Cuento corto
0
597 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Magnolio


Sonreí
Abrí tus ojos
Humedecé tu lengua.
Si querés puede ser hoy el día.


El día glorioso
con olor a atardecer,
un día llano y menguante
por el misterio que empieza a palidecer.


Un magnolio es mi cuerpo
y en mi tórax de algodón
se encuentra el secreto,
envuelto en gasas sanando retoza.


El carmín que brotaba
se convierte hoy en éter
como el carmín de mis sueños,
el carmín de tu boca.


La boca que busco
y que encuentro
Me acerco...
...la pierdo.


Un alma en alquimia atraída estuvo
buscaba el descenso por los valles de transmutación,
un corte profundo era un gran secreto,
hoy retoza latente y precisa tu raquítico beso de muerte.


Hoy aún recito el verso
que una ilusión me brindó:


De magnolio es mi cuerpo
en mi tórax de algodón
se encuentra el perenne secreto,
un secreto que está latente,
que tristemente aflora para vos.

31 de Octubre de 2019 a las 16:05 0 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Andy Rodríguez Soy solamente un rostro distorsionado más que grita en el Guernica, voy por la vida escribiendo a paso lento sobre los puentes que hoy se encuentran corroídos, destartalados y tristes, pero que me han llevado a nuevas ilusiones, hablo a menudo sobre mi musa, sobre como estruja mi corazón con su silencio, su ausencia y su corta presencia.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~