Crater Shackleton Seguir historia

polanco

Sólo dos años antes de la catástrofe nuclear que hizo inhabitable el planeta Tierra para los seres humanos, se instaló la base Shackleton.


Ciencia ficción Todo público.
Cuento corto
0
346 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Crater Shackleton

Sólo dos años antes de la catástrofe nuclear que hizo inhabitable el planeta Tierra para los seres humanos, se instaló la base Shackleton, en la falda interior del crater del mismo nombre, en el polo sur de la Luna.


Seldon Martin se encontraba en la esclusa de salida, en unos segundos más saldría de la base, resultaba necesario verificar los generadores de agua constantemente.


El acceso a la base Shackleton se efectuaba a través de un sistema de esclusas. Todo viajero que quisiera ingresar o salir, debía ser inspeccionado a nivel microbiológico, por un conjunto de sensores, posterior a ello podría acceder o egresar de la base.


Cualquier medida de precaución resultaba imprescindible para la supervivencia de la colonia.


La luz verde del control microbiológico se había actividado, y la esclusa interior de la base, se cerró. Diez segundos más tarde se abriría la esclusa exterior. Sheldon Martin, accionó el sistema de iluminación de su casco, a la vez el sistema de aislamiento de radiación de su traje se activaba automáticamente. Entonces se abrió la esclusa.


— Me encuentro fuera de la base, inicio el recorrido hacia los generadores, dijo Sheldon.


Sheldon subió al vehículo HDRT. A catorce kilómetros de la base se encontraban los generadores, éstos fueron apostados a una distancia segura de la base, la extracción de agua no era un procedimiento seguro, nada era seguro en la Luna. El crater Shackleton se seleccionó por su proxímidad a un enorme manto de agua congelado, proveniente de la región estacionaria entre Júpiter y la Tierra, y aunque la atmófera de la Luna es tenue, su polo sur - más que su polo norte -, conserva enormes mantos de agua. Ese reservorio debe de haber permanecido ahí desde hace cuatro mil millones de años.


Las cúspides de las montañas del crater Shackleton, proveían de luz solar suficiente para recargar los páneles solares. Sin embargo la base Shackleton se encontraba en la profundidad del crater, donde la oscuridad es permanente, pero la radiación cósmica si penetra, y para la cual montamos protectores en la base, y en los vehículos.


— Sheldon a base Shackleton, me encuentro en el interior de HDRT, parto de inmediato, transmitió Sheldon.


— Apenas salga de la región de interferencia radial, y revise los generadores, volveré a reportarme, agregó Sheldon.


Los generadores se hallaban a tres kilómetros de altura, casi en la cúspide del crater Shackleton. El ascenso no ofrece al HDRT ninguna dificultad, la estructura rocosa del suelo ofrece peligros en cada instante, no importanto cuantas veces se hiciera el recorrido. Durante el trayecto no era posible ninguna comunicación radial con la base Shackleton. Esto se ha asociado a un cuerpo metálico sólido, de origen desconocido, que se halla a cuatro kilómetros de profundidad, justo abajo del crater.


Treinta minutos después, arribé a la cúspide del crater, pasando de la completa obscuridad a una visibilidad, que sólo a través de los filtros protectores del casco, podría soportar mis ojos. Me tomaría unos minutos revisar cuidadósamente los páneles y los conectores. Lo primero, revisar cualquier daño por micrometeoritos. Éstos son el principal daño, sino frecuente, si el más probable, debido a la ligera atmósfera de la Luna en los polos. Concluí la revisión, y me dispuse a regresar. En ese instante, recordé reportarme a la base.


— Base Shackleton, los generadores se encuentran intactos, en unos instantes, emprenderé mi regreso a la base, dijo Sheldon.


Me detuve unos instantes, para contemplar la cordillera lunar. Sólo a esta altura, a través de la ligera y helada atmósfera del paisaje lunar, era posible apreciar las cúspides, primero del crater Faustini, y adelante de él, el crater Amundsen. Este último el mayor de los tres.


No pude más que pensar.


Destruimos nuestra casa, la Tierra. Destruimos un plan que se fraguó durante cinco mil millones de años. La Luna estaba destinada a acompañarnos a la distancia, coexistiendo con la Tierra y todo lo que ahí permanece. Ahora la Luna nos ofrece una segunda oportunidad, como nuestra morada.


¿Será así?


— Sheldon a base Shackleton, me encuentro a bordo del HDRT. Emprendo el regreso.

19 de Noviembre de 2019 a las 20:28 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Carlos Polanco Carlos Polanco is the author of post-apocalyptic science-fiction essays, and is a contributor to Inkspired.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~