Base Orbital Tycho Seguir historia

polanco Carlos Polanco

El tres de enero del año 2079 se registró el último avistamiento de un objeto volador no identificado, fue una esfera de aproximadamanente cuatro metros de diámetro.


Ciencia ficción Todo público. © ISBN: 978-607-29-2017-0
Cuento corto
3
893 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Base Orbital Tycho

El tres de enero del año 2079 se registró el último avistamiento de un objeto volador no identificado, fue una esfera de aproximadamanente cuatro metros de diámetro. Ocurrió a las afueras de Akuyeri en Islandia. Permaneció fija a una altura de trescientos metros por espacio de diez horas, luego, aceleró hacia las alturas, hasta perderse en el firmamento. Lo monitores registraron una aceleración equivalente a 12 veces la aceleración de la gravedad.


El reporte de los avistamientos de objetos voladores no identificados eran más una práctica ociosa e independiente, que investigacíon formal por organismos gubernamentales. Quienes se atrevían a reportarlos eran estigmatizados. En los inicios del programa espacial los cosmonautas testimoniaban la presencia de objetos que acompañaban sus naves, inclusive reportaron su presencia en la cercanía de las estaciones espaciales. Pero este último avistamiento fue diferen- te, la esfera primero atravesó el cielo, para luego, en dos segundos detenerse, y permanecer ahí suspendida por horas.


No se identificó su fuente de propulsión, ni su propósito. Era un objeto de apariencia metático. Ningun sensor permitió identificar de que estaba hecha, o si emitía alguna señal. Todo resultó inutil. Era una esfera fria.


De pronto, sin mediar señal alguna, y tras diez horas de permanecer suspendida, aceleró y dejó la atmósfera terrestre a una velocidad vertiginosa. La base orbital Tycho a 60 kilómetros de altura siguió la esfera. Tycho estimó que la aceleración alcanzó 12 veces la aceleración de la gravedad, nuevamente no se detectó ningun tipo de propulsión. Dejó la atmósfera en segundos.


Lo que vino después, resultó tan desconcertante como la llegada de la esfera al planeta Tierra.


La base orbital Tycho siguió a la esfera en su salida de la atmósfera, pero contrario a lo que se suponía, la esfera, fuera de la atmósfera terrestre, tomó curso hacia la base orbital, y se detuvo a una distancia de trescientos metros de ésta. Ahí permaneció dos días, y por alguna razón que no pudimos comprender, sólo era visible a los radares de la base.


Día 1. La base orbital buscó infructuosamente establecer comunicación con la esfera, usó pulsos electromagnéticos débiles, espaciados en sucesión prima, y alternando su longitud de onda.


Día 2. A las 500 horas, la comandante de la base orbital Leonore Walsh se alistó para aproximarse a la esfera. Usó dos extensiones de cable de seguridad, y empleó los retrocohetes para aproximarse hasta una distancia de un metro de la esfera.


— Walsh a base orbital Tycho, alcancé el objetivo. Regístrese en la bitácora que no se aprecia cambio alguno en la esfera, ante mi proximidad.


— Se que esta ahí, agregó, sin embargo no puedo observarla. Buscaré el contacto con la esfera. Leonore Walsh activó los retrocohetes, y lentamente se aproximó a la esfera, hasta alcanzar una distancia de medio metro.


— Me encuentro en posición, procederé a hacer contacto.


En ese instante Matthew Brown, jefe de comunicación de la base orbital Tycho se comunicó con Leonore.


— Comandante Walsh, no haga contacto, regrese inmediatamente, repito no haga contacto.


Walsh retrocedió y 6 minutos después entró en la base orbital.


— ¿Qué ha ocurrido Matthew? Estuve a segundos de hacer contacto.


— Comandante vea su monitor, dijo Matthew.


Sólo un mensaje parpadeaba en el monitor, «Contacto innecesario».


En ese momento, la alarma de la base orbital se activaba, indicando el enfriamiento abrupto del nucleo terrestre.


Simultáneamente la base orbital perdía estabilidad, lanzándose al espacio fuera de su órbita, mientras, su blindaje de radiación cósmica la cubría por completo. Tycho se sumergía en la total oscuridad.


Un sudor frio corrió por la frente de la comandante Walsh, — ha iniciado, agregó.

2 de Diciembre de 2019 a las 16:06 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Carlos Polanco Carlos Polanco is the author of post-apocalyptic science-fiction essays, and is a contributor to Inkspired.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~