El ahogado Seguir historia

apolozax Jordan Aleman

3 capítulos que expresan los sentimientos más profundos de un humano cualquiera.


Inspiracional Todo público.
0
2.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Secuencia

Ah... El agua ya ha comenzado a llenar mis pulmones y el silencio carcome mis oídos, la secuencia ya ha iniciado y los latidos siguen a su compás.

Viejos recuerdos, ojos irritados y dedos delgados tratando de alcanzar la luz es lo que siento y veo; cada vez es más oscuro, me estoy alejando de la superficie lentamente, mi corazón duele, mi piel se contrae, y todo lo que era ya no existe. El tiempo se acabó y el frio llegó a un endeble cuerpo que ya de sí no daba más.


El sueño eterno ha empezado después de la secuencia. Sueño con el día en el que no estaría mejor muerto; sin embargo, no hay nada que hacer una vez que estás a tal profundidad, no hay deidades ni milagros, y todos tus sueños caen como una fila de dominó.

El admirar a alguien puede llevarte a la cima del orgullo, una vez que miras sus afilados dientes retrocedes y caes al mar. El amar hace que aprendas a nadar, pero una vez que no eres correspondido te ahogas fácilmente. Nadie mira a través de ti, nadie llegará a confiarte sus secretos mientras tengas un pensamiento romántico. Tu alma se tuerce y la fe se pierde ante una sola pregunta: ¿Por qué?

Todo este tiempo he estado culpando a alguien, he pensado una y otra vez en como me dejé llevar por emociones tan triviales, quizá ya estoy acostumbrado a esta historia. Su rostro se ha convertido en mis pesadillas y su tacto me causa escalofríos, ya no quiero verle, no quiero escuchar ni recordar su voz, deseo eliminar cada una de sus sonrisas que yacen en mis recuerdos. El si fui utilizado no lo sé, tampoco importaría mucho ya que solo soy un personaje secundario; siempre ha sido así.


Te he empezado a odiar aunque no quiero. Mi cariño y todos mis poemas han sido manchados con tinta y lágrimas, ya no se pueden leer ni entender, su existencia no es más que un sueño incompleto al cual no pude regresar una vez que la mañana llegó. Como has dicho, he cambiado, decidí tirar al olvido los años que amé.

Escalar fue divertido, mirar la puesta del sol fue relajante y el baile de las estrellas trajo melancolía, pero en solitario no es lo mismo. Ahora, en este gran océano tan solo quiero llorar eternamente y abrazar la luz de la luna que atraviesa la profundidad, ¿ya has comprendido mi sueño, cariño?

.........................................................................


19 de Diciembre de 2019 a las 02:27 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Mis queridas mentiras.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión