Cuento corto
0
1.0mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Preterición

Y veo el cielo de Quito, es de noche y unas tímidas estrellas se dejan ver a la distancia, revolotean, saltan y titilan con desánimo en el apagado cielo andino. “A ella le gustaban las estrellas” mi mente me grita desde lo profundo... Se que las sigue observando en algún lugar de esta pequeña ciudad, atrapada entre montañas; este pensamiento me estremece, no quiero recordarte mujer, no quiero verte, ni pensar en ti; ergo, estos comentarios de mi ser solo surgen en esta malvada ensoñación marcada en mí mente la cual funciona al revés. Busco el olvido, el simple vacío de tu presencia en mi psiquis; ja, ja, ja, incluso en mis sueños tu aparición es recurrente pero ¿sabes? Ese recuerdo tuyo en mis quiméricas visiones se invoca a sí mismo sin orden alguna, se presenta de las maneras más dañinas y desaparece de desprovisto para atormentar mi pobre tranquilidad. ¡Quiero olvidarte, desaparecerte de mis recuerdos! El daño es igual en ambos mundos, en el idílico y en el tangible; ¿acaso tengo que pedir permiso a Dios para dejarte de lado? No, solo debo caminar hacia adelante. Ja, ja, ja, lo peor: Yo un simplón muchacho suplicando por borrar de su recuerdo a su primer amor, me niego a hacerlo, ensimismado en este cansino pasado que no volverá (y que debe permanecer así: en el pasado...) sigo regurgitando memorias estremecedoras para que el recuerdo siga intacto, para que tus ojos no se borren de los míos, para que tu voz se escuche en las noches estrelladas diciendo con un tono de arrullo: “Todo irá bien”.


27 de Noviembre de 2019 a las 03:16 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Diego Rodríguez Soy un chico aficionado a la escritura.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~