Querido diario Seguir historia

a
alba o.


Basado en una historia real. Es sobre una niña de primaria que cuenta en su diario como es un día normal para ella


Cuento Todo público.

#notecalles #contraelacosoescolar #antibullying
Cuento corto
0
563 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Al margen

Querido diario:

Hoy ha sido un día normal, como cualquier otro, o a lo mejor un poco peor que ayer. Ya es muy tarde asique te escribo este día y me voy a dormir.

En el momento que ha sonado el despertador he sentido como una angustia terrible, otro día más, PENSÉ, aunque este podría ir mejor. Seguro que algún día algo cambiaria y pensé que a lo mejor ese día seria hoy pero no fue así. Me quedé un rato mas entre las sabanas y me prepare para ir a clase.

Esta mañana he llegado tarde a clase, la profesora ya ni me pregunta el porqué. Sabía que ese día no va a mejorar nada porque noto el cuchicheo de mis compañeras por detrás de mí. Al verlas noto como me atraviesan sus miradas y esa sensación de tener el abdomen completamente encogido y no poder respirar. Voy hasta mi asiento mi compañera a la que la profe sienta a mi lado aparata su mesa de la mía, lo comprendo, no quiere sentarse al lado de la marginada.

Sobrevivo las dos primeras horas de clase, nadie me dice nada .Es la hora del recreo hoy la profe de biología no ha venido a donde siempre así que me he sentado en el primer escalón de las escaleras a tomar mi desayuno y ha esperar a que acabe el recreo, rezo para que nadie me mire ni me hable, ya me da igual esta sola solo quiero que nadie venga a reírse, tengo miedo, lo admito. Cuando faltaban más o menos treinta minutos para subir a clase ha empezado a pasar algo en mí, tenía unas ganas tremendas de llorar, llorar y no para nunca. No te voy a mentir, para mí esto es un suplicio, veo jugando a los niños y niñas de mi clase y pienso en lo sola que estoy y aun no entiendo el porqué, el que ha debido pasar y por qué a mí. Pero eso da igual, no le deseo ni siquiera a esas niñas estar completamente sola.

Pensaba que ya no debía de acabar mucho para el recreo así que cierro la mochila y antes de levantarme de la escalera recibo una fuerte patada en mi espalda.

Otra vez no.

Si, estaba volviendo a pasar, no puede ser, lo bueno es que no es que ya no me salen las lagrimas fácilmente como al principio, se cómo reaccionar.

Me levanto corriendo para evitar esa segunda patada y me aparto de las escaleras. Una de las niñas me da un manotazo en la cara, noto el picor y pienso que eso dejará marca (noto como palpita), y va un segundo bofetón. Oigo una voz en mi cabeza, creo que me la estaba imaginando (imagino) yo, me decía que me defendiera, pero yo sé que no debo, no estoy loca, no soy una suicida, sé que eso hará que me esperen todos los demás a la salida. Una me pone la zancadilla y justo suena el silbato de la profe de educación física.

Por fin.

Me llevó a dirección esta vez a mi sola, el director como si estuviera cansado de siempre lo mismo, me pregunta que qué ha pasado, le (conté) cuento que me habían pegado, mientras las otras se reían de mi.

Su respuesta me hizo sentir unas ganas tremendas de morirme allí mismo, me digo que le dejase de contar mis penas, que algo malo tendría que haber hecho y a partir de allí fue lo peor, me dijo que era la única de la que recibía quejas y que no podía seguir así. No sabía ni para que lo intentara, sabía que estaba sola en esto. Lo siguiente que recuerdo a partir de ahí es únicamente la palabra expulsión y una llamada hacia mis padres para que vinieran a recogerme.

Vinieron los dos juntos porque ya hacia media hora que habían salido de trabajar.

Papa me preguntó que porque era tan problemática, mama no dijo nada a eso, sigo pensando que se avergüenza de mí porque no soy como mi hermano mayor. Papa vuelve a insistir con la misma pregunta, me dice que si lo hago para llamar la atención y que si no puedo ser un poco normal, no contesto a sus preguntas, no puedo.

Al llegar a casa me siento muy enfadada con migo misma, me encierro en mi cuarto y pongo algo de Metállica, es lo único que merece la pena, joder, la he vuelto a cagar.

Estoy muy harta, no tengo fuerzas para seguir, me tiro en la cama y grito, mis padres parece que no me quieren oír o al menos (por qué) no llaman a la puerta para ver que me ocurre.

Me voy a la ducha (para intentar relajarme,) enciendo el grifo y ahí empieza mi castigo, mi castigo por ser una estúpida, por ser una problemática , por ser una marginada, por avergonzar a mi madre, por la expulsión, por no ser como a los demás les gustaría que fuera y sobre todo por no ser como mi hermano mayor.

Me meto en la ducha y giro la manivela del agua caliente, el agua empieza a salir templada hasta que llega un punto que quema, aumento la temperatura, noto como mi espalda y mis hombros empiezan a latir a mayor temperatura, (cuando empecé) empiezo a ver como el vapor (subía) sube, cuando mis palmas de los pies ya no (querían) quieren ni tocar el suelo de la ducha y mis manos están completamente rojas. Empecé a relajarme, ya no me sentía enfadada, Salí de la ducha y me seque, cené lo más rápido que pude y hasta ahora.

Ahora llega lo mejor, dormir, me encanta dormir porque no tengo que estar con nadie y supongo que es lo más parecido a estar muerto. En fin, aunque no quiero que llegue, hasta mañana.

Querido diario:

Hoy ha sido un día normal, como cualquier otro, o a lo mejor un poco peor que ayer…

Querido diario:

Hoy ha sido igual que ayer…

Querido diario:

Hoy ha sido igual…


1 de cada 3 persona entre 6 y 21 años han sufrido acoso escolar. En el 43 % de los casos los acosados piensan en el suicidio y en autolesionarse. Y el 17% de ellos lo han intentado.

Más de 500.000 niños en España sufren de bullying a niveles graves.

Este relato está escrito dedicado a las personas secundarias en estos casos. Con la intención de hacer desaparecer estas situaciones y romper con la monotonía de que para lo que muchas personas es el infierno de cada día.

29 de Octubre de 2019 a las 19:54 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~