Cuento corto
0
1.3mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Barro carmesí

El barro salpicó el perfecto carmesí de mis botas. Me gustaría hacer un elegante ademán y sacar un pañuelo para limpiarlas, pero no puedo y además me es posible soportar algunas manchas en el calzado pero no sacrificar el blanco armiño de la seda bordada en finos hilos de oro.

Respiro. La madrugada es fría y húmeda.

Juego. Exhalo humo por la nariz y me convierto en dragón.

Cierro los ojos. Me concentro en los aromas. Son fuertes, intensos, poco sutiles, casi violentos. Leños quemándose al fuego, carne asada, cerveza barata y heces. Tal vez, hasta las mías.

Abro los ojos y por primera vez los veo. Rostros curtidos, cuerpos delgados, hasta los niños tienen en sus caras el peso del tiempo, la pobreza y la desidia.

El pueblo sufría y yo, su rey, no lo sabía.

Me concentro en escuchar. La multitud siempre sonó a mujer, a llanto de madre, a reto de nodriza. Gritos, risas e insultos, el incesante ladrido de un perro y música, mucha música rítmica y simple, timbales y trompetas invitando al baile, a la fiesta.

Los miro por última vez. Debí haber velado por ellos como un padre y estuve tan ausente como el mío.

Estoy cansado. Voy acercándome a mi destino. Hace un momento me vi reflejado en el vidrio algo turbio de un escaparate, caminaba con las manos atadas, arrastrándome a la sentencia que todos deseaban para mí.

Llegué. Tomo el lugar que me fue asignado. Como el bufón que hasta ayer me divertía, observo a mi público. Veo dolor, pero no tristeza, más bien furia, exaltación y vida, más vida que la que alguna vez hubo en esos rostros maquillados y pelucas en la corte del palacio, vida que ya no tendré cuando en un instante la guillotina corte mi cuello salpicando el barro de carmesí.

14 de Noviembre de 2019 a las 12:58 0 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas