenitsu... Lo siento.—Sus lágrimas empezaron a salir— ¿Puedo pedirte algo?


—Vamos Tanjirou, aguanta un poco, n-no te atrevas a dejarme solo aquí...


Sonrió con los ojos cerrados, apretando su mano como respuesta para negar con la cabeza. Tanjirou se sobre esforzó para mantener la calma en esos momentos, aunque intentara levantarse, ya no sentía sus piernas, no podía moverlas, pero no podía decirle eso a Zenitsu después de sentir su angustia en los olores. Él era el hermano mayor, tenía que mantenerse firme hasta el último momento.


—Cuida a Nezuko...


—¡Tanjirou! ¡No me pidas eso!


—Por favor.


El rubio llevó la mano de Tanjirou a sus rostro, quedó empapada con sus lágrimas, su cuello se iba tensando conforme avanzaban los minutos en silencio.

Terminó asintiendo con la cabeza en busca de tranquilizar los latidos erráticos de Tanjirou, estaba luchando por mantenerlo aún a su lado.


—Lo haré, la cuidaré como una hermana, pondré mís fuerzas por mantenerla sana y buscaré como volverla humana, pero quédate, no te vayas. No me dejes solo, no destruyas mi corazón con tu ausencia, no desaparezcas de mi vida arrancándome la mitad de lo que soy a tu lado.


Presionó su mano con delicadeza intentando controlar su respiración y sus pensamientos. Aún escuchaba a Tanjirou respirar.


—Después de sacudir mi mundo, sacando mis temores y dudas, no salgas de mi corazón que ahora te pertenece.


El pelirrojo también apretó su mano, abriendo levemente los ojos para ver a su compañero. Podía ver como movía sus labios, pero el pitido en sus oídos era más fuerte, no lo escuchaba y estaba comenzando a sentirse asfixiado. Su cuerpo no respondía, aunque intentara decir algo su voz quedó perdida en las profundidades, solo podía temblar en su sitio sintiendo como la vida se le escapaba de las manos.

Pudo jurar que antes de que su conciencia se desvaneciera, el rostro de Zenitsu lo miraba con añoranza, creyó escuchar en su último suspiro las palabras Te Amo. Pero no lo sabía y nunca lo sabría, porque todo se tornó oscuro y sintió el abismal silencio de la muerte tranquilizadora arrullándolo.

Esa noche, Zenitsu no soltó el cuerpo de Tanjirou hasta que en la mañana los encontraron por otros cazadores de demonios.

Zenitsu presionó su mano sintiendo el mundo cayéndose encima, si de por sí era un llorón, ahora no podía parar de sollozar al verlo tendido en el suelo, perdiéndolo de su vida para siempre.

---

No podía quedarme sin escribir de ellos uwú Juro escribir más y fluff

Gracias por tu lectura ♥

6 de Enero de 2020 a las 18:06 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Andrea Torres Fandom: South Park, Kimetsu no Yaiba, Adventure Time ✨ Me puedes encontrar en Fanfiction, Wattpad y AO3 con el mismo nombre ✨ En instagram estoy como sheeporlion Iré subiendo poco a poco mi contenido porque no le entiendo a esta app uwu

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~