Mi Líder de Escuadrón Seguir historia

farolitacast Farolita Cast

Desde que me uní a la Legión, he permanecido a tu lado. Con una hermosa sonrisa me prometiste que nunca nos separaríamos. Pero el futuro es incierto, ¿verdad? Nadie sabe lo que pasará al día siguiente y mucho menos nosotros que nos arriesgamos a salir de los muros. Sí, es peligroso pero, ¿te digo algo? Eso ya no me importa, porque te hice una promesa y de eso puedes estar completamente segura: Tᥱ ρrotᥱgᥱré ᥴoᥒ mι vιdᥲ, Hᥲᥒgᥱ. ≫ ─ ≪•◦ ❈ ◦•≫ ─ ≪ 💐Ninguno de los personajes de la serie me pertenecen, todos son obra de Hajime Isayama, mangaka creador de Shingeki no Kyojin. ❄Fecha de creación: 22.07.19 ❄Fecha de publicación: 11.12.19 en Inkspired. 🌹Historia original de @FarolitaCast. 🌹Portada realizada por Juan Sandoval. 🌹Prohibido todo intento de copia o reproducción. ☕Espero que lo disfruten tanto como yo lo hice al plasmar mis letras en él.


Fanfiction Anime/Manga No para niños menores de 13.

#Mobuhan #Moblit-Berner #Hange-Zoë #snk #shingeki-no-kyojin
7
2.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo.

—No quiero morir...no quiero morir...no quiero morir...


—Hey, levántate —dijo un miembro de la legión—. Escucha, debemos irnos de aquí ahora.


—Mi familia...


—Tú familia ya está a salvo, ¡debemos irnos ahora!


—Quítate. —Mencionó el compañero de aquel soldado para cargar al joven de cabello castaño en sus brazos—. Vámonos.


En un pequeño pueblo, cerca del Distrito Trost, un grupo de titanes comenzó a hacer destrozos, devorando a cada pueblerino que estuviera a su paso.


Fueron cuestión de minutos para que la legión de reconocimiento, al mando del comandante Keith Shadis, llegara al lugar y comenzara a actuar.


En ese pequeño poblado vivía un niño de 13 años que, tras ver el ataque de aquellos titanes, permaneció inmóvil ante el miedo que lo invadió.


Dos miembros de la legión de reconocimiento lo mantuvieron a salvo. Después de acabar con aquellos monstruos, llevaron a los pueblerinos al Distrito Trost, donde aquel pequeño se reencontró con sus padres.


Jamás olvidaría ese día tan crucial para él. Aquel día donde se dio cuenta de que el mundo podía ser cruel y de que no sabía nada de lo que se encontraba en el exterior.


—Tengo que ser valiente.


—Ya lo eres, hijo.


—No, mamá, no lo soy. Me paralicé al ver a los titanes, no pude hacer nada, ni siquiera correr.


—Hijo —su papá se inclinó hasta quedar a su altura para secar la pequeña lágrima que había resbalado por su mejilla—. Cualquiera hubiera reaccionado así en tu lugar, no debes sentirte mal por eso.


—Pero ellos no lo hicieron —dijo señalando a dos legionarios que se encontraban a cierta distancia—. Ellos combatieron a los titanes sin miedo alguno. Nos salvaron la vida arriesgando la suya, ¿por qué no puedo ser igual?


Los dos adultos cruzaron una mirada de preocupación y optaron por abrazar a su hijo. Este rompió en llanto ante aquel acto, pero lo que nunca se imaginó fue que escucharía unas palabras salir de la boca de su padre, palabras que lo terminarían llevando a tomar una decisión tan crucial para su vida...


Cuando lo decidas, te podrás enlistar.



╔═══════ ≪ °❈° ≫ ═══════╗

Prólogo.

╚═══════ ≪ °❈° ≫ ═══════╝


- 5 años después -


—¿Moblit Berner?


—Así es.


—¿No estás un poco grande para enlistarte? —Preguntó uno de los soldados observándolo de pies a cabeza.


—No sabía que había un rango de edad para enlistarse.


—Lo normal es que se enlisten a los trece años.


—Entonces deberían ponerlo en los requisitos. —Suspiró—. Está bien, si no quieren dejar que sirva al reino, entonces me marcharé, pero, ¿qué dirá la gente al saber que rechazaron a un aspirante por ser "grande", cuando hay cientos de soldados mayores sirviendo a la nación?


Aquellos soldados guardaron silencio y, de mala gana, le extendieron un uniforme para que se cambiara. Sí, había dado en el clavo y él lo sabía: nadie quisiera tener una mala reputación ante los demás.


Moblit Berner, de ahora dieciocho años, se había enlistado para servir a la nación. Le había costado mucho tomar esa decisión, no estaba seguro de ello, pero su padre había logrado motivarlo y, si podía sobrevivir a esos tres años de entrenamiento, entonces se uniría a la guarnición.


—Eso fue asombroso.


—¿A qué te refieres?


—Vi cómo manipulaste a esos soldados, no cualquiera puede hacerlo. Te admiro por ello.


—Gracias, supongo.


—Soy Petra Ral, un gusto.


—Moblit Berner, encantado —dijo para corresponder al apretón de manos que la joven le ofrecía—. Estás muy feliz como para haberte enlistado.


—¿Por qué lo dices?


—La mayoría de los que están aquí tienen una gran seriedad en sus rostros —dijo observando a cada uno de los reclutas—, y luego estás tú, irradiando felicidad.


—Bueno, es que en verdad quería enlistarme y me llena de emoción saber que por fin estoy aquí.


—¿Cuántos años tienes, Petra?


—Catorce y escuché que tú tienes dieciocho.


—Qué atenta —dijo con una sonrisa—. ¿A qué sección piensas unirte?


—Tropas estacionarias.


—Igual que yo.


—¡Es increíble! Tú y yo seremos muy buenos amigos.


—Eso creo.


—Muy bien, reclutas, pasen al frente y fórmense en filas para dar comienzo con su entrenamiento.


—¿Listo para ser un soldado? —Preguntó con una sonrisa en su rostro.


—Por supuesto que sí.



•°• ✾ •°•



—Así que ya hay nuevos reclutas.


—¿De verdad te emocionas por esto?


—Por supuesto. Sólo piénsalo, Erwin, mientras más reclutas hayan, más posibilidades hay de que se unan a la legión y siempre es bueno tener a nuevos miembros.


—Y que soporten con nosotros el trato de Shadis. —La castaña soltó una pequeña risa ante el comentario—. Oh, lo siento, olvidé que a ti no te molesta en absoluto todo lo que tenga que ver con...


—¡Cállate! —Exclamó con un leve rubor en sus mejillas.


—Lo siento, solo bromeaba.


—Es tan raro ver tu sentido del humor.


—Uno tiene que ser serio aquí.


—En realidad tú quieres ser el serio. Bien podrías estar más relajado —mencionó recargándose sobre el marco de la puerta.


—¿Cómo tú? —Sonrió de medio lado—. A veces admiro que seas tan liberal.


—Me lo dicen muy seguido. —Tomó con sus manos la taza de té que Erwin le ofrecía—. ¿Crees que esté mal que yo sea así?


—Por supuesto que no. Es tu personalidad y no hay nada malo con eso, además, es fácil que te distingan del resto de nosotros así —Hange sonrió antes de beber de su té—. Oye, ¿te conté sobre mi misión?


—¿Qué misión?


—Shadis me encargó ir a ver a los nuevos reclutas y hablarles sobre la legión.


—¿Ahora nos damos publicidad de esa forma?


—Creo que es una nueva táctica. —Añadió mientras llevaba su taza de té a la boca—. Será un viaje de tres días y será muy aburrido si voy solo.


—¿Qué insinuas, Smith?


—¿Quieres acompañarme y revivir viejos tiempos de entrenamiento?


—¿En verdad quieres revivir esos tiempos? —Observó detenidamente su bebida—. ¿Cuándo partimos?


—Mañana en la mañana.


—Me voy a arrepentir de esto toda mi vida, Erwin.


—Créeme, Hange, algo me dice que me lo agradecerás.


—¿Cómo puedes estar tan seguro?


—Tengo una corazonada y nunca me falla.


—Y según esa corazonada, ¿qué es lo que va a pasar?


—No estoy seguro, pero te cambiará la vida.


—Creo que cargaste de más el té de hoy. —Dejó su taza sobre la mesa—. Me iré a dormir.


—Descansa.


Hange se dirigió hacia su habitación completamente en silencio, no quería admitirlo, pero le daba mucha curiosidad saber si lo que le dijo Erwin era cierto.


—Te cambiará la vida —suspiró y se recostó sobre su cama—. Por favor, ¿qué es lo que podría pasar?



Dos almas, dos caminos...
Que pronto se entrelazarán.

11 de Diciembre de 2019 a las 20:10 1 Reporte Insertar 5
Leer el siguiente capítulo Herida Inesperada.

Comenta algo

Publica!
Pelayo Gómez Pelayo Gómez
Me gusto!😍
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 11 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión