Un monstruo en mi habitación Seguir historia

carlos-hg Carlos Hg

Mi primera historia publicada, soy un joven lector amante de las letras, presento mi primer relato donde narra la noche que pasa un niño pequeño.


Cuento Todo público.

#terror #primerrealto #relatocorto
Cuento corto
3
563 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Mustang 64

Recuerdo que siempre tuve el miedo a dormir solo, mi padre decía que un hombre se transforma en lo que es venciendo sus miedos y peleando contra ellos, por otra parte, mi madre decía que no todo lo que parece malo lo es y que no todo lo bueno resulta serlo. Así que siempre he crecido en ese dilema de saber quién es bueno y quien es malo, cuando uno es niño es muy fácil confundirlo y con ello uno es influenciable, por tanto resulta muy complicado la hora de dormir para mí.

Antes de ir a dormir siempre juego con mis muñecos de acción que viven una pelea desenfrenada desde que me los regalaron hace unos cuantas navidades pasadas, con mis carritos de juguete a la autopista y obviamente nunca falta su auto lavado, mis padres ya son grandes y por eso no juegan conmigo, la mayor parte del tiempo están trabajando o hablando por su teléfono celular, me concibieron cuando ellos estaban a punto de cumplir sus cuarenta años, nunca habían podido tener un hijo y por eso dicen que yo soy su mayor bendición.

Por ese motivo soy hijo único, aunque suele ser muy divertido ya que cuando tienen tiempo y me prestan atención no tengo que compartirlos con nadie, en navidad son torres y torres de regalos, toda la comida y helado que yo quiera soy el príncipe que solo alza su dedo y tiene lo que pide, a veces me hubiese gustado tener alguien con quien jugar un hermano al cual cuidar o que me cuidara, luchar y pelear por toda la casa alguien con quien hablar y pasar mis tardes y noches cuando mis padres no están.

Recuerdo aquella noche en que todo cambio, yo me encontraba alzando en el baúl que mi padre me había regalado los muñecos de acción que estaban luchando por mi lonchera dorada, los carros seguían repartidos por el suelo así que tenía que guardarlos para obtener mi vaso con leche tibia y galletas caseras que mama prepara, tengo aproximadamente quince carritos de colección que pertenecían a mi padre cuando él era un niño, mi carro favorito era un Mustang 64 en color naranja que en aquel tiempo era el favorito de mi padre y también se convirtió en el mío cuando él me los heredo.

Termine de guardar mis figurillas y me disponía a guardar mis carritos en el baúl, tome a mi osito fredy que siempre me acompaña a todos lados, me protege de cualquier mal y también es el que me escucha diariamente, a él yo lo quiero como mi hermano lo acomode del lado izquierdo de la cama que da a la ventana trasera de la casa con vista a mis columpios y caja de arena del patio, lo acomode en mi almohada para que no se lastimara su cuello de algodón y lo cubrí con la sabana para evitar que tenga frio en la noche.

Me puse a recoger la autopista de juguete que arme para usarla como pistas de carreras, la desarme y la guarde en su caja, recogí mis carros; un Beatle por acá, un cámara negro cerca de mi mesita de dormir, un Cadillac en color rojo metálico que estuvo a punto de irse debajo de mi cama, doce… trece… catorce y… ¿dónde está?, ¿dónde quedo? Mi Mustang naranja no estaba yo juegue con él, fue el ganador del tour mundial que convoque en la autopista de mi habitación.

Los minutos pasaban y no encontraba mi Mustang naranja, saque todos los juguetes de mi baúl vaya manera de terminar cuando acababa de organizarlos, de mi armario saque toda mi ropa y juegos de mesa que se encontraban, aunque no jugué ahí era un lugar en el que debía de buscar, pero no estaba mi carrito tenía miedo de que mi padre se enterara y me quitara todos mis carritos aunque el verdadero temor era no encontrarlo nunca y que mi padre no me quisiera hablar nunca.

Ya no había más tiempo mis padres subirían a revisar que todo estuviera en orden y la verdad es que lo estaba bueno hasta el momento en que perdí mi Mustang, ya no sabía dónde más buscar así que empecé a guardar todo en su lugar mi ropa la puse en sus respectivos ganchos y la colgué en el armario, apile mis juegos de mesa mi portería y todo lo que guardaba en el armario, mis muñecos de acción y demás juguetes los guarde en su baúl pero no aparecía mi carro por ninguna parte.

Prendí la lámpara de mesa que estaba a un lado de mi cama y apagué la luz del cuarto con esa energía la lámpara era más que suficiente para iluminar mi alcoba, me recosté en mi cama y me cubrí con la sabana, abrace a fredy que estaba ya dormido y seguí pensando en ¿qué habría ocurrido con mi carro naranja?, ¿qué me haría mi padre? y si hoy también recibiría mi porción diaria de un vaso tibio con leche y mis seis galletas recién hechas, por lo menos una pregunta era más fáciles que las otras dos que me había formulado sin mencionar que tenía la respuesta justo en la punta de la lengua, si recibiré mi leche tibia con mis galletas.

La puerta se abrió y por ella cruzaron mi padre y mi hermosa madre con una bandeja de galletas que aun expedían el vapor del horno y un vaso grande de leche pasteurizada, mi padre revisaba que todo estuviera en orden y mi madre me preguntaba por mi día, todo transcurría normal mi papa saco un libro de mi estante y empezó a leerme algunos capítulos, mi madre lo escuchaba mientras mi cabello revoloteaba me canto la canción que desde que soy un bebe me cantaba aunque ya fuera un niño grande y me beso en la frente, se despidieron de mí y cerraron la puerta detrás de ellos.

Las galletas de mama siempre son la mejor cena que puedo tener claro sin contar las veces que puedo cenar pizza y la leche tibia logra que concilie mejor el sueño, estos son los momentos en que me pongo a pensar que si tuviera un hermano tendría que compartirlo con el así que encuentro otro punto positivo en ser el hijo único, me di cuenta que me había ensuciado las manos tras la búsqueda de mi cochecito favorito (rayos donde estará ese cochecito) así que me levante de mi cama y me dirigí al lavabo personal de mi alcoba, le hice caras al espejo, orine antes de empezar con mi cena ligera y lave mis manos.

Permaneci de pie en la oscuridad entre la puerta de mi cuarto de baño y mi cama que esta aun lado de la ventana trasera, mi mirada permanecía fija en aquella bandeja vacía donde hace unos segundos estaba mi cena, no sabia que pensar, lo más seguro es que mis padres siendo adultos tendrían una gran incógnita sobre la situacion, ahora yo con cinco años de edad era algo tan confuso de creer aunque lo estuviera viendo, sudor frio corria desde mi frente hasta perderce por mis mejillas.

Cuando no hubo mas remedio que irse a la cama con un estomago vacio y mil y un incognitas de que habria pasado extendio su covertador y se recosto, la cama estaba llena de migajas de galleta aquel chico salto de un susto y tomo a freddy para huir de aquel lugar, su rosto cambio, freedy tenia la boca humeda no dejaba de ver a su oso de felpa con los ojos muy abiertos, su oso su mejor amigo “era capaz de comer sus galleta y tomarse su leche... Sin compartir con el” lo regañe, para un niño es algo muy comun que sus muñecos fuesen como seres con vida para ellos, para un adulto era diferente.

Se levanto de su cama y comenzo a sacudir los restos de galleta que estaban en la cama, bueno por lo menos ya sabia que habia pasado con mi cena, aunque aun no sabia donde estaba su mustang 64 y tenia hambre, me volvi a recostar y apague mi lampara de noche bese a mi oso.- Buenas nosches freddy.- La puerta de su armario se abrio lenta y rechiniantemente, la sangre de mi cuerpo se helo de una manera increiblemente veloz, me cubri con las cobijas completamente, no queria saber que o quien habia abierto mi armario, empeze a canta mi vieja cancion que mi madre me cantaba pero como una señal de radio escuche la voz de mi padre en mi cabeza ‘un hombre se hace hombre venciendo sus sueños’ asi que aprete mis ojos respire profundo y me quite la cobija de mi rostro y mire al armario, oscuro la puerta abierta en tres cuartas partes solo no la habia cerrado bien, si seguramente eso era me convenci es hora de dormir.

-“QUIERES JUGAR CONMIGO”-. Salte asustado de la cama mientras abrazaba a Freddy con todas mis fuerzas, mi respiración era rápida y mi corazón estaba a un paso de escapar de mi pecho, las luces de mi avión de juguete aun iluminaban mi alcoba al ritmo de su canción infantil, trate de encender mí lampara, una dos vueltas no prendia si hace unos minutos funcionaba a la perfeccion. - “VAMOS A JUGAR JAJAJAJA”-. La voz robotica de su avion de juguete volvia a sonar sin que nadie lo hubiera presionado.

Salte de mi cama a la oscuridad de mi cuarto, no queria seguir un minuto mas en ese lugar corri en direccion a la puerta y resbale sin poder poner las manos y amortiguar el golpe, mis rodillas me dolian, pero que habria sido lo que me ocaciono la caida, que mas podria ser si no el Mustang 64 en color naranja que su padre le habia regalado, al pisarlo y tropesar con el lo lanzo casi debajo de cama.
Me acerque gateando en dirección a mi cochecito, cuando estuve a punto de tomarlo con mi mano, de bajo de la cama iba saliendo otra mano, delgada huesuda y muy fria que tomo la mia, grite y grite con todas mis fuerzas, esa mano era como sentir un cadaver cuamdo quise ver su rostro, su rostro era...

13 de Noviembre de 2019 a las 02:35 2 Reporte Insertar 4
Continuará…

Conoce al autor

Carlos Hg Soy un joven que ama las letras, intento de escritor ya que aveces no suelo seguir con mis historias, escribo un poco de todo, pasa a leer mis historias y comenta o aconseja me, todo nos ayuda a crecer.

Comenta algo

Publica!
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Aunque al principio parece un cuento infantil, poco a poco el ambiente empieza a ponerse oscuro, con un final de horror muy bien logrado; ¡un excelente relato! Estaré al tanto de lo nuevo que traigas a la comunidad, creo que serán lecturas interesantes... Buen trabajo, amigo.
14 de Noviembre de 2019 a las 16:31
Ana Jiménez Ana Jiménez
Me parece interesante la idea que has desarrollado, aunque la ultima parte queda inconclusa. Supongo que tendrá continuación, solo una pequeña sugerencia trata de utilizar el guion adecuado para los diálogos, y el tipo de narración en alguna parte parece ser en primera persona y en otras con narrador omnisciente. De lo demás me parece que ti historia tiene potencial.
14 de Noviembre de 2019 a las 16:29
~

Historias relacionadas