EL MAL DE TODOS Seguir historia

nancy-cruz1553831740

Con el fin de encontrar un espacio en su corazón, y dar vista a su padre que era ciego, un Joven se vuelve villano, los vecinos pudieron detenerlo, pero nadie decidió involucrarse, sin saber que podian contaminar la tierra.


Drama Todo público.
Cuento corto
0
486 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Encontré mi camino

-¡Mira que perfecto esta el sol!, o no espera pues si es noche, ¡mira que perfecta esta la luna!, ¿Acaso no la vez? ¡Jaa! Cómo la podéis ver si tienes los ojos cerrados, ábrelos y veras de que te hablo.

Mientras contemplaba a mi padre observando lo que no podía ver, inmediatamente me vino a la mente, el recuerdo de un hombre avaro, un hombre injusto, y egoísta, un hombre que no tenia respeto por nadie, no tenía respeto por hombres como mi padre, el no veía absolutamente nada, y era muy feliz, yo le cuidaba cuando volvía de la escuela cada día, podía escuchar cada palabra que me decía, -¿Mira, ya viste esa estrella de alla?, esa estrella es la mas bella. - el seguía hablándome mientras yo pensaba en aquel hombre que conocí, este hombre de quien hablo, a un principio fue un hombre muy amable y muy amado, fue puesto a prueba con la mujer que un día había amado tanto, un hijo por una esposa, que mal había hecho ese hombre para merecer tal castigo, como podía elegir el si matar al hijo y hacer vivir a la esposa, o matar a la esposa y hacer vivir al hijo. De su corazón nació una semilla de maldad, se enraizó hasta quedar ciego en el alma, crío a su pequeño hijo con rudeza, ningún abrazo y consuelo había para este niño, y que culpa tuvo el niño.

La vida fue dura en esa época, todos los vecinos le tenían coraje, no pasaba un día sin que este hombre se peleará con alguien, al llevar al pequeño al colegio, no había unas palabras de ánimo, por lo que fue creciendo con la idea errónea de que este no era amado.

Pasaron los días y este niño crecía, carácter fuerte se fundaron en el, el mismo carácter que su padre, a los 12 años empezó a consumir drogas, puesto que su padre trabajaba todo el día, no había tiempo de para que fuese descubierto, todo el tiempo se había criado en soledad, de la guardería a casa de su nana, de casa de su nana a su casa pero su padre casi nunca lo veía, ahora ya era un jovencito que no necesitaba nana, ahora ya podía tener libertad de hacer como el quisiera, sus malas amistades le llevaron al camino de las drogas.

-Oye !! Despierta, tu padre esta hablándote. Y no me haces caso.

-Lo siento padre.

-Ayúdame, debo ir a mi habitación porque es muy noche y no quiero que te desveles por mi culpa, mañana te levantaras temprano a trabajar.

-Si padre, le llevaré a su habitación, dime que quieres desayunar mañana para que te lo prepare.

- Lo que tu quieras hijo, tu eres el chef, como no veo , no criticaré como se ve la comida, pero si que criticaré si no sabe bien. ¡Jajajja!

- ¡Mmm! Esta bien padre, pero sabes que cocino delicioso.


Mi padre era un hombre muy gentil, en comparación con aquel hombre, pero si me pongo a pensar en que perdió a su amada, entonces no lo juzgó, y si me pongo a pensar en el hijo que cayo en el vicio, tampoco lo juzgare, sin embargo no puedo justificar ninguno de sus actos, ambos eran hombres corrompidos, el joven pudo no haber elegido esa amistad, el tenia dos tipos de amigos, los amigos, que le aconsejaron alejarse de las drogas, y los que le aconsejaron aumentar la dosis, a los 17 años era un caso perdido, vendió muchas cosas de valor, incluso vendió los jarrones que su madre con sus propias manos había hecho, no habían otros, eran únicos, y los vendió por una miseria. Su padre ante tal acto de rebeldía, furioso lo hecho de la casa, pero apresar de eso le dolía en su corazón haber dejado a su propia sangre en la calle, en medio de la noche, salio en su búsqueda, pero no tenia idea de dónde buscar ya que no lo conocía. A la mañana siguiente el fue al colegio, para su sorpresa ya tenia mas de un mes que había dejado de asistir, sus vecinos, le decías que era un maleante que no tenia respeto por nadie, ellos opinaban que era mejor si se fue lejos.

Pasado los días escucho noticias de su hijo, había sido arrestado por destruir el orden público. Fue el padre a las oficinas de la policía y afortunadamente para el joven alcanzo su libertad con el pago de la fianza, el, en lugar de regañarle, por primera vez en su vida volvió a sus sentidos y le pidió perdón a su hijo, aunque para el joven en ese momento eso ya no tenía ningún valor, se fue muy molesto de ahí, el padre intento detenerlo pero fue inútil, dos días después, el chico llegó a su casa, no con el fin de quedarse, si no mas bien de saquearla, al llegar del trabajo su padre, no sabia quién estaba ahí, así que sigilosamente, tomo un cuchillo y se acerco al delincuente sin saber que este era su hijo, inmediatamente el chico ataco a su padre, y salio corriendo, después de reconocerlo salio tras el, pero si mas poder se desvaneció por el golpe que había recibido en la cabeza.

Mas tarde salio en las noticias que un hombre fue agredido en su domicilio y el golpe que había recibido le había dejado ciego.

El joven culpable no podía con su vida, arrepentido buscó la muerte, porque no podía vivir sabiendo que su padre quedo en esas condiciones por su culpa.

Antes de poder arrancarse la vida, encontró una esperanza en las palabras de un anciano que encontró camino a la muerte, si quieres redimir tu pecado, dale tus ojos, - ¿Como? pregunto el Joven sin poder entender, - A lo que el anciano le respondió el todavía puede ver, pero ya no serán sus ojos los que le harán ver, tus ojos serán sus ojos, y tu vida será su vida, si tu vida termina aquí, también su vida terminara aquí.

Aquel día, el joven decidió redimir su pecado y servir de ojos para su padre, hoy este joven había sido restaurado, y su padre yacía dormido cómodamente en su habitación.


En ocasiones somos ciegos y no vemos el error que cometemos, pudiendo haber, atendido las necesidades de un niño que no tenia idea de la vida, y sin valores fue criado y el amor que necesitaba fue olvidado, no le atendemos y cuando estos se vuelven maleantes, entonces solo podemos juzgar, no brindamos apoyo al necesitado, y cuando perdemos lo que teníamos, entonces valoramos la vida, entonces volvemos al camino, ningún mal se justifica, ninguna mala decisión es responsable de alguien, mas bien culpamos a todo el mundo de nuestro infortunio, pero no buscamos una solución.


9 de Noviembre de 2019 a las 04:43 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~