Por siempre, Gabriel Seguir historia

angelicabyss Angel Valbuena

Proyecto-Unknown (2019) No esperes demasiado de mí ni de lo que estas a punto de escuchar, de leer, de conocer y de experimentar conmigo haciéndote compañía, porque esto es como un viaje, como uno de los muchos que suelo hacer día con día. Porque de eso se trata: es mi día a día el que pretendo compartir contigo, solo si eres capaz de aguantarme lo suficiente. Te lo advierto desde ahora: soy una persona difícil y un tanto complicada, a pesar de lo muy sencillas que suelen ser mis resoluciones. ¿Te parece esta información suficiente como para hacerme compañía? ¿O acaso te apetece que te muestre una nalga a ver si soy de buena calidad? Sino, puedes irte directito al coño’e tu madre y dejar de hacerme perder el tiempo. ¿Estamos?


LGBT+ No para niños menores de 13. © Todos los derechos reservados

#novelaligera #escolar #narrativa #introspección #amor #adolescencia #Negación
0
561 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Intro

Otro ajetreado día de escuela termina, como siempre, conmigo metido de cabeza en una lata con ruedas, ensardinado junto a otro montón de gente, sudorosa, apestosa, regalando y recibiendo codazos cada tanto mientras el conductor parece olvidar que lidia con personas y no con animales. Pero la cosa no termina ahí: apenas comienza, así como comienza también la tortura auditiva porque, por desgracia, en esta ciudad el mal gusto por lo que está a la moda es demasiado contagioso. Y mi móvil sin batería porque el pendejo de Daniel no deja de robármelo para jugar ni bien me distraigo. Él y sus increíbles aptitudes de carterista no dejan de sorprenderme, sobre todo porque puede quitarme el móvil, aunque no lo lleve conmigo. A eso es a lo que llamo un talento bien jodido.

Hablando de cosas jodidas y de perdedores ensardinados, volvamos a la realidad que me sostiene en estos momentos: sudor. Porque pareciera que la gente suda más mientras más encima los tenga. Y yo, con mi tan diminuto cuerpo, en medio de este mar de sudorosos (y otras esencias que prefiero no saber qué son), tengo que sobrevivir los casi cincuenta minutos que suele tardar la ruta en llevarme a casa. Porque, por suerte de la vida, la escuela queda bastante apartada como para movilizarme como las garrapatas, sobre todo en una ciudad tan disparatada como esta, sin dejar de lado el hecho de que el sol pareciera acercarse más y más mientras deambulas por las calles a pie. Llámame exagerado si quieres, pero, las cosas son como son y, en esta ciudad, esa es una realidad plausible: vivimos más cerca del sol.

Ni bien me descuido, tengo que pasar una vergüenza a otra. Otro codazo en el costado, uno que otro en la cabeza, y de nada sirve volver la mirada y buscar culpables: es inevitable. Demasiada gente y muy poco espacio, un frenazo de golpe y, luego, un arrancón sin avisar. Quedo hecho un muñeco que se tambalea cada tanto para, finalmente, caer de bruces sobre un alguien, sobre un desconocido. Y sé que estoy colorado, lo sé muy bien, porque le herencia de mi madre es fuerte y mi piel, por desgracia, es demasiado clara, así como la suya. De nuevo: estoy colorado y no por causa de la caída. Bueno, sí por causa de la caída, pero hay otro factor que también influye y es que el desconocido que me sostiene, aquel al que casi aplasto (aplastar es demasiado verbo para un cuerpo como el mío, pero tú entiendes) cuando me caí de espaldas y que, ahora, me ayuda a mantener el equilibrio en tan apretujado espacio.

Lo diré a modo de resumen: es bello. El muchacho que me mira, que no ha apartado sus manos de mí, que viste uniforme color beige (y yo siendo azulejo todavía, qué pena) es el que considero, y sé que tú también, el causante verdadero de este sonrojar, de esta vergüenza que supera la que sentí tras la caída. Repito: es bello. Él y todo él (o lo que alcanzo a ver de él) es demasiado bello como para no volver la mirada cada tanto mientras sigue ahí, a mi lado, sosteniéndome. ¿Por qué tuvo que ser un muchacho? ¿No pudo ser alguien distinto? ¡Pues no! Tenía que ser alguien que me impactara, alguien que me hiciera perder la compostura, alguien que, si sigo mirándolo tanto, se dará cuenta que sostiene a un marico’e clóset. ¿Mi vida no puede ser normal?

¡Ah! Discúlpame. ¿Dónde dejé mis modales? Permíteme presentarme: mi nombre, definitivamente, no es Gabriel.

6 de Noviembre de 2019 a las 13:50 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Amor a primera vista

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 10 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión