ugoh19 ugoh Chávez

Un compendio de breves ensayos que dosificadamente se irán presentando. Los temas son el arte contemporáneo, la cultura visual, el análisis y la reseña de libros.


No-ficción Todo público.

#investigar #pensamiento #analisis #culturavisual #cine #ensayo
2
3.8mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Chistosito

Hoy le dice Joker, pero hace 20 años nos llamaban "el chistosito".

Empleabas un poco de retórica sobre la mesa y te recordaban intimidantemente que "no te hagas el chistosito". Le contabas a tus primos la historia de una niña-cadáver que vive en el cuarto vacío en la casa de los abuelos y otra vez te decían "chi-to-si-to". Algunas veces fue un "no seas payaso" (empleado despectivamente y con una furia contenida); otras ocasiones es un "Jaja"; así es estimado lector, una onomatopeya de la risa. La cual paradójicamente parece ser prueba de que la persona no se está riendo ni disfrutando :O

Yo tampoco lo creía hasta que me explicaron que “es una risa, pero molesta”.

El tan esperado estreno de esta temporada también nos revela el desagradable costado de nuestro consumo cultural; damas, caballeros y no binarios; ¡los mexicanos la prefieren doblada! Así es, doblada.

Me vino (jaja) un cuestionamiento: ¿estaré siendo dramático y debería ver las cosas desde una perspectiva que sea afirmativa? No Deleuze, lo lamento mucho, pero tus libros sobre cine están de ultra-turbo-mega-hueva. Para decirlo en términos re-afirmativos. Aclaro que sigo siendo de la misma clika post-estructuralista francesa, tanto así que “tatuajes de sus textos llevo por todo mi cuerpo, tatuados sobre el tiempo…” Bueno, se saben la rola de Joaquín Sebastián (alias Joan).

La risa de loco, en modo discreto como un jiji en Floki (Vikings) o alto sonora como la de Iori Yagami. La risa de loco en el Gato de Cheshire, una sinécdoque de la perversidad felina. Alex en Naranja Mecánica como un telón que sube y comienza la ópera. La comedia de la crueldad (ya no el teatro) como complemento de La Inteligencia del mal (J. Baudrillard). La maldad se dibuja de oreja a oreja y entre lóbulos parentales traza un arco que bien puede ser la ondulación que Henry Bergson nombró como vértigo, aduana unidireccional entre razón y demencia.

IT en versión Bill Istvan Gunther Skarsgard más que Tim Curry. Beetlejuice con su lengua desarticulada que serpentea. Freakazoid! (¡Fenomenoide!) y la risa del conocimiento excesivo producto de una gula informacional, como retrato pop del científico loco que demuestra al mundo rodeado de relámpagos y con un JAJAJAJAJA macabro de fondo, que su creación ¡está viva!

Sobre este mismo punto no olvidemos que Bob Patiño (The Simpson) es un graduado de Yale al que recordamos con su camisa de fuerza contorsionándose y escribiendo en la pared en letras rojas “Bart Simpson Will Die!” en la temporada 21 de esta serie.

Vamos a ponernos serios y hablemos de Jim Carrey, mejor aún, hablemos de Conrad Veidt quien dio forma a la sonrisa de toda esta bola de payasos referidos con su personaje Gwynplaine en la cinta de 1928 (a su vez basada en una novela de Víctor Hugo) The Man Who Laugh´s; a finales del siglo XVII un noble orgulloso se niega a besar la mano del rey Jacobo II de Inglaterra, encendiendo con ello el mecanismo vengativo de Jacobo (producto de que lo hicieron ver como un bobo) :O La tragicomedia se desata con la contratación del sicario de su majestad de nombre Barkilphedro, pues para payaso, payaso y medio. Crueldad, autoritarismo vintage, mutilaciones y niños desfigurados quirúrgicamente al ritmo de risas incontenibles que se prolongan en los fundidos a negro, el horrrrotxs amiges, el purititito horrrotxs.

Para cerrar dejo un tributo al Joker del que poco se habla en estos días; el José José. Quien en uno de sus célebres monólogos y a la altura de la ópera Pagliacci de Ruggero Leoncavallo, nos dice: “Y es verdad soy un payaso, pero qué le voy hacer. Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”. En el momento cumbre de la desesperación, de la impotencia, del vértigo que nos lleva a la locura con la que se vincula al Joker (bisnieto del Elogio a la locura de Erasmo de Rotterman) y amor platónico de M. Foucault, un hombre cualquiera que viaja en transporte colectivo (como si de la nave de los locos se tratara) mismo que esta tarde se recorre a la ventanilla para evitar que le digan de mala gana: “me-das-permiso-por-favor”, descubrirá en la siguiente estación que “uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”.

27 de Diciembre de 2019 a las 22:20 2 Reporte Insertar Seguir historia
2
Leer el siguiente capítulo Metáforas de la frontera*

Comenta algo

Publica!
Alena Campos Alena Campos
Me gustaría que esta historia tuviera una segunda parte.
January 01, 2020, 22:57

  • ugoh Chávez ugoh Chávez
    Gracias, pues no lo tengo contemplado pero tal vez la agregue en esta modalidad de escritura conjunta y alguien haga el resto, lo que por supuesto me tomaría como un honor. January 01, 2020, 23:47
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión