Los ojos del demonio Seguir historia

juan-gugliara1577694219 Juan Gugliara

Mi primer relato corto de terror. Un niño nace escuchando a su abuelo narrarle historias de terror y misterio. Cuando el anciano muere le deja a su nieto algo que le cambiaría la vida para siempre.


Horror Literatura de monstruos Todo público.

#288 #229 #371 #249 #horror #terror
Cuento corto
0
802 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Los ojos del demonio

Siempre fui muy cercano a mi abuelo, a pesar de que en mi familia no era querido, desde pequeño que disfrutaba escuchando sus historias. A mis padres no les gustaba que yo lo visitara, ya que decían que las historias que él me narraba no eran aptas para un chico de mi edad, hasta llegaron a prohibirme el ir a verlo, pero yo siempre me las ingeniaba para poder visitarlo sin que me descubrieran. Aún recuerdo cada una de las historias que él me relataba, con cada uno de sus tenebrosos y hasta a veces macabros detalles. Una tarde le pregunté si las historias que él me recitaba las inventaba o si las sacaba de algún libro, él me contestó que con el paso del tiempo yo sabría la respuesta.

Pasaron los años, yo ya no soy un niño y al fin tengo la respuesta. Mi abuelo falleció hace unas semanas y me dejó una gran caja con anotaciones, sobres y muchos libros, los cuales son muy peculiares. Tras revisar todo, de manera muy detallada, fui a un especialista porque yo tenía ciertas preguntas acerca de los libros, y ésta persona confirmó lo que yo sospechaba. Resulta que estos eran muy antiguos, algunos mucho más que otros, y estaban hechos de piel humana y escritos con sangre. Al enterarme esto no me aterroricé, sino que creció dentro de mí un gran afán de leerlos todos, me la pasé días y noches leyendo hasta el cansancio. Muchas de las historias que mi abuelo me narró las encontré en estos extraños libros, y al volver a leerlas, lo podía sentir a él junto a mí. Después de leer algunos de los libros me concentré en los sobres y las anotaciones. Dentro de los primeros se encontraban doblados, de manera muy minuciosa, diferentes páginas de periódicos con fechas que databan desde 1475 hasta 1599, con noticias muy llamativas. La mayoría de los periódicos y libros se encontraban en inglés, mientras que el resto lo hacían en portugués y francés. Algo curioso es que las anotaciones de mi abuelo se encontraban en un idioma que hoy en día no consigo descifrar, supongo que inventó un código para que solo él mismo pudiera entender el significado, pero ¿por qué preocuparse de que alguien leyera esas notas?

La noticia en los periódicos que más me llamó la atención fue la de un supuesto hombre lobo, ésta narraba como una de sus víctimas logró escapar y le notificó a la comunidad de su pueblo quien era la persona detrás de la bestia. Al día siguiente le dieron caza a la criatura cuando no estaba transformada, logrando capturar al hombre detrás del animal y acto seguido quemándolo vivo. Luego de leer la nota me puse a buscar más noticias sobre aquel pueblo en los antiguos periódicos de mi abuelo, ya que quedé bastante intrigado. Encontré algunas noticias de desapariciones en los bosques previas a la captura del hombre, el diario local apuntaba a ''la caverna del diablo'', aunque supongo que nadie se atrevió a entrar ya que, según seguí observando los periódicos, las desapariciones continuaban. Algo muy llamativo, fue que en el diario publicaban declaraciones de muchos habitantes del pueblo donde decían haber visto unos ojos rojos dentro de ésta caverna, ojos que llamaban a las personas y los invitaban a entrar. El diario, en consecuencia, siempre publicaba un aviso que decía que debían mantener lejos a los niños de este lugar ya que estaba maldito, se ve que el pueblo le tenía un gran temor. Luego de leer durante horas los viejos periódicos, me di cuenta de que una vez que el supuesto hombre lobo era quemado vivo, las desapariciones se detuvieron. No quiero decir que el hombre haya sido realmente un hombre lobo, ya que me mantengo escéptico ante esta posibilidad y supongo que debe de haber una explicación lógica, pero si puedo afirmar por lo que había leído, que éste hombre estaba detrás de las desapariciones. Después de muchas horas de lectura, decidí irme a dormir sin comer, fue una noche muy larga ya que tuve muchas pesadillas, las cuales resultaron ser todas iguales. Soñaba que vagaba por un bosque, el cual me llevaba siempre, en el final del sueño, a estar parado frente a la entrada de una gran caverna. Tal vez se pregunten por qué esto me resultó tan tenebroso, y es porque yo sentía que había algo dentro, algo oscuro y diabólico que quería hablarme, supongo que se trataba de que había leído demasiado y mi mente no paraba de imaginar cosas. Ya cuando el amanecer se hizo realidad, y luego de tantos sueños entrecortados, decidí investigar más acerca del pueblo y de la caverna maldita. Fui a bibliotecas, hablé con historiadores, y el resultado fue siempre el mismo, no encontré nada y nadie sabía ni lo más mínimo.

Ya que no pude encontrar nada en los libros de historia, ni hablando con profesionales, sabía que la respuesta iba a estar en los terroríficos libros de mi abuelo. Revisando rápidamente los libros, ya que eran muchos los que todavía me faltaban leer y yo estaba muy ansioso por descubrir más información acerca del localidad sin nombre y de la caverna, encontré uno en el que se hablaba de un pueblo llamado Grey Wood, el cual recibía ese nombre por el color de los árboles del bosque que lo rodeaba, y relataba la historia de un niño, de nombre Howard, que iba a cazar todos los días con su padre en las afueras del pueblo, en un gran bosque. El chico comenzó a tener sueños en los cuales corría por aquel bosque, buscando algo pero sin saber qué. Transcurrido un año, en una noche de luna llena, el niño volvió a tener el mismo sueño pero con un final diferente, encontró una cueva, con unos grandes ojos rojos dentro que lo llamaban. A la mañana siguiente habló con su padre y lo convenció de que lo deje ir a cazar solo, pero esto tan solo era un pretexto para poder buscar aquella cueva sin que nadie lo moleste. Tras apenas dar unos pasos en aquel bosque, comenzó a oír una voz, gruesa y demoníaca, que lo llamaba. El niño siguió aquella voz infernal y en menos de una hora estaba frente a la cueva y esos ojos rojos sedientos de sangre que parecían arder como el mismísimo infierno. La voz comenzó a hablarle en un idioma desconocido para cualquier hombre que haya pisado la tierra, y a partir de ese día el niño se convirtió en un fiel seguidor de aquel demonio.

Todos los 18 de cada mes, como aquellos ojos le pidieron, el niño llevaba ofrendas a esa caverna. ¿A qué me refiero con ofrendas? Convencía a la gente de ayudarlo a buscar a su supuesto perro que se había perdido dentro del bosque, y una vez que estaban dentro y que ningún ojo era capaz de verlos, tan solo esos ojos rojos, él los golpeaba y los dejaba inconscientes, y así los podía llevar tranquilamente a la caverna. Una vez que el niño dejaba a alguien allí, nunca más se volvía a saber de esa persona. El ritual siguió durante años hasta que un día, ya cuando él era un adulto, los ojos comenzaron a pedirle dos ofrendas al mes, cosa que para él no significo problema alguno ya que era un hombre fuerte. Con el tiempo Howard comenzó a tomar ciertos recaudos, por ejemplo no solo los noqueaba sino que también ataba a las personas. Las ofrendas tenían que estar vivas, el demonio no quería personas muertas, por eso el noquearlas y no golpearlas hasta la muerte.

El 18 de febrero de 1522, Howard cometió un gran error que pagaría con su vida. Él decidió llevar aquella noche de luna llena a dos hombres hacia la caverna maldita, como siempre con la excusa del perro perdido. El error no fue llevar a dos individuos lo suficientemente fuertes como para no derribarlos sin ayuda, porque lo hizo con facilidad, el fallo estuvo en no atar bien a uno de ellos. A la mañana siguiente, todo el pueblo estaba golpeando su puerta con la intención de llevarlo a la hoguera, él sabía que era su fin y que nada ni nadie podía salvarlo.

Resulta, que el hombre que escapó aquella noche de los ojos sedientes de sangre, corrió hacia las autoridades del pueblo, unos supuestos sacerdotes, para contarles que Howard los había llevado al bosque a él y a su amigo, con la intención de buscar a su perro perdido, y relataba como luego de que él los noqueara se despertó en las puertas de una cueva mientras veía como lo que parecía ser un gigantesco lobo de piel roja, con unos ojos aún más rojos, unas largas y filosas garras llenas de sangre, unos colmillos largos y negros, y unos cuernos propios del mismo satanás, se devoraba a su amigo. Mientras la gran bestia estaba distraída con el cuerpo de su compañero, él pudo desatarse, fue más error de Howard que mérito de él, y logró escapar con la conclusión errónea de que Howard, era un hombre lobo.

Al final Howard murió en la hoguera, pero antes de hacerlo, con su último aliento gritó: '' Después de tantos años, de tantos sacrificios en tu nombre, ¿me vas a dejar morir? Ayúdame Woollboff, ayúdame como yo te he ayudado durante tantos años. ''

¿Será esta historia de los libros de mi abuelo la misma que la de los periódicos? ¿Ese pueblo sin nombre será en realidad Grey Wood? Ese supuesto hombre lobo, ¿era Howard? ¿Qué fue lo que pasó con éste pueblo? La verdad que éstas preguntas me las hago todos los días, pero lo que más me inquieta, lo que más me perturba, son los sueños que tengo caminando por un bosque a la luz de una luna llena y rojiza, cuando finalmente me encuentro con esa maldita cueva y esos perversos ojos rojos demoníacos sedientos sangre que me llaman, me piden que sacie su sed.

30 de Diciembre de 2019 a las 08:49 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas