Mi corazón sigue latiendo por ti [Shawn Mendes] Seguir historia

p
proyecto novelistico


Éramos mejores amigos, todo era perfecto, a excepción de una cosa. Me había enamorado de él y jamás se lo pude decir. Él se fue y mis sentimientos con él, pero jamás creí que al vernos de nuevo, Mi corazón volvería a latir por él.


Fanfiction Bandas/Cantantes Todo público.

#fotografía #sueños #fanfiction #mejores-amigos #romance #amor #mendes #shaw
1
432 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO 1

-¡Melissa! ¡Se hace tarde para la Universidad, cariño!. - me destapé la cabeza y suspiré.


La estúpida Universidad, a pesar de estar estudiando una carrera que me gustaba, ya estaba harta de soportar los exámenes. Pero lo bueno es que me quedaban unos meses para pasar el año.


Y si, aún vivía con mis padres.


Me paré de la cama y caminé hacía el baño. Me metí a bañar lo más rápido que pude.


Hoy tenía examen y si llegaba tarde, la profesora no me dejaría entrar. Salí de la ducha y caminé a mi armario, luego de secarme me cambié. Me puse unos Jeans rasgado en el muslo, unas zapatillas blancas y una sudadera color naranja que me quedaba grande. Me amarré el pelo en una coleta y salí de la habitación agarrando mi mochila.


Bajé las escaleras y caminé hacía el comedor, mamá, papá y mis dos hermanos estaban desayunando.


-Buenos días. -besé la mejilla de mamá y la mejilla de papá.


-Buenos días.-todos contestaron al unísono.


Me senté al lado de Logan, mi hermano dos años mayor.


Mamá se llamaba Shara Valladolid y papá Eric Roy. Ambos se casaron de jóvenes y ahora trabajan juntos. Papá era alto, tenía buena forma y buenos músculos. Tenía el cabello castaño y unos ojos azules profundos. Mamá también era alta y con un buen cuerpo, tenía el cabello rubio y unos ojos verdes esmeralda. Ambos trabajan en su propia empresa de construcción, mamá es arquitecta y papá abogado.


Logan era alto y de cabello rubio, sus ojos eran una mezcla de verde con azul. Sophie, mi hermana pequeña (de 15 años), tenía el pelo rubio y largo, sus ojos eran azules al igual que papá.

Yo era la bicha rara de la familia, tenía el cabello castaño oscuro, mis ojos eran cafés y no era tan alta. Pero según mamá, me parecía mucho a la abuela.


Luego de haber terminado de desayunar, me despedí de mis padres y mi hermana (de Logan no, ya que íbamos a la misma universidad, pero por lados separados) salí de la casa y me subí a mi auto. Regalo de papá, cuando cumplí 18.


Luego de varios minutos de viaje, llegué a la universidad. Me estacioné, bajé lo más rápido posible y comencé a correr al salón.


Tenía sólo 10 minutos para entrar o del contrario me quedaría afuera. No era mi mejor opción, ya que hoy tenía examen.


Para mi suerte, cuando llegué al salón la profesora aún no llegaba.


[...]

-Hola.- me senté junto a mis amigos. Ellos solo sonrieron, excepto Lana, la cuál se encontraba con la cabeza apoyada en la mesa.- ¿Qué le pasa?.- Fruncí mi ceño y bebí de mi jugo.


-Entró en depresión porque se sacó mala nota en el examen de filosofía.- me explicó Ryan. Hice una mueca.


Lana lo que más odiaba era fracasar en un examen, y peor aún por haber estudiado demasiado.


-Ni lo menciones Ryan.- Lana apoyó su barbilla en una de sus manos.


-Pero te puede ir mejor en el otro Lana.- se encogió de hombros Peter.


-Tú cállate, a ti siempre te va mal y no sabes lo que se siente.- lloriqueó.


-¡Ay, ya parale! No voy a permitir que nos amargues el día a todos Lana.- Esa fue Kylie, vi como Lana la miraba.


-¿Y a ti quién te invitó niña fresa? Chicos, porqué sigue en el grupo.- rodó los ojos, Kylie iba a contestar, pero en ese momento, Brenda apareció corriendo entre las mesas de la cafetería.


-¿Y a ti que te pasa?.- Fruncí el ceño. Ella tomó aire y se sentó.


-Es que me voy a morir.- chilló.-Me acabo de enterar que mi mayor ídolo viene a Toronto y justamente a hacer un concierto.- volvió a chillar.


-Y quién es ese wey?.- Alex rodó los ojos.


-Pues quién más estúpido.-Lo miró obvia.- Shawn Mendes.- al pronunciar ese nombre, todos y me refiero a TODOS en la mesa, dejaron escapar un ahh... con aburrimiento y varios comentarios como "¿Y para esto corriste?" "Gracias por amargarme el día" "Creí que sería más importante" se hicieron presentes.


Yo por mi parte, preferí quedarme callada. Ella era nueva en el grupo por lo que no sabía nada.


-Gracias por compartir mi entusiasmo.- bufó.


-Sabes qué, me voy. Necesito arreglar mi calificación y aquí sentada escuchando a alguien hablar de un no nadie, no lograré nada.- Lana se paró del asiento y juntó con Ryan se fueron.


Luego fue Kylie y seguido de Peter y Alex, dejándome sola con Brenda. Ella me miró, curiosa.


-A mí ni me preguntes, que no sé nada.- hice una mueca y continúe con mi jugo.


[...]

A la hora del almuerzo, estábamos todos en el patio de la Universidad, aparte de estar comiendo, estábamos hablando de cosas triviales.


Todos ellos eran mis amigos en la Secundaria. Junto con Shawn. Todos, excepto Brenda, estaban enojados con él. Ya que, a pesar de haberse hecho famoso, nunca más volvió a contactarnos. Había conseguido su sueño y nosotros nos habíamos alegrado de él, nos llamó tan solo dos veces mientras hacía lo que le gustaba, pero de un momento a otro nos dejo de contactar.


Recuerdo la última vez que lo vi, eran las 2:38 de la mañana, me había enviado un mensaje de texto pidiendo que nos juntáramos en la piscina. Sabía que no podía dormir por eso fui. Estaba nervioso, tenia miedo de irse y fracasar en el mundo de la música. Hablamos hasta que amaneció, me agradeció por estar siempre ahí para él, me confesó que era lo más hermoso que le había pasado y que jamás me olvidaría. Luego de pasarme un cuaderno, el cual reconocí que era en el que escribía canciones, me abrazó con todas sus fuerzas, dejando pequeños besos en mi cabeza y diciéndome cuanto me quería. Pero jamás llegué a imaginar que al día siguiente no lo encontraría, que esa noche se había despedido indirectamente, que ese abrazo era el ultimo que nos daríamos y si hubiera sabido, lo hubiera tenido mucho mas tiempo en mis brazos.


Jamás volví a saber de él, solo tenía su cuaderno en mis manos. En la primera pagina salía mi nombre con su letra perfecta. Y en la ultima estaba escrita una hermosa carta, diciéndome que todas las canciones que tenía allí, yo había sido su inspiración para escribirlas. Ese día lloré como tonta, leyendo cada una de sus canciones y abrazando ese cuaderno como si fuera Shawn. Lo odie eternamente, por dejarme sola, por no tener el valor de despedirse correctamente, y sobre todo por no haberme contactado luego de eso, por seguir su vida como si yo solo hubiera sido una etapa de su vida y no su mejor amiga.


-Hey, Melissa.- me giré al escuchar mi nombre.


-Oh dios mío.- escuché decir a Lana al ver a mi hermano. Él estaba acompañado de Justin y Austin, sus mejores amigos.


-Dime.- él llegó a mi lado y suspiró, tomándome la mano y guiándome lejos de mis amigos.


-Mamá me llamó, dijo que quería qué te fueras en seguida a la casa ya qué tenía una noticia para nosotros.-arrugó la frente.


-¿Cómo qué?.- se encogió de hombros.


-No lo sé, sólo me dijo eso.- sonrió.


-Está bien.- volví con mis amigos y Lana por poco tenía un orgasmo mirando a mi hermano.



-Es tan hermoso.- mordió su labio.


-Deberías hablarle.- rodó los ojos Brenda. Kylie asintió mientras comía de su ensalada, los chicos comenzaron a hablar entre ellos al saber para donde iba el tema.


-Si no lo haces, la senos postizos de Paula se te adelantará.- contestó Kylie.


-Pero es que no puedo, él es tan inalcanzable.- gimió mordiendo su manzana.


-Oh vamos, ni que fuera un dios griego.- rodé los ojos.


-Tú lo dices porque es tu hermano.- hizo una mueca.


-Si vieras como te mira Austin, no dirías lo mismo.- expresó Brenda.


-¿De qué hablas?.- la miré, confundida.


-Hasta un ciego se daría cuenta, Melissa.- Kylie la apoyó.


-Ese chico está loco por ti.- sonrió Lana.-Ya sabes, debes dejar de sentir eso por ese alguien que no vale la pena y enfocarte en personas que si lo hacen.- me miraron.


¿Como podría hacer semejante cosa? Sabiendo que mi corazón late por alguien más.


-Si tú lo haces con mi hermano, podría considerarlo.- seguí comiendo de mi ensalada.


-¿Es una apuesta señorita Roy?.- sonrió extendiendo su mano. Dude un segundo, pero sabía que ella no sería capaz, ¿no lo hizo en dos años y será capaz ahora?


-Es un trato señorita Coleman.- tomé su mano. Ella me miró sonriendo de una forma triunfadora.



No sería capaz de hacerlo ¿Verdad?


¿VERDAD?

11 de Noviembre de 2019 a las 18:45 0 Reporte Insertar 1
Continuará… Nuevo capítulo Todos los sábados.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~