CAMINAR SIN UN RUMBO Seguir historia

u15746703411574670341 Ani Martinez Cañavate

Pablo es un sin techo, un trotamundos, que siempre está andando, día, tras día, viendo lo que cada día le puede ofrecer, siempre rodando en búsqueda de su libertad. Todo cambia cuando una lluvia le hace perder sus posesiones más preciadas, su bicicleta y a su perro, Recórcholis.


Historias de vida Todo público.
1
1.0mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

LA TORMENTA

La lluvia caía a plomo, como no caía desde hacía años. Cuanto tiempo que no había tormentas en el lugar, estamos en Murcia, eso explica lo del aguacero de hoy, bonito lugar para ser un sin techo, y ver pasar la vida entre pasos centrados hacia ese bonito lugar, que se llama Murcia… que me repito, quería decir, más cosas sobre nuestro protagonista sin techo, que se llama Pablo, además de ponerlo hecho una sopa, bajo la lluvia severa de esta tarde; nada que le ha dado por llover, y estaba sin protección, vaya lo que le hago a Pablo.

Estamos en un puente, pero no por debajo por donde pasa la rambla, si no por encima, cruzando con sus chanclas veraniegas, (mejor dicho de todo el año, y no es un guiri de pantalón corto, ese será otro personaje ejem no adelantemos acontecimientos, que ya está bien).

Además al fondo se ve un poblado, cerca, viene ajeno a la gente, y va andando por la milla verde, un circuito de rutas de senderismo, muy nombrado por la zona, se ha puesto el chubasquero, y la lluvia a cántaros le deja ver poco a su alrededor. Aunque esquivo a las personas, esta vez intentará refugiarse uno dos, uno dos, un buen ritmo a son del agua que cae, para resguardarse de una vez por todas, bajo la cornisa de los primeros edificios de pisos que encuentra. Ahora mismo nadie se fija en un vagabundo, con pelo y barba larga todo el mundo circula lo menos posible, y no salen encerrados en las casas, ya llevamos toda el día, y hay incluso carreteras cortadas, el agua esta vez ya comienza a hacer estragos . Pablo ve caer del tejado, el agua a toda presión, los charcos de la carretera empiezan a inundar casi las aceras también, pasar no se puede sin mojarte de la cabeza a los pies, pero el que va en chanclas y ya va empapado aguanta un poco más, esa es su suerte.

Pablo, ha perdido sus posesiones más preciadas, como a su perro que se quedó rezagado, y su casa a cuestas, o sea su bicicleta equipada con el saco de dormir, y de lo imprescindible para seguir adelante otro día, o lo que le permita el tiempo. La tarde no se presenta de buen grado, cuando la yerba mojada donde se situaba su superbicicleta calló, se resbaló y rodó por la ladera hacia abajo, no la vió donde se situaba y solo pudo ver una lengua de agua pasar por debajo del puente. Estaba refugiado bajo los pisos y su cornisa, y por su cabeza remojada, empezaba a darle tiritones, solo le salía una palabra de su boca: -Recórcholis…. El día no pintaba nada bien, sin su bicicleta, perdido su perro, que se llamaba Recórcholis, y mojado hasta los huesos, tendría que buscar algún albergue, con lo poco que le gustaban a él, tener que someterse a horarios, a otras costumbres, a Pablo le gustaba como él decía su libertad… pero no pasada por agua claro.

25 de Noviembre de 2019 a las 15:04 1 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo DON JENARO

Comenta algo

Publica!
Ani Martinez Cañavate Ani Martinez Cañavate
Una forma particular de presentar y ponerse en la piel del personaje principal espero que os guste.
November 29, 2019, 22:28
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 7 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas